Noticias

[05/12/2018] Enfermería NBA
Markelle Fultz ve el final del túnel
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

Finalmente, las pruebas independientes que Markelle Fultz se ha estado haciendo durante toda la semana, han dado sus frutos.

Han dado con un diagnóstico de una dolencia difícil de encontrar cuando es leve. Por suerte, no es tan grave como lo que habíamos deducido aquí, pero sí hay que resaltar este párrafo que escribimos: "El sentido común dice que por los problemas musculares sufridos, los nervios que llevan la información pueden haber resultado dañados, quizá por compresión, por lo que la orden cerebral no llega correctamente. Esto provoca que se "fatigue" el nervio y provoque los espasmos."

El diagnóstico ha sido, traducido al español: Síndrome del Opérculo torácico (SOT, TOS en inglés). Lo que parece más probable es que la Disquinesia escapular que sufrió en 2017 desembocó en una compresión nerviosa y arterial que es difícil de diagnosticar si es leve. No presentaba síntomas salvo cuando realizaba ciertos movimientos relacionados con el baloncesto, como levantar el brazo y realizar una tensión de músculos del plexo braquial, con implicación de cuello y hombro. De ahí los movimientos distónicos, los ya populares YIPS, que nos hicieron pensar en una distonía focal de origen más grave. Fue el entrenador de tiro Drew Hanlen el que puso en la pista de los YIPS, y eso fue lo que derivó a consultar a especialistas en neurología para encontrar el problema.

En principio, no es nada que no pueda solucionarse con fisioterapia ahora que ya se sabe exactamente dónde está el problema, descomprimir esa zona y recuperar el flujo nervioso y sanguíneo que permita al cerebro y al sistema circulatorio comunicarse correctamente con su brazo.

Su carrera podrá seguir su curso. Toda la rumorología se para de inmediato. Philadelphia 76ers no tendrá que plantearse un futuro sin Fultz por esta razón. De momento, ya no hay prisa, se le trata como baja indefinida pero el pronóstico más optimista son 6 semanas. De no mejorar, hay opciones quirúgicas. Sea como fuere, sí hay solución. Es cuestión de tiempo y es una gran noticia para el jugador, para los Sixers y para la NBA.