Noticias

[08/12/2009] Enfermería NBA
Rudy Fernández se tiene que operar
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte
Rudy Fernández, que arrastra problemas físicos desde la temporada pasada, cuando Trevor Ariza le hizo una dura falta que lo desequilibró, provocándole una mala caida al parquet, ha tomado la decisión de operarse.

Días atrás, el jugador español comentaba que iba a pedir una segunda opinión para encontrar la razón de la falta de solución a sus problemas lumbares, que irradian dolor a su pierna izquierda, impidiéndole jugar cómodo, por la ciática provocada.

Finalmente, se ha revelado que sufre presión en uno de sus nervios de la zona lumbar, en los discos intervertebrales, que le provoca los dolores.

Por ello, ha decidido operarse. La operación es una microdisectomía, que servirá para disminuir la presión del nervio. Consiste en la extirpación quirúrgica mínimamente invasiva de fragmentos discales de una hernia discal. El hecho de que que sea de mínima invasión permite que la incisión de operación sea entre 2'5 y 4 cm, cuando una cirugía normal llevaría entre 5 y 13 cm.

El proceso es éste: Se hace una pequeña incisión quirúrgica en la espalda del paciente y el cirujano aparta los músculos de la espalda lejos de la columna. Después de identificar y mover la raíz del nervio, el cirujano extirpa los fragmentos y tejidos discales lesionados. Luego, se colocan los músculos de la espalda de nuevo en su posición normal y se cierra la herida con puntos de sutura o grapas. El proceso dura entre una y dos horas.

La operación ha sido anunciada por Portland Trail Blazers mediante Twitter. y se ha realizado este martes. La franquicia ha comentado que el tiempo de baja puede estimarse entre 4 y 6 semanas. Una previsión optimista teniendo en cuenta que, de forma habitual en este tipo de casos, una operación de este tipo se estima que, en caso de pacientes con necesidad de esfuerzo físico, el tiempo de convalecencia puede rondar los tres meses de baja antes de volver a realizar esfuerzos máximos si bien la mejoría del dolor de la pierna debería notarla desde el momento en el que se pueda levantar del quirófano.