Noticias

[10/02/2011] Actualidad NBA
Reggie Miller pasa el testigo a Ray Allen
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte
Contra Los Angeles Lakers, nada más y nada menos, al final del 1º cuarto, al tercer intento igualó el récord, al 5º intento, lo consiguió. Se le notaba ansioso y con prisas para conseguiro pero Ray Allen ya es el máximo triplista de la historia de la NBA. Y tardarán en batirlo, sobre todo porque Allen no parece dispuesto a retirarse a pesar de sus 35 años.

Tras encestar el ansiado triple, Allen recibió la felicitación de Reggie Miller, anterior poseedor de la marca y ahora en labores de comentarista. Cómo no, estaba allí. Como para perdérselo. Al terminar el cuarto, el homenaje ya fue total, Miller lo abrazó, en lo que supone el paso del testigo en la disciplina estadística más joven, que nació para la NBA en 1979. No sólo Miller se abrazó a Allen, también la madre de Allen se abrazó con Miller, Allen con su madre, con su familia entera. Recibió la felicitación de todos, compañeros, rivales, árbitros, con el Garden rendido a sus pies. 2559 triples llevaba, a uno del record. Ya lo supera por uno. Jason Kidd y Peja Stojakovic, los inmediatos perseguidores, se encuentran a más de 800 triples distancia.

Y, por fin, el partido pudo continuar con el 2º cuarto en lo que realmente significaba el comienzo del partido. El primer cuarto terminó 27-20 a favor de Boston Celtics.

Este año llevaba antes de este partido 115 triples convertidos en 51 encuentros, con un descomunal 46% de acierto, el mejor de su carrera profesional. Está tirando mejor que nunca. Terminará esta temporada con más de 2600 triples si algo no lo impide. A este ritmo, en menos de tres temporadas más podría alcanzar los 3000, con 37 ó 38 años. Si Reggie Miller se retiró con 39, con la sensación de que podía seguir y gente como Grant Hill siguen jugando con 38 a buen nivel... ¿Por qué no? Disfrutemos del reto.

Eso sí, a final de mes tiene la oportunidad de refrendarlo en el All Star, en el concuso de triples que ya ganó en 2001. ¿Hay mejor culminación?