Noticias

[22/02/2019] Mercado NBA
Recta final de temporada. Así han cambiado los equipos tras el mercado
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

Mucho movimiento hubo el último día de mercado, el 8 de febrero pero, finalmente, Anthony Davis no fue traspasado, si bien el final de mercado no fue decepcionante. Hubo un poco de todo. Todas las transacciones se pueden ver aquí. La clasificación actual se puede consultar aquí.

Vamos a hacer un extenso análisis de movimientos equipo por equipo a lo largo del próximo mes.

Atlanta Hawks:

Están tranquilos, a 10 victorias de playoff en el Este, jugando bien y creciendo sin prisa. Sorprende el no traspaso de Dewayne Dedmon y de Kent Bazemore. Sin cargas salariales, han hecho movimientos para descartar jugadores y seguir probando nuevos el resto de la temporada.

Tyler Dorsey se fue a Memphis y recibieron a un Shelvin Mack que fue cortado junto a Jabari Bird y Daniel Hamilton. También dejaron ir a Jeremy Lin para que pueda luchar por mejores objetivos. Con sólo 12 jugadores tras el mercado y dos duales, han decidido darle a Jaylen Adams un contrato estándar para ejercer de suplente de Trae Young. Ahora jugarán con los contratos de 10 días y el hueco dual que les queda para añadir jóvenes.

Boston Celtics:

Aspirantes al título aunque vayan quintos del Este con mucha competencia, no se han movido salvo para librarse de Jabari Bird debido a sus problemas extradeportivos. Han sido protagonistas sólo por el tema Anthony Davis. Se puede decir que han salido ganadores por el hecho de todavía pueden negociar por Davis el próximo verano.

Brooklyn Nets:

Séptimos del Este y sorpresa de la temporada. Ya el año pasado, a pesar de estar en la cola, daban la sensación de mucho más. Este año se ha materializado. Con D'Angelo Russell explotando, Spencer Dinwiddie ganándose el contrato, la polivalencia de Caris LeVert y la solidez de Joe Harris, flamante campeón de triples del All Star, sin olvidar la explosividad de Jarrett Allen y el hambre de rebote de Ed Davis.

Así pues, no necesitan moverse y así lo han hecho salvo para ganar una 2ª ronda de 2021 de Toronto absorbiendo y cortando a Greg Monroe. Tienen un hueco que usan en contratos de 10 días.

Charlotte Hornets:

7º y luchando por mantenerse en los últimos puestos de la Conferencia Este, lucharon por conseguir a Marc Gasol pero no lo consiguieron. Al final, lo único que han hecho ha sido reforzar el puesto de base rescatando el contrato de Shelvin Mack.

(actualización). En el mes que nos ha llevado escribir este artículo, han ido perdiendo puestos y, a mediados de marzo, están 10º a dos partidos de playoff. No moverse parece que les ha pasado factura.

Chicago Bulls:

En reconstrucción y lejos de playoff, sí que se han movido de cara al año que viene. Han estado muy activos desde el mes de enero yendo de menos a más. Empezaron cortando a Tyler Ulis para darle un contrato dual a Brandon Sampson. Movimiento sin mayor importancia. Cortaron a Cameron Payne y mandaron al solvente alero Justin Holiday a Memphis a cambio de Wayne Selden, MarShon Brooks y dos segundas rondas. Cortaron a Brooks para poder recibir a un Michael Carter-Williams y 1 millón de dólares, para cortarlo también. Favorcito a Houston, que intenta librarse del impuesto de lujo, tema que trataremos luego. Días después recibe también de Houston a Carmelo Anthony y 1'5 millones. 2º favorcito. Lo retienen unos días y luego lo cortan al ver que el "pobre" Carmelo Anthony no tiene mercado. Al cortarlo, hacen hueco para que llegue el joven Timothe Luwawu. Finalmente, el movimiento fuerte: Envían a Bobby Portins y Jabari Parker a Washington para hacerse con Otto Porter.

Con este movimiento final, consiguen un alero titular para muchos años, a juntar con Kris Dunn, Zach LaVine, Lauri Markkanen y Wendell Carter. Mantienen un hueco para probar jugadores y aún liberarán espacio salarial este verano al terminar contrato Robin Lopez. No sería raro que acordaran un despido antes del 1 de marzo para que pueda enrolarse en un equipo de playoff. Entrarán con más de 20 millones de margen sin tener que renovar a nadie obligatoriamente.

Cleveland Cavaliers:

La verdad es que los Cavs no han parado de moverse durante toda la temporada. Penúltimos del Este, con lesiones de sus jugadores más importantes, empezaron despidiendo a su entrenador Tyronn Lue a los 15 días de comenzar la temporada, prueban distintos duales, Andrew Harrison, Jalen Jones, Jaron Blossomgame, Deng Adel... (siguen los dos últimos); realizan en noviembre el primer movimiento importante al mandar a Kyle Korver a Utah a cambio del escolta Alec Burks y dos segundas rondas. Alec Burks entra en rotación desde el primer momento. Se está jugando contrato.
En diciembre se involucran en un traspaso a tres bandas donde mandan a Sam Dekker a Washington y a George Hill a Milwaukee. Reciben al lesionado pívot John Henson, al viejo conocido Matt Dellavedova y, lo más importante, la 1ª ronda de los Bucks, protegida de lotería, pero como los Bucks van a playoff, se la llevan. También consiguen una futura 2ª ronda.
A final es de diciembre, montan una de las polémicas del año, hacen oferta formal por Patrick McCaw, agente libre cuyos derechos pertenencen a los Warriors. Los Warriors no igualan por sus problemas con el impuesto de lujo pero la oferta no es garantizada, por lo que, tras 3 partidos con los Cavs, McCaw es cortado y tan feliz, porque lo único que quería era librarse de la condición de restringido. Actualmente está en Toronto. Tras McCaw prueban en contratos de 10 días a Cameron Payne, que venía de ser cortado en Chicago, también a Kobi Simmons pero esto termina con un corte para poder realizar un traspaso que envía a Rodney Hood a Portland a cambio de Wade Baldwin, Nik Stauskas y dos futuras segundas rondas.
Este pack no se quedará mucho tiempo porque lo enviarán a Houston para hacerles el enésimo favor de liberarles impuesto de lujo, recibiendo a Marquese Chriss y Brandon Knight y una 1ª ronda de Houston en las mismas condiciones que la que recibieron de los Bucks por lo que consiguen otra 1ª. De paso, mandan a Alec Burks a Sacramento tras destacar durante 34 partidos.
Ya se quedaban así pero como Nik Stauskas fue otra vez traspasado desde Houston a Indiana y éstos lo cortaron, pues Cleveland pudo ofrecerle otra vez un contrato hasta final de temporada.

Equipo raro, ya que no han podido sanear las cuentas ni librarse de los viejos contratos. Es más, han adquirido más, como Brandon Knight. No han podido librarse de JR Smith, apartado del equipo. Están a pocos dólares de pagar impuesto de lujo pero acabando así la temporada, no lo harán. La única opción para hacer algún fichaje es que JR Smith perdone dinero por su despido y ganen margen para algún fichaje.

Es un equipo con mezcla de veteranía y juventud que, bien llevado, podría hacer algo más en el Este. Puede que ya sea tarde para ellos este año pero tienen que ir a más porque no van a liberar dinero este verano aunque sí podrán negociar a partir de algunos jugadores que entrarán en último año de contrato. Sexton-Knight-Osman-Nance-Love con Dellavedova, Clarkson, Stauskas, Chriss, Zizic y Thompson intentarán hacer un final digno.

Dallas Mavericks:

Dallas, que se encuentra a 12 partidos de playoff del Oeste, se ha visto obligado a cambiar estrategia al ver el talento de Luka Doncic, que se ha convertido por derecho propio en jugador franquicia. Por ello, mandaron a dos veteranos, Wesley Matthews y DeAndre Jordan, sin futuro en la franquicia, junto al joven base Dennis Smith y dos futuras primeras rondas a los Knicks a cambio de Kristaps Porzingis, Trey Burke, Courtney Lee y Timothy Hardaway.

Dallas ya no aspira a playoff este año, han ido a menos tras el All Star porque están pensando en el futuro. Salen a ganar cada partido pero ya no dan más de sí y buscan más sanar activamente a Dirk Nowitzki y probar a Jalen Brunson. Porzingis, la clave de este traspaso, probablemente no juegue esta temporada pero parece que la idea de quedarse y hacer pareja con Doncic le seduce mucho. La economía está saneada aunque el contrato que le van a dar a Porzingis ocupará buena parte del margen salarial. Lee y Hardaway también se quedarán porque tienen un año más. Son jugadores útiles y colaborarán o, como jugadores en último año de contrato, pueden ser traspasados el próximo verano. A quien renuncian es a Dennis Smith, por la aparente falta de sintonía con el tipo de juego de Doncic, al que hay que darle el balón. Smith es bueno, pero han apostado por Doncic. El tiempo dirá. En el caso de Jordan y Matthews, a ninguno querían renovarles por el contrato que van a pedir, por muy capaces que sean todavía. Era hora de buscar en otro lugar.

Aún hicieron otro movimiento más. Fue absurdamente polémico por el hecho de que Harrison Barnes, que venía de ser la anterior estrella joven, fue “regalado” a Sacramento a cambio de Zach Randolph y Justin Jackson. El movimiento fue para librarse del contrato de Barnes. Aunque el alero estaba bien asentado, parecía haber alcanzado un techo y su actual contrato restaba flexibilidad. Randolph fue cortado al no encajar en el equipo y Jackson tendrá la oportunidad de seguir creciendo. La polémica vino porque el anuncio del traspaso fue anunciado en medio de un partido, con Barnes jugando. Realmente, el jugador fue avisado antes del partido de que su traspaso era inminenete. En estos casos, se suele evitar que el jugador juegue, por lo que pueda ocurrir pero, esta vez, Barnes, insistió. Carlisle le permitió jugar y pasó lo que pasó.

Sea como fuere, en Dallas están comenzando una nueva vida.

Denver Nuggets:

Los Nuggets son la sensación de la temporada. El año pasado ya mostraban buen nivel y fueron de menos a más pero se quedaron a un partido de conseguir entrar en playoff. Este año ya tenían claro lo que eran capaces de hacer y sólo tenían que demostrárselo al mundo. De la mano del hipertalentoso Nikola Jokic, y un equipo muy bien apañado que, incluso, ha podido permitirse el lujo de no tener que usar ni a su rookie Michael Porter ni a la, hasta hace 2 temporadas, estrella anotadora Isaiah Thomas, ambos por lesión. También se puede añadir que tanto Gary Harris como Paul Millsap se han perdido bastantes partidos por problemas físicos. Thomas está ya activo pero, tras unos pocos partidos, una conversación con el entrenador lo dejará aparte de momento ya que no es necesario en un equipo que va 2º del Oeste a 1 partido de los todopoderosos Warriors.

No han necesitado hacer movimientos.

Detroit Pistons:

Los Pistons son un equipo en tierra de nadie, que quiere mirar adelante pero no tiene flexibilidad salarial para rehacerse, así que tira con lo que hay. Y lo que hay es suficiente para coquetear con los playoff en la Conferencia Este. Actualmente se encuentran 6º con 4 partidos y medio de ventaja con el 9º. No se pueden despistar pero ya se están consolidando para los playoff. A pesar de ello, se han movido poco en el mercado. Dejaron marchar al tirador Reggie Bullock a los Lakers a cambio de una 2ª ronda de 2021 y al joven Sviatoslav Mykhailiuk. Dos jugadores de un perfil similar pero los Lakers necesitan experiencia ya y los Pistons, a pesar de lo dicho, no renuncian a desarrollar jugadores, además de que no pueden renovar con facilidad los que acaban contrato. Por ello, también traspasan al alero Stanley Johnson a cambio del pívot Thon Maker, retrasando un año más el tener que afrontar renovaciones. Estaban rozando el impuesto de lujo y durante el verano, aunque liberan algún contrato, seguirán muy por encima del Límite Salarial, por lo que sólo podrán fichar con la mid-level exception de 8'6 millones. No obstante, de cara a reforzarse, con estos movimientos se alejaron lo suficiente del impuesto de lujo como para ofrecerle 2'4 millones, el resto de la mid-level que les faltaba por gastar este año (fue repartida entre Glenn Robinson III, Khyri Thomas y Bruce Brown), al escolta tirador Wayne Ellington, recién cortado por Miami. Ellington es excelente desmarcándose sin balón y tirando inmediatamente tras recibir.

No ha sido un mercado muy brillante para ellos pero se mantendrán irregularmente competitivos mientras se encomiendan a Blake Griffin, Andre Drummond y Reggie Jackson.

Golden State Warriors:

Los actuales campeones no se han movido. No lo necesitan pues, su gran fichaje, es la recuperación de DeMarcus Cousins, que debutó a mediados de enero. Lideran con solidez la Conferencia Oeste, pero ya no arrasan. Ni siquiera tienen el mejor récord de la liga, ya que Milwaukee y Toronto los superan. Son 17 derrotas, que denotan que varios equipos están intentando jugarles de tú a tú. En playoff es otra historia, por supuesto, pero la distancia es más corta. Cada año es un reto más. No parece que se vayan a pasear.

Eso sí, van a pagar bastante dinero de impuesto de lujo. Más vale que ganen el anillo.

(actualización día 6 de marzo) Andrew Bogut regresa a la NBA de la mano de los Warriors, con los que ya ganó el anillo. Esta temporada ha jugado en Australia, con los Sidney Kings, quedando 3º de la liga y llegado hasta semifinales. MVP y mejor defensor con 11'4 puntos, 11'4 rebotes, 3'3 asistencias y 2'7 tapones por encuentro en 30 partidos.

Los Warriors le pagarán 486 mil dólares, de lo que sólo contarán para el límite salarial 307 mil. Su impuesto de lujo crece ya hasta los 51 millones.

Houston Rockets:

3ºs del Oeste, a 4 partidos de los Warriors,nadie duda que van a estar en la pomada. A pesar de ciertas semanas duras y un comienzo difícil, el equipo funciona y James Harden está haciendo la temporada de su vida: 36 puntos por encuentro, lleva 312 triples, récord su carrera cuando aún le faltan 12 partidos para terminar la temporada. Puede que amenace el récord de Stephen Curry de 402, salvo que el propio Curry lo bata, si bien lleva 23 menos que él.

Se han movido bastante en este mercado. Fundamentalmente en dos aspectos, intentar no pagar impuesto de lujo y mejorar la defensa. Para librarse del impuesto de lujo tenían que deshacerse de contratos y sueldos altos. Buscando defensa, tiró durante bastantes semanas de jugadores duales, por lo que Gary Clark provocó el primer despido, el de Zhou Qi. Desde entonces, Clark no juega mucho pero tiene su contrato mínimo garantizado hasta final de temporada. Danuel House fue el otro caso dual. Entró justo cuando Clark consiguió su contrato, se hizo con el puesto y agotó rápidamente los 45 días NBA. No hubo acuerdo para renovar. Houston terminó subiendo hasta 3 años por el mínimo garantizados pero House quiere más sueldo y menos años. Con el impuesto de lujo amenazando, eso no era posible, Danuel House se quedará en el filial hasta que termine la temporada G-League. Después podrá terminar la temporada con Houston pero para jugar playoff tendría que alcanzar un acuerdo de renovación.
(actualización) Finalmente llegaron a un acuerdo el 13 de marzo por el que House jugará por el mínimo hasta final de temporada, 278 mil dólares y le tenderán la Qualifying Offer de 1'9 millones. El jugador se sintió importante durante su etapa de juego con los Rockets y cree que puede obtener algo más que el mínimo salarial.

Mientras tanto, los Rockets se fueron moviendo para arreglar los problemillas. Austin Rivers llegó como agente libre a finales de diciembre para paliar los problemas físicos de Chris Paul. Se deshicieron del contrato de Michael Carter-Williams, el supuesto suplente de Paul, mandándolo a Chicago, como ya vimos antes, que se dedicaron a absorber contratos. Otro sueldo menos, menos multa a pagar. Mientras probaban a James Nunnally en un contrato de 10 días se les apareció el regalo de Kenneth Faried como agente libre en un momento en el que Clint Capela estaba de baja. Impacto inmediato. Al día siguiente, Chicago les hizo el favor de absorber el contrato de Carmelo Anthony. También usaron a los Sixers para enviar el contrato de James Ennis. Como siempre, pagando con 2ªs rondas, derecho de intercambiarlas o derecho sobre jugadores.

En su movimiento final, se libraron de los altos sueldos de Brandon Knight y Marquese Chriss. A cambio se trajeron el de Iman Shumpert, Wade Baldwin y Nik Stauskas. El primero se lo quedaron porque es un especialista defensivo que acaba contrato este verano. Los dos segundos los mandaron inmediatamente a Indiana. Ya sabemos que Stauskas acabó finalmente volviendo a Cleveland.

Gracias a todos estos movimientos, han conseguido ponerse en 900 mil dólares por debajo del límite para el impuesto de lujo, sin apenas cambiar el bloque principal. Ahora, con dos plazas libres, irán despacio probando contratos de 10 días hasta encontrar el jugador que pueda ayudarles, así como esperar hasta el último momento para replantearse a Daniel House, sin tener que superar el impuesto de lujo.

Indiana Pacers:

Los Pacers son una de esas franquicias cuyo proyecto va por encima de los nombres y se sobreponen a todos los problemas. Una de las personas clave es el entrenador Nate McMillan, que ha hecho un equipo duro y eficaz. Desde que Paul George se marchó, Victor Oladipo llevó al equipo a hacer una buena campaña de playoff cuando menos se esperaba. Lance Stephenson también se marchó y llegó un Tyreke Evans intentando relanzar su carrera. Esta temporada, 4º del Este, aguantando a pesar de que Oladipo hace varias semanas que no está por la grave lesión que ha sufrido. Siguen jugando bien.

Tan bien van que apenas han hecho un movimiento. El primero, ya comentado con Houston, absorbieron los contratos de Baldwin y Stauskas sólo para cortarlos, haciéndoles un favor a los Rockets. Recibieron una 2ª ronda futura y tuvieron que cortar a un marginal Ike Anigbogu. Al quedar dos plazas libres y estar lejos del impuesto de lujo, hicieron el fichaje perfecto para sus intereses: Wesley Matthews. Un reputado defensor, experimentado, que pasó buena parte de su carrera jugando para McMillan. Tras la salida de Dallas rumbo a New York, terminó cortado para poder fichar por Indiana. Con la lesión de Oladipo, era difícil sustituir su capacidad anotadora, pero sí la defensa, dejando a Tyreke Evans la responsabilidad de anotar para la 2ª unidad puesto que Matthews llega para ser titular inmediato.

Este verano tendrán que afrontar muchas renovaciones, puesto que sólo Oladipo y Myles Turner tienen contrato en vigor, además de Domantas Sabonis y Aaron Holiday todavía en contrato rookie y el tirador Doug McDermott. Pero, de momento, miran sin miedo a luchar por todo lo que puedan. Ya tomarán decisiones después, en función de lo que haya pasado.

Los Angeles Clippers:

Los Clippers comenzaron la temporada con una rotación perimetral muy llena y con solapamientos. Pero iban bien. El problema es que no lo suficientemente bien. En puestos de playoff del duro Oeste pero muy cerca del impuesto de lujo y con renovaciones que afrontar este verano que les ponían en una situación muy poco justificable cuando no están considerados como aspirantes.

Por ello, hicieron un movimiento de descargo con los Sixers. Dejan marchar a su mejor jugador, Tobias Harris, para no tener que renovarlo, junto a dos expirantes, Mike Scott y Boban Marjanovic, jugadores muy útiles pero no interesantes para el futuro. A cambio reciben contratos que terminan también, algún joven interesante y, sobre todo, primeras rondas para los próximos años. Tal interés tenían los Sixers en Harris, del que hablaremos más adelante. Landry Shamet, Wilson Chandler y Mike Muscala son los jugadores a recibir. Shamet ha encajado rápido para ser probado.

El otro movimiento les llevó a prescindir del veterano pívot Marcin Gortat y liberar más dinero todavía enviando a Avery Bradley, que tenía dinero garantizado para el año que viene, a Memphis, a cambio de recibir dos jugadores en último año de contrato, JaMychal Green y Garrett Temple.

Aún quedaría otro movimiento más, en el que cortan a Milos Teodosic (que descansa ya hasta el verano, pero este corte le permitió ayudar a su Selección a clasificarse para el mundial en las ventanas FIBA) y mandan al recién llegado Mike Muscala a los Lakers a cambio de Michael Beasley e Ivica Zubac. Beasley sería cortado para fichar por un equipo chino, mientras que Zubac será probado el resto de la temporada.

Resultado: Liberarán mucho dinero este verano con sólo Danilo Gallinari como gran sueldo de 22 millones pero en último año. Louis Williams y Montrezl Harrell seguirán en el equipo con sueldos chollo y 5 jóvenes seguirán con su contrato rookie o no garantizado probando su valía. El resto, al mercado.

Sin embargo, no han tirado la temporada. Lo que ha llegado, Green, Temple, Zubac, Shamet, Chandler, también es útil y el bloque no se ha resentido demasiado. Están 8º del Oeste a dos partidos del 4º y a 6 partidos de quedarse fuera. Vamos, que seguirán luchando hasta el final.

Los Angeles Lakers:

Mercado decepcionante para unos Lakers que quieren aspirar a todo y ven que no les da. Comprometieron a todo el equipo por conseguir a Anthony Davis pero los Pelicans no cedieron y los Lakers se quedaron sin nada, y con la plantilla con la sensación de no pertenecer allí.

Se encuentran fuera de playoff aunque luchando, a 3 partidos del 8º puesto (actualización, medio mes después, ya están a 10 partidos. Se han rendido además de perder a Brandon Ingram para el resto de la temporada). Los movimientos hechos han sido por jugadores secundarios que pudieran mejorar las carencias. Movimientos ya comentados al hablar de otros equipos. Reggie Bullock llegó para fortalecer el tiro exterior y Mike Muscala llegó para luchar en la pintura. Se fue Myhailiuk y también Michael Beasley, al que le pagaron más del mínimo para luego no aprovecharlo nada. Zubac también se marchó ya que no les interesa tener que pelear demasiado en las renovaciones.

El próximo verano seguirán con la ofensiva por Davis y eso incluye tener todo el espacio salarial que puedan. Y si no, disponer de él para atraer fichajes alrededor de LeBron.

La gran decepción de la temporada.

Memphis Grizzlies:

Y Memphis regaló a Marc Gasol... nooooo, bueno, más o menos.

La realidad dio una bofetada a Memphis y lo llevó a los tiempos de Pau Gasol y el quiero y no puedo de aquel buen equipo que no era capaz de ir más allá y obligó a vender. ¿Se acuerdan ustedes de aquel traspaso en 2008 y cómo se dijo que había sido regalado? Pues en aquel momento comenzó el proceso de la mejor etapa de Memphis de la historia.

Y es que, tras las lesiones del año pasado, este año fue el momento de decir, vale, ya estamos sanos, vamos a demostrar que somos un equipo duro y capaz. Y así fue... durante unas semanas, sorpresa por estar en playoff, etc. hasta que llegaron los primeros problemas y la falta de recursos se hizo patente. Porque Memphis no tiene saneadas las cuentas, lo que impide que se puedan renovar en verano por propia iniciativa.

Por ello, pusieron a la venta a sus estrellas, Mike Conley y Marc Gasol. Al final, sólo vendieron a Marc Gasol. Negociaron con Charlotte pero lo mejor que sacaban era una primera ronda y algún jugador secundario útil, más de lo mismo. Llegó Toronto y vino a decir: “Te doy jugadores decentes. Nadie te va a dar jugadores en último año y rondas jugosas. Acepta esto”. Y Memphis, en el último momento, aceptó. Era momento de cambiar.

Por partes: A principios de enero, Memphis mandó a Wayne Selden y MarShon Brooks, más dos segundas rondas, a Chicago, a cambio de Justin Holiday. Un probado alero de corte defensivo que encaja en la filosofía Grizzlie. Todos estaban en último año de contrato y Memphis absorbía un poco más de sueldo para probar a un interesante jugador hasta final de temporada.

Tras intercambiar un dual ya probado muchas veces, Jarnell Stokes, por otro, Julian Washburn, se traen a Bruno Caboclo, jovencísimo jugador que estuvo en Toronto 4 años sin apenas jugar y fogueándose en la G-League. Ahora que estaba libre, y seguía en la G-League, se lo traen con contrato de 10 días poquito antes de que cerrase el mercado.

Entonces comienzan los cambios. Se traen a Avery Bradley, súper defensivo venido a menos en los últimos tiempos pero útil, con contrato parcialmente garantizado en 2 millones de 12 posibles. Puede valer para el proyecto del año que viene si encaja y este año consiguen rebajar en 3 millones los sueldos además de hacer huecos en plantilla... para el traspaso que viene.

Cortan a Omri Casspi, que ya no pintaba nada en el equipo y mandan a Marc Gasol a un equipo aspirante a cambio de Jonas Valanciunas, Delon Wright, CJ Miles y una futura 2ª ronda.

Memphis tiene su propia ronda siempre que quede entre los 8 últimos. No va a conseguir más rondas, tampoco rebaja más sueldos ya que vuelven a acercarse al impuesto de lujo, y sólo les da margen para conseguir mandar al veterano Shelvin Mack a Atlanta (para ser cortado) a cambio de un joven, Tyler Dorsey, con sueldo bajo. El último movimiento es renovar a Bruno Caboclo hasta final de temporada con opción no garantizada para la siguiente.

Conclusión: No han conseguido liberar más contratos pero ya tenían un cierto margen. Finalmente no traspasaron a Mike Conley (estuvieron cerca con los Jazz), pero mantienen una estructura controlada y equilibrada con la que mantener un orden y un proyecto.

Valanciunas es joven y, a pesar de que en Toronto iba a menos, estaba haciendo la transición a ser un pívot capaz de tirar de 3 con cierta solvencia. Delon Wright es un base a probar y CJ Miles es un jugador con capacidad de tirar de tres que siempre aceptará el rol que le dan. Tanto Valanciunas como Miles tienen contrato en vigor el año que viene. Wright no y de su hacer veremos si se gana un contrato... con Conley delante.

Sea como fuere, sin necesidad de ganar de aquí a final de temporada, pero tampoco teniendo nada que perder si ganan partidos, se encuentran con probaturas de un equipo tipo Conley-Bradley-Anderson-Jackson-Valanciunas y una 2ª unidad tipo Wright-Holiday-Miles-Rabb-Noah, con Caboclo, Parsons y Dorsey para cubrir eventualidades.

Y con esto tendrán que tirar porque, salvo que consigan traspasos en verano, seguirán cerca del impuesto de lujo por contratos como el de Parsons de 25 millones, sin apenas poder jugar. A Bradley lo pueden cortar antes del 3 de julio pagándole dos millones pero un sueldo de 12 millones de un jugador que se puede revalorizar quizá no merezca la pena. Está por ver que gente como Valanciunas se salga de su contrato buscando uno mejor. Pero no parece probable.

Lo único, que 64 millones en sueldos estarán en último año de contrato y, por ahí, los Grizzlies sí puedan tener cierto margen de negociación. Pero será el comienzo de un proceso de reorganización que durará más de una temporada. Y los años pasan para Conley, que estará cobrando más de 30 millones.

Miami Heat:

Pat Riley tiene un plan. Siempre lo tiene. Tiene un equipo joven con contrato en vigor. No le importa pagar un poco de impuesto del lujo si no se pasa. En el Este mantiene cierto nivel competitivo pero todavía falta un poco para dar el paso siguiente. Estando cerca del impuesto de lujo, su margen de maniobra era pequeño pero tampoco era importante moverse. Y por eso apenas se ha movido.

Sólo un movimiento digno de mención. Un momiviento que parece absurdo. Traerse al tirador Ryan Anderson y su contratazo y dejar marchar a Tyler Johnson y al tirador Wayne Ellington rumbo a Phoenix (Ellington sería cortado y fichado por Detroit para ser titular). Pero sirvió para rebajar 5 millones y pagar menos multa.

Este año, Goran Dragic ha empezado a notar la edad, pero tiene un contrato en vigor. Puede seguir siendo útil pero en el proceso, han descubierto la valía de Justise Winslow como point forward. Tyler Johnson y su contrato de 19 millones ya no era necesario.

Dwyane Wade está en su gira final y no quieren evitársela así que le dan libertad de juego y espectáculo, y él está respondiendo. Tienen a James Johnson y Hassan Whiteside bajo contrato y haciendo números pero a ellos les gusta más la combinación de Kelly Olynyk y Bam Adebayo. Lo que pasa es que son más jóvenes y no hay prisa. No pueden quitarse de encima los contratos y no quieren minusvalorarlos.

Así que tienen un equipo de nivel medio, capaz de ganar partidos, capaz de jugar playoff (están en el 8º puesto del Este y no van a menos). Y aceptan que no pueden ahora mismo renovarse. El plan de Riley es a dos años vista, el mercado de 2020 y tener capacidad para dos contratos máximos.

Este verano ya tendrán cierta flexibilidad pero, con el equipo hecho, intentarán no moverse y no comprometerse demasiado, jugando con el bloque Dragic-Richardson-Winslow-Johnson-Whiteside, con Olynyk-Waiters-Adebayo y algún joven complementando. Y en 2020 será el momento de cambiar y apostar por Winslow- posible escolta FA-Richardson-Olynyk-Adebayo y algún otro FA de nivel con el que mejorar el quinteto.

Milwaukee Bucks:

Líder de la liga, aspirante al título, su progresión bajo el liderazgo de la bestia Giannis Antetokounmpo es incuestionable. Está por ver si en el momento de la verdad, dan el paso adelante.

Por ello, y por si acaso, se han reforzado con veteranos secundarios capaces de rendir cuando toca.

En diciembre ya hicieron el primer movimiento en un traspaso a tres bandas ya explicado aquí. Se fueron Matt Dellavedova y John Henson, además de una primera ronda condicionada y llegaron George Hill y Jason Smith. Conseguían la opción de liberar dinero y un base solvente como Hill para ayudar en caso de problemas.

En su 2º movimiento, en otro traspaso a tres bandas, mandan al recién llegado Jason Smith y al joven Thon Maker, que no disfrutaba de minutos, a New Orleans y a Detroit respectivamente, y hasta tres segundas rondas repartidas entre dos equipos pero, a cambio, llegaba nada más y nada menos que Nikola Mirotic. Refuerzo de nivel para playoff.

Sin tocar el bloque principal, se han hecho con dos jugadores que podrían ser titulares sin ningún problema. Y aún encima, tienen una flexibilidad enorme de cara al mercado del próximo verano, sea para afrontar renovaciones, sea para fichar.

El futuro está aquí.

Y aún más. El día 1 de marzo, cuando se acababa el plazo para que los jugadores despedidos puedan enrolarse en otros equipos y jugar playoff, Pau Gasol quedó libre tras arreglar desvinculación con los Spurs. 2 días después, fichaje por el mínimo hasta final de temporada para reforzar a los Bucks. Experiencia de anillo.

 

Minnesota Timberwolves:

No se han movido este mercado. Tras la salida de Jimmy Butler, lo único que han conseguido es cargarse a Tom Thibodeau y confiar en el hijo del recordado Flip Saunders, Ryan Saunders.

El equipo no se ha puesto a ganar pero tampoco se ha hundido. Parece haber más cohesión, Karl-Anthony Towns es el líder indiscutible. Andrew Wiggins a veces da muestra de mayor eficiencia y están recuperando a Luol Deng como jugador activo que nunca mereció ser marginado como fue a los 31 años al fichar por los Lakers.

También es cierto que están sufriendo alguna lesión, como la de Robert Covington (lo que ha permitido que Deng diga que todavía existe), pero eso también ha facilitado que un joven como Josh Okogie muestre dotes. Además de Derrick Rose manteniendo un buen nivel.

Sea como fuere, los playoff están difíciles, estando a más de 8 partidos del 8º puesto, por delante de los Lakers.

Este verano liberan varios contratos pero entra en vigor la extensión de Towns, con lo que no van a poder tener margen para fichajes salvo las excepciones salariales.

El mayor margen que tienen es mejorar como equipo y evolucionar.

New Orleans Pelicans:

Si los Lakers han sufrido las consecuencias de la ofensiva infructuosa sobre Anthony Davis, los Pelicans han sufrido las consecuencias prácticas de no haberlo vendido, aunque no esté claro que ésa sea la mejor decisión.

Bien es cierto que es Davis el que lo pide y ahora todo parece que es cuestión de tiempo, con el riesgo añadido de lesión, la amenaza de la NBA de que si no juega hay multa...

Consecuencias: Ya no piensan en mejorar y aspirar a playoff esta temporada, sino en sobrevivir y probar situaciones independientes de Davis.

En el mercado, mientras vacilaban a los Lakers rechazando todas sus propuestas, hicieron varios cambios que evidenciaban nada más que era el final de un ciclo. Primero se fue Wesley Johnson a cambio de que llegase Markieff Morris y una 2ª ronda de 2023. El primero apenas contaba y el 2º fue cortado a pesar de ser un jugador de cierto prestigio. Sólo le hicieron el favor a los Wizards de asumir la diferencia de dos millones porque ellos tenían problemas con el impuesto de lujo. Y también sirvió para abrir un hueco para el siguiente traspaso. Nikola Mirotic, uno de los jugadores de mayor impacto en los últimos dos años, se marchó a Milwaukee en un traspaso a tres bandas con Detroit y llegó Stanley Johnson, un alero de corte defensivo al que probar hasta final de temporada, y Jason Smith, veterano interior que también acaba contrato.

Tras el cierre de mercado, Dell Demps fue despedido y Danny Ferry tomó las riendas del ejecutivo de forma interina para preparar la estrategia de cara al verano porque el tema Davis no ha hecho más que empezar.

A principios de marzo, Tim Frazier fue despedido una vez Elfrid Payton ya está sano y en su lugar llega un debutante de 29 años con mucho prestigio en Europa, Dairis Bertans. Tirador letal, como su hermano Davis Bertans, en los Spurs. Aún pendiente de debutar al escribir estas líneas.

Económicamente, están saneados de cara al mercado de verano. Hagan lo que hagan con Davis, van a liberar mucho dinero por lo que podrán asumir jugadores y rondas del equipo al que manden a Davis. Si no lo traspasan, que quede claro que Davis tiene otro año con opción del jugador a un siguiente en vigor. Si los Pelicans quieren arriesgar e intentar montar un nuevo equipo alrededor de Davis para convencerlo, pueden. Por afrontar renovaciones, la única realmente interesante es la de Julius Randle, que puede salirse de su contrato de 9 millones para pedir más. Hay margen y hay espacio para fichar. Y si Davis sale, es de suponer que vendrán jugadores y rondas del draft a acompañar a Jrue Holiday, el único jugador que realmente tiene asegurado su futuro en la franquicia bajo contrato hasta 2021 con opción del jugador para 2022.

En definitiva, tiempos de cambio en los Pelicans. Es probable que el año que viene no se parezcan en nada a éste.

New York Knicks:

Serán la franquicia más valorada en caso de venta según la revista Forbes, pero su gestión lleva siendo un desastre años. Un libro se puede hacer de todas las decisiones que se han ido tomando desde que intentaron fichar a LeBron James alla por 2010. Y se podría seguir por la decisión de traerse a Carmelo Anthony de Denver a cambio de dar medio equipo que estaba funcionando y creciendo bajo Mike D'Antoni. Y mejoraron, sí, para volver a caer sin haber llegado a consolidarse como alternativa en el Este. Un par de años buenos y ya.

Actualmente, en plena reconstrucción, tomaron la decisión de no esperar a la recuperación de Kristaps Porzingis por el riesgo que suponía darle un contrato máximo tras la lesión. Un caso que recuerda un poco al de los Pelicans con DeMarcus Cousins. Y Cousins se fue a bajo precio al equipo campeón, donde está destacando ya. Esta vez, los Knicks no han esperado y antes de perderlo todo por no darle nada, lo han vendido a Dallas Mavericks, que sí está dispuesto a dar lo que pide el jugador.

A cambio, han recibido un base para el futuro, Dennis Smith, futuras primeras rondas, no antes de 2021, y dos jugadores veteranos (Wesley Matthews, que ya no está, y DeAndre Jordan) que acaban contrato y liberarán dinero, lo que sanearán las cuentas por primera vez en ya no se sabe cuánto tiempo.

Junto a Porzingis, se fueron veteranos con contrato como Courtney Lee, Timothy Hardaway y Trey Burke, que es lo que ha permitido librarse de 32 millones en sueldos comprometidos para el año que viene, más la “obligación” de renovar a Porzingis.

De cara al verano, se quedan con un bloque con Dennis Smith, Frank Ntilikina, Kevin Knox y Mitchell Robinson, con opciones no garantizadas y, por tanto, flexibles, de mantener a Damyean Dotson y Allonzo Trier como jugadores más destacados.

No obstante, todo esto está supeditado a ver qué pueden ofrecer por Anthony Davis, claro.

Si no lo consiguen, empezarán desde abajo de todo, con cuentas saneadas y bloque joven. Si lo consiguen, darán todo lo que tienen en forma de rondas (hay que tener en cuenta que podrían obtener el nº 1 del draft ya que son colistas de la liga) y algún jugador, por Anthony Davis. Pero tienen que asegurarse que Davis estará dispuesto a renovar con ellos en 2020. Porque si algo supuso el pedir el traspaso, fue que los Pelicans habían fallado en ser competitivos tras 7 años con Davis. ¿Cuánta garantía le pueden ofrecer a Davis que tendrán un equipo aspirante volviendo a empezar de cero? ¿Cometerán el mismo error de ir a por el mejor jugador para terminar otra vez sobrepagando a otros jugadores en lugar de confiar en el núcleo joven e ir despacio?

Esta vez es más fácil, por decirlo de alguna manera. Si Davis llega, puede que llegue ya durante el draft y eso les permitiría afrontar el mercado de verano sabiendo qué margen exacto tienen, qué bloque tienen y qué máximos pueden ofrecer. Si Davis no llega en el draft, el mes de julio sería un caos de incertidumbre si Davis todavía está en fase de negociaciones y les queda el bloque joven y las rondas. Tendrían más margen para fichar pero tendrían que medir muy bien qué fichajes hacer. Dar máximos al jugador equivocado romperá el ritmo de reconstrucción pero la NBA y sus reglas también obligan a ocupar el 90% del límite salarial en contratos. Y eso, si Davis no llega, supone fichar por valor de 50-60 millones, dos contratos máximos como mucho. Absorber contratos altos de jugadores marginales o veteranos a cambio de obtener rondas y confiar en el grupo joven, fichar con cabeza y no hipotecarse, es una opción. Sueldos altos en contratos cortos, también es compatible en función de las expectativas con el grupo joven. Con Davis, irían ya a por los mejores agentes libres disponibles pero a ver cuánto margen dispondrán para ello, cuántos del grupo joven se habrán tenido que ir y cuántos jugadores buenos pueden fichar con 40-60 millones de margen (en función de si el único contrato real es Davis o también consiguen mantener alguno de los jóvenes). Lo importante primero es definir la estrategia. Y eso pasa por saber si será con Davis o sin Davis y tener dos planes preparados.

Son los Knicks, cualquier cosa puede ocurrir... y últimamente no suelen acertar en la decisión.

Oklahoma City Thunder:

Empezaron renqueantes y con dudas pero han espabilado y van 3º del Oeste con pulso firme a 4 partidos de los Warriors. Están en un 2º grupo con los Rockets. Son considerados aspirantes y la dupla Westbrook-George está funcionando mejor que nunca. (actualización). Un mes después de escribir las líneas de los Thunder, a falta de 12 partidos, están teniendo mala racha y están 5º a 6 partidos de los Warriors.

Bloque hecho, contratos de gente importante en vigor para varios años. En el mercado no se han movido salvo para intentar librarse de carga salarial ya que van a pagar bastante impuesto de lujo. Timothe Luwawu salió rumbo a Chicago por esa razón. Álex Abrines, con un problema personal aún no especificado, perdonó su sueldo restante por desvincularse hasta resolver la situación, permitiendo que la multa sea menor.

El movimiento más interesante ha sido fichar por el mínimo salarial a Markieff Morris, cortado por los Pelicans tras llegar desde Washington. Markieff viene a reforar una posición de ala-pívot que no tenía a nadie de su perfil.

Con 13 fichas, tienen dos huecos para fichar si es necesario, hasta final de temporada. Cada fichaje les cuesta aumentar otra vez la multa pero siempre serán fichajes de pocos cientos de miles. Hagan lo que hagan, estarán en un mínimo de 41 millones de multa y no es probable que pasen de los 47 millones. Todo dependerá de cuántos contratos de 10 días hagan y a quién se queden hasta final de temporada.

Orlando Magic:

Los Magic son un equipo raro. Tras el fiasco del año pasado, cuando empezaron muy bien pero al 10º partido entraron en una dinámica negativa de un quiero y no puedo que los dejó fuera, cambiaron de entrenador aunque apenas de bloque, ya que sus jugadores importantes tienen contrato en vigor para varios años, lo que les daba poco margen.

Este año, siendo aparentemente el mismo equipo, la dinámica ha sido más positiva. DJ Augustin quedó como base titular, asegurando tiro exterior y anotación. Aaron Gordon y Evan Fournier han sido siendo los anotadores primarios pero el cambio fundamental ha venido de la mano de Nikola Vucevic, que ha aumentado su nivel hasta ganarse ir al All Star. También Terrence Ross ha aumentado importancia desde la 2ª unidad. El que la perdió fue Jonathon Simmons. Esta vez no ha habido tantas lesiones y el bloque se ha mantenido estable.

Ello les permite seguir luchando por entrar en playoff del Este. Están a un partido del 8º puesto y, aunque dan muestras de cansancio, no cejan en su empeño. Dejarse ir no tiene sentido y tampoco van a poder ir al verano con margen salarial suficiente. Afrontar la posible renovación de Vucevic y Ross es lo único que van a poder hacer. Vucevic va a tener ofertas pero la mejor siempre puede venir desde la renovación. Salvo que puedan conseguir un buen trato con un sign-and-trade, el equipo no puede permitirse el lujo de perderlo, porque no tienen margen suficiente para fichar al mismo nivel si Vucevic se va. A sus 28 años, le van a tener que dar el máximo. Se hipotecarán pero poco más pueden hacer. En todo caso, el verano interesante para ellos es 2020.

No obstante, sí han hecho un movimiento creativo en este mercado. Han conseguido a Markelle Fultz a cambio de dar a Jonathon Simmons y una 1ª ronda de 2020 original de los Thunder, además de una 2ª ronda de 2019.

Simmons iba a menos en este equipo y, a pesar de que el año pasado fue el que se dedicó a suplir todas las lesiones de sus compañeros, haciendo de base, escolta, alero y ala-pívot cuando hacía falta, este año le ha tocado a él, además de bajar sus porcentajes de tiro estrepitosamente.

La llegada de Markelle Fultz tiene miga. Su futuro en los Sixers estaba perdido. Todo parece indicar, una vez que por fin ha habido diagnóstico para la distonía focal que sufre, su futuro vuelve a ser interesante pero hace falta algo más de paciencia. Los Sixers ya van lanzados hacia la élite del Este y no le han querido esperar. La relación estaba rota tras todo el proceso y buena parte de incomprensión e incertidumbre ante una lesión tan extraña como inusual en el deporte de élite.

Pero los Magic suponen una ventana de esperanza para el jugador. Buen clima, buenos impuestos y tiempo. Fultz puede recuperarse de cara al año que viene y ser el base puntero de la liga que estaba destinado a ser. Realmente puede ser el gran fichaje que los Magic necesitaban. Por ello, deben acabar este año lo mejor que puedan, para ganar experiencia e integrar a Fultz, recordemos, nº 1 del Draft 2017.

(actualización). Han fichado a Michael Carter-Williams por 10 días. Intentan mejorar la posición de base suplente frente a Jerian Grant. MCW fue rookie del año en 2014 y su carrera ha ido dando tumbos. Se le aprecia por ser buen defensor y muy grande siendo base.

Philadelphia 76ers:

Uno de los equipos triunfadores de este mercado, si no el que más. La llegada de Tobias Harris para reforzar el equipo sin dar nada inmediato a cambio ha supuesto un aumento de nivel y de solidez para un equipo que ya era puntero del Este este año. Eso sí, la competencia es alta y eso no ha supuesto ponerse a liderar de calle. Ya van 3º del Este, liderando el grupito perseguidor de los dos primeros, algo lejos de Toronto y Milwaukee.

Junto a Tobias llegaron Boban Marjanovic y Mike Scott. Se fueron el joven Landry Shamet y los veteranos Wilson Chandler y Mike Muscala, además de rondas futuras.

Marjanovic y Scott son dos jugadores útiles para la 2ª unidad, que es la otra parte que se han dedicado a reforzar. Jonathon Simmons, al renunciar a desarrollar a Markelle Fultz y James Ennis, son las adquisiciones de corte defensivo para complementar el equipo.

Ahora van a por todas. Pero hay riesgos. La expectativa es hipotecarse porque hay que renovar a Jimmy Butler, Tobias Harris y JJ Redick. También hay otros jugadores secundarios pero claves que mantener, tipo TJ McConnell. Sea como fuere, renovar los va a meter de lleno en impuesto de lujo, así que más vale que merezca la pena o empezarán los problemas.

Unos malos playoff podrían plantear dudas de renovaciones. JJ Redick es un tirador letal pero es veterano y ha estado renovando año a año. Puede ser el más fácil de mantener si no exige un multianual, pero Harris y Butler van a pedir dos máximos salariales. No renovarles supondría echar por tierra todo el esfuerzo que se hizo para traerles. Claro que, de no renovarles, el espacio salarial que tendrán será bastante alto y podrían acceder a otros agentes libres interesados. Pero el famoso "Trust the Process" habría terminado y entrado en otra situación muy distinta. La de montar un nuevo equipo alrededor de Joel Embiid y Ben Simmons.

Lo esperado es que todos renovarán, el equipo entrará en impuesto de lujo, algo que aumentará más todavía cuando toque renovar a Ben Simmons una temporada más tarde, y todo el mundo espera que los Sixers luchen por el anillo desde ya. Hay mucho que hacer todavía y muchas expectativas.

Phoenix Suns:

Los Suns están de reconstrucción, eso se sabe desde el año pasado. Tienen al nº 1 del draft y a Devin Booker. A partir de ahí, había que reconstruir y en ello están. Aún así, han estado más flojos de lo esperado porque han tenido muy pocas victorias y son los colistas del Oeste. Actualmente están en una senda mejor y en los últimos 10 partidos llevan un buen balance de 6-4 para un total de 17 victorias.

El mayor esfuerzo que han tenido es trabajar para conseguir un base de futuro. Como durante el verano no lo consiguieron, salvo proyectos de 2º orden tipo De'Anthony Melton o Elie Okobo, terminó con el despido del General Manager Ryan McDonough. James Jones tomó las riendas con el curso a punto de empezar. Se trajeron al veterano Jamal Crawford para dar un poco de empaque al puesto y comenzaron el trabajo de reorganización. Poco a poco empezaron a dejar ir a los veteranos como Tyson Chandler e hicieron el primer movimiento positivo. Traspasaron a Trevor Ariza, al que habían firmado por un año para dar un poco de solidez al puesto de alero y poder ofrecerle un sueldo alto que otros equipos no hubieran podido darle por limitaciones salariales en base a su caché. Era un fichaje que terminaría en traspaso claramente y, por ello, se fue a los Wizards a cambio de Kelly Oubre y Austin Rivers. Así como Oubre encaja como un guante, Rivers no es el base que pretendían conseguir y lo dejan marchar. Pero ya tienen un alero para competir con Mikal Bridges y sueldo de contrato rookie si bien Oubre tendrá que negociar renovación este verano.

Durante el final de mercado hicieron un movimiento más. Se marchó Ryan Anderson, que no pintaba nada en el equipo y era un sueldo alto con parte garantizada para el año que viene y se trajeron a Tyler Johnson y Wayne Ellington. Ellington no tenía futuro ahí y acabó en Detroit, pero Tyler Johnson sí era interesante para ponerlo como base.

Así pues, con un Johnson-Booker-Oubre-Warren-Ayton, con Melton/Okobo, Crawford, Bridges, Jackson, Holmes como 2ª unidad, terminarán la temporada sin ninguna presión. Salvo Oubre y Holmes, todos los nombrados tienen contrato en vigor para el año que viene. La presión comenzará a subir en octubre de 2019. Ahora, a disfrutar.

Portland Trail Blazers:

Si hay un equipo que está hecho es Portland. Tienen un equipo joven, experimentado y luchando en el Oeste, con un entrenador, Terry Stotts, que lleva 7 temporadas, y va para la 6ª vez que entrarán en playoff del Oeste. No han conseguido pasar de 2ª ronda pero van puliéndose año a año. Con el bloque principal con contrato por delante y sin margen salarial para fichajes, se han movido con perfiles bajos para apuntalar desde la 2ª línea. Así, se fueron Shabazz Napier y Ed Davis para que llegase Seth Curry y dar confianza a los jóven Zach Collins y Jake Layman, a la vez que Jusuf Nurkic renovaba.

Están en impuesto de lujo pero no pagan demasiado, están 4º del Oeste luchando con Rockets y Thunder por conseguir ventaja de campo en 1ª ronda y no han necesitado hacer apenas movimientos. El único ha sido traerse a Rodney Hood, un escolta penetrador que complemente a CJ McCollum, dejando marchar jugadores jóvenes sin oportunidades. También descartó al final a Caleb Swanigan al mandarlo a Sacramento a cambio de Skal Labissiere, un proyecto a medio plazo.

Miran alto pero la competencia es fuerte. Damian Lillard y los suyos quieren demostrar, quieren la élite. De momento, son un buen equipo, muy peligroso pero tienen que dar el paso final. Convencerse de que pueden alcanzar la gloria.

Sacramento Kings:

Increíblemente, parecía que este año sí... pero va a ser que no. Están perdiendo fuelle y, aunque están 9º del Oeste y no pierden la esperanza, están a 6 partidos de los Clippers, 8º en el momento de escribir estas líneas.

Al menos, ya hay una base. Sin embargo, comenzaron muy bien con una mezcla de veteranía y juventud, hasta el punto de tener a un veteranísimo Zach Randolph sólo de mentor, con gente como Iman Shumpert haciendo de pegamento mientras los jóvenes Fox, Bogdanovic y Bagley se permitían brillar. Estuvieron en puestos de playoff bastante tiempo. En ello, quisieron consolidar, pensaron en mantener la inercia, traer proyectos de presente y dejar marchar a los veteranos. Estuvieron muy activos en febrero. En esos movimientos, se fueron Iman Shumpert, Ben McLemore, Zach Randolph, Justin Jackson y Skal Labissiere. A cambio, llegaron Harrison Barnes, Alec Burks y Caleb Swanigan a Sacramento, además de intercambios de segundas rondas.

A priori, buenos cambios ya que Barnes y Burks son jugadores jóvenes pero experimentados que podían aportar inmediatamente. Sin embargo, el impacto inmediato no está siendo tan bueno. Y han fichado veteranía para reforzar. Corey Brewer.

Sea como fuere, están sufriendo para ganar, en los últimos 10 han conseguido sólo 3 victorias y Marvin Bagley está teniendo problemas físicos. Se les está escapando la oportunidad. Pero el bloque joven no se lo quita nadie. Ahí hay futuro y hay que tener paciencia. Esta temporada está siendo el verdadero aprendizaje de la dureza del Oeste y de la mentalidad y aguante que deben tener como equipo para subir otro escalón.

Ahora es el momento de tener confianza en el proyecto.

San Antonio Spurs:

No se han movido un ápice en toda la temporada. El único movimiento ha sido dejar marchar a Pau Gasol el 1 de marzo para que pudiese fichar por otro equipo y tener opción de jugar. Tiene mucho mérito este equipo. Se reinventa cada año. Cuando parece que van a caer, vuelven a remontar. Empezaron bien, pasaron un bache de juego peligrando su puesto de playoff y ahora vuelven a ser muy sólidos y son de los pocos equipos que no juegan a tirar triples todo el tiempo o meter bajo el aro en su defecto. Siguen desarrollando el tiro de dos gracias a dos jugadores expertos en ello: DeMar DeRozan y LaMarcus Aldridge. También tiran de tres y ahí tienen buenos tiradores como Marco Belinelli, Bryn Forbes, Patty Mills y Davis Bertans. Qué mejor explicación que este artículo de Andrés Monje de hace un par de meses.

En el momento de escribir estas líneas están 6º del Oeste, presionando a Portland y con 8 victorias consecutivas. Y eso en la era post Parker-Ginóbili-Leonard. Por no hablar de Duncan.

Son unos tapados. Porque no serán los más potentes pero sí tienen claro a lo que juegan y cómo juegan. Llevan años haciéndolo y sus jugadores son más que nunca parte de un sistema. La ausencia de un titular no provoca un déficit insalvable.

Toronto Raptors:

Todo cambia para que todo siga igual... ¿o no? Se fue Dwane Casey como entrenador, se marchó DeMar DeRozan para que llegara Kawhi Leonard. El equipo sigue siendo muy bueno y aspirante al título por el Este ahora que LeBron James se ha marchado de Cleveland. Pues ahora es Milwaukee el que les cuestiona. Van 2º de forma muy sólida y, sin embargo, generan dudas en base a si de verdad tienen lo que hay que tener, ya no para ganar el título, sino para llegar a la final.

Por ello, tampoco estuvieron quietos en el mercado. Necesitaban más experiencia y la han conseguido. Patrick McCaw a finales de enero, rebajan impuesto de lujo traspasando a Malachi Richardson y Greg Monroe a distintos equipos, a base de dar segundas rondas de años futuros. Después llega el movimiento clave. Conseguir a Marc Gasol inesperadamente dando a tres jugadores como Jonas Valanciunas, CJ Miles y Delon Wright. Otra 2ª ronda más y, además, rebajar otros 3 millones en sueldos.

Siguen pagando impuesto de lujo pero menos, aseguraron jóvenes como Malcolm Miller y Chris Boucher, que venían del filial o de contratos duales, firmaron a Jeremy Lin, que quedaba libre de Atlanta y, con el puesto libre que queda, están probando jugadores veteranos con contratos de 10 días. Ya han probado a Jodie Meeks, tirador veterano y ahora están probando a Eric Moreland, interior joven con cierta experiencia.

El movimiento con Marc Gasol tiene sus circunstancias. Por un lado, renuncias a un pívot joven como Valanciunas, que estaba haciendo grandes esfuerzos por desarrollar su tiro de tres y ser útil en las necesidades modernas, pero al que había que seguramente habría que renovar este verano si el jugador decidía salir al mercado. CJ Miles sí iba a continuar con sus 8 millones de sueldo a pesar de ser un secundario tirador que usaban poco y Delon Wright está agotando su contrato rookie y había que afrontar su renovación a pesar de que Kyle Lowry sigue ahí vigente. Subirle el sueldo a un base suplente no entra en los planes económicos de Toronto. Por eso ha venido Jeremy Lin. Veterano por el mínimo capaz de ser titular si es necesario.

Marc Gasol viene a aportar experiencia y calidad. Aunque Serge Ibaka y Pascal Siakam lo están haciendo de lujo, Gasol trae más polivalencia al juego interior. A pesar de todo, en los últimos partidos no les está yendo tan bien como esperaban. En los últimos partidos van 5-5, pelea y sanción de Ibaka entre medias. Gasol ha bajado la producción que tenía en Memphis pero no su importancia. Juega menos minutos pero proporcionalmente rebotea, asiste, roba y tapona más. Sólo baja un poco en ataque.

En playoff llegará la hora de la verdad.

Utah Jazz:

Tienen una paciencia infinita, que va dando sus frutos. Están 7º del Oeste y más sólidos de lo que parecen. Lo malo es que se encontrarán en 1ª ronda con los gallitos del Oeste, salvo tirón final ya que están a dos partidos y medio del 4º puesto. Los playoff parecen asegurados toda vez que Sacramento, el 9º, parece perder fuelle.

Sólo han hecho un movimiento. Dejaron marchar al perenne lesionado Alec Burks y se han traido al veterano pero tirador de súper élite Kyle Korver, que ya tiene un pasado en la franquicia.

Puede que necesiten cierta evolución. Ricky Rubio es un buen base que da orden y concierto pero sus irregularidades en el tiro contrastan con la eficacia del joven escolta anotador Donovan Mitchell, que ya ha sido probado con éxito jugando de base con Royce O'Neale de escolta stopper acompañando. Rubio tiene que afrontar una renovación. Lo quieren pero... ¿es necesario? Lo mismo pasa con Derrick Favors, que podría ser pívot titular en muchos equipos pero tiene que luchar por minutos con Rudy Gobert.

Estos playoff determinarán el futuro inmediato de estos jugadores. Tienen la economía muy saneada y se pueden permitir ir a la agencia libre. Si el 6 de julio no tienen apalabrado fichajes que hagan olvidar a Rubio y Favors, seguirán con ellos. Si la primera ronda de playoff no ha sido satisfactoria (es decir, perder 4-0 sin paliativos), puede que los cambios se precipiten. Si luchan, aunque pierdan, intentarán no cambiar demasiado.

Washington Wizards:

Es un quiero y no puedo. Fichan a Dwight Howard y apenas han podido usarlo. En diciembre se trajeron a Trevor Ariza dejando marchar a Kelly Oubre y Austin Rivers buscando más experiencia. También llegó Sam Dekker en un traspaso a tres bandas donde dejaron marchar a Jason Smith. Chasson Randle llegó como agente libre. Pero mediada la temporada, luchando por los playoff, se lesiona John Wall para muchos meses.

Eso ocasiona más cambios en febrero. Se va Markieff Morris a cambio de Wesley Johnson, alero defensivo con capacidad de tiro. Markieff estaba lesionado temporalmente pero con este movimiento rebajaban impuesto de lujo al ser el sueldo de Johnson menor. El mismo día hacen su gran movimiento. Se va Otto Porter y su gran contrato a cambio de Bobby Portis y Jabari Parker.

De esta manera, empezaron la temporada con la idea de Wall-Beal-Porter-Morris-Howard y ahora están con un Satoransky-Beal-Ariza-Portis-Thomas Bryant, con Jeff Green, Jabari Parker, Chasson Randle y Troy Brown como complementos importantes.

En el futuro lo tienen complicado porque apenas pueden arreglar la situación. Wall tiene para muchos meses y probablemente no comenzará la temporada, pero su sueldo sube el doble ya que empezaba su nuevo contrato, lo que condiciona totalmente la economía. Satoransky, Dekker, Portis y la sorpresa de la temporada Thomas Bryant terminan contrato. Dwight Howard, tras estar en blanco casi todo el tiempo, seguramente se quede un año más por 5'6 millones. No ejerciendo la opción sobre Jabari Parker y sus 20 millones, podrían estar por debajo del Límite Salarial unos 11-13 millones, sólo para afrontar renovaciones y ajustar para no acercarse al impuesto de lujo, pudiendo usar así la mid-level de 8'4 millones para fichar. ¿Renovaciones cortas de 1-2 años a Sato, Ariza, Portis y Green? ¿Renovación larga a Thomas Bryant pero sin sobrepagar para que no pase como con Mahinmi y sus 15 millones de carga también para el año que viene?

Ahora están fuera de playoff, en el grupito perseguidor que no pierde la esperanza de conseguirlo. Están a 3 partidos y medio de Miami. Quedan 12 al escribir estas líneas. Orlando y Charlotte están en medio luchando también. No entrar en playoff podría suponer reorganizar y no renovar.