Noticias

[19/06/2017] Mercado NBA
Paul George quiere dejar los Pacers
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

El alero estrella Paul George, actual jugador franquicia de Indiana Pacers, mediante su agente, aparentemente ha comunicado a Kevin Pritchard, nuevo presidente y GM tras la dimisión de Larry Bird, que saldrá a la agencia libre en 2018, con intención de fichar por Los Angeles Lakers, según informa Wojnanoski.

En la NBA, los jugadores son mercancía entre los equipos mientras estén con contrato firmado, pero unos pocos son capaces de tener la sartén por el mango, influyendo en las circunstancias. Uno de ellos es Paul George.

Un jugador que ha crecido en Indiana Pacers, que sufrió una gravísima lesión entrenando con la Selección USA dejándolo un año parado. Una vez recuperado, ya se puede decir que está al nivel previo a la lesión. Pero los Pacers han pasado por un período duro en el que se esperaba más de ellos. En estas circunstancias, el propio Larry Bird ha terminado abandonando por cansancio.

Ahora toca otro proyecto, otro modelo, y Paul George parece haber decidido no reempezar otra vez. Sin embargo, cuando se le ha preguntado directamente sus palabras han sido: "Soy un Pacer, estoy bajo contrato y mi intención es jugar".

Es una intención de presente y otra cosa sería un escándalo. Es la correcta. El futuro es otra cosa. No sólo se quiere ir, sino que se quiere ir a un sitio concreto. Ese tipo de influencia está condicionado por varios factores. Uno, el límite salarial de los Lakers. Tienen que tener margen salarial en 2018 para poder fichar con el contrato que George querrá, lo que limita los movimientos de los Lakers durante un año, aunque echando un vistazo a sus cuentas, parece que podrán, siempre que no fichen demasiado.

Dos, que los Lakers quieran, obviamente, pero eso se da por hecho. ¿Quién rechazaría a Paul George?

Ahora bien, la pelota queda en el tejado de los Pacers. A pesar de ser un equipo de playoff, no están bien. Cayeron 4-0 contra Cleveland Cavaliers, aunque realmente fue bastante engañoso. Lucharon cada partido pero les faltaba un poco de solidez. Se podría pensar que estaban a un Lance Stephenson rodado de ganar algún partido. Ahora Stephenson ha conseguido un contrato estable con el que centrarse junto a George. Lo hicieron para contentarle. Pero Bird se fue.

George ha forzado la jugada con mucho margen de tiempo. Sabiendo que se le puede presionar mediáticamente por tomar su decisión. Podría tener el rechazo de su afición y estar jugando un año entero. Hay que ser osado para ello. Los Pacers podrían verse obligados a traspasarlo pero ¿a quién? George acaba de autodevaluarse. ¿Quién quiere un contrato de un año de una estrella para que luego se vay? Y si lo hace ¿cuánto van a dar por él? Equipos como Cleveland se han interesado. Y tiene toda la lógica. Nunca se sabe qué va a pasar con LeBron James cada vez que termina contrato. Ya van dos cambios brutales. Los grandes jugadores, en los tiempos recientes, han tomado la decisión de pasar de lo mediático e influir en el equilibrio de la liga con sus decisiones. Y hacen bien. Los vuelcos son buenos. Obligan a rehacerse. No les hace gracia a los afectados pero es lo que hay. La vida es corta. Se lo pueden permitir y lo hacen. ¿Es lo moralmente correcto? es difícil de definirlo con exactitud. Son trabajadores, son ambiciosos, son queridos en cualquier empresa. Por tanto, se mueven. La fidelidad es un concepto que requiere reciprocidad. Si no fueran tan buenos, esa fidelidad no existiría por la otra parte. Y se entiende por parte del equipo pero se ataca cuando le toca al jugador tomar la decisión de abandonar para buscar un lugar mejor.

George quiere los Lakers. ¿Quién no? buen clima, gran mercado. La NBA siempre va a tener este problema. Por mucho que sus reglas estén pensadas para igualar, no es lo mismo serle fiel 20 años a Milwaukee (con perdón a Milwaukee) que a Los Angeles. Los jugadores juegan con las mismas reglas. Los que pueden, se están sacudiendo la presión y toman las riendas de su vida, y hay que aceptarlo, guste o no. Aunque guste el concepto de 20 años de servicio a un mismo equipo, a lo Kobe Bryant, a lo Larry Bird, a lo Magic Johnson, a lo John Stockton. Pero, si se mira la letra pequeña, Bryant estuvo cerca de salir de los Lakers cuando se rompió el binomio Shaq-Kobe porque no levantaban cabeza y quería ganar. Bird puso su nombre a una norma nueva para permitir que los equipos locales pudieran ofrecer más dinero que los demás y poder pujar por retener a su jugador porque el Límite Salarial no les hacía competitivos económicamente. Magic tuvo 10 años ganadores, con un montón de anillos y finales en un equipo de mercado grande y clima estupendo. Y Stockton es el modelo de sobriedad y fidelidad durante casi 20 años en un equipo modelo de sobriedad y discreción. Pero Stockton, como Tim Duncan, son pocos. Pedir que todos se comporten igual también tendría consecuencias. En el fondo, a la NBA le interesa el movimiento. Genera nuevos mercados constantemente. Por tanto, que cada cual se comporte como quiera, como pueda, o como le dejen. Es un país libre, que dicen. Gustará o no, pero sólo toca adaptarse.

Y los que se tienen que adaptar ahora son los Pacers. No tienen base, al que tienen que renovar (Jeff Teague). El resto del equipo está hecho y su margen de mejora actual pasa por la evolución de Myles Turner hacia ser un pívot más influyente, y la reintegración total de un talento polémico como Lance Stephenson, pero con la calidad necesaria para montar un tándem fuerte con George.

Salvo oferta realmente buena por George, que obviamente, lo tienen que explorar por si acaso realmente la reciben, lo mejor que podrían hacer es luchar este año por todo lo que puedan y para ello, tienen que fichar este año inteligentemente con el margen que tienen. Que lo tienen. Teague pedirá bastante dinero, como mínimo, el doble de lo que cobra actualmente, que son 8 millones. Seguirá quedándoles margen. Sin embargo, han salido rumores de que Stephenson ha adelgazado más de 5 kilos desde que acabó la liga y podría ser probado para ser base, dejando marchar a Teague y poder iniciar el proceso de reconstrucción al ahorrarse su subida de sueldo.

Así pues, pueden armar un equipo con el que competir mejor en los play off de Conferencia Este para intentar convencer a George. ¿Que no lo convencen? pues el equipo tendrá que ser lo más fuerte posible para tener margen de supervivencia y no abocar a una reconstrucción total. Tienen una buena base de equipo para seguir compitiendo.

Sólo los Lakers pueden ofrecer algo bueno para llevarse a George ya sin miedo a perderlo en 2018, pero ¿para qué hacerlo si en 2018 lo tienen gratis y sin tocar el bloque?

Otra cosa es que en febrero, la situación en Pacers sea insostenible y merezca la pena un traspaso. El dilema será ahí: ¿malvender o dejarlo marchar?

En Indiana ya pueden esforzarse este verano, o conseguir una oferta inmediata por George que merezca la pena, para empezar a construir el futuro sin él desde ya mismo.