Noticias

[04/07/2016] Mercado NBA
Pau Gasol elige San Antonio. Sergio Rodríguez regresa a la NBA
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

El pívot Pau Gasol ya había anunciado que esperaría a que Kevin Durant tomara su decisión para obrar en consecuencia. Se rumoreaba una horquilla entre 18 y 22 millones con 5 equipos. Toronto, Minnesota, Portland, San Antonio y Chicago. Portland y Minnesota parecían tener mucho interés los 40x2 sobrevolaban la cabeza del jugador español.

Pero Durant tomó su decisión: The Decision 2. Y cambia el panorama de la NBA. Por ello, Gasol, consciente de la necesidad de luchar por un anillo y que el dinero no es el factor principal, tomó la decisión de aceptar una oferta un poco más baja pero deportivamente más interesante: 2 años y 30 millones por ir a San Antonio Spurs. El 2º año opcional para el jugador.

Los Spurs se refuerzan con un pívot de alta categoría y suplirá el declive de Tim Duncan, cuya retirada parece inminente a pesar de haber ejercido su opción por otro año más. Según parece, fue una mera formalidad y la decisión no está tomada. Sin embargo, la llegada de Pau hará que uno de los dos tenga que salir desde el banquillo. Y Boris Diaw tendría menos peso en el equipo (con lo que engordaría más).

A falta de que pasen unas horas para que se confirme la tendencia, actualmente, los 15 millones que cobrará Gasol no tienen cabida en la estructura salarial de la plantilla. Los Spurs necesitan librarse de algún contrato para hacerle hueco. No sólo eso, deben resolver la renovación de Manu Ginóbili antes, cuya continuidad ya ha sido confirmada por el jugador argentino.

Si Duncan se retira, los 6 millones de sueldo se le pagarían al jugador pero saldría de los libros de cuentas y ayudarían para el margen necesario, pero si quieren renovar a Boban Marjanovic, el sueldo más alto y menos necesario sería el de Boris Diaw, cuyos 7 millones y no garantizado para la siguiente sería un bocado apetecible para otros equipos.

En definitiva, para fichar a Gasol y renovar a Ginóbili y Marjanovic el sueldo de Duncan y Diaw debe desaparecer.

El equipo quedaría así:

Bases: Tony Parker, Patrick Mills.
Escoltas: Danny Green, Manu Ginóbili (sin firmar)
Aleros: Kawhi Leonard, Jonathon Simmons (NG)
Ala-pívots: LaMarcus Aldridge, Kyle Anderson.
Pívots: Pau Gasol (sin firmar).

NG: Contrato no garantizado
 

Con respecto al límite salarial, se quedarían ajustados a 94 millones y lo superarían con algún fichaje con la Room Exception de 2'8 millones.

Actualización: Un día después, se anuncia que Boris Diaw ha sido traspasado a Utah Jazz a cambio de los derechos sobre Olivier Hanlan, que actualmente está jugando la liga de verano con Utah, y una trade exception de 7 millones. Tim Duncan anuncia su retirada pocos días después.

Diaw cubrirá la baja de Trevor Booker, fichado por los Nets, y compartirá minutos con Trey Lyles en la 2ª unidad.

La plantilla de Utah tendrá, con este movimiento, 16 jugadores cuando todo comience a ser oficial a partir del día 7 y quedarán sólo dos jugadores con contrato no garantizado. Shelvin Mack no será uno de ellos. Los Jazz le han garantizado su sueldo el resto de la temporada. El día 7 expiraba la opción de cortarle sin coste.

---

Turno para Sergio Rodríguez. 6 años después de abandonar la NBA ante las pocas perspectivas que tenía de ganarse un buen contrato aquel verano de 2010, lo ha sido casi todo en Europa con el Real Madrid. A sus 30 años, y tras el interés que había mostrado Brooklyn, parecía que finalmente se quedaba en España pero, en la tarde del 4 de julio, Philadelphia 76ers le hizo una oferta que no pudo rechazar. 1 año por 8 millones de dólares (actualización, finalmente han sido 6'8 millones).

Con ese sueldo tiene la oportunidad de quitarse la espina clavada de su anterior etapa NBA y demostrar lo que puede hacer como director de juego principal de una franquicia. Esos 6'8 millones, que con impuestos se le quedan en 3'4, aún le da para pagar la claúsula de 2'5 millones que tenía con el Real Madrid, aunque se puede suponer que los Sixers ayudarán con el máximo que pueden, 550 mil dólares.

Si la aventura no es buena, regresa tan tranquilo. Si la aventura sale bien, saldrá reforzado y con posibilidades de firmar un nuevo y lucrativo contrato en un próximo verano en el que habrá una nueva subida del Límite Salarial.

El otro aspecto es el deportivo, que en el fondo, es lo que interesa. Los Sixers son ahora mismo una franquicia perdedora, con sólo 10 victorias el año pasado. Pero han vuelto a tener un nº 1 del draft del que se espera mucho, Ben Simmons. Con el fichaje de Jerryd Bayless, un veterano que compartió su año rookie con Sergio en Portland, el equipo ya parece mejor armado para intentar progresar.

La plantilla está así:

Bases: Sergio Rodríguez, TJ McConnell (NG), Kendall Marshall (NG).
Escoltas: Jerryd Bayless, Nik Stauskas.
Aleros: Hollis Thompson (NG), Robert Covington (NG), Timothe Luwawu.
Ala-pívots: Ben Simmons, Nerlens Noel, Richaun Holmes, Jerami Grant (NG), Carl Landry.
Pívots: Jahlil Okafor, Joel Embiid.

NG: Contrato no garantizado.

14 fichas pero muchos contratos sin garantizar. Con la emergencia y polivalencia de Simmons, bien podrían ser descartados algunos de los aleros o ala-pívots del equipo, las posiciones más cubiertas de la plantilla. Un quinteto posible podría ser: Rodríguez-Bayless-Simmons-Noel-Okafor.

No obstante, y volviendo al tema económico, sumando los 8 millones del tinerfeño, nos encontramos con que la suma de salarios no llega a 55 millones, cuando el mínimo obligatorio es de 84 millones. Son 30 millones que los Sixers aún tienen que gastar en algo... o absorber de alguna manera. Tienen toda la temporada para hacerlo, como han hecho en temporadas anteriores. Veteranos con sueldo alto que no encajan en su equipo, a Sixers para ser cortados.

Si los Sixers fueron objeto de curiosidad por su estrategia de ser un equipo malo de solemnidad para conseguir buenas elecciones del draft que causó vergüenza ajena y terminó con el despido de su General Manager, ahora serán un equipo con varios alicientes a seguir. La progresión de 2 nº 1 del draft, Simmons y Okafor, y el desempeño de la nueva etapa del entonces bautizado como Spanish White Chocolate.