Noticias

[24/10/2014] Enfermería NBA
Nash no podrá jugar su última temporada
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

El veterano y ya legendario base Steve Nash, de 40 años, afrontaba este año como su previsible última temporada, tras haber pasado todo el verano rehabilitándose para intentar aportar parte de su juego sin sentir dolor en su zona lumbar. No ha podido ser. Un accidente absurdo transportando maletas le ha reproducido el problema y los médicos le han aconsejado parar y descansar para rehabilitar otra vez. Se espera que se pierda toda la temporada.

El problema comenzó hace ya 2 temporadas, cuando en su primer partido con Los Angeles Lakers se rompió el peroné en un lance con otro jugador. Lo del peroné fue lo de menos, lo peor fue que, al volver, no terminaba de curarse totalmente porque sentía calambrazos en las piernas. Terminaron descubriendo que tenía un pinzamiento nervioso en la zona vertebral lumbar. Las sucesivas rehabilitaciones no han hecho efecto suficiente. A cada situación deportiva de cierta carga, volvía a producirse el problema. No obstante, cuando conseguía jugar sin dolor, parecía más o menos el de siempre, en forma y dispuesto a jugar como sabe. Apenas pudo hacerlo un puñado de partidos.

Este año tenía esperanzas, hacía ejercicio con regularidad y había hecho la pretemporada pero un mal movimiento llevando unas maletas provocó un nuevo pinzamiento que no se arregla con unos cuantos masajes. La rehabilitación a largo plazo tiene que volver a empezar, lo que hará que se pierda la temporada entera y, con ello, seguramente, la despedida de un grande.

Sin embargo, Steve Nash se resiste a considerarse oficialmente retirado aunque la realidad con toda probabilidad se impondrá. Intentó estar listo para tener una última temporada y no ha podido ser pero ahora se va a centrar en su rehabilitación a largo plazo y en sus declaraciones deja caer que tiene una vida que vivir y debe tenerla en la mejor condición posible. Si eso supone estar retirado, pues así será. Y si supone poder llegar a jugar otra vez, estupendo. Mantiene expectativas abiertas. Después de todo, antes de la lesión, Nash no tenía intención concreta de retirarse, seguía disfrutando de su vida como jugador, con sus partidos, sus entrenamientos, sus viajes y, en definitiva, de la competición. Ya había manifestado previamente, cuando estaba afectado por la lesión, que eso no había cambiado en su mente y por eso seguía luchando. Sus palabras concretas tras anunciar su obligado parón: "Estar en la cancha esta temporada ha sido mi prioridad y es decepcionante no ser capaz de hacer eso en este momento", dijo Nash en un comunicado. "Yo trabajo muy duro para mantenerme sano y por desgracia mi reciente revés ha dificultado rendir a la máxima capacidad. Voy a seguir apoyando a mi equipo durante este período de descanso, y voy a centrarme en mi salud a largo plazo".

A Nash le queda este año de contrato por valor de 9'7 millones. Si recibe una baja médica oficial de la liga, los Lakers podrían disponer de una Disabled Player Exception por valor de la mitad de su contrato para fichar jugadores. También podría ser traspasado si hubiese alguna operación interesante para la franquicia o ser cortado bajo la Stretch Provision, que reparte su sueldo en varios años, aunque esta opción, con los Lakers ya por debajo del impuesto de lujo por primera vez en año, no se contempla. Otra cosa es que sí fuera cortado tras un acuerdo con el jugador, por necesidad de dejar su plaza libre para algún otro que sí pudiera aportar en la cancha, según necesidades del equipo pero es algo a plantear a medio plazo.

De momento, Nash estará con el equipo apoyando en una especie de asistente del entrenador, ayudando con su experiencia, sobre todo a los bases Jeremy Lin, Jordan Clarkson y Ronnie Price.

Es una lástima ver a un gran jugador tener que despedirse de las canchas por lesiones y no en sus propios términos. Todo un doble MVP de la liga y, seguramente, futuro Hall of Famer.