Noticias

[29/01/2013] Mercado NBA
¿Lowry o Calderón?El dilema canadiense
Por Pablo González Barrero @ultimatenba | @gbarrerop

Antecedentes

Al inicio de temporada los Raptors me habían levantado falsas expectativas, aunque con el paso de las jornadas quizás éstas no estuviesen tan alejadas de la realidad.

Comenzaron el curso de la peor de las maneras llegando a registrar un balance de 4-19, y aunque tal récord diese la impresión de que era nefasto, y lo era,, si se analizaba minuciosamente su juego no eran merecedores de tan pobre bagaje y mucho menos que su imagen fuese tan negativa.

En esos comienzos alternaban partidos competitivos con otros en los que directamente parecía que no acudían a jugar, pero en ambos casos el denominador común era la derrota, ya que en los ajustados no eran capaces de imponerse.

Cuando la situación se creía irreversible, como en todo equipo sin aspiraciones, se comenzó a dar rienda suelta al mundo de las especulaciones y a identificar posibles cambios para mejorar el equipo. En ese mismo momento, si no antes, se vio claro cómo Colangelo contaba con dos bases que sin pertenecer a la élite de su posición podían realizar un trabajo solvente y por los que varios equipos estarían dispuestos a dar jóvenes y talento, justo la receta que quieren seguir en Canadá. En ese momento, Kyle Lowry estaba realizando su mejor temporada como profesional, acumulando sus registros más altos en puntos y rebotes, 15.8 y 5.6 respectivamente, y además aderezando esas estadísticas con 5.8 asistencias. Por otra parte, Calderón no se estaba adaptando demasiado bien a salir desde el banquillo, pero no por ello dejaba de mostrar su atractivo para otros equipos con su dirección siempre solvente y por eso ser el señalado para salir de la franquicia.

Pero entonces llegaron dos momentos claves que cambiaron por completo la dinámica del equipo. En primer lugar, Lowry que estaba siendo el verdadero motor de los canadienses se lesionaba el tríceps el 12 de Diciembre y causaría baja durante siete partidos, los cuales aprovecharía Calderón para alzarse con la titularidad y ya no soltarla. Por otra parte, al partido siguiente sería Andrea Bargnani quien tuviese problemas en los ligamentos de un codo, lesión que aún le tiene apartado de las canchas. De este modo, quedaban fuera el hasta entonces motor de los Raptors, y su en teoría jugador franquicia. Todo era negatividad, pero fueron capaces de crecerse en la adversidad y desde entonces los Rapors no han sido los mismos y han acumulado un 14-10 (58.33% que desde el inicio les colocaría en quinta posición del Este).


¿Y ahora qué?

Los planes se han visto truncados, ya que todo el vuelco se ha producido cuando José Manuel Calderón ha cogido los mandos de la nave y ha sido el verdadero motor del equipo. Su PER, 19.77 (Eficiencia) se acerca al máximo de su carrera, mientras que ajustando su porcentaje de acierto en tiros, TS%, éste se eleva a la escalofriante cifra de 59.9%, solo siendo superado por Steve Nash entre todos los bases de la competición. Del mismo modo, su ratio de asistencias es de los más altos de toda la competición. Todos estos guarismos (ESPN) por sí solos valdrían de poco, pero se ven apoyados por el juego y las victorias que está liderando para su equipo. Otro ejemplo de su valía es la canasta que milagros Irving aparte, hubiese dado a los canadienses frente a los Cavs. Por tanto, a día de hoy podría parecer descabellado traspasar a Calde, por lo que habría que echar un vistazo a su rival de puesto, y por el que según las últimas informaciones Colangelo estaría más inclinado a traspasar.

Si bien hablábamos de la altísima eficiencia del extremeño, lo cierto es que Kyle Lowry apoyado por un inicio de temporada fulgurante (aunque el peso de esos partidos iniciales se vaya perdiendo) aún le supera. De hecho sólo hay cuatro bases que valoren más que él: Paul, Parker, Irving y Westbrook. En TS% entra en el top10 con un notable 57.8% y de las estadísticas avanzadas analizadas solo se ve ampliamente superado por Calde en el ratio de asistencias.

Y ésa y no otra es la clave de las diferencias que existen entre ambos. Hoy en día no existen jugadores en el equipo que sean capaces de fabricarse sus propios tiros con solvencia, más allá de Alan Anderson, y es por ello que necesitan la creación de sus bases para poder ser competitivos. Es ese juego de la involucración en el que se hacen grandes Ed Davis o Amir Johnson (y lo hará Valanciunas) y en principio es Calde el que lleva la voz cantante según dejan las impresiones tras analizar más minuciosamente sus partidos. Él involucra, y él es el líder, y quizás por eso se han decidido a que el traspasado sea Lowry.


¿Es oro todo lo que reluce?

Atendiendo a otras estadísticas avanzadas de conjunto, el de Villanueva de la Serena participa en los dos mejores quintetos que han puesto en pista los Raptors en cuanto a +/- (NBA.com). Ha formado con Amir Johnson, Alan Anderson, Ed Davis y DeMar Derozan durante casi 57 minutos acumulando un +42, mientras que en el segundo, en el que se cambiaría a Anderson por Landry Fields, registran un +21 en 127 minutos juntos.

Lowry en cambio, al salir desde el banquillo en 17 ocasiones por 15 desde la titularidad ve como su peso en los mejores quintetos es menor, apareciendo en el cuarto y quinto, aunque con una menor incidencia.

No obstante, evaluando el balance global del equipo cuando están en pista o no, en este aspecto Lowry sale mejor parado un con balance neto de -0.1 por el -4.4 de Calderon (82games). ¿Qué significa ésto? Restando los puntos anotados por el equipo ajustando a 100 posesiones cuando están en pista a los puntos anotados cuando no está en cancha, y haciendo lo propio para los puntos recibidos para luego restarlos, Lowry sale ganando. Todo esto se ve precipitado por el apartado defensivo. Ahí Lowry supera a Calderón, ya que cuando Calde no está en pista, la defensa de Raptor sufre menos.

¿Conclusión?

Para extraer algo de todos estos datos hay que tener presente la edad de los jugadores, su proyección en la liga y los contratos que están disfrutando. Poniendolo aún más en contexto, en la NBA de hoy en día, el juego del base se ha vuelto cada vez más importante, y si de verdad se quiere aspirar a algo se debe contar con uno de categoría en plantilla. Calderón cuenta con 31 años y pese al gran momento, su mejor baloncesto ya lo ha mostrado, mientras que Lowry con 26 no ha dejado en ningún momento de progresar.

Además, Calderón es expiring ($10.561.982)y lo más seguro es que en verano saliese de Toronto en caso de continuar hasta entonces, mientras que Kyle tiene un contrato muy asequible, y para un año más ($5.750.000 y $6.210.000).

Por ello, lo más probable es que se deban cambiar los términos de la pregunta que nos hacemos todos, y no pensar en el corto-plazo, sino en el medio-largoplazo. En ambos plazos, los problemas para los Raptors en la posición de base deberían ser resueltos por Kyle Lowry porque los canadienses no han hecho más que empezar a escarbar en su potencial, y porque a día de hoy, el valor de mercado de Calderón está en un máximo. Deben aprovecharlo, y no hay mejor forma de hacerlo que lanzando bombas de humo poniendo en la palestra a Lowry y haciéndose de rogar por Calderón. O al menos eso es lo que dice el manual.

Y de hecho parece el guión marcado, ya que un rumor de última hora situaría a Calderón y Ed Davis en Memphis como principal moneda de cambio para hacerse con Rudy Gay. La rumorología también apunta como los Celtics están dispuestos a realizar un traspaso para hacerse con los servicios de Lowry una vez conocida la lesión de Rondo. Así que novias no faltan, y solo queda ver la dirección por la que opta Colangelo. La cuenta atrás se ha iniciado.