Noticias

[23/01/2016] Mercado NBA
Los Clippers se deshacen de Josh Smith, que vuelve a Houston
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

El ala-pívot Josh Smith, de 30 años, tras una buena carrera en Atlanta desde 2004, proveniente directamente desde el instituto, firmó por Detroit Pistons en 2013. El proyecto no cuajó y los Pistons despidieron por sorpresa a Smith a mitad de su 2ª temporada pagándole su largo contrato. Smith, con 29 años, se quedaba en el paro de repente, dejando al descubierto que detrás de toda su potencia física y polivalencia como jugador, resulta que le faltaba espíritu cohesionador y liderazgo. Los Rockets lo repescaron por necesidad y allí acabó la temporada con cierta decencia, ayudándolos a llegar a final de conferencia.

Smith pidió un largo contrato durante el verano de 2015 y los Rockets le dijeron que no. A falta de mejores ofertas, tuvo que "rebajarse" a aceptar el mínimo por un año con un equipo como Los Angeles Clippers, teóricos aspirantes al anillo. Tras jugar 32 partidos como suplente y menos de 15 minutos de media, en las últimas semanas, incluso durante la actual lesión de Blake Griffin, había dejado de contar para Doc Rivers. No encajaba otra vez.

Debido a ello, los Clippers han encontrado el modo de librarse de él, traspasándole precisamente a Houston Rockets. Smith, por las características de los contratos de un año, tenía derecho a negarse, pero cómo iba a hacerlo cuando lo trataban de forma marginal. Houston es mejor destino para intentar ganarse un nuevo contrato.

El movimiento quedó finalmente así: Los Clippers envían al ala-pívot Josh Smith y los derechos sobre Sergei Lishouk y dinero a Houston a cambio de los derechos sobre Maarty Leunen. Tanto Lishouk como Leunen no esperan ir jamás a la NBA. Tienen más de 30 años y lo curioso es que los derechos de Lishouk (actualmente jugando en España) han cambiado de dueño 6 veces en los últimos 18 meses. Para Leunen es la primera vez que es incluido en un traspaso desde que fue escogido en 2008.

Los Clippers consiguen abrir un hueco en la plantilla de cara a nuevas incorporaciones o posibles negociaciones y rebajan en más de 2 millones lo que tendrán que pagar de impuesto de lujo, en una plantilla que cobra 95 millones, estando el límite en 84.

Los Rockets, por su parte, reciben una ayuda conocida para disputar el puesto de ala-pívot titular a Terrence Jones y Clint Capela. Ambos han sido probados y ninguno termina de imponerse, repartiéndose equitativamente los minutos. Donatas Motiejunas está lesionado y Montrezl Harrell, aunque fue usado al principio de temporada, actualmente apenas juega.

También están en impuesto de lujo, pero mucho más cerca del límite, alrededor de 88 millones, contando ya con el sueldo de 1'4 millones de Smith (aunque sólo cuentan 947 mil dólares, el resto lo paga la NBA)

Para Smith, a sus 30 años, es una prueba de fuego para ver si reconduce su carrera o pasa a ser el típico "apestado" que está en forma y hace números pero ya nadie quiere incluir en ningún proyecto.