Noticias

[20/11/2013] Eventos
Informe Robinson: "Yo vi jugar a Nate Davis"
Por Álex Blanquer @ultimatenba | @Legolevic

El pasado lunes 18 tuvo lugar en el local madrileño Flash Flash la presentación por parte de Antoni Daimiel del Informe Robinson que será emitido el día 25 de diciembre acerca de la vida de Nate Davis (Nacido en Columbia, Carolina del Sur en el año 1953), jugador de baloncesto de 1'93 metros de altura que jugó en España a finales de los 70 y principios de los 80 en equipos como Askatuak, Valladolid, Obradoiro y OAR Ferrol. Fue el máximo anotador con medias superiores a los 25 puntos y líder en esta categoría en las dos primeras temporadas de la ACB.
 

Inspiración para una generación

Antoni contaba en una de las anécdotas que Nate Davis fue el culpable de su amor por el baloncesto. Cuando jugaba en Valladolid, un joven Daimel con 9 años fue a verle con su padre y ahí cambiaría la percepción y su interés sobre el mundo de la canasta. Y es que se trataba de un jugador que le encantaba jugar por encima del aro en una época en la que el baloncesto en España estaba muy lejos del nivel del que disfrutamos ahora. Toño Martín (ex-Valladolid) y Javier Ares que apareció en el evento y se unió a la charla con anécdotas curiosas del equipo y del jugador, como aquel partido en el que jugó con un brazo escayolado y en el que convirtió 30 puntos en medio tiempo, o los 52 que anotó contra el Real Madrid de Brabender, Corbalán...

 

Los inicios

En un principio, Davis en época de instituto iba para jugador de fútbol americano, pero una lesión hizo que cambiase de idea y se dedicase al mundo del basket. Nate Davis coincidió en la Universidad con estrellas del baloncesto de la talla de Alex Winters o Mike Dunleavy. Este hecho provocó que no acaparase tanta atención y no pudiese dar el salto a la NBA. Fue elegido por Chicago Bulls en el número 101 del draft, aunque estar tan abajo no le aseguró entrar en el equipo. Tras el pase frustrado a la mejor liga del planeta, se pasó un año en blanco, en el que trabajó como Sheriff. Al año siguiente viajaría a España con su mujer Annie para jugar en Askatuak, donde a las órdenes de José Antonio Gasca fue uno de los máximos anotadores de la liga hasta que unas declaraciones polémicas del escolta americano criticando a Gasca le provocó el despido. Un año después firmó por Valladolid, donde promedió 29.7 puntos por partido, en parte gracias al gran tándem que formó con el base Carmelo Cabrera, con el que se especializaron en una jugada que a muchos les sonará, el alley-oop. La FIBA prohibió esta jugada (no se permitía tocar el balón por encima del aro), aunque años más tarde revocarían esta decisión. Recordemos que en esa época aún no existía la línea de 3 puntos, por lo que estos números en puntuación cobran aún más relevancia.

 

Sus mejores temporadas en España y retirada

Volvió a intentarlo en el baloncesto americano con los Washington Bullets en la liga de verano de 1982, pero no hubo suerte. Ese mismo año regresó a España con la temporada ya empezada a Obradoiro, el último año antes de convertirse la Liga Española en la ACB. No fue su mejor año, pero aún así el año siguiente fue fichado por OAR Ferrol, donde realizaría sus mejores números: 27. 8 el primer año, 29.7 el segundo y 29.6 en su última temporada donde sólo disputó 16 partidos antes de romperse la clavícula. Pero lo que supuso de la retirada de Davis fue la enfermedad de su esposa, Annie, que al dar a luz a su segundo hijo, fue infectada con el virus del SIDA tras una transfusión con sangre contaminada. Esto supuso la retirada de Davis que se dedicó a cuidar a su mujer y a sus hijos. Tras el fallecimiento de ésta, ya en Estados Unidos, se dedicó a sacar adelante a su familia lejos del mundo del baloncesto en los que durante muchos años estuvo compaginando dos trabajos para cuidar de los suyos.

Actualmente vive en Atlanta, y tras 25 años sin pasar por España, Canal+ le ha traído de nuevo para que visite los lugares donde fue más querido y donde aún la gente le recuerda, de ahí el nombre del programa, "Yo vi jugar a Nate Davis".

Para muchos se trata de un jugador desconocido, sobre todo para los más jóvenes, pero su historia es un ejemplo de superación y por mantener siempre una visión positiva de la vida. Yo sin duda no me perderé este Informe Robinson.