Noticias

[27/08/2014] Basket FIBA
Estados Unidos Vs Eslovenia. La NBA aterrizó en Gran Canaria
Por Deif Rosa @ultimatenba | @DEIF78

Ambiente festivo en un impresionante Gran Canaria Arena que sobrepasó los diez mil asistentes, para recibir a los combinados de Estados Unidos y Eslovenia, en lo que fue tanto un magnífico aperitivo del próximo Mundial de Baloncesto, como la oportunidad para muchos de acercarnos a las estrellas de la NBA.

Una selección norteamericana plagada de caras nuevas tras la diáspora de figuras que han optado por descansar este verano, dejando la responsabilidad de conseguir el oro a un grupo de jóvenes talentos con ganas de hacer más conocido su nombre en el panorama internacional.

Las dudas sobre el estado físico de Derrick Rose hacen que las miradas se centren en el miembro del mejor quinteto de la pasada temporada NBA, James Harden, y en el descaro anotador de Stephen Curry. Junto a ellos saltan a la cancha, el base de los Cavs, Kyrie Irving, y la intensidad de los jugadores interiores, Kenneth Faried y Anthony Davis.

Cabe destacar que, a diferencia de torneos anteriores, este nuevo USA Team está repleto de hombres altos, contando también con Andre Drummond, DeMarcus Cousins y Mason Plumlee. El que cobren protagonismo como una alternativa real en ataque, frente a la mayor categoría de la línea exterior, se irá descubriendo con el avance de los partidos.

Y enfrente tenían a un equipo esloveno con ganas de revivir las buenas sensaciones del pasado Eurobasket 2013, en el que se quedaron fuera de la lucha de las medallas tras ser eliminados por una Francia que se terminaría proclamando campeona. Para ello, tendrán que acostumbrarse a jugar sin la presencia de veteranos como Erazem Lorbek, Jaka Lakovic o Boštjan Nachbar en una clara renovación generacional del combinado adriático.

Para ayudar a esa regeneración cuentan con la siempre productiva cantera eslovena, con la libreta de jugadas de Jure Zdovc, en la difícil tarea de sustituir al mítico Bozidar Maljkovic, y con el genial pointguard de los Phoenix Suns, Goran Dragic.

El partido arranca con un equipo norteamericano con ganas de correr y con la clara idea en Eslovenia de que se debía ralentizar el juego y encomendarse a los Dragic para intentar frenar las acometidas del USA Team. Por su parte, tras fallo de los adriáticos, los yankees buscan a un Faried que se lanza al contraataque buscando canastas de alto porcentaje. Conforme avanzan los minutos, se observa la incapacidad de los pívots europeos para contener a un Anthony Davis que domina tanto en ataque como en defensa y al que sólo pueden detener mandándole a la línea de tiros libres.

Así mismo, comienza a producirse el carrusel de cambios, propios de estos encuentros de preparación, pisando el parqué los Klay Thompson, DeMarcus Cousins, o Rudy Gay. Este último, destacó jugando como 4 abierto en unas penetraciones en las que se valía de su interminable envergadura para dejar el balón en la canasta.

Aún así, Eslovenia aguanta gracias a Zoran Dragic, el cual se crece siempre que viste la camisa de su país, la experiencia de Domen Lorbek y los triples del joven alero Edo Muric, consiguiendo que los EE.UU no se marchen en el marcador. El desgaste del siete pies esloveno, Alen Omic, que se faja por cada balón, hace que se añore a un ausente Gasper Vidmar que podría haber ayudado a los maltratados pívots adriáticos que no pueden con los tentáculos de Davis, al que acompaña en anotación un entonado Kyrie Irving.

Con el partido en uno de sus mejores tramos y cerca del descanso, se aprovecha un tiempo muerto para que en mitad de la cancha, aparezcan los ídolos de la infancia, Clyde Drexler y Dominique Wilkins, acompañados por secuencias de sus jugadas en el video-marcador. No hay palabras para explicar el aplauso atronador, dispensado por todo un Gran Canaria Arena, puesto en pie, que quiso de esa forma superar las barreras idiomáticas y que les llegase con claridad nuestro sincero “gracias por los recuerdos.”.

Tras iniciarse el Tercer Cuarto, los fallos eslovenos son aprovechados para que Faried y Davis machaquen el aro y para que por fin aparezca un James Harden que anota de tres. A “The Beard” se le unen Stephen Curry y Rudy Gay, que distancian a los EE.UU, mientras que en Eslovenia brilla un esperado Goran Dragic, al que se le nota contenido, sabedor de que los partidos importantes llegarán pronto. Aún así, resulta curioso verle abroncar a los árbitros, incluso en un partido amistoso.

Un último Cuarto de trámite, sirve para que se vea la muñeca de Thompson desde la esquina y para que el jugador de los Detroit Pistons, Andre Drummond juegue sus primeros minutos.

El partido concluye con un 101-71, y la sensación de que es una ocasión única para que España pueda tumbar al otrora Dream Team que, en su presente encarnación, es un gran equipo, pero más humano. Sobre todo, si continua el actual estado de forma del gran Derrick Rose.

La Guerra de Rose.

Es increíble el predicamento que aún despierta Derrick Rose entre los aficionados, pese a su largo calvario de lesiones. Ganaba por goleada en el número de camisetas que se veían por el pabellón y la ovación cuando se anunció su nombre en la presentación del equipo, sólo fue superada por el carismático James Harden.

Pero es que lo ves murmurando y con la cabeza gacha ante la prensa, que cada vez se siente más fuerte; te das cuenta de que Thompson se olvida del antiguo MVP como posible líder de este USA Team; y, por encima de todo, lo observas minutos y minutos, deambular por la cancha sin dar muestras de su exuberante físico, incluso sufriendo en defensa frente a los eslovenos; y la idea que cobra más fuerza es que su presencia en esta selección, se explica sobre todo, por un Tom Thibodeau, que quiere que este Mundial sea la pretemporada del número 1 de los Bulls.

Espero que le funcione. Que vuelva a ser una versión cercana a aquella taladradora que atravesaba defensas rivales, y que convierta en aspirantes al anillo a unos Bulls, reforzados por la llegada de Pau Gasol.

 

Por mi parte, sólo despedirme no sin antes agradecer a Ultimatenba el que confiasen en mí para cubrir este evento. Darle las gracias también a Christian y a Jacobo por echarle una mano a este reportero novato. Y, sobre todo, mi gratitud eterna a Minerva, Iván e Himar, por su enorme hospitalidad y por haberme hecho muchísimo más sencillo el poder cumplir un sueño.