Noticias

[11/07/2014] Mercado NBA
El efecto dominó: Houston traspasa a Lin a Lakers pero es rechazado por Bosh, que renovará por Miami
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

Cuando LeBron James tomó su decisión, en Houston Rockets se frotaron las manos: Chris Bosh había dicho que si LeBron se marchaba, aceptaría el máximo de 90 millones por 4 años de la franquicia texana.

Debido a esa posibilidad, tienen apalabrado un traspaso de Omer Asik a los Pelicans, que están pendiente de cuadrar sus cuentas para poder recibirlo. Con esto liberarían 8'3 millones. El siguiente era Jeremy Lin, al que han intentado vender a media liga una vez que Bosh parecía querer ir a Houston. Dicho y hecho. Lin ha sido traspasado a, nada más y nada menos, que Los Angeles Lakers.

El traspaso es simple, los Lakers pueden absorber su contrato, de 8'3 (cobra 15 millones pero sólo 8 cuentan para el Límite Salarial por los sucesos que ocurrieron en su firma por Houston). La franquicia texana, agradeciéndole el favor de llevarse a Lin, también mandará a los Lakers la 1ª ronda de 2015. Los Lakers corresponderán con dinero y los derechos sobre algún jugador, dato que todavía no se conoce puesto que el traspaso todavía no es oficial en el momento de escribir estas líneas. Deben esperar a que el futuro de Pau Gasol se aclare, para que los Cap Holds (sueldo ficticio, de 20 millones, en este caso, que ocupa espacio salarial temporalmente hasta que renueve o fiche por otro equipo) desaparezcan.

 

Para los Rockets, la liberación de estos 16 millones, más futuros cortes que podían hacer de contratos no garantizados que tienen, les daba el espacio suficiente para ofrecer ese máximo pero es ahora cuando se tuerce toda la situación para Houston.

Chris Bosh, una vez conocido el destino de LeBron, cambia de idea e informa a los Rockets que rechaza su 90x4 para regresar a Miami Heat con un contrato máximo de 118 millones por 5 años.

Los Rockets se quedan casi sin opciones de fichar una estrella consagrada, lo que supone un jarro de agua fría, pero seguirán teniendo margen para fichar otros jugadores. Un máximo que ya no pueden ofrecer a nadie que lo pueda merecer pero sí pueden repartirlo en otros jugadores. Además, tienen 2 días para decidir el futuro de Chandler Parsons, que ocuparía 14'7 millones en sus cuentas si lo retienen.

Para Miami es un momento de aceptación de la situación. Tienen que cambiar el chip. Bosh fue el 3º del Big Three, jugando por debajo de su nivel, pero LeBron se ha ido, Dwyane Wade no es el mismo que otros años y Bosh se ve capaz de volver a ser el jugador franquicia que fue en su época en los Raptors, tomando más protagonismo. Será otro tipo de equipo pero pueden conformar una plantilla de playoff, suficientemente competitiva para reivindicarse ahora que ya no está el King.

De momento, su plantilla es de 6 jugadores, Chris Bosh, los bases Norris Cole y Shabazz Napier, el alero Danny Granger, el ala-pívot Josh McRoberts y el pívot Justin Hamilton. Oficialmente aún no han hecho ninguna firma por lo que sólo Cole y Hamilton están en nómina. En las próximas horas habrá novedades.

 

Volviendo a los Lakers, adquirir a Jeremy Lin no ha sido el único movimiento. Han apalabrado dos renovaciones: el escolta Nick Young y el pívot Jordan Hill.

Young ha acordado 4 años y 21'5 millones de dólares con opción del jugador en el 4º año mientras que Hill obtendrá 2 años de contrato por valor de 18 millones, aunque el 2º es opcional para el equipo.

El equipo queda, de momento, con Lin, Steve Nash, Kobe Bryant, Nick Young, Jordan Hill y Robert Sacre en el equipo, más el rookie Julius Randle, ocupando casi 60 millones en salarios, lo que hace muy complicado que Pau Gasol vuelva al equipo. Es más, informaciones posteriores sugieren que el español ha rechazado dos ofertas de Lakers de 2 años y 23 millones y 3 años y 29 millones, lo que deja claro que su futuro está en otra parte, y más con el alto sueldo ofrecido a un habitualmente secundario Jordan Hill. Según parece, Gasol también habría rechazado una oferta de 10 millones anuales de los Hawks. Su futuro parece estar en Chicago, a partir de un sign-and-trade con Lakers a cambio de Carlos Boozer o aceptar cobrar 5 millones para estar en San Antonio u Oklahoma City.

Los Bulls parecen los mejores colocados y según Marca, dan por hecho que el acuerdo es total, pero faltan los detalles.

Veremos qué pasa con él en las próximas horas. Según el propio jugador, su decisión está a punto de ser anunciada.