Noticias

[20/03/2015] Crónica Jornada NBA
Duelo de colistas para Minnesota
Por Darío Marín @ultimatenba

Minnesota Timberwolves (15-53) y New York Knicks (14-54) se han enfrentado en el partido de la vergüenza para dilucidar cuál de los dos es el peor equipo de la NBA. El partido disputado en el Madison Square Garden se decantó del bando de los visitantes, que ganaron (95-92) tras la disputa de una prórroga. Dieng guió a Minnesota  a la victoria con 19 puntos y 11 rebotes, Andrew Wiggins y Zach Lavine colaboraron con 20 puntos cada uno, y Kevin Martin fue el máximo anotador del partido con 22, si bien es cierto que no estuvo acertado en los tiros de campo (8 de 26).

Por parte de New York Knicks,  Galloway con 21 puntos y el antiguo jugador de los Wolves, Alexey Shved, 20 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes, fueron los más destacados aunque no pudieron impedir la derrota de su equipo.

Ambos bandos saltaban al parque con bajas reseñables como la estrella Carmelo Anthony, o los bases titulares de ambos equipos, los españoles José Manuel Calderón y Ricky Rubio. New York Knicks contaba en su quinteto titular con Lou Amundson, Lance Thomas, Andrea Bargnani, Langston Galloway y Alexey Shved, y Minnesota Timberwolves con Andrew Wiggins,  Zach Lavine,  Gorgui Dieng, Kevin Martin y Adreian Payne.

El primer cuarto fue un intercambio de golpes entre ambos equipos en donde destacó Dieng por el bando visitante con 8 puntos sin fallo en tiros de campo, y Galloway por parte de los neoyorquinos con 7. Al final de este primer cuarto se llegaba con una canasta de Kevin Martin a falta de un segundo que ponía 3 arriba a los de Minnesota, 29-26.

Un par de buenas penetraciones de Zach Lavine y el acierto en el tiro de Dieng, sumado al desacierto de New York provocaron las primeras ventajas a favor de Minnesota, 42-32. Bargnani y el ex-wolves, Alexey Shved, permitían a los suyos mantenerse en el partido pero los malos porcentajes en los tiros de 3 (11%) hacía que los de Derek Fisher llegaran al descanso con una pequeña desventaja, 54-46.

Tras la reanudación el equipo de Nueva York salía con una intensidad superior y conseguía reducir las diferencias, pero en esos momentos salía a relucir el talento que hay en los jóvenes jugadores de Minnesota con una jugada espectacular: taponazo de Gorgui Dieng, balón para Wiggins y alley-oop para que el ganador del concurso de mates, Zach Lavine, machaque el aro. A falta de 2 minutos para la conclusión del tercer cuarto Larkin igualaba el choque, y al final del cuarto el marcador reflejaba igualdad máxima con empate a 69, quedando todo por decidirse para el último cuarto.

El último cuarto fue un reflejo de lo que han sido estos dos equipos a lo largo de la temporada, un conjunto de despropósitos que no atienden a ningún tipo de esquemas, ni a la hora de atacar ni de defender. Los fallos se sucedían en ambos lados de la cancha, manteniendo la emoción de saber cuál de los dos equipos iba a obtener el dudoso honor de ser el peor equipo de toda la liga. La igualdad fue total hasta el final,  Shved ponía el empate en el marcador con dos tiros libres a falta de 7 segundos, 85-85, posteriormente Martin fallaría el tiro vencedor, el partido se decidiría en la prórroga.

Durante la prórroga siguió la tónica de igualdad que hubo a lo largo del encuentro, con uno arriba para New York y posesión para ellos una mala decisión de Shved acabaría dando la victoria a los Timberwolves gracias al acierto de Lavine en los tiros libres, 95-92. Esta victoria salva el honor de unos Wolves que contaban con innumerables bajas (Garnet, Rubio, Neil, Pekovic…), y dejan en el último escalafón de la liga a New York Knicks, aunque ganan en probabilidades de hacerse con el número 1 del próximo draft, el verdadero objetivo de estos equipos.