Noticias

[26/02/2016] Mercado NBA
Despidos y fichajes tras el final del período de traspasos (II)
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

El 1 de marzo acaba el plazo para que un jugador pueda ser cortado por un equipo en el que no encaje y pueda fichar por otro equipo que le permita jugar los playoff. Un jugador despiedido tras esa fecha podrá fichar por cualquier equipo pero no podrá jugar la postemporada.

Tras los primeros movimientos, sigue el dinamismo mercantil con otros jugadores que no consiguieron ser incluídos en traspasos donde destaca un jugador por encima de los demás: Joe Johnson.

Johnson, de 34 años, es el 2º jugador mejor pagado de la liga, después de Kobe Bryant, cobrando 24 millones de dólares. Se encuentra en el último año de contrato de 124 millones que firmó con Atlanta Hawks en verano de 2010. El último gran contrato del anterior convenio colectivo, cuando se podían hacer renovaciones por 6 años.

Johnson fue traspasado en 2012 a Brooklyn Nets, como parte del intento del equipo de aspirar a todo con un trío como Deron Williams, Joe Johnson y Brook Lopez. Aspiraban al anillo y la deriva del equipo, a pesar de los jugadores integrantes y de las participaciones en playoff, no acabó bien.

El dueño, Mikhail Prokhorov, ya ha admitido que el talonario no garantiza un equipo ganador, por lo que Sean Marks, flamante nuevo General Manager del equipo, ya ha empezado a actuar. Andrea Bargnani fue el primero en salir hace un par de días y ahora lo hace Joe Johnson.

Según Zach Love, de ESPN, el jugador saldrá del equipo perdonando 3 millones de dólares restantes de su sueldo. El equipo contaba con Johnson el resto del año. No estaba apartado y seguiría jugando hasta el final, pero le daba la oportunidad de salir ahora para buscar un equipo de playoff, puesto que no cuenta para el futuro del equipo, si perdonaba algo de dinero que diera flexibilidad a la franquicia para poder probar otros jugadores. Los Nets cuentan con 83 millones en sueldos, muy cerca del impuesto de lujo. Fichar con contratos de 10 días y renovar a alguno hasta final de temporada podría poner al equipo en situación de pagar el impuesto, algo que quieren evitar por primera vez desde que el magnate ruso se hizo cargo del equipo.

Johnson, que se ganó un sueldo de jugador franquicia siendo un titular muy eficiente pero no un líder, ha ganado mucho más dinero del que supuestamente tendría que haber ganado por rol y jerarquía. Tuvo mucha suerte en el mercado que le tocó vivir y sacó rédito de ello. Los Hawks eran los que más podían pagarle pero a igualdad de precio probablemente se hubiera ido a otro equipo más aspirante, lo que obligó a los Hawks a desembolsar un contrato máximo. Por ello, ahora, perdonar 3 millones por intentar fichar por un equipo que le permita competir parece poca cosa.

El alero se encuentra en su peor temporada como profesional desde que explotó en su 3º año, allá por 2003, jugando en Phoenix Suns. Hizo carrera a la sombra de la explosión del mejor Steve Nash y fue uno de los líderes de unos Hawks a los que ayudó a llevar a playoff así como de unos desajustados pero talentosos Net, que tras tres años de postemporada consecutivos, se han hundido de golpe después de la marcha de un Deron Williams desmotivado y estresado.

El jueves comenzó el período de transición de 48 horas para ser reclamado su contrato para algún equipo. Sin embargo, su sueldo es prohibitivo pues nadie tiene 21 millones de espacio salarial para ficharle por lo que, en 48 horas, estará disponible para elegir el mejor postor, o su preferencia. Hasta 7 pretendientes se ha especulado que lo podrían querer: Atlanta Hawks, Boston Celtics, Cleveland Cavaliers, Houston Rockets, Miami Heat, Oklahoma City Thunder y Toronto Raptors. Algunas informaciones indican que el jugador tiene preferencia por Miami Heat y Atlanta Hawks. Pero no se puede descartar a Cleveland y el poder convocador de LeBron James, como tampoco el poder del dinero, ya que es Boston quien más puede pagar, alrededor de 2 millones, al conservar todavía la room exception. Sea como sea, lo más normal es que fiche por el mínimo salarial hasta final de temporada. Un salario prorrateado de lo que queda de temporada del sueldo anual para un jugador de su veteranía, 1'499 millones.

ACTUALIZACIÓN: Todo indica que el jugador ha elegido Miami. Un lugar donde incluso podría renovar. Un equipo hecho que no está reconstruyendo y que necesita piezas experimentadas.

---

No es el único movimiento, aunque se haya llevado toda la atención.

JJ Hickson, recientemente cortado por Denver Nuggets, ha fichado por el mínimo salarial hasta final de temporada, con Washington Wizards. Tras las salidas de Kris Humphries y DeJuan Blair, que llegaron a cambio de Markieff Morris, quedaba un hueco disponible, y han decidido cubrirlo con un interior de probada calidad. Las frecuentes lesiones de sus hombres altos, Nenê Hilario, Marcin Gortat, Drew Gooden y la incertidumbre sobre el rendimiento a corto plazo que dará Morris, invita a ofrecer minutos a un jugador necesitado de reivindicación en la liga como JJ Hickson.

----

Otro veterano que deja su puesto libre: El jugador más viejo de la liga: Andre Miller.

Miller, que cumplirá 40 años en marzo, llegó a Minnesota Timberwolves de la mano de Flip Saunders, para enseñar a un equipo joven y a cubrir el puesto de base por detrás de Ricky Rubio. Pero Saunders, desgraciadamente, falleció a principios de temporada por agravarse las consecuencias del Linfoma de Hodkins que padecía y del que se estaba tratando, dejando huérfano el proyecto. El equipo no fue adelante y otro año más, se quedan sin progresar. Sam Mitchell, su 2º, aunque experimentado, no ha dado con la tecla y Miller no ha tenido más función que la de profesor interno.

En consecuencia, y tras el período de traspasos, Miller se ha quedado sin razones para seguir allí y han llegado a un acuerdo para su salida. Veremos qué equipos le piden sus servicios. Con sus 39 años, sus promedios actuales no impresionan: 26 partidos, 3'4 puntos y 2'2 asistencias, pero un 62% de acierto. Quizá puede hacer algo más de lo que le dejan. Miami es un equipo que necesita un base suplente.

A la hora de escribir estas líneas, todo indica que el jueves noche, según informa ESPN, los Wolves también estaban negociando la desvinculación de Kevin Martin, un probado anotador que tampoco cuenta en el futuro de la franquicia y al que le queda otro año más de contrato. Intentaron traspasarlo sin éxito y ya no cuenta apenas para el equipo, que intenta mirar al futuro. En las próximas horas se sabrá más sobre si hay acuerdo y si el jugador perdona algo de los más de 7 millones que le quedan por cobrar del año que viene por salir ahora. La negociación puede prolongarse varios días aunque todo parece bastante inminente.

A Martin le interesa salir porque en los Wolves no va a tener minutos. Si busca un nuevo contrato, necesita jugar en un equipo que lo necesite para mostrarse. A sus 33 años, este año promedia 10 puntos por partido, su peor promedio desde su 2º año como profesional, en 2005. No obstante, el año pasado todavía promedió 20 puntos por encuentro, si bien siempre afectado por sus recurrentes problemas físicos, que le limitaron a únicamente 39 partidos de los 82 posibles.

--

Otro corte más, ocurrido el viernes por la tarde: Marcus Thornton. El escolta de Houston Rockets, tras haber sido traspasado a Detroit Pistons y devuelto por los problemas físicos de Donatas Motiejunas, se ha encontrado en la calle debido a la profunda crisis deportiva que se está viviendo en Houston, con los problemas de química y proyecto. Thornton busca ahora un equipo donde poder aportar sus dotes anotadoras. Miami puede ser un destino interesante aunque hasta el domingo no podrá decidir su destino.