Noticias

[08/11/2017] Mercado NBA
Bucks y Suns realizan el 1º traspaso con la temporada empezada
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

No llevamos ni un mes de temporada y ha llegado el primer traspaso.

Phoenix Suns envía al base Eric Bledsoe a Milwaukee Bucks a cambio del pívot Greg Monroe, una 1ª ronda 2018 condicionada (si cae entre el 11 y el 16, 4-16 en 2019, 8-30 en 2020 y desprotegida en 2021) y una 2ª ronda de 2018 si cae entre el 48 y el 60, si no se extingue.

Los Suns, que despidieron al entrenador Earl Watson tras tres partidos, han reaccionado muy bien, aunque se muestran irregulares, como corresponde a un equipo joven en reconstrucción. Bledsoe, que era su jugador estrella, había sido apartado y había recibido una multa de 10 mil dólares por un tuit en el que decía "quiero irme de aquí".

Pues lo ha conseguido. Llega a Milwaukee, donde los Bucks estaban haciéndolo bien, coqueteando con una buena posición en la Conferencia Este. Ahora Bledsoe tendrá que demostrar que puede sustituir y encajar en un perímetro conformado por Malcolm Brogdon, Khris Middleton, Tony Snell y Matt Dellavedova.

Los Bucks se deshacen además de Monroe, que estaba en último año, y con Bledsoe se aseguran, a priori, un talento anotador que puede aspirar a All Star en la Conferencia Este, si dispone de carta blanca. En la pintura, en cambio, a la espera de la recuperación de Jabari Parker, John Henson y Thon Maker deberán asegurar el rebote.

Económicamente, los Bucks se colocan muy cerca del impuesto de lujo y pone en peligro el contrato no garantizado del alero de corte defensivo DeAndre Liggins. Cortándolo ajustan el presupuesto para quedar por debajo.

 

Los Suns, con el traspaso, reciben una 1ª ronda media que pueden aprovechar ahora o más adelante y un jugador que no les interesa, al ser ya veterano, pero les permite quedarse sólo a 540 mil dólares del suelo salarial obligado por la liga. Negociarán un despido pactado o un nuevo traspaso. Monroe es un jugador útil ya que es veterano pero no viejo, puesto que tiene 27 años. Sospechoso de pertenecer al "club de se dejaba llevar", aún está a tiempo de demostrar que tiene mucho que decir en la liga, donde ha promediado 14 puntos y 8'7 rebotes en 8 temporadas, siendo la pasada la primera donde su rol pasó a ser más secundario.