Noticias

[13/09/2012] Actualidad NBA
Breakout year
Por Pablo González Barrero @ultimatenba | @gbarrerop

Cada temporada aparecen jugadores que confirman las sensaciones arrojadas en pasadas campañas y por diversas circunstancias consiguen elevar su juego a un nuevo nivel de manera que consiguen llegar a ser estrellas de la NBA. Más tarde este tipo de jugador se ve recompensado tras su “breakout year” con el premio del MIP, aunque como casi todos los premios de final de año, su principal pilar son las estadísticas, algo que considero injusto.



Por tanto en este artículo se intentará dejarlas de lado y centrarse en la definición más amplia de “breakout”, es decir, jugadores elevan el juego a un nivel superior, y los que siguen son mis principales candidatos.


John Wall (Washington Wizards)
El #1 del draft del 2010 tiene el potencial necesario para convertirse en un All Star perenne, pero hasta ahora no ha sabido responder a las expectativas creadas y su nivel de juego se ha encontrado lejos de tan altas cotas. Una de las razones principales es que la cultura del equipo no era la adecuada ya que los Wizards acumulaban un elenco muy amplio de jugadores con poca IQ baloncestística y este hecho lastraba al joven jugador.

Ahora sus compañeros han cambiado, tiene jugadores curtidas en diferentes batallas y sospechosos de cualquier cosa menos de no ser trabajadores. Además, si el rookie Bradley Beal se acerca al nivel que se le presupone será su compañero ideal de backcourt haciéndole las cosas aún más fáciles. Eso sí, para dar este cambio deberá cambiar lo primero su actitud. Dejar atrás ese lenguaje corporal tan espantoso y haber puesto un gran trabajo en su deficiente tiro exterior. Lo que está claro es que con trabajo y perseverancia tiene un puesto reservado entre los mejores de la competición.


DeMarcus Cousins (Sacramento Kings)
Compañero de Wall en Kentucky, era el único que podría haberle discutido el #1 del draft, pero su inmadurez le lastró en la ceremonia e incluso hizo que cayera tanto como hasta el #5. Pues bien, en primera instancia ese scouting se cumplió y pese a demostrar que puede ser uno de los pívots más dominantes de la competición ya ha tenido varios encontronazos con sus entrenadores, hasta tal punto que el después sustituido Paul Westphal se vio obligado a apartarle del equipo.

Tengo la teoría propia de que Cousins está a 3 años, un buen base o un entrenador de primera línea de convertirse en uno de los tres mejores pívots de la competición y tener un impacto en el juego como pocos. Desde luego ninguna de esas condiciones se cumple para esta próxima temporada, pero no por ello deja de ser un firme candidato a elevar su juego. Para ello debería centrarse en no poner el balón en el suelo cuando está lejos de la canasta, e incluso utilizar ese magnífico tiro desde la distancia como recurso y no como arma principal. Es fácil, pero su juventud no es el mejor aliado.


Evan Turner (Philadelphia 76ers)
En Ohio State destacó siendo el jugador que más tenía el balón en las manos, y desde luego en la NBA debía seguir produciendo sin ser el primer manejador de balón, rol al que no se supo adaptar de inicio. Tampoco le ayudaba la presencia de Andre Iguodala con el que presentaba ciertas incompatibilidades, pero la salida de éste a cambio de Andrew Bynum le ha abierto la puerta para ser relevante por primera vez en su carrera.

Su tiro desde la distancia ha sido su principal carencia, pero si algo se puede aprender precisamente en este deporte es a tirar. Y justamente lo que menos se puede aprender es la IQ baloncestística, y en ese aspecto Turner es excelso, por lo que ahora que se le entregan las llaves de las alas debería comenzar a brillar, quizás no tanto como en su día se pensó (por sus limitaciones físicas) pero si mucho más de lo que ha mostrado hasta ahora. El motivo está claro, ahora sí podrá absorber más balón.



OJ Mayo (Dallas Mavericks)
Cada año en la liga ha perdido importancia en los Grizzlies, y a cada año la franquicia afincada en Memphis ha realizado un mejor papel, luego si algo había claro es que el otrora gran fenómeno del baloncesto de ‘high school’ debeía salir de los Grizz.

El cambio de aires será beneficioso, y el modo en el que están construidos los Mavs le encaja a la perfección, de hecho a buen seguro ha renunciado a dinero por jugar en la franquicia de Mark Cuban. Podrá tener el balón en las manos y adoptará un rol similar al de Jason Terry –aun siendo titular– en el sentido de que será la primera ‘pistola’ desde el perímetro, área en el que se siente más cómodo, sin despreciar sus penetraciones a canasta gracias al espacio ganado con su amenaza en el tiro. Su principal aval es que parece que los Mavs apostarán por él, y claro, su talento.



Michael Beasley (Phoenix Suns)
Al igual que Cousins, B-Easy tiene todas las cualidades físicas para jugar al baloncesto, y su talento en el lado ofensivo parece inabordable, pero como no, le falta el tercer ingrediente, la actitud.

Ya son varios años pasando sin mostrar lo que en su día apuntó pero quizás el pasado curso algo empezó a cambiar. Rick Adelman lo utilizó como el jugador que llevaba la carga ofensiva de la segunda unidad y resolvía las situaciones por su cuenta –isolation principalmente—, pero a niveles de capacidad para responder a las demandas del entrenador parece que cumplió pese al papel menos lustroso que el desarrollado hace dos temporadas. En Phoenix nuevamente volverá a ganar protagonismo, pero si ese atisbo de cambio de actitud se materializa podríamos asistir al verdadero resurgir del jugador de, ojo, 23 años.



Nicolas Batum (Portland Trail Blazers)
Todo apunta a que desesperadamente quería salir de Portland y convertirse en un nuevo Timberwolf, pero su condición de agente libre restringido le impidió cumplir su sueño, siguiendo en la Rip City y sintiendo la obligación de responder a su generoso contrato y tomar las riendas del equipo junto a LaMarcus Aldridge.

Tiene capacidad para ello, y de hecho ya es uno de los principales bastiones defensivos del equipo, pero para que los Blazers apunten más alto y el jugador de un paso hacia al frente necesitará generar más impacto en el apartado ofensivo. En ocasiones se le puede tachar de pasivo, y es precisamente en agresividad en lo que debe ganar. Quien sabe, quizás en los Juegos Olímpicos el palo que le dio a Navarro sea muestra de algo. Bromas aparte, este debería ser su año.

Jeremy Lin (Houston Rockets)
La figura de Lin está rodeado incluso hasta de mística, pero lo que está claro es que no hay consenso acerca del jugador que vamos a ver con la camiseta Rocket. Quizás sea el que deslumbró en la Gran Manzana y desató todo el fenómeno Linsanity, o quizás aquellos días quede grabado con letras doradas en la historia de la liga (sí, tanto fue su impacto) y nos encontremos un jugador corriente.

No sabría por qué opción decantarme, pero sí sé que el jugador debía ser incluido en esta lista.

Otros que también deberían estar incluidos son Tyreke Evans, Alec Burks, Klay Thompson, Greg Monroe, Derrick Favors, Paul George o Stephen Curry. No obstante, por diversos motivos los principales candidatos me parecen los desarrollados, aunque seguro que cada uno tendrá los suyos. No podría ser de otra forma.




Jugadores Noticia
Ficha de Michael Beasley Michael Beasley
Ficha de OJ Mayo OJ Mayo
Ficha de Nicolas Batum Nicolas Batum
Ficha de Jeremy Lin Jeremy Lin
Ficha de DeMarcus Cousins DeMarcus Cousins
Ficha de John Wall John Wall
Ficha de Evan Turner Evan Turner


Clasificación NBA