Noticias

[29/06/2011] Sociedad
Antoine Walker resuelve sus problemas con la justicia
Por Albert Molinari @ultimatenba | @AlbertMolinari

La exestrella de la NBA, Antoine Walker, ha recibido la sentencia final de la Cortes del Estado de Nevada tras declararse culpable de haber traficado con cheques sin fondos para pagar una deuda inicial de 900.000 dólares a tres casinos distintos de Las Vegas, además de dejar pendientes varias multas de tráfico al Condado de Clark.

Walker ha quedado en libertad condicional, pero tiene pendientes 750.000 dólares, que deberá abonar a modo de fianza.

La denuncia penal  fue presentada en 2009 por los casinos de Ceasars Palace, Planet Hollywood y Red Rock Resort. La pena que podía haberle caido era de 12 años de cárcel. Su falta de liquidez era tal que vendió su anillo de campeón de la NBA (2006, Miami Heat) por 6.000 dólares.

En 2009 se declaró en bancarrota en el Distrito Sur de Florida (Miami) con una deuda total de 12,7 millones de dólares. Le salvaron el cuello sus 4,3 millones en activos –bienes personales- y un ángel de la guarda: Nazr Mohammed.
El actual jugador de los Oklahoma City Thunder pagó la mitad de la deuda. Amigos así quedan pocos. Mohammed y Walker se conocen desde la infancia (nacidos en Chicago ambos) y coincidieron en la Universidad de Kentucky donde ganaron el título juntos en 1996.

Actualmente juega en los Idaho Stampede de la D-League, con la esperanza de que un equipo de la NBA le tantee y pueda volver a la liga. A sus 34 años pocas oportunidades tendrá. No obstante, sus promedios esta temporada, en 43 partidos, han sido de 16 puntos, 6'3 rebotes, 3'4 asistencias, 0'6 robos y 0'6 tapones, con un 44% en tiros de campo y un 35% en triples, en 33 minutos por encuentro.

Cuando fichó por el equipo, en diciembre de 2010, iban los últimos. No consiguieron clasificarse para play off pero se quedaron muy cerca, empatando con el 8º, puesto que daba acceso a la postemporada.