Noticias

[18/06/2017] Draft NBA
Acuerdo valiente para tiempos complejos
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

Los rumores saltaron hace días. Boston Celtics, que tenía un afortunado nº 1 del draft merced a un traspaso ocurrido años atrás que a Brooklyn Nets terminó saliéndole fatal, pretendía probar la opción de traspasar la elección.

¿Por qué? ¿Qué puede hacer que no prefieras tu elección nº 1? Y más en un draft considerado "bueno".

La realidad este lunes se ha hecho oficial.

Según informan desde NBA.com, aunque, cómo no, el gurú Wojnaroski informó primero, Danny Ainge, responsable de Boston Celtics, ha llegado a un acuerdo con Philadelphia 76ers para intercambiar elecciones. Boston elegirá con el nº 3 mientras cede el nº1 a Philadelphia 76ers. Además, los Celtics recibirán una elección de 1ª ronda protegida  de 2018 original de los Lakers, que sólo se quedarán si cae entre la elección 2 y 5. En caso de caer fuera de eso, se la quedarán los Sixers, pero enviarían a los Celtics la 1ª ronda desprotegida de 2019, la más favorable a elegir entre la de los Sixers y una de los Kings, salvo si la ronda más favorable sea un nº 1. En ese improbable situación, los Sixers se quedarían ese nº 1 y enviarían la otra ronda a los Celtics.

Vayamos por orden: Los Sixers tendrán la opción de elegir a Markelle Fultz, el supuesto nº 1 del draft, con el que podrán conformar un quinteto joven y con ganas de comerse el mundo como Fultz, Nik Stauskas, Ben Simmons, Dario Saric, Joel Embiid. Staukas es el jugador de menos nivel ahí, pero con IQ suficiente para no desentonar hasta que encuentren una pieza mejor. Bajo contrato están también Jerryd Bayless y Gerald Henderson, que perfectamente pueden dar un toque veterano y eficaz. Para eso los ficharon. Un equipo con un futuro brutal a priori.

En la 2ª elección, Los Angeles Lakers pujaron también por obtener el nº 1 del draft. Magic Johnson quedó prendado de Fultz y se rumorea que ofreció a Julius Randle y la elección 2 por la 1. No pudo ser y la duda está en si realmente se quedarán con el cuidadosamente polémico y mediático Lonzo Ball o irán a por Josh Jackson o Jayson Tatum, dos aleros aparentemente enfocados a ser elegidos en el 3º y 4º puesto.

Esa decisión afectará a Boston Celtics. Les interesa un alero y entre Josh Jackson y Jayson Tatum podría estar la elección. Si los Lakers no realizan la esperada elección de Ball, éste podría caer al 4º puesto, ya que si Boston ha decidido pasar de Fultz, parece lógico que también lo haga con Ball o con cualquier otro base como Dennis Smith o De'Aaron Fox. Aunque seguramente les echen un ojo estos días por si acaso.

Mientras tanto, Phoenix Suns y Sacramento Kings están expectantes para ver qué queda fuera de esa terna y poder pillarlos ellos. A ambos les viene muy bien cualquier opción. Si Lakers y Celtics se pillan los dos aleros, dejando caer a Ball, Phoenix tendrá que ir a por él, salvo que les guste mucho De'Aaron Fox. Y Sacramento escogerá al que deje Phoenix.

Todo eso, en el caso de que no haya sorpresas y subidas inesperadas según los jugadores esperados entre el 6 y el 10, convenzan más de lo previsto.

Dicho esto, volvemos a la pregunta inicial: ¿Por qué?

La realidad es dura. El contexto marca referencias. ¿Por qué Boston Celtics hace un movimiento que no ocurría desde hacía 24 años, cuando Orlando vendió un futuro nº 1 como Chris Webber a los Warriors? La historia de entonces tiene sus paralelismos. Orlando vendió a Webber por la elección nº 3, que fue nada más y nada menos que Anfernee Hardaway, y otras 3 futuras elecciones el draft.

Ambos jugadores se convirtieron en referentes de su generación. Hardaway tuvo una carrera truncada por las lesiones pero llegó a una final NBA y Webber nunca logró un anillo pero estuvo cerca. La historia dice que finalmente tuvo sentido, y ahora, por qué no, también puede tenerlo. Pero el tiempo dará o quitará razones.

Contexto... el contexto marca muchas cosas. Vivimos en una era NBA en la que Golden State Warriors han conseguido un súperequipo, formado desde dentro y fichado una súperestrella como Kevin Durant, aprovechando un buen resquicio entre el bajo sueldo de Stephen Curry y la gran subida del Límite Salarial por las ganancias NBA de los últimos tiempos. Ahora son un modelo, difícil de replicar, pero un modelo general.

Pero están los Cleveland Cavaliers, dominadores de la Conferencia Este, que se estrellan contra los Warriors. Son un equipo muy especializado dominado por LeBron e Irving. Tras ganar un anillo y perder el otro, les toca reorganizarse, aunque ésa es otra historia. La cuestión es que Boston Celtics, un equipo formado también desde dentro, con un entrenador joven, han evolucionado mucho más rápido de lo previsto. Son versátiles y con recorrido. Se han plantado en la élite de la Conferencia Este y van a seguir ahí, con el reto de vencer a Cleveland Cavaliers y la omnipresencia de LeBron James y Kyrie Irving. De forma diferente, tienen el referente de los Warriors. Múltiples armas y diferentes cualidades.

Boston tiene actualmente la responsabilidad de ser el primer aspirante a desbancar a Cleveland en el Este. Y resulta que parece que Fultz es un nº 1 indiscutible en este draft, pero es un base y el equipo está hecho en ese aspecto, tienen a Isaiah Thomas, que se ha convertido en un referente y un héroe local, tienen a Marcus Smart y a Avery Bradley cubriendo el resto del perímetro. Han decidido que les interesa más un alero o ala-pívot en esta época de jugar small ball. Josh Jackson y Jayson Tatum encajan más en esa conformación. Han decidido que prefieren ser estratégicos para integrar el futuro en la planificación actual arriesgándose a perder un talento como Fultz. ¿Es realmente Fultz un talento tan grande como para ser una barbaridad dejarlo pasar? pues ya veremos. A poco que no sea una estrella inmediata, el movimiento será bueno.

Y cuanto mejor salga la integración del alero que escojan, también. Los Celtics ficharon a Al Horford para ser el pívot. En el puesto de alero tienen a un currante como Jae Crowder y futuro detrás como Jaylen Brown. Pero de ala-pívots hay gente como Amir Johnson o Jonas Jerebko. Gente decente, pero que ya se sabe lo que pueden dar de sí, son útiles limitados. Si Jackson o Tatum pueden dar un impulso mayor de lo que haría un Fultz que obligaría a cambiar sustancialmente el equilibrio ya creado, merecerá la pena.

Y es que el nº 1 se ha convertido en un dilema de escoger la pastilla azul o la roja. Cuando un equipo bueno y hecho se encuentra con el nº 1, el regalo puede ser envenenado. El lema general de "escoge por talento, traspasa por necesidad", es muy acertado, pero no puede ser una obligación absoluta. En este caso, van a traspasar por necesidad para escoger un talento más adecuado para los intereses de la franquicia, algo que no harían si no vieran en esos aleros el nivel necesario.

Será muy interesante ver la evolución de un movimiento arriesgado, valiente, y que merece comprensión. Lo fácil es escoger lo que aparentemente parece lógico. Pero la historia también está llena de nº 1 malos o de nº 1 que no encajan. En Boston están contentos con lo que tienen y ven que Fultz se puede convertir en un problema para ser integrado porque este nº 1 no era algo con lo que contaban. Realizar la estrategia IKEA de cambiar toda la casa para hacer encajar un regalo inesperado no les ha convencido. Han tomado una decisión. La decisión de intercambiar ese regalo por uno más adecuado a sus intereses. A muerte con ello.