Artículos

[03/03/2011] Actualidad
Ya es primavera en el Álamo
Por Albert Molinari @ultimatenba | @AlbertMolinari

Contra todo pronóstico, los San Antonio Spurs se erigen como el mejor equipo de la NBA y el primero en llegar a las 50 victorias. Parece que el “fin de ciclo” aún tardará en llegar.

Ni el sol de Miami, ni las playas de Los Ángeles, ni los tréboles de Boston. Lo que se lleva en la NBA son las espuelas. El equipo prêt-à-porter son los San Antonio Spurs, los primeros en llegar a la media centena de victorias y liderar –un día más- la clasificación de la fase regular.

Es por todos sabido que Tim Duncan ya no es el arma ofensiva y defensiva que era, ya no es el ancla donde se amarraban sus compañeros en caso de temporal. La edad, esa maltrecha rodilla derecha, la explosión de otros jugadores… varios factores pueden ser los síntomas del bajón estadístico de The Big Fundamental. Pese a toda la presión mediática entorno a su estado y al “fin de ciclo” que auguran sobre la vieja guardia de los Spurs, Duncan ha sabido reponerse y ser una pieza clave esta temporada. Sigue siendo el líder, más en el vestuario que en la cancha.

La gran pregunta es: Si está peor que nunca ¿por qué este año están tan bien? Intentaré analizarlo brevemente.

Sin lesiones somos casi invencibles. Esta afirmación la hacía no hace muchos días Gregg Popovich. El entrenador sabe que su equipo debe cuidarse más que otros teniendo en cuenta que  Duncan, Ginobili y McDyess han soplado ya –como mínimo- las velas treinta y tres veces. Añadiendo a Matt Bonner y Richard Jefferson, son cinco jugadores por encima de 30 años, más de la mitad de los utilizados habitualmente por Popovich. Los viejos rockeros nunca mueren, reza el dicho.   

Juega por el nombre que luces en el pecho.  Expresión utilizada muchas veces para definir a los jugadores de equipo, y que define a los Spurs. Un bloque sólido. Durante el verano, varios internacionales viajaron con sus respectivas selecciones para afrontar el Mundial de Turquía. Ni Duncan, ni Ginobili ni Parker acudieron al torneo. Aprovecharon el parón veraniego para hacer la puesta a punto. Primero es el equipo. El resultado está dando la razón al trío.

No circulación de balón, no ideas. Para ver el funcionamiento del equipo hay un dato que se repite en las (pocas) derrotas: la cantidad de asistencias. Todos los partidos que han perdido han tenido en ese apartado un número inferior al de su rival. Si no se mueve el balón, si no se busca el pase extra, si no se juega como un equipo, se pierde.  

Si un jugador hinca la rodilla, otro se levanta de la silla. Sin tener un único jugador destacado –no hay un líder estadístico como antaño-, se basan en las aportaciones de varios para sacar los partidos adelante. Un día uno, un día otro. Son la antítesis de los Miami Heat –donde LeBron, Wade y Bosh acaparan casi el 80% de los tiros, puntos, rebotes y asistencias del equipo-. Ginobili puede estar errático en el tiro, Duncan mal en el rebote, Parker con balones perdidos. Pero saldrán DeJuan Blair con su garra, Gary Neal y Matt Bonner con su tiro y George Hill con sus puntos para paliar y equilibrar la balanza. Compenetración y seguridad. Así se están comportando los Spurs.

Richard Jefferson, cuál Ave Fénix.  El (teórico) cuarto pilar de los Spurs por fin ha entrado en juego. Tras la nefasta temporada pasada, parece que asume su parcela y produce para el equipo. No recuperará las medias que tenia con los Bucks pero por lo menos es un alero de ciertas garantías. Esperemos que en los play-offs no sufra “amnesia”.   

Banquillo productivo y fiable. Es un lujo un equipo titular con Parker-Ginobili-Jefferson-Duncan-Blair, pero no lo es menos  tener a George Hill, Gary Neal, James Anderson, Matt Bonner, Antonio McDyess y Tiago Splitter en la reserva. Los números combinados de estos seis jugadores son uno de los pilares en los que se sustenta la buena marcha de la franquicia esta temporada: 41.4 puntos (de los 103.6 totales), 17.3 rebotes (de los 42.5 totales) y 6.8 asistencias (de las 23 totales). Para más satisfacción, este año hemos podido ver canastas ganadoras (buzzer beaters incluidos) de Neal y McDyess. ¿Cuántos equipos pueden decir esto? Muy pocos, la verdad.

La tradición Spur y/o la conjunción de las estrellas. Más allá de la mera casualidad, hay ciertas “coincidencias” que se han dado cada vez que los Spurs han tenido un buen año, e incluso cuando han ganado el anillo.

Año Impar: En mis quinielas de pretemporada apostaba por un tercer lugar en el Oeste para los Spurs, con la esperanza de jugar unas Finales de Conferencia a lo sumo. Visto lo visto, empiezo a ser un poco más optimista. Y siendo 2011, razones tengo.

Gregg Popovich, Manu Ginobili y Tim Duncan al All-Star: Sólo dos veces han coincidido en el partido de las estrellas (2005 y 2011). En 2005 llegaron a las Finales NBA y derrotaron a los Detroit Pistons. ¿Conjunción de estrellas?

Elegir (muy) bien en el draft : Un don. Eso parece tener Popovich para el draft. Solo hay que ver algunos jugadores elegidos en los últimos drafts: (2010) James Anderson, nº20, (2009) DeJuan Blair, nº37, (2008) George Hill, nº26, (2007) Tiago Splitter,nº 28. 

Siendo un equipo campeón desde 1999, las rondas que han obtenido desde entonces suelen ser bajas, e incluso ha tenido años sin rondas disponibles. Saber elegir por debajo del Top-20 es complicado, pero lo es más acertar. Hasta seis jugadores están en la plantilla actual de los elegidos desde 1999, siendo fundamentales para la obtención de los anillos de 2003-2005-2007 y para el asalto al de 2011.

El salto de calidad de Hill y Blair son claros síntomas de la buena química que hay con el staff técnico, que confía plenamente en ellos. Son básicos en los esquemas de Popovich. Splitter no ha podido tener continuidad por un par de lesiones que no le han dejado coger el ritmo –lo mismo se puede decir de Anderson-, pero aún así ha dejado destellos de calidad y se espera que su experiencia en momentos calientes sirva para reforzar la pintura saliendo desde el banquillo. 

Otro jugador destacado es Gary Neal. Es un novato “atípico”, pues tiene 26 años y ha jugado en Europa (en ACB y Lega italiana) varios años. Sin ser drafteado, se ha ganado a pulso en los training camps del verano un contrato garantizado de tres temporadas. Popovich apostó ciegamente por él –en su momento parecía una temeridad- y Neal está respondiendo: 9 puntos de media con un 41% en triples en 20 minutos por partido. Y lo mejor de todo es que no parece afectarle en demasía la presión. Otro seguro para el tramo decisivo de la temporada.

Puede que el contratiempo de Parker –baja por unas dos semanas-  afecte al equipo y encadenen algunos partidos malos, pero queda claro que las 60 victorias son factibles. Los Spurs suelen “activarse” a partir del mes de febrero, siendo un equipo que va de menos a más. Este año han tenido un mes de febrero con un balance de 9-3, y ya eran líderes de la NBA antes de empezarlo. Están mejor que nunca. Más maduros, más fuertes.

Parece que la primavera se ha adelantado en el Álamo.




Jugadores Artículo
Ficha de Tim Duncan Tim Duncan
Ficha de Antonio McDyess Antonio McDyess
Ficha de Tony Parker Tony Parker
Ficha de Richard Jefferson Richard Jefferson
Ficha de Manu Ginóbili Manu Ginóbili
Ficha de Matt Bonner Matt Bonner
Ficha de Tiago Splitter Tiago Splitter
Ficha de Gary Neal Gary Neal
Ficha de George Hill George Hill
Ficha de DeJuan Blair DeJuan Blair