Artículos

[04/03/2013] Actualidad
¿Y Amar'e? El dilema de Woodson
Por Pablo González Barrero @ultimatenba | @gbarrerop

En PlayOffs no es tiempo de experimentos por lo que Mike Woodson debe tomar decisiones ya.

Él fue quien puso nuevamente en el mapa a los New York Knicks una vez que los de la Gran Manzana se vieron rechazados por los agentes libres de mayor entidad en el verano de 2010, y fue él quién consiguió un nivel de verdadero MVP durante sus primeros meses en Manhattan. Pero luego llegó el ‘Melodrama’, y una vez que formó pareja con Melo su juego se vino abajo y las dudas acerca del rendimiento que podrían dar juntos se dispararon.

No obstante, el tiempo ha ido pasando y con él, las circunstancias debieron hacer lo propio. A comienzos de temporada una vez más los Knicks tenían un jugador en condiciones de pugnar por el MVP, Carmelo Anthony, y esto a pesar de que el otrora atlético ala-pívot que machacaba las canastas sin descanso estaba en el dique seco por su enésimo problema en las rodillas. Pero la NBA siempre caprichosa ha devuelto a los Knicks a la tierra y ha puesto de manifiesto como les falta algo más, y una vez llegada a esa deducción todas las miradas se posan sobre un recuperado Amar’e. Hasta ahora su conducta está siendo ejemplar, siempre dispuesto a dar el máximo una vez Mike Woodson le pone en pista, y sin ninguna queja acerca de su tiempo de juego. Simplemente disfruta cada vez que corre la pista a la vez que está practicando uno de sus baloncestos más efectivos. No tan explosivo, pero efectivo.

Ahora bien, Mike Woodson se enfrenta a un dilema muy importante que puede marcar la temporada de los Knicks. Amar’e está jugando con una restricción de tiempo de 30 minutos por encuentro, pero en realidad rara vez se acerca a esa barrera, y no es porque éstos no le necesiten. Sigue generando muchas ventajas en el pick&roll y gracias a su tiro desde la media distancia no se puede decir que interfiere en el juego de Tyson Chandler, el verdadero bastión defensivo y clave de los Knicks. Pero es que cuando no hace tanto se cuestionaba si Carmelo y Amar’e podían convivir se hacía en base a la ofensiva cuando a día de hoy la duda se encuentra en defensa.

Desde la lesión, Stoudemire ha conseguido volver a un gran nivel ofensivo pero Woodson tiene las dudas en el apartado defensivo, y sobre todo cuando los partidos llegan al final ajustados. Para muestra el partido de ayer ante los Heat. En la ofensiva todo eran sonrisas generando muchos problemas a los Heat desde el pick&roll y sus diversas variantes, pero a falta de aproximadamente 8 minutos para finalizar el partido, Tyson sustituyó a Stou, y éste no volvió a pisar la cancha. El resultado es conocido, y cada uno podrá extraer sus propias conclusiones.

Acudiendo a la estadística avanzada Carmelo y Amar’e han compartido pista durante esta temporada en un total de 427 minutos que han supuesto 790 posesiones, durante las cuales su eficiencia ofensiva se situaba en 1.101 puntos por posesión (ppp) [para situarse, los Heat son el mejor ataque global y están en 1.107 y los Knicks en global en 1.081 siendo la tercera de la liga]. Además de en los puntos por posesión, con esa combinación los Knicks también se situarían en quinto lugar en cuanto al True Shooting % (TS%) con 55.8%, luego se puede decir que el equipo ha alcanzado la madurez necesaria para compartir el balón y ser efectivos. Por tanto, el primer cliché de que los jugadores son incompatibles queda en entredicho. No así la segunda incógnita en cuanto a defensa, ya que sí es cierto que se ve resentida permitiendo 1.116 ppp y permitiendo un TS% del 58%.

Pero la defensa es un concepto que va mucho más allá de la combinación de dos jugadores, y mucho más cuando ninguno de los dos destaca precisamente por el impacto defensivo que supone su presencia en pista. Por esto, juntando la pareja con Tyson Chandler, los minutos descienden a 201 coincidiendo juntos y un total de 407 posesiones mejorando así tanto en su eficiencia ofensiva como defensiva. La producción de ataque se eleva a los 1.176 ppp con un TS% de 59 mientras que en defensa los valores se ven amortiguados hasta los 1.075 ppp y 57.3 TS%., es decir, casi 0.04ppp enteros con respecto a la media de la temporada.

No son los mejores valores del mundo, pero al menos parecen lo suficientemente alentadores como para dar continuidad al juego de Amar’e y complementarlo con Tyson, ya que es nuevamente el pívot el que da equilibrio, y entre ambos y con Carmelo mediante, además, consiguen elevar hasta puestos punteros su producción rebotera, 52.1%.

Con todo, es hora de que cuando lleguen los minutos finales Woodson mire al banquillo y llame al dorsal número 1, porque sin él, los Knicks estarán condenados, mientras que con él en pista todo luce de manera distinta. Y si el rival juega pequeño, la excusa de anoche, ¿qué sucedería si ellos van con su frontcourt al completo? La tendencia de la liga es que a más pequeño mejor, pero no puedo dejar de pensar que eso se debe a que la calidad de los grandes es el concepto que marca la pauta. Así que, toca descubrir qué pasa en temporada regular, porque en PlayOffs no es el momento de los experimentos.




Jugadores Artículo