Artículos

[19/06/2012] NCAA
¿Talento o necesidad? Mejor las dos
Por Pablo González Barrero @ultimatenba | @gbarrerop

Los jugadores "top" del próximo Draft, divididos por categorías a algo más de diez días de la ceremonia

La fecha del 28 de Junio está marcada en los calendarios de varias franquicias en rojo desde hace varios meses, y es que ese será el día en el que se celebre el draft, y por consiguiente la fecha que marque las diferencias entre un proyecto ganador o uno perdedor, entre ser competitivos o seguir una travesía por el desierto.

Y año tras año, llegados a este punto la discordia se instala entre los aficionados de los equipos, abogando unos que habría que seleccionar al mejor jugador ocupase la posición que ocupase, enfrentando esa opinión a los que opinan que habría que seleccionar al mejor jugador sí, pero que ocupe una posición determinada para tapar tal o cual agujero. Ahora bien, ¿qué tal si se aúnan ambos criterios? De hecho, lo que explicaremos a continuación es el sistema que ejecutan varios equipos de la liga según expresan diferentes medios especializados en el draft como lo son DraftExpress o Chad Ford de ESPN.

Método de escalones o niveles

De esta forma, los General Managers de las franquicias elaboran junto a su equipo scouting (o quién proceda en cada caso) una lista de los diferentes jugadores según el nivel que creen vayan a dar según su propio criterio. Así, siempre se elegiría al jugador libre del nivel más alto, mientras que dentro de un mismo nivel si se podrían considerar las necesidades del equipo sin faltar nunca a la máxima “draft for talent, trade for need”(draftea por talento, traspasa por necesidad).

Quizás así explicado no quede claro, por lo que la mejor manera de dar a entender este método sea ejemplificando con los jugadores de este mismo draft, elaborando la lista según mi propio criterio, quedando claro que cada uno puede tener el suyo, y seguramente sea distinto al de quiénes van a tomar la decisión.


Nivel 1
Anthony Davis
En este primer nivel absolutamente cualquier aficionado debe tener claro que es Anthony Davis el único jugador que lo conforma. Se habla de un draft profundo, pero no podemos decir que sea profundo en base a jugadores sobre los que construir un proyecto ganador.


Nivel 2
Thomas Robinson -- Michael Kidd-Gilchrist -- Bradley Beal -- Andre Drummond -- Harrison Barnes
En el segundo nivel situaría los segundos espadas, grandes jugadores que por diferentes motivos no son candidatos para construir a su alrededor, pero sí para complementar a otras grandes estrellas. En el mejor de los casos podrían llegar a dar la sorpresa y convertirse en jugadores franquicia, pero existen incógnitas en su juego que a día de hoy es imposible despejar.

Como se puede observar, dentro de este nivel existen varios jugadores con muy diversos perfiles. Por tanto, una vez esté Davis fuera, según mi propio esquema, los equipos que tengan su selección entre los puestos 2-6, sí podrían seleccionar al jugador que mejor encajase a las necesidades del propio equipo, produciéndose un salto cualitativo de cara al pick #7.

Evidentemente, la valoración de los máximos responsables en la toma de decisiones pueden tener un nivel con más o menos nombres. Ejemplificando y echando la vista atrás, cuando los Atlanta Hawks seleccionaron a Marvin Williams con el pick #2 del año 2005, quienes conformaban el primer nivel eran Bogut y el propio Marvin. Con el pívot australiano seleccionado en primer lugar, automáticamente la decisión fue Marvin Williams.


Nivel 3
Jared Sullinger -- Perry Jones -- Terrence Jones -- John Henson --Damian Lillard -- Jerey Lamb
Éste sería mi tercer nivel, pero siguiendo con el ejemplo imaginemos que la mayor necesidad de mi franquicia fuese un base. Tal y como tengo planeado el draft, el mejor base es Damian Lillard, aunque en el caso de que quedase algún jugador libre del nivel superior, me vería “obligado” a seleccionar a dicho jugador, dejando pasar así la oportunidad de cubrir mi necesidad más imperiosa.

¿Por qué se hace esto?

Porque tal y como está estructurado el draft, lo que buscan las franquicias es atesorar el máximo talento disponible, y si no encaja a la perfección con lo que se busca, ya surgirán oportunidades de capitalizar el pick gastado. En esta tesitura se encontraron el año pasado los Minnesota Timberwolves. Su pick #2 básicamente les obligaba a seleccionar a Derrick Williams, un jugador que ocupa la misma posición que su jugador franquicia, y que además puede estorbarse con Michael Beasley. Ahora bien, ya este mismo año se ha rumoreado de ofrecer al jugador por una selección alta en este draft, donde por ejemplo Bradley Beal les vendría como anillo al dedo.

Obtuvieron el que se pensaba era el mejor jugador disponible –y había verdadero consenso en ello—y un año después buscan la forma de maximizar esa selección.

Por cierto, para los más curiosos, el que sigue sería mi cuarto nivel.

Nivel 4
Austin Rivers -- Dion Waiters -- Terrence Ross -- Meyers Leonard -- Tyler Zeller -- Kendal Marshall