Artículos

[29/06/2011] Opinión
R&R vuelven a sonreir
Por Albert Molinari @ultimatenba | @AlbertMolinari

Atrás quedan los malos momentos. Aires frescos soplan en las vidas de Ricky Rubio y Rudy Fernández.

Recuerdo el verano de 2008. Era el colofón de un gran año para un par de jugadores, de compañeros, de amigos. La temporada 2007/08 dio al DKV Joventut dos títulos: la Copa del Rey y la EuroCup. Ellos eran el estandarte del equipo, los ídolos de la afición. La Doble R. Ricky Rubio y Rudy Fernández atraían todas las miradas.
Rudy se llevó el MVP de la Copa del Rey (segundo en su carrera), el MVP de la Final de la ULEB Cup y el segundo puesto para el MVP de la ACB (que fue a parar a las manos de Marc Gasol). Por si fuera poco, lideró la tabla de anotadores con 21 puntos de media. Ricky, un prodigio de casi 18 años,  coronó su año con el premio de Mejor Joven Europeo (por segundo año consecutivo) y Mejor Defensor en la ACB.
Quedaba la guinda del pastel. La elección en el draft del “Genio del Masnou” en la 5º posición y la confirmación de que Rudy, que iría a Portland Trail Blazers, aumentaría la colonia de “fugitivos” a la NBA. Era un orgullo para La Penya.

Ese verano será recordado por la consecución de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín por parte de la selección española. Y nuestros protagonistas fueron portada de varios medios informativos por motivos propios. Rudy por su espectacular/desafiante/impresionante mate en las mismas narices del intimidador Dwight Howard; una jugada que dio la vuelta al mundo. Y Ricky por ser, hasta el momento, el medallista español más imberbe de la historia de unas olimpiadas.

Todo parecía salir a pedir de boca. Pero transcurridos dos años, la sensación es que los mejores augurios no se han cumplido.

El balear se estancaba en su segundo año en las Américas y criticaba su poca participación en el juego en el tercero. Su bagaje en la Ciudad de las Rosas no se puede catalogar de bueno, sino más bien de irregular. Le han dado minutos y balones en momentos puntuales que no siempre ha sabido gestionar, para sufrir luego lapsus de juego y recibir críticas duras –algunas infundadas, otras merecidas-. Todo apuntaba a una salida de Portland hacia otro equipo, o incluso hacia Europa. Pero en pocas semanas esta situación ha dado un cambio radical. Los actuales campeones, Dallas Mavericks, han obtenido al español mediante un traspaso maestro. Según Donnie Nelson –general manager de la franquicia texana- hacia tiempo que lo seguían. Ya lo tienen. Cero excusas. Todos contentos. Veremos si Rick Carlisle le encuentra un hueco entre Dirk Nowitzki (ha bendecido su llegada) y Jason Terry en el ataque. Segunda oportunidad. Deseo concedido.

Y como ya pasó en el verano de 2008, Ricky también es noticia junto a su amigo. Por fin llega a la NBA. Minnesota Timberwolves han apostado por él y han sabido esperar. El recibimiento ha sido por todo lo alto. Aunque creo que el respiro de alivio más grande es del propio Ricky. Su último año en el Joventut fue muy bueno, lo suficiente para merecer el mayor traspaso en la historia ACB de un jugador (aproximadamente 3.7 millones de € pagó el F.C. Barcelona por obtener sus servicios). Con sólo 20 años lo ha ganado todo a nivel de club en Europa. Algo inédito. Otro dato más a favor del Niño Prodigio del baloncesto europeo. Pero no todo han sido luces. En estos dos años su progresión no ha sido visible, su errático porcentaje de tiro ha sido muy comentado, su endeble aportación en momentos clave y su debacle de juego en el último tramo de la temporada 2010/11 dispararon todas las alarmas. Ya pasó. Las dudas sobre su juego se resolverán en Estados Unidos, lejos de casa, en un hogar donde hoy parece cálido y hace tres veranos era frío y desconocido.  

Ambos ahora han visto como un cambio de aires les ha devuelto la frescura. Las nubes primaverales han dado paso a la brisa veraniega. Un agradable aroma a sensaciones gratas, a nostalgia, a momentos de gloria. Una sonrisa en sus caras muestra su estado de ánimo. Esperemos que no sea pasajera. Hay trenes que no pasan dos veces.




Jugadores Artículo
Ficha de Ricky Rubio Ricky Rubio
Ficha de Rudy Fernández Rudy Fernández