Artículos

[30/04/2014] Actualidad
Racismo y xenofobia: un cáncer en el deporte
Por Albert Molinari @ultimatenba | @AlbertMolinari

Dos episodios muy recientes han devuelto el tema a la palestra. Toca erradicarlo del deporte lo antes posible. El deporte debe unir culturas y naciones.

Donald Sterling, propietario de los Angeles Clippers ha sido grabado en una conversación racista    con su amante/novia.  Juzguen ustedes mismos. En ella habla de que no le traiga gente negra a sus partidos, que no los promocione, que no se haga fotos con ellos.

El medio TMZ (una web sensacionalista, especialista en sacar los trapos sucios del mundo del deporte y espectáculo en EUA) lo ha sacado a la luz pública. En cuestión de horas de formó un tornado que ha conseguido que los dioses del baloncesto -Magic Johnson, Michael Jordan, Larry Bird, LeBron James, entre mucho-  pidiesen que el comisionado Adam Silver hiciera algo al respecto.

El último en sumarse al tema es Mark Jackson, entrenador de los Golden State Warriors, equipo que se enfrenta en esta primera ronda a los Clippers. Jackson cree que los aficionados locales harán el boicot en el quinto partido que se disputa en el Staples Center. Dice que “si yo fuese un fan, no iría. Creo que la gente está  indignada, y que mostrarán su enfado en este decisivo partido.  Como afroamericano no puedo tolerar sus palabras, por mucho que ame el deporte”.

Como consecuencia del aluvión de críticas, varias empresas colaboradoras de los Clippers han retirado su apoyo – temporal o definitivo-. Grandes empresas como State Farm, KIA o Virgin America han hecho pública su desvinculación. Duro golpe económico a corto plazo y de imagen a medio. 

No es nuevo que Sterling sea racista. Lo ha sido siempre. Ya tuvo sus más y sus menos con Elgin Baylor cuando este era el GM. Frases como “he dado un montón de pasta a un negro pobre” o “yo lleno la mesa de comida a esos negros…” han sido frecuentes. Solo un loco y un necio diría eso en un deporte que el 90% de los jugadores son de raza afroamericana.  Curioso que este señor de 81 años diga eso cuando sale con una joven de 31 años que es de origen afroamericana mezclada con mexicanos. Ahí se ve la hipocresía de Donald Sterling.

Ayer, el comisionado Adam Silver declaró persona non grata a Sterling en un comunicado que vetaba la entrada del mismo en cualquier cancha y lo expulsaba de la NBA de por vida. Una acción drástica, directa y sin miramientos que tuvo una reacción en cadena de forma positiva por parte de la gran familia del baloncesto. EL lema “WE ARE ONE” circuló y se extendió a todas las franquicias de la NBA.

El otro caso se encuentra cruzando el Atlántico y cambiando de deporte. El partido entre el Villareal y el F.C.Barcelona  del pasado domingo dejó una imagen de racismo y xenofobia. A mediados de la segunda mitad, un aficionado arrojó un plátano delante del lateral Dani Alves (FCB), que se disponía a sacar un córner.  La reacción fue increíble: Dani Alves recoge el plátano , se come un trozo y lo lanza a la banda, como si fuese un papel que molestaba. Luego sacó el córner como si nada.

Ejemplar reacción a un gesto deplorable, que ha provocado una campaña de SOSRacismo que ha movilizado a medio planeta.

Varios son los futbolistas que durante años han recibido gritos, insultos, vejaciones por motivos racistas (Alves, Marcelo, Eto’o, Roberto Carlos, Seedorf entre otros). Normalmente se actúa y se sanciona. En el caso de Alves, el Villareal ha expulsado de por vida al aficionado de El Madrigal. 

En Europa también pasa. Balotelli (AC MIlan) ha sufrido varios episodios, sobre todo en campos tan radicales como Roma, al igual que otros deportistas en Francia.

Vivimos en una era de democracia y libertad, estamos en la segunda década del siglo XXI y aún así la civilización se comporta como auténticos animales en muchas ocasiones. El deporte se creó para unir culturas, para unir pueblos, para divertir y apasionar a las masas. No se creó para que gente con dinero haga y diga lo que quiera, para que un mero aficionado se crea con derecho a todo por haber pagado la entrada, que nos creamos superiores a otros por el simple hecho de que nuestra piel es distinta a la suya.

Ahora que hemos conseguido que un presidente de los EUA sea de raza negra, que propietarios de equipos de la NBA sean de raza negra, que actores, médicos y abogados de raza negra sean respetados y admirados, no podemos perderlo. Puede que haya gente que no recuerde –o no quiera- recordar lo que pasó en la Segunda Guerra Mundial. Que no sepan –o no quieran- saber cómo vivió la raza afroamericana y latina hasta los años 70 (incluidos los deportistas de élite) en los Estados Unidos.

Recientemente falleció Rubin ‘Hurricane’ Carter. Un ejemplo de superación, de lucha por los derechos raciales, por la igualdad. Su vida fue llevada al cine de la mano de Denzel Washington con el título “Huracán Carter”. La vida del boxeador fue un martirio que sirvió para cambiar leyes, para hacer justicia, para ser mejores. Incluso Bob Dylan le dedicó un tema a Carter llamado Hurricane

Espero que aprendamos todos, y que estos episodios no se reproduzcan y los condenemos todos por el bien del deporte y el mundo.

 

Dedicado a todos los que sufren racismo y  xenofobia y para los que han dedicado toda su vida a la igualdad racial y a la integración en la vida por la via del deporte.

 

 




Jugadores Artículo