Artículos

[10/06/2013] Análisis
¿Por qué son tan odiados los Heat?
Por Albert Molinari @ultimatenba | @AlbertMolinari

Por alguna razón, los Miami Heat no cuentan con la simpatía y el respeto que han contando otros grandes equipos a lo largo de la historia. Intento buscar el porqué.

A veces las cosas no son lo que parecen. A veces las acciones son tomadas desde un prisma que no es el mismo por el que se miran. Hay momentos en la vida en lo que hagas lo que hagas serás cuestionado. Algo así deben estar viviendo los Miami Heat desde la llegada de LeBron James en 2010.

Muchos aficionados y algunos medios tildan a los Heat de “equipo hecho a base de talonario”.
Algo de razón tienen, pues que yo sepa a los jugadores se les paga con dinero. Ni con buenas palabras, ni con favores, ni con contratos publicitarios de por vida. En la historia de la NBA hay dos tipos de equipos campeones: los que se forjan a través del draft (Lakers y Celtics en los 80 y Spurs actualmente) y equipos formados por traspasos de estrellas (76ers de 1983, Celtics de 2008 o Heat de 2012).

 

El primer tipo es una mezcla de visión y suerte.  

Los Lakers del Showtime tuvieron en el draft (diferente hasta 1985, donde se instaura el sorteo y las opciones según peor resultado) la suerte de cara desde 1977 hasta 1985. En estos años sacaron de la NCAA a Norm Nixon, Magic Johnson, James Worthy & A.C. Green. Cuatro de los ocho  (hay que añadir a Kareem, Bryon Scott, Cooper y Rambis) jugadores que formaban uno de los mejores equipos de la historia y que ganaron 5 anillos en 9 años. Este equipo se puede considerar el mejor formado con talento salido directamente de la NCAA, perdurando en el tiempo y mejorando año tras año.

 

Otro ejemplo son los Celtics de Larry Bird. El equipo elevó a mitos a un grupo de jugadores que fueron seleccionados en el draft entre 1977 y 1981, donde se unieron Robert Parish y Dennis Johnson a Cedric Maxwell (1977), Larry Bird (1978), McHale (1980) y Danny Ainge (1981). Punteria impresionante la de Red Auerbach para confeccionar un equipo letal. Los veteranos Tiny Archibald y Bill Walton se enrolaron a ellos en una etapa gloriosa entre 1980 y 1986, con 3 anillos para la franquicia de Massachusetts.

 

El tercer equipo campeón hecho desde casa son los San Antonio Spurs. Llegaron via draft David Robinson, Sean Elliot, Tim Duncan, Manu Ginobili y Tony Parker entre 1987 y 2001. Todos ellos han sido campeones de la NBA con la camiseta texana. Actualmente están otra vez en las Finales con jugadores seleccionados en los drafts entre 2007 y 2011: Tiago Splitter, DeJuan Blair, Nando De Colo y Cory Joseph. ¡¡Pero es que además mantienen al Big 3 (TD, Parker y Manudona) original!! No sabemos si ganarán el 5º anillo para la franquicia, pero lo que sí debe quedar claro es que es la gestión con mayor rentabilidad desde los Celtics de los 60.

En el otro lado del espejo hay los equipos que cuentan con pocos jugadores del draft y el resto fichado con grandes contratos o con traspasos sonados.

Los Sixers ganaron el anillo en 1983. Formados por un tándem pagado a un precio de oro (Dr. J y Mo Malone), rodeados por elecciones jóvenes como Cheeks y Toney y complementados por veteranos como Bobby Jones fueron un equipo imparable. Desde la ABA se trajeron a Julius Erving en 1976 y desde los Houston Rockets a Moses en 1982. Dr. J había acumulado 3 MVPs de la extinguida Liga antes de dar el salto y el pívot sumaba dos trofeos (1979 y 82) defendiendo la camiseta de los Rockets. Sin duda, dos fichajes galácticos -si se me permítela comparación- en un corto espacio de tiempo. Si en su momento no se criticó y ahora se ve a ese equipo como uno de los 10 mejores de la historia, ¿por qué se odia tanto a los Heat de Spoelstra?

El siguiente que me viene a la cabeza son los Boston Celtics de 2008. Un equipo que todos tenemos en la mente y en la retina, y que ha sido capaz de reverdecer viejos laureles de la histórica e idolatrada franquicia del trébol. Pero ¿cómo llegaron a ser campeones?

Los C’s contaban en su plantilla con Paul Pierce como líder. Desde 1998 hasta 2007 juntaron a Pierce, Rondo (vía traspaso con los Suns en 2006, que no elegido directamente…), Tony Allen y Glen Davis (llegado a Boston vía traspaso de Jeff Green a Seattle en 2007). A ellos se les unieron Kevin Garnett y Ray Allen. KG había sido MVP de la NBA en 2004, por lo que era un fichaje de lujo, y Sugar Ray lideraba  a los Sonics y era una de las mejores muñecas de las NBA desde hacía tiempo (y sigue siéndolo). Dos Finales y un anillo es lo que consiguió la unión del Big3 en tres temporadas. Si ellos eran (y son) adorados… ¿por qué los Heat de LeBron James son odiados?

 

Y por último, los actuales campeones de la NBA. Imagino que la culpa de todo la tiene King James. Sus gestos, sus rituales, su ego (¿?), su bravuconería… Todo lo que hace El Elegido es cuestionado o mirado con lupa. ¿Pero es el único que lo hace? NO. Michael Jordan también era un fanfarrón, Bird era el rey del trash talking y Kareem Abdul-Jabbar tenía un carácter arisco y complicado. No tiene por qué gustar a todos, pero LeBron está donde merece, en la cumbre de la NBA. Llegó a Miami con un gran contrato bajo el brazo, pero no era lo máximo que podía ganar (ya que ajustó el salario ligeramente para que los Heat pudieran fichar a Bosh y renovar a Wade). Ya había llevado a los Cavs a las Finales (2007) y había ganado el MVP (2010). Pudo elegir y eligió a los Heat que le prometieron que le darían compañeros de calidad y que irían a por el campeonato. Con Wade a bordo, el tercero fue Chris Bosh. Los Tres Mosqueteros unidos en el intento de llevar  a Miami a lo más alto. Lo consiguieron. Tres años, tres Finales. Una perdida, una ganada y actualmente pelean con los Spurs para hacer el back-to-back. LeBron ha conseguido tres MVPs consecutivos en tres temporadas en Florida. No tiene que demostrar nada. Está al nivel del mejor top-5 de la historia de la NBA –por mucho que Dennis Rodman se empeñe en sobrevalorarlo-, y aún así lo critican. ¿Por qué?

Del draft los Heat han sacado a Dwyane Wade,  y ficharon como agente libre a Udonis Haslem –que no entró en el draft-, jugando únicamente en los Heat en toda su carrera. Norris Cole (traspasado desde los Wolves vía draft) y Chalmers (otro de los Wolves) se pueden considerar elecciones de los Heat. El resto son agentes libres veteranos (como Ray Allen, Shane Battier o Chris Andersen).  Como los 76ers en 1983, su equipo es talonario + poco draft + veteranos de calidad cobrando poco. Yo, personalmente, les veo bastantes similitudes a ambos equipos.

Muchos aficionados no quieren que los Heat ganen el anillo. Es algo curioso, es como si fuesen el enemigo número uno. Un paralelismo son los Lakers de 2004, que ficharon a Karl Malone y Gary Payton para intentar el anillo y no recuerdo que se montara el mismo debate ni aparecieran las mismas ganas de derrota. Malone se “vendió” tras una larga y fructífera carrera en los Jazz para intentar ganar el anillo, pero se quedó con 0 de 3 (1997-1998-2004). Payton había perdido en  1996 y quería otra oportunidad. Falló en 2004 pero tuvo la suerte de estar en Miami en 2006 con el anillo que Shaq & Wade robaron a los Mavs  (perdían 0-2 y ganaron 4-2).   

He intentado dar una visión global de la historia de la NBA en los equipos campeones más representativos de  los últimos 30 años para encontrar una razón o un motivo del ‘odio’ que se tiene sobre los actuales Heat. Yo no la veo, pero cada uno es libre de canalizar su opinión donde sea y como sea.

Permítanme una pregunta. Ahora, ¿siguen odiando a los Heat?




Jugadores Artículo
Ficha de LeBron James LeBron James
Ficha de Dwyane Wade Dwyane Wade
Ficha de Chris Bosh Chris Bosh