Artículos

[17/06/2015] Análisis
Por qué LeBron no es MVP (ni GOAT). Análisis Finales NBA 2015
Por Sergio Calvo @ultimatenba | @akaZerf

Un poco más de gasolina al eterno debate. ¿Eres hater de LeBron? ¿O crees que es el más grande de todos los tiempos? Algunos datos de estas Finales.

Los muchos aduladores de LeBron James ondean estos días la bandera de su casi triple-doble en las finales para proclamarle GOAT (Greatest Of All Time), y reprochan a sus detractores que sólo el odio (u hodio, como suelen escribir más comúnmente algunos de ellos) ciega a sus detractores y les impide ver la grandeza de The Choosen One...

Aparte de todos los memes y gags que circulan por Internet con LeBron como protagonista, están los hechos. Y aparte de las estadísticas y los box score, está el juego. Tras haber visto TODOS los partidos de Playoff jugados por Cleveland Cavaliers, y muchos de los que disputaron durante Temporada Regular, ahí va mi análisis.

El camino a la Final

El equipo no comenzó jugando bien. Como si se tratara de un F1, LeBron James fue ajustando el monoplaza (el equipo) a su medida. Tiradores más o menos fiables y sus veteranos de confianza . David Blatt hizo su mayor aportación al equipo reclutando a Timofey Mozgov tras la lesión de Anderson Varejao, así que tras meses con muchísimas dudas el equipo finalmente acabó muy bien la temporada, entre rumores de unas llamadas "vacaciones de anabolizantes" de LeBron (Billl Simmons lo insinuó).

Es innegable que Cavs tuvo mala suerte con las lesiones. Pero también lo es que no tenía rival en el Este.

Tras acabar segundos la primera eliminatoria ante Boston Celtics era un trámite, aunque los verdes dieron más guerra de la esperada y, además, Kelly Olynyk dejó KO a Kevin Love (en mi opinión, de forma premeditada), 

El siguiente paso era superar a unos  Chicago Bulls que estaban jugando muy mal, pésimamente dirigidos desde el banquillo. Las molestias de Pau Gasol, que se perdió dos partidos y jugó muy mermado otros dos, fue clave en la eliminatoria, aunque por el otro bando Kyrie Irving jugaba totalmente cojo debido a una tendinitis, sin que Derrick Rose pudiera aprovecharse.  LeBron James protagonizó una de las jugadas de los Playoff anotando un triple ganador en el último segundo tras un partido en el que jugó francamente mal. Curiosamente en la Final sucedería todo lo contrario.

Qué decir de los Atlanta Hawks, el siguiente rival. Ni rastro del equipo que ganó el Este. A la Final de Conferencia llegaron hechos trizas. Dellavedova puso su granito de arena lesionando, en mi opinión premeditadamente, a Kyle Korver, así que el sweep fue un hecho y los Cavs tuvieron mucho tiempo para recuperarse físicamente.

 

Final ante Warriors

Es innegable el esfuerzo extremo de LeBron James en las Finales, y sus números estratosféricos. También la mala suerte con las lesiones. Pero si quitamos los ojos de las estadísticas...

El panorama es que los Cavs se encuentran a Golden State Warriors, el mejor equipo de la Temporada Regular, pero un equipo NOVATO en las Finales, con lo que ello supone (LeBron lo sabe bien, ya se comió un 4-0 en su primera aparición).

 Los Warriors han jugado bastante mal. Algunos jugadores tardaron en aparecer y de otros sólo se han visto pequeños chispazos. Prácticamente nada que ver con el equipo que deslumbró en Temporada Regular, pero un equipo que, ayudado por su entrenador, supo adaptarse y sufrir para ganar.

La derrota y la lesión de Irving en el primer partido (ambas situaciones se hubieran evitado si LeBron, tras una gran actuación, hubiera metido alguna al final del último cuarto y no hubieran ido a la Prórroga) colocó la serie en otra dimensión. 

Todo el mundo creyó que iba a ser un 4-0 y ahí Cavs, liderados lógicamente por LeBron, sacaron orgullo y ganaron los dos siguientes contra todo pronóstico. En ambos LeBron dominó durante más de 40 minutos en cada partido, pero aunque falló mucho en los momentos finales ganaron ambos partidos, aparte de por LeBron, por el aplastante dominio del rebote, desesperante para Warriors en algunos momentos en los que Tristan Thompson parecía Dennis Rodman y Timofey Mozgov el mismísimo Moses Malone.

Con el 1-2 a su favor ya se hablaba de que LeBron James estaba ganando él solo, que su equipo era una banda y que ganar la serie le convertiría en GOAT.

El cuarto partido, en Cleveland, era clave. Desaparece Andrew Bogut de la rotación y deciden que comience Andre Iguodala, por primera vez en toda la temporada. Small Ball extremo. Fuera de su rol de sexto hombre, Iggy le amarga la vida a LeBron, en ataque y defensa, y ganan de 21. Serie empatada. De nuevo grandes números de LeBron y abducción ovni en los últimos minutos, justo lo contrario que Curry. Final tranquilo para Warriors, que ganaron de 21.

A todo esto, tras más de 170 minutos disputados, a LeBron se le había visto defender menos que a Romario.

Game 5, de nuevo en Oakland  (nuevo formato 2-2-1-1-1 para las Finales, lo cual es una putada para la prensa). Antes del partido LeBron garantiza que van a ganar. Vuelve a hacer numerazos pero al final, agotado, no mete una. Stephen Curry sí. Sin noticias de Klay Thompson, pero los Warriors toman ventaja 3-2.

El final del final

Game 6. Vuelven a Cleveland y LeBron dice que está confiado porque él es el mejor jugador del mundo.

Partido igualado, de nuevo gracias al rebote, pero Warriors acaban más frescos pese a no poder contar con Klay, eliminado con 6 faltas, algunas de ellas muy rigurosas si tenemos en cuenta el listón durante toda la serie en la defensa de Dellavedova a Curry.

A falta de 2 minutos Curry deja atrás a Shumpert y, ante la extraña impasibilidad de LeBron, que estaba debajo de la canasta, anota una bandeja fácil colocando a su equpo 13 arriba. Con 1:50 LeBron se desmorona en el banquillo, tapado con una toalla durante todo un tiempo muerto. Mike Miller le tiene que levantar para que vuelva a la pista, pero LeBron ya ha desaparecido. Deambula por la cancha y tiene que ser el chalado de JR Smith el que meta tres triples locos y ponga al equipo de nuevo en el partido, con los Warriors fallando tiros libres (incluido Curry).

La fe del inestable escolta coloca el 97-101 en el marcador a falta de 30 segundos, y tienen opciones de acercarse más pero fallan los siguientes tiros (LeBron vuelve a coger el balón viendo que estaban cerca otra vez, pero falla de nuevo).

A falta de 10 segundos ya sí está sentenciado el partido, LeBron ya en el banquillo le da la mano fríamente a Curry, a Steve Kerr y al resto de titulares de los Warriors. Es sustituido ante los gritos de MVP de la grada, abandonando la cancha en cuanto sonó la bocina. Para mí le faltó un poco de clase al despedirse pero entiendo que después de perder 4 finales de 6 ya estés hasta la xxx de saludar.

Me he dejado bastantes cosas que han hecho las delicias de los haters, como cuando se tira en plancha contra una cámara cuando parecía que tenía más opciones para caer con menos aspavientos tras una personal de Bogut, y tiene que jugar con una brecha en la cabeza. Pero básicamente así he visto la Final de LeBron James.

Ha dejado momentos épicos, sus típicos mates llenos de fuerza, triples de 8 metros, un pase por la espalda a Mozgov que veremos muchas veces y ha promediado  unos impresionantes 35'8 puntos, 13'3 rebotes y 8'8 asistencias, casi un triple-doble. 

Pero también ha dejado un 39% en tiros y se ha desfondado al final en TODOS  los partidos. 

Ahora sus detractores tienen un nuevo argumento mucho más poderoso que las declaraciones de su peluquero o si lleva o no lleva cieta del pelo. Ahora, en el debate sobre quién es el más grande de todos los tiempos, en el debate (para mí ridículo) del GOAT, sus detractores podrán comparar el 6-0 de Michael Jordan con el 2-4  (hasta el momento) de LeBron James.




Jugadores Artículo
Ficha de LeBron James LeBron James