Artículos

[20/04/2017] Play Offs NBA
Playoffs Crasher: Los Angeles Clippers - Utah Jazz (Game 2)
Por Oleguer Homs @ultimatenba | @OleguerHoms

Chris Paul, Blake Griffin y DeAndre Jordan saltan a cancha con ánimo de venganza y se imponen a unos combativos Jazz para empatar la serie 1-1 antes de volar a Salt Lake City (99-91)

¡Que el ritmo no pare! UltimateNBA vuelve al Staples Center tres días después que los Utah Jazz se sobrepusieran a la lesión de Rudy Gobert y robaran el factor cancha a Los Angeles Clippers gracias a una canasta en el último suspiro de un héroe inesperado, el veterano Joe Johnson (95-97). Se suele decir que una serie de Play-Offs no empieza hasta que el equipo local pierde; a juzgar por la urgencia de victoria y los fantasmas pasados que empiezan a torturar el seno del vestuario angelino queda claro que la que nos ocupa ya ha empezado...

17:02: Ver un pastel gigante rezando el lema "It Takes Everything" nada más entrar en el salón habilitado para la prensa no es un buen augurio para mi futura diabetes, pero cuál Bruce de Matilda me reservo un trozo antes de que otros glotones como yo lo devoren sin piedad.

17:24: Dante Exum y Raul Neto son los más listos de la clase y han salido a calentar al tiempo que lo hacen las cheerleaders. Fieles a su cita pre-partido en la pintura, los insperables Blake Griffin y DeAndre Jordan compaginan movimientos al poste cerca de dónde Jamal Crawford acaba de terminar sus series de tiro desde la línea de tres puntos.

17:37: Estoy a punto de sentarme en una silla que acababa de quedar libre cuando llega la sombra agigantada del otro candidato a ocuparla, el hoy en día miembro del cuerpo técnico de los Utah Jazz DeSagana Diop. Al final nos sentamos de lado y charlamos un rato de lo aburrida que es la vida en Salt Lake City pero la ventaja que esto conlleva respecto a una ciudad como Los Angeles, dónde hay demasiadas distracciones. Antes de despedirnos decido preguntarle a Diop quién es su candidato a MVP, encuesta improvisada a la que el senegalés responde sin pestañear: Russell Westbrook.

17:49: El orgullo herido por la derrota del otro día ensombrece el habitualmente alegre rostro de Doc Rivers, que enseguida vuelve a mostrar su cara más amigable. Como competidor Doc sabe que tanto él como sus jugadores hubiesen querido vengar el duelo jugando al día siguiente en vez de tener que esperar dos días que se hicieron eternos. Preguntado sobre la baja de Rudy Gobert, Rivers recrimina a los suyos que, salvo Chris Paul, no aprovecharan para pisar la pintura. En este sentido, Blake Griffin y DeAndre Jordan cobrarán más protagonismo si cabe ante la ausencia ya conocida del francés.

18:08: Quin Snyder es consciente de hasta que punto es complicado ganar dos partidos seguidos a domicilio, más aún si como es el caso no pueden contar con su hombre más importante en defensa. A pesar de los baches, si hay un equipo preparado para librar batalla es Utah, conjunto plagado de bajas a lo largo de la campaña que como contrapartida pudo foguear jugadores que en un principio no habrían disputado tantos minutos.

18:20: La intensidad de Joe Ingles sentado en una silla no difiere mucho de la velocidad de crucero a la que Boris Diaw y Joe Johnson están ejercitando sus ancianos músculos. Si hay alguien que se merece ir al tran-tran es Iso Joe, héroe el pasado sábado que esta noche intentará repetir proeza.

18:43: Gordon Hayward y George Hill se dividen su lado de la cancha mientras Alan Anderson y Austin Rivers comparten el otro. Fieles a su tempo habitual no tardarán en llegar JJ Redick y Mareesse Speights, pistoletazo de salida que nos indica a nosotros que es hora de irse a cenar y ver si con suerte queda alguna migaja de pastel.

19:21: Jimmy Goldstein y su sombrero western y Steve Ballmer charlando con sus amigos de la fila VIP han llegado puntuales para disfrutar de las ruedas de calentamiento. En los últimos días me he percatado de una rutina que Chris Paul y Paul Pierce repiten a diario, ejercicio en el que The Truth ejerce de sparring para que Point God afine sus bailes al poste. Con los dos Paul listos para salir a batirse ante los foragidos de las montañas rocosas ha llegado por fin el momento que las dieciocho mil almas rugientes en el Staples estamos anhelando. ¡Empieza el partido!

1r cuarto: Chris Paul con una canasta, DeAndre Jordan taponando a Gordon Hayward y Blake Griffin al contraataque nos dan a entender ya de buen inicio que aquí hoy nadie está para bromas. Gordon Hayward osando anotar un triple desata una secuencia que empieza con triple de respuesta de Chris Paul y dos alley-oops consecutivos a DeAndre Jordan que obligan a Quin Snyder a pedir clemencia en forma de tiempo muerto. La entrada de Rodney Hood y Joe Johnson amenaza con aligerar diferencias, pero dos matazos consecutivos de DeAndre Jordan y Blake Griffin vuelven a desatar la locura de un Staples muy metido. Ni la segunda falta (ambas en ataque) de Chris Paul puede poner freno a los angelinos, que siguen al alza con el rejuvenecido Paul Pierce a la cabeza. Al final, ninguna metáfora resume mejor este período que un último mate de esta fuerza de la naturaleza que es DeAndre Jordan, que se enfila ya a 10 puntos y 5 rebotes (29-18).

2o cuarto: A Rodney Hood, Joe Ingles y Joe Johnson les bastan tres minutos y el mismo número de triples para volver a poner a Utah a tiro de piedra. La reacción visitante obliga a Doc Rivers a volver a sacar a Chris Paul antes de lo que sus dos faltas recomiendan, decisión que el base agradece volviendo a dinamizar el ataque vertical e incisivo que tanto daño ha hecho a los Jazz. El ritmo endiablado beneficia claramente a los angelinos y, más en concreto, las cualidades atléticas de mimbres como Blake Griffin. En un abrir y cerrar de ojos, el ala-pívot nos regala dos mates (incluido un 2+1) que vuelven a poner tierra de por medio, margen necesario a tenor de las alarmas que saltan cuando Chris Paul comete su tercera falta personal. El miedo se apodera del Staples tras un triple de Gordon Hayward, pero allí están DeAndre Jordan y Jamal Crawford, listos para disiparlo. Como no podía ser de otro modo, el cuarto termina con otro mate de DeAndre Jordan que pone el 51-42 con el que llegamos a la pausa.

Descanso: Baron Davis y su llamativa sudadera amarilla es lo más parecido a un famoso que somos capaces de detectar en las inmediaciones de la cancha. Por suerte para todos, incluido el bueno de Davis, no hay ni rastro de Donald Sterling a la vista...

3r cuarto: Intercambio de canastas de inicio hasta que Chris Paul decide imponer la voluntad del Point God con un triple, un tapón y una bandeja al contraataque. Lo de DeAndre Jordan y los mates empieza ya a rozar lo obsceno, lo nunca visto desde que Lew Alcindor forzó la NCAA a establecer una ley seca en lo que a colgarse del hierro se refiere. Los locales empiezan a gustarse con un juego coral digno de un reloj suizo en el que incluso JJ Redick o Luc Mbah a Moute asisten al más puro estilo Chris Paul. 18 puntos, 14 rebotes y 7 mates después los árbitros castigan a DeAndre Jordan con su cuarta falta, que le manda camino del banquillo, al lado de Blake Griffin y sus 19 tantos. Con el cuarteto mágico en el banco Utah hace un amago de remontada que los puntos de Luc Mbah a Moute, Paul Pierce y Raymond Felton previos a la canasta final de Joe Johnson dejan en intento fallido (79-70).

4o cuarto: Los inmortales Joe Johnson y Jamal Crawford intercambian tantos antes de que un empujón digno de flagrante de Marreese Speights a Rodney Hood motive al escolta a devolvérsela con un canastón en la jugada siguiente. Sigue la polémica un minuto después cuando una penetración de Joe Ingles se lleva a Mo Buckets por delante y los árbitros, inexplicablemente, señalan la no-falta de Speights. Utah ha elevado las líneas defensivas y está haciendo un buen trabajo ahogando el perímetro angelino, aunque ningún esfuerzo es suficiente cuando quién está enfrente se llama Chris Paul. Llegados al ecuador, los ocho puntos arriba de los Clippers desembocan en una locura de canastas obra de Gordon Hayward, Blake Griffin, George Hill, Chris Paul, Joe Ingles y Chris Paul otra vez en minuto y medio. El margen de error angelino es mínimo, pero suficientemente ancho para permitirse que sea un triple de Blake Griffin el que deje a los de Salt Lake City vistos para sentencia y empate la serie (99-91).

22:13: El ascensor aterriza en los bajos fondos del Staples Center con un timing perfecto, ni más ni menos que el segundo exacto para tener la suerte de cruzarme con Baron Davis y el Jack Nicholson Clipper Billy Crystal en los pasillos. En la sudadera de B-Diddy se puede leer Average Joe, que es en lo que el retiro convierte a todo un héroe que una década atrás lideró a los Golden State Warriors del We Believe a derrotar a los Dallas Mavericks del MVP Dirk Nowitzki.

22:25: A excepción de la empanada final, Doc Rivers cree que los suyos hicieron un buen trabajo imponiendo su ritmo a pesar de los problemas de faltas de Chris Paul. El técnico angelino loa el hecho que Paul fuera capaz de mantener la cabeza fría, merecidos halagos que también se lleva Luc Mbah a Moute por su defensa a Gordon Hayward y +15 favorable a los intereses locales cuando él estuvo en cancha.

22:31: Quin Snyder no está para que le hablen de hipotéticos como "¿qué hubiera pasado si estuviera Rudy Gobert?" o "¿crees que estarías más satisfecho si la serie estuviera empatada 1-1 después de ganar el segundo partido en vez del primero?". La realidad es la que es, y nada lo resume mejore que el "es lo que hay" de Snyder muy de Popovich y la predisposición que tanto él como sus hombres tienen de levantar la eliminatoria a pesar de las circunstancias.

22:47: Tanto DeAndre Jordan como Blake Griffin se muestran orgullosos del hecho que el espíritu del equipo se mantuviera intacto tras la derrota en el primer partido. Como muy bien dice DJ, "no hay tiempo para lamerse las heridas", los Playoffs están hechos para quienes hacen ajustes y el día siguiente "salen agresivos desde el primer minuto", añade Blake.

23:04: Igual que hizo Doc antes, CP3 se rinde ante la importancia que tiene Luc Mbah a Moute, peor pesadilla de Gordon Hayward y perro de presa que le hace sudar cada punto que anota. Gordon Hayward se muere de ganas de que la serie vuelva al feudo de Utah en su breve comparecencia, un deseo que en el caso de Chris Paul se convierte en miedo por el hecho de que Salt Lake City "es una de las canchas visitantes más complicadas". 

Aquí termina el segundo Playoffs Crasher de la temporada, esperamos que todo vaya bien y volvamos a estar allí el próximo martes para vivir el quinto partido de la serie. ¡Hasta pronto!




Jugadores Artículo