Artículos

[27/10/2011] Análisis
Phoenix, un oasis perenne
Por Albert Molinari @ultimatenba | @AlbertMolinari

Los Suns han contado a lo largo de su historia con un excelente ramillete de bases que han hecho de las asistencias, la seña de identidad del equipo de Arizona

Los Phoenix Suns  tiene en sus filas a uno de los bases más creativos de historia: Steve Nash.

El canadiense es un virtuoso del balón y sus asistencias dejan a todos boquiabiertos.

Pero los Suns tienen una larga tradición de bases creativos. Personalmente, clasifico a los bases en creativos y resolutivos. El primer grupo crea juego, asiste, marca el tempo y si puede, anota. El segundo anota desde cualquier sitio, sustenta al equipo y si puede, asiste. Tan válidos unos como otros. A lo que vamos.

Los Suns iniciaron su andadura en la NBA en la temporada 1968/69.
A pesar no tener el glamour, los anillos y la repercusión mediática que sí gozan otras franquicias, ostentan el 4º mejor porcentaje de victorias de la historia del baloncesto profesional norteamericano con un excelente 55.6%. Por delante están los Angeles Lakers (62%), los Boston Celtics (59.5%) y los San Antonio Spurs (58.4%). Ahí es nada.

Su juego alegre, algo alocado pero sobretodo muy ofensivo ha sido su sello durante décadas.  No es de extrañar que abundaran las asistencias y los pases extras. Pero nada más lejos de la realidad.

Pasaron 20 temporadas desde su nacimiento antes de tener en el equipo un jugador con un promedio superior a las 8 asistencias por noche (1987/88). El honor recayó en un chico que ahora es un ídolo en toda Arizona: Kevin Johnson.

El pequeño base (1.84 de estatura) revolucionó el juego de los Suns desde el principio y catapultó a la franquicia a cotas muy altas, llegando a disputar las Finales de la NBA en la temporada 1992/93 (segundas de su historia tras las de 1975/76). ‘KJ’, como lo conocemos todos, se ganó el respeto de la Liga capitaneando la nave junto a Charles Barkley.  Johnson consiguió anotar más de 20 puntos y regalar más de 10 asistencias en tres temporadas consecutivas (89-90-91). Desde 1964, sólo dos jugadores han igualado o superado esta marca: Oscar Robertson (1964 a 1967) e Isiah Thomas (1984 a 1987). En las dos últimas décadas nadie ha conseguido un three-peat de 20+10.

 

La canalización del juego de KJ fluyó de tal forma que el equipo tuvo una estratosférica media de más de 110 puntos por partido… durante ocho temporadas consecutivas –desde la 1988/89 hasta la 95/96-. Durante su carrera fue sufriendo lesiones que le dejaron bastantes partidos sin poder disputar. La edad hizo mella en su juego, y ya no era aquél base capaz de machacar por encima de Hakeem Olajuwon o Patrick Ewing. Pero como caído del cielo, los Suns recibieron una bendición a principios de 1997. Llegaba Jason Kidd.

Tras un fugaz paso por los Dallas Mavericks, el base californiano estaba preparado para seguir la estela de Kevin Johnson. Curiosidades del destino, ambos proceden de la Universidad de California. Las tres primeras temporadas completas en los Phoenix Suns se saldaron con tres liderazgos en la tabla de asistentes de la NBA. El espiritu del “Run&Gun” seguía vivo en la figura de Kidd.

Las victorias no llegaron como se esperaban, y Kidd fue nuevamente traspasado.         


Entre Kidd y Steve Nash, la franquicia de Arizona tuvo en Stephon Marbury su mejor representante en el apartado de asistencias. Starbury consiguió dos años de 20 puntos y 8 asistencias, pero el díscolo base no cuajó (ni deportivamente ni personalmente) ni con la ciudad ni los compañeros.  Y entramos en la era actual.

Desde el verano de 2004, Steve Nash dirige la nave ‘solar’. Elegido por Phoenix en el draft de 1996, tuvo que ganarse el pan lejos de la ciudad, en el estado de Texas. Tras seis largos años como Maverick, volvió. Lo recibieron con los brazos abiertos, y él no ha defraudado nunca.

Ha conseguido 5 galardones de Máximo Asistente de la NBA en los últimos 7 años, obteniendo medias de más de 15 puntos y 11 pases de canasta. Y el equipo lo nota: todas y cada una de estas temporadas han terminado con una media superior a 109 puntos anotados por partido.

Mike D’ Antoni puso en práctica el Run&Gun 2.0, intentando mejorar lo versión de primeros de siglo XXI, añadiendo algunas piezas de muchos quilates.

Desde 1990 hasta la actualidad, ninguna franquicia ha gozado del arte de regalar canastas como los Phoenix Suns. Hasta 8 veces se han llevado el premio de Máximo Asistente alguno de sus integrantes, y han contado con cuatro jugadores diferentes capaces de dar 8 o más asistencias de media en todas y cada una de las últimas 20 temporadas.

Un paraíso para el juego ofensivo, un oasis entre tanto músculo y juego estático.

Defender, lo que es defender, nunca han defendido. Es un mal endémico, algo que parece innato en los Phoenix Suns. Ahora bien; correr, anotar y hacer disfrutar lo hacen como casi nadie en toda la NBA.

Ahora que Nash empieza a pensar en la retirada (37 años), veremos quién es el elegido para seguir con el sello de los Suns: la asistencia.




Jugadores Artículo
Ficha de Jason Kidd Jason Kidd
Ficha de Kevin Johnson Kevin Johnson
Ficha de Stephon Marbury Stephon Marbury
Ficha de Steve Nash Steve Nash