Artículos

[10/04/2009] Actualidad
Phil Jackson se mordió la lengua
Por Borja Cuadrado @ultimatenba

33 segundos duró la rueda de prensa del técnico angelino tras el partido ante los Clippers. En los Lakers esperan que la vuelta de Bynum acabe con los problemas del equipo

El técnico de Los Angeles Lakers no está nada contento. A Phil Jackson no le gustó nada el final de partido de su equipo frente a los vecinos Clippers, y ofreció una rueda de prensa de tan sólo 33 segundos. Los motivos eran evidentes. Mientras, el zen Master espera como agua de mayo el retorno de Andrew Bynum (se produjo en el encuentro ante los Nuggets).

Que los Lakers sean campeones del Oeste con diez días de regular season por delante no es suficiente para vivir unos días relajados en el estresante día a día que vive la franquicia californiana. Phil Jackson anda con la mosca detrás de la oreja con las lagunas que sufre su equipo. Y es que no resulta normal la cantidad de partidos sencillos que se han complicado, o en el peor de los casos, perdido.

El último ejemplo se vivió el domingo. Mediado el último cuarto, los Lakers tenían una cómoda renta de 19 puntos ante los Clippers. El Staples Center estaba viviendo un derbi sin más historia, y las butacas se estaban vaciando paulatinamente. De repente, llegó el apocalipsis.  La ventaja empezó a decaer y tuvieron que aparecer los primeros espadas para apagar el fuego. Pau Gasol (con una bandeja) y Kobe Bryant (dos tiros libres) cerraron una victoria (88-85) que no quedó resuelto hasta el último suspiro, cuando un triple de Baron Davis se estrelló contra el aro, abortando lo que hubiera sido una humillante prórroga.

Rueda de prensa de 33 segundos

La prensa angelina esperaba con mucha expectación las palabras de Phil Jackson. Había cierto morbo por escuchar al técnico local, que no suele tolerar demasiado bien estas remontadas, más allá del resultado final. Lo cierto es que la duración de la rueda de prensa habla por sí sola: 33 segundos. El tiempo suficiente para adivinar que la felicidad, precisamente, no fluía por las venas del head coach ganador de nueve anillos.

Jackson, que aunque no lo parezca a veces también es humano, no quiso hablar en caliente. No hubiera podido decir nada bueno de sus discípulos, y eso, con los playoffs a la vuelta de la esquina, podría haber sido contraproducente. Sabia decisión, a pesar de que los compañeros de profesión se quedaran sin esos titulares que hubieran colocado la noticia en el most viewed de su portal.

Así pues, las declaraciones llegaron este lunes, aunque mucho más suavizadas. El fondo de la cuestión era el mismo, pero la forma había dado un radical giro de 360º. ¿Qué dijo? Lo esperado por todos. “Estaba realmente disgustado. No tenía nada bueno que decir sobre el partido. No quise hablar, porque hubiera tenido que despotricar contra mis jugadores”. Hay veces que se debe capear el temporal, y Jackson lo hizo a la maravilla en esta ocasión.

La vuelta de Bynum

Jackson sabe que, situaciones como las del domingo se deben, en cierto modo, por la ausencia de Andrew Bynum, que se rompió los ligamentos de su rodilla derecha el 31 de enero. El ‘efecto dominó’ que produce su baja es letal para los Lakers. Más allá de su importante producción, provoca que Gasol tenga que jugar más minutos o que Lamar Odom no pueda sorprender desde el banquillo, que queda realmente desangelado. Y más desde que Trevor Ariza es titular. Lo que no aporta el quinteto inicial, no lo hace la segunda unidad.

Y es que el bajonazo de Sasha Vujacic ha sido muy visible este año. Además de la crisis en el juego del esloveno, Jordan Farmar tampoco termina de convertirse en un base de campanillas para relevar a Fisher y Luke Walton aporta más como ‘titular inteligente’ que como relevo. Menos mal que Josh Powell, las cosas como son, no ha sido un cero a la izquierda y se ha defendido como respiro puntual para Gasol.

Por suerte, Bynum ya se está entrenando con fuerza. Andy quería viajar ya con la expedición a Sacramento –donde juegan esta noche-, pero le han recomendado que se quede en casa. Kobe está encantado con su retorno, y ve un efecto comparable al que se produjo con el fichaje de Gasol el año pasado. “Su refuerzo será importante, no habrá problemas en saber combinarnos cuando pueda jugar. Le veo fuerte y muy activo”, afirmó el 24 angelino. La intención es que el center reaparezca antes de Play Offs. El choque del domingo, ante Memphis Grizzlies –rival ante el que se lesionó-, y jugando como local, está señalado con una cruz en el calendario.