Artículos

[24/06/2012] Perfil
LeBron James: Libertad tras 804 noches
Por Albert Molinari @ultimatenba | @AlbertMolinari

LeBron James ya tiene un anillo. Tras 9 temporadas y en sus terceras Finales, por fin lo ha conseguido. Por fin grita libertad.

Sonríe. Baila. Anima al público que enloquece al ver como los segundos van pasando y se desgrana el quinto partido de las Finales de 2012. Él es (probablemente) el hombre más feliz de la faz de la Tierra en esos momentos. En esos instantes, su vida deportiva le pasa por delante como un flash. Sonríe. Es feliz. Es LIBRE. Por fin.

LeBron James es un ganador nato. Eso lo sabemos todos. Pero su afán de mejorar cada dia, en cada aspecto del juego, está solo al alcance de los mejores de la historia. Su habilidad para estar en cada lugar recuerdan a Magic Johnson, su liderazgo en los momentos clave a Larry Bird o Michael Jordan y su autoridad sobre el juego como hizo Shaq o Wilt Chamberlain.  Él tiene un poco de todos, creció viéndolos y ha aprendido de ellos.

Dejemos a parte las sensaciones que a veces  pueda dar. Para mí es menos fanfarrón que Shaquille O’ Neal o menos lenguaraz que Isiah Thomas o Reggie Miller. Creo que se le recriminan demasiadas cosas. Pero en el ámbito deportivo, su rendimiento es intachable y casi insuperable. Desde 2003 mejorando cada dia, en cada apartado, aportando un poco más. Sus medias de 27 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias son registros, sencillamente, increíbles.

“What doesn’t kill you makes you stronger “ (Lo que no te mata te hace más fuerte). Es el estribillo del hit de Kelly Clarkson, pero es una frase utilizada en infinidad de ocasiones. El propio LeBron ha reconocido que en las Finales de 2011 jugó con odio, con rabia hacia la cantidad de detractores que generó su salida de Cleveland hacia Miami y con un afán de ganar el anillo que le cegó. No estuvo a la altura, y lo asumió justo antes de empezar el primer partido de las actuales Finales.

“El año pasado no ayudé todo lo que pude, siento que fallé a mis compañeros. Los dejé demasiado solos”. Palabras de un jugador maduro, de un líder que está a las verdes y a las maduras. Tras 804 partidos oficiales en la NBA (entre fase regular y playoffs), ya puede respirar aliviado. Por fin ha conseguido el anillo. A sus 27 años (cumple 28 el 30 de diciembre), está en el cénit de su –brillante- carrera. Puede que a partir de la 2012/13 veamos otro Rey.

Pero ¿qué es realmente LB6? Es el base que más anota, es el escolta que más rebotea, es el alero que más asiste. 3 en 1. La triple amenaza. El jugador de la nueva era.

Big O, el mítico Oscar Robertson, era un base de 1.96 (altísimo en los años 60/70) capaz de anotar desde 7 metros, coger una decena de rebotes, asistir por encima de la docena y anotar sin problema desde cualquier punto –y el único en promediar un triple-doble de media en una temporada -. Magic Johnson (2.05) es el base más alto que ha jugado en la NBA, y no hay nada que añadir sobre su impecable y prolífera carrera. King James es un alero, pero bien podría colocarse al mismo nivel de juego que los dos nombrados.  Con 2.03 y visión privilegiada del juego, es el all around player 3.0.

Cambió su dorsal al cambiar de equipo. Del 23 al 6 por admiración al Dr. J. El archiconocido Julius Erving jugó 4 Finales, ganado las últimas que disputó. Tres intentos fallidos por sólo dos de LB6. Dr.J tuvo que esperar que el MVP de la temporada se les uniera (Moses Malone desde los Houston Rockets) para conseguir el anillo en 1983. Los Sixers del ‘Fo-Fi-Fo’  no son tan diferentes a los Heat de 2012; aunque bien es cierto que el ascenso al título de los Heat ha sido mucho más duro del que fue para Mo y Erving.

Pero al mismo tiempo ha servido para ver y resolver las críticas o dudas entorno a El Elegido. ¿Que no decide partidos importantes? En el sexto ante los Celtics, en el TD Garden, con 3-2 en la eliminatoria para los verdes, sumó 45 puntos y 15 rebotes para igualar la serie y volver a Miami para sentenciar su pase a las Finales.

¿Que en las Finales no da la talla? Último partido, triple-doble. Nada más. Ha sumado más de 28 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias de media. Tras el 1-0, ha colocado 4 triunfos consecutivos con exhibiciones en cada uno de ellos. En las de 2007 (inexperiencia) y 2011 (lo anteriormente comentado) no pudo demostrar todo lo que lleva dentro. En éstas sí. Ya no hay margen de duda sobre él.

Respeta el juego, adora el baloncesto y siente admiración por los que dan todo lo que pueden cada noche. Su abrazo con Kevin Durant al final del 5º lo dice todo. Admiración mutua. Se han unido el nº 1, nº 4 y nº5 del draft del 2003 para escribir juntos su nombre en la historia de la NBA. Caminos paralelos que han vuelto a unirse para conseguir lo máximo. LeBron fue el nº 1 entonces y lo ha vuelto a ser ahora.

Larga vida al –nuevo- Rey.  




Jugadores Artículo
Ficha de LeBron James LeBron James