Artículos

[16/02/2012] Actualidad
La suerte del undrafted: Jeremy Lin
Por Carlos del Castillo @ultimatenba | @CdelCastilloM

En la era de los ojeadores, ¿siguen siendo el talento, el físico y el potencial las únicas llaves capaces de abrir las puertas de la NBA? Jeremy Lin ha demostrado que a veces solo hace falta una oportunidad.

Cada mes de junio, el Madison Square Garden se engalana para acoger la ceremonia del draft. Esperanzas, predicciones, nervios, negociaciones… La cancha de los Knicks se convierte en el templo donde se celebra uno de los rituales más apasionantes del universo NBA: La selección de los 60 jóvenes que conseguirán una oportunidad  para demostrar su valía contra los mejores jugadores del planeta.

El draft es un proceso peculiar, se pueden seguir de cerca decenas de ellos pero nunca se llegará a entender del todo la justicia por la que se rigen. Sólo hay algo seguro: no se harán excepciones con ningún jugador, todos deben pasar por esta selección para entrar en la liga, si tienen menos de 23 años.

Sin embargo, no todos los aspirantes a entrar en la NBA logran que el comisionado David Stern pronuncie su nombre. Cada año, decenas de jugadores, que se esforzaron al máximo para captar la atención de los ojeadores, no consiguen ser elegidos por ninguna franquicia. Lejos de encontrarse ante el final del camino, para ellos comienza una carrera de resistencia en la que solo los más tenaces lograran demostrar su valía como jugadores NBA.


Una oportunidad que puede cambiarlo todo


Un año después de no ser drafteado, Jeremy Lin se sienta en el mismo escenario en el que un año antes vio como John Wall, también base, salía elegido en la primera posición de su draft. Tras salir rebotado de dos equipos y pasar gran parte de su año rookie en la D-League, forma parte del fondo de armario de los New York Knicks.
Hasta ahora, Lin ha seguido una trayectoria muy similar a la de muchos undrafted. Tras destacar en las ligas de verano de 2010, se ganó una oportunidad en los Golden State Warriors, que se sentían atraídos por las posibilidades de negocio que ofrecía la herencia asiática de Lin.

No obstante, la ausencia de oportunidades, la gran competencia existente en los puestos de guard del equipo de Oakland provocan que sea cortado antes de comenzar esta temporada. Los Houston Rockets rescatan su contrato, pero no llegar a debutar con ellos. Cortado por segunda vez en un mes, los Knicks se fijan en él y evitan que se convierta en agente libre reclamando su contrato.

Sentado en el banquillo del Madison, Lin, que apenas había jugado 6 minutos de media en sus 9 partidos con los Knicks, observa el partido contra New Jersey Nets. Mike D’Antoni, su entrenador, ve peligrar su puesto en la banda mientras Iman Shumpert, un escolta reconvertido a base, Toney Douglas, un escolta con cuerpo de base y Mike Bibby, un base puro pero demasiado veterano, son incapaces de sacar adelante el equipo, que marcha 8-15 y está alejándose de los puestos de PO.
En ese momento D’Antoni se vuelve hacia su banquillo y observa sus recursos, repara en Lin y le ordena que se despoje del chándal; va a tener una oportunidad de verdad. Cansado de sus bases tiradores de baja IQ, va a encomendarse al producto de la universidad de Harvard.
Jeremy Lin sale al campo y tras un inicio dubitativo, ayuda a su equipo a remontar el parcial de 30-20 con el que terminó el primer cuarto, consiguiendo career highs en puntos y asistencias con 25-7, logrando la victoria. El undrafted que llegó a la liga como un base con un físico pobre, un tiro poco trabajado y un manejo de balón dudoso se acaba de convertir en el prototipo de base que necesitaban los Knicks para funcionar.


Los focos de Manhattan

En su siguiente partido, D’Antoni hizo de Lin su base titular. Los Utah Jazz visitaban el Madison y se fueron derrotados con Jeremy Lin volviendo a ser el mejor de su equipo, con 28 puntos y 8 asistencias en 45 minutos sobre el parqué.
En su tercer partido con minutos y segundo como base titular, Los Knicks se enfrentaron a los Wizards, con un cara a cara entre Lin y la estrella de los Wizards, John Wall. Lin fue el mejor del partido una vez más y su equipo consiguió la victoria. La reválida llegó el sábado siguiente con la visita de Los Angeles Lakers, ante la televisión nacional y en horario de máxima audiencia. ¿Resultado? Victoria de los Knicks con 38 puntos y 7 asistencias de Lin.
Mientras el público del Madison y la prensa de Nueva York desatan la euforia, Lin ha vuelto ha meter a su equipo en zona de Play Off con un record de 5-0 y ha sido nombrado jugador de la semana. Las comparaciones con John Starks y Tim Tebow no se han hecho esperar.
El undrafted de Harvard obtuvo una oportunidad gracias a sus habilidades innatas; inteligencia, IQ y conocimiento del juego, mientras que su ética de trabajo para mejorar el tiro y su defensa le han permitido mantener sus minutos y triunfar.
Encarnando uno de los sueños americanos ¿podrá Lin sobreponerse a la presión de convivir con estrellas como Amaré Stoudemire y Carmelo Anthony y mantener su puesto de base titular pese a ser “sólo un undrafted”?


Nota. En el momento de la publicación de este artículo, los Knicks llevan ya un 7-0 con Lin de titular.

Aquí: todos las estadísticas de sus partidos.




Jugadores Artículo
Ficha de Jeremy Lin Jeremy Lin