Artículos

[03/12/2013] Análisis
La máquina amarilla
Por Daniel Rubio @ultimatenba | @dani_rip8

Analizamos las causas que han llevado a que Indiana Pacers sea el mejor equipo de lo que llevamos de competición. Una defensa primorosa, la ascensión imparable de Paul george, un Hibbert colosal y un banquillo muy mejorado. Con 16 victorias y sólo dos derrotas, los Pacers han demostrado ser un claro candidato al anillo.

16 victorias  (9 de  9 en casa) y sólo 2 derrotas, ese el balance que atesora Indiana Pacers en este primer mes de competición. El conjunto que dirige Frank Vogel ha logrado no sólo el 94% de triunfos en los partidos que ha disputado, sino que ha creado en el espectador asiduo de la NBA la sensación de que es una escuadra casi infranqueable, y lo más importante: es uno de los grandes candidatos al anillo de campeón. Y todos lo saben. Era el siguiente paso. Hace dos temporadas, los de Indianapolis cayeron en semifinales de conferencia ante los Heat (a la postre campeones). En aquella ocasión, Indiana se puso 2-1 a favor y con el cuarto partido en casa, pero entonces apareció LeBron James. El año pasado prosiguió la evolución,  y otra vez Miami los aparto del título, esta vez en la final de conferencia y por un resultado de 4-3. Los Pacers llegaron a estar 3-2 arriba. Lo volvieron a rozar.  La siguiente estación se llama Larry O´Brien.

Una defensa implacable

Si ahondamos en los motivos que han llevado a que Indiana sea una maquina engrasada a la perfección, su defensa es sin duda uno de ellos. El conjunto amarillo es el equipo que menos puntos encaja de toda la competición (86,47).De hecho  domina este registro tanto de local como de visitante.  Además, son la escuadra que mejor “+/-“ tiene de la NBA, con un -188 sólo al alcance de los Spurs.

La defensa siempre ha sido, desde que está Vogel, el pilar fundamental sobre el que se sostiene Indiana. Son especialistas en cerrarse ante las penetraciones rivales y tienen dos aleros ( Lance Stephenson y  Paul George) con una gran capacidad para defender  en el perímetro. No en vano son el tercer conjunto que más rebotea en la liga y de lejos el que más tapona (colocan 7,1 “gorros” por partido).

Mención especial en este apartado merece Roy Hibbert. Un auténtico All-Star con una capacidad de intimidación inigualable a nivel mundial. El jamaicano es el segundo máximo taponador de la competición (3,59 por partido), sólo por detrás de Anthony Davis. Pero su impacto no acaba ahí, el Center de los Pacers provoca más fallos en los rivales que ningún otro jugador. De sobra es conocido el 1/17 en entradas a canasta que logró LeBron James durante los 4 primer partidos de las pasadas finales de conferencia.

Mejora de todo el quinteto y banquillo

Otra de las bases del alto rendimiento de Indiana es la mejora individual de cada uno de los jugadores que componen el quinteto inicial. Paul George se ha asentado como una estrella de la liga, siendo probablemente el mejor jugador del primer mes de competición. George anota más, tira mejor. Rebotea y asiste como nunca. Ha asumido el rol de líder sin problema.

El caso más llamativo es el de Lance Stephenson, al que a muchos les chirriaba en este equipo. Stephenson es el jugador que todos  los entrenadores desean tener: un gran defensa, con una mentalidad de sacrificio como pocos poseen y capaz de hacer de todo y muy bien. Algo así como un Kawhi Leonard o un Thabo Sefolosha evolucionado. Aún esta por ver como será la respuesta de Frank Vogel cuando regrese Danny Granger, que podría ser un sexto hombre ideal. Stephenson se ha ganado por méritos propios su sitio preferencial en el equipo.

Hibbert es ya uno de los mejores pivots puros que existen. Este año parece más decidido a anotar. Y a jugar más cerca del aro. Asusta.

George Hill y David West quizás sean los que menos han mejorado. Pero de West se sabe que siempre responde en los momentos importantes (aparte de aclarar mucha pista a Hibbert) y Hill, aunque no brille, siempre cumple con lo que Vogel le pide: asegurar el pase, buenos porcentajes de tiro y defensa.

Por último, y no menos importante, los Pacers han dado un salto cualitativo en su banquillo. CJ Watson es  mejor base que DJ Augustin. Entre Luis Scola y  Tyler Hansbrough hay un universo a favor del argentino. Con poco que haga Copeland, mejorará el rendimiento de Sam Young. Por si fuera poco, Solomon Hill apunta maneras, y podría jugar 12-14 minutos de calidad.

En definitiva, Indiana es a todas luces el mejor equipo de la liga hasta ahora  y un firme candidato a todo. Y este año quieren el factor cancha en todas las eliminatorias de Play-Off. La maquina amarilla ha venido para quedarse.  




Jugadores Artículo
Ficha de David West David West
Ficha de Roy Hibbert Roy Hibbert
Ficha de George Hill George Hill
Ficha de Paul George Paul George
Ficha de Lance Stephenson Lance Stephenson