Artículos

[23/04/2009] Reportaje
La eterna comparación NBA-FIBA (IV)
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

Hace casi dos años comencé esta serie. Fueron tres artículos sobre la situación del baloncesto actual, tanto en la NBA como en la FIBA. Ahora ha vuelto a surgir. La polémica de la probable marcha de Ricky Rubio a la NBA lo ha permitido

La serie de artículos, el primero, el segundo y el tercero, hablaba sobre la NBA, sobre la FIBA y sobre su acercamiento progresivo

Ahora parece que se han acercado tanto que, por momentos, hay personas que se permiten el lujo de ningunear y criticar a la NBA como si fuera mala. El mito ha desaparecido, es signo del acercamiento. El propio David Stern ha vuelto a comentar la posibilidad de una división europea y la propia Euroliga trabaja en un modelo que plantea muchas similitudes con la NBA. Una empresa que se gestione a sí misma y atraiga mercado sin depender de federaciones.

Pero éste no es motivo del artículo. El motivo del artículo es la respuesta a otro artículo que casualmente he llegado a leer, y mi opinión es tan profundamente diferente a la del articulista, Manuel Moreno, redactor jefe del diario Sport, que me ha surgido toda esta reflexión, que no es corta. El artículo del señor Moreno lo podéis leer aquí.

Mi reflexión es ésta.

No comparto nada de la opinión del articulista. Demasiado oportunista el intento de simplificar para ver a la NBA como el malo de la película con clichés muy manidos ya.

La NBA es una competición de 5-7 meses, y luego tienen otros 5-7 meses para descansar "activamente". O sea, que pueden utilizar todo ese tiempo para mejorar sus capacidades.

El primer ejemplo: El propio José Manuel Calderón. Ese jugador que fue tan formado a la NBA. Mejoró el tiro durante el verano. Ese tiro tan fiable que en España no consiguió. Ha tenido que mejorar duramente la defensa, y eso sin conseguir ser un primera línea en este aspecto.

Sergio: Ha mejorado en la defensa, que es lo que le han pedido. Es joven, tiene todavía mucho futuro, sea en la NBA o en Europa. Que su entrenador no le dé bola no significa ni que se haya ido antes de tiempo, ni que haya fracasado ni que no esté haciendo nada. Su visión de juego permanece intacta. Es cuestión de que le den confianza. Es evidente que juega muchas veces con exceso de presión porque sabe que cualquier error es crucial. Más que mejorar su juego está trabajando su fuerza mental. Y eso terminará por hacerle mucho mejor jugador. Cada vez que tiene minutos, demuestra que puede hacer mucho más de lo que le dejan. Observen sus estadísticas como titular. (12 partidos este año). Buenos porcentajes y decentes números. Tiene un verano largo e importante por delante para seguir puliendo sus habilidades. Porque se mejoran aspectos concretos entrenando, no jugando. Todavía no lo ha dicho todo. Y dentro de dos años, con menos de 25, todavía podrá volver a Europa si lo decide y tener una larga carrera. Como hizo Raül López. Pero como es la NBA y no podemos disfrutarlo aquí, mucha gente dice que pierde el tiempo allí. ¿Y nadie se preocupa de Carlos Cabezas, que tan buena carrera ha hecho en el Unicaja Málaga y ahora resulta que juega menos porque Aíto García-Reneses no lo elige a él y prefiere un base americano? Ah, pero esto no es la NBA. Entonces no tiene repercusión. Pero es decir que los Knicks le quieren y ya las especulaciones se disparan y nos acordamos de que Carlos Cabezas existe. A ver si la culpa va a ser de la NBA.

Pau Gasol. ¿Es que acaso un Pau de 19 años con 20 kilos menos de peso es lo mismo que un Pau de 28 con 20 kilos de músculo más y su cuerpo terminado de formar? ¿Acaso ahora va a ser capaz de correr y botar como lo hacía cuando era un pos-adolescente? Ha consolidado su juego. La única pega que se le puede poner es que no haya seguido tirando de tres. ¿Cuál era la proyección que el señor Moreno pretendía que Gasol consiguiera? Un jugador es un compendio entre el ataque y la defensa. Gasol no podía mantenerse como si tuviera 19 años toda la vida. Debía ganar peso para enfrentarse a gente más pesada que él y eso supone perder cierta movilidad, inevitablemente. Otra cosa es que las circunstancias le hiciesen jugar de pívot demasiado tiempo cuando todavía tenía mucho que hacer como ala-pívot. No obstante, aprendió a jugar de espaldas de maravilla. No hay mal que por bien no venga. Y después de todo, ahora juega de ala-pívot otra vez y ha recuperado aspectos que parecía que tenía perdidos.

Que haya jugadores que no entrenen, que vayan de estrellitas y que desperdicien los 5-7 meses de descanso que tienen no sirve como ejemplo para generalizar. De hecho, esos jugadores terminan teniendo todo tipo de problemas. Incluso los mejores. Porque su declive se inicia antes, porque comienzan a tener lesiones frecuentes, porque cogen mucho peso y en un mes de pretemporada no les da tiempo a bajar los kilos etc. Los entrenadores ven esas cosas y en cuanto pueden y encuentran a un joven que despunta, intentan sustituir a la estrellita de turno. Ahí tenemos los casos de Stephon Marbury, Steve Francis, Antoine Walker... ex-estrellas que con 30 años están acabados porque el ego les fundió. Y los contratos son finitos. Cuando se acaba, nadie te va a renovar. Y el crédito tampoco se renueva si no hay trabajo propio. En el caso contrario tenemos ejemplos como Jason Kidd o Steve Nash, bien entrados en la treintena, que trabajan todos los veranos para que su declive sea menos acusado. Y son estrellas. Y tienen que perder tiempo con los contratos publicitarios. Pero trabajan.

Tampoco se puede comparar el hecho de que un jugador estrella en España pretenda ser estrella en la NBA. Rudy Fernández y Marc Gasol lo están haciendo magníficamente pero es evidente que su rol cambia. Se necesita tiempo para adaptarse y para convencer al entorno. Para demostrar que pueden ser la misma estrella que eran aquí. Hacer buenos partidos, para un buen jugador no es demasiado difícil. Rudy y Marc han tenido un puñado de buenísimos partidos en su temporada rookie. Sin embargo, tener un buen rendimiento todos los partidos y querer ser jugador franquicia es un reto que no está al alcance de muchos. Sólo Pau mereció este honor hasta ahora. Porque era un rara avis. Un extratarrestre hasta en nuestra propia liga. Y ahora ya no lo es. Es el lugarteniente en uno de los mejores equipos.

¿Acaso Sergio o Calderón en el puesto de base o Rudy en el puesto de escolta son tan rematadamente buenos que pueden permitirse el lujo de demandar ser los jefes? NO. Pueden estar descontentos con sus minutos o pueden luchar por jugar más y mejor y trabajar para conseguir estar en un equipo que se adapte mejor a sus características. Pero nada más. Para ser los jefes, deben volver a España, o seguir mejorando y demostrando cosas todos los días.

Muchos jugadores, no sólo los españoles, siguen trabajando día a día y en verano se lo curran mucho para mejorar aspectos en los que flaquean.

Deportivamente, prefieren ser cola de león (o mejor cuerpo de león) que cabeza de ratón. Sobre todo porque saben que, deportivamente, aspiran a ser cuerpo de león también en la Selección Española, que es lo máximo a lo que aspira todo jugador realmente. A competir en los JJOO y Mundiales y ganar medallas. Eso lo han conseguido ya y podrán seguir aspirando a ello en los próximos años. Porque son la élite.

Me pregunto: ¿Qué mejor manera de intentar ganar a los mejores que aprendiendo y luchando codo con codo con ellos y contra ellos todos los días?

Con respecto a Ricky Rubio. Tiene todos los fundamentos del mundo. Le falta ganar peso, terminar de hacerse físicamente y trabajar el tiro. El potencial para ser un grande lo tiene. Triunfará y seguirá mejorando. Mejorará desde el primer día. El triunfo tardará un poco más. Sólo el tiempo que tarde en consolidar su físico. Me puedo equivocar, por supuesto. Pero el talento es el talento y a Ricky le sobra. Si por algún casual no triunfa en USA, lo veremos triunfando en España. Tiempo hay para ello.


El espectáculo NBA... El espectáculo es para los espectadores. El All Star es un circo. Pero la competición no lo es. Los jugadores tienen una competición y una vida. Los sueldos los primeros años no son tan grandes y Europa compite económicamente con ellos. Ni Rudy, ni Marc, ni Sergio, ni Calderón sus 3 primeros años, cobraron, descontando lo que pagaron de impuestos, tanto como lo que podrían haber cobrado aquí en equipos punteros. O como mucho, en el caso de Marc, estaría cobrando más o menos lo mismo que cobra ahora si hubiera fichado por el Madrid o el Barça. Podemos mirar el caso Fran Vázquez. Cobra ahora mucho más de lo que cobrará si decide irse a la NBA. Cada caso es un mundo. Depende de si son 1ª ronda, 2ª ronda, o no elegidos en el draft. No se puede generalizar.

Ocho españoles han ido a la NBA en esta década y cada caso ha sido diferente.

Primera ronda alta. Sólo Pau Gasol. Ricky aspira a ello. Dos años de contrato asegurados con un sueldo competitivo de entre 3 y 5 millones de dólares y otros dos casi asegurados si la situación evoluciona de forma normal.

1ª ronda media. Sólo Fran Vázquez. Prefirió quedarse por razones económicas, lingüísticas y familiares. Su sueldo actual es más competitivo que el que recibirá cuando vaya.

1ª ronda baja. Raül López, Rudy Fernández, Sergio Rodríguez. Si no hay lesiones de por medio, tienen casi 4 años asegurados con un sueldo entre casi un millón y 2 millones. Sólo una franquicia tiene tus derechos. Si vas, no puedes elegir equipo. Es el que te toca. Si caes con un entrenador que te valore, suerte, si no, desgracia. Rudy y Sergio son las dos caras de la misma moneda. Mismo entrenador, distinto trato. En Europa pueden conseguir contratos mejores y, sin embargo, han preferido probar. ¿Dónde está la elección del glamour y el dinero? Si hasta López se fue a pasar un año haciendo rehabilitación de la rodilla.

2ª ronda. Juan Carlos Navarro, Marc Gasol. Navarro tuvo que pagar cláusula, el equipo que tenía sus derechos le envió a un equipo que no podía pagarle dinero en ese momento por motivos de Límite salarial. Mala suerte y temporada curiosa. No fue el Navarro que conocemos en Europa pero no fracasó. Tiene un record curioso. Es el jugador de la NBA con más puntos de la historia entre los que hayan jugado sólo un año (no cuentan los rookies de este año). Marc Gasol, yendo un año después al mismo equipo, ha conseguido 3 años de contrato y 3 millones por temporada. Lo bueno de los 2ª ronda es que no tienen muchas limitaciones para recibir contratos. En todo caso, la tiene el equipo. Navarro sufrió eso y Marc no.

No elegidos en el Draft. Calderón y Jorge Garbajosa. Fueron con cierto caché y tuvieron un buen contrato, pero no un supercontrato. Calderón lo consiguió. Garbajosa no. Por la lesión y porque por edad no aspiraba a mejorar su contrato apenas. 


No todos consiguen su gran contrato. Y se tarda entre 4 y 5 años conseguirlo en el mejor de los casos. Sólo Gasol y Calderón lo han conseguido. En su cuarto año. Cada jugador tiene derecho a elegir su propio camino sin que le estén diciendo todo el día que se equivocó, sólo porque no le ha salido tan bien como esperaba.


Curiosamente, Garbajosa no ha vuelto a España, no le vemos apenas jugar, pero a nadie le importa. Ya no está en la NBA, por lo que la culpa deja de tenerla ésta. Los jugadores van donde les pagan mejor. Es lo normal. Mucha gente lo hace en sus trabajos. Si puede mejorar ¿por qué no? Pero si la ACB es la 2ª mejor liga del mundo de baloncesto ¿por qué las  cadenas de televisión no hacen caso? Todos recordamos la revolución de los sueldos en el fútbol a mediados de los 90 con la entrada de las televisiones. Ronaldo, Zidane, Ronaldinho y un largo etc. Vinieron porque les pagaban mejor y eso hizo de la liga española la mejor del mundo en fútbol. ¿Qué esperan del baloncesto si no invierten? ¿Que los jugadores se queden y renuncien a la NBA pudiendo ir?


La NBA no es el fin de todo. La ACB no se extinguirá ni será una liga de segunda sólo porque los mejores se vayan. De hecho, su prestigio seguirá aumentando año tras año mientras tenga jugadores nacionales que exportar. Porque significa que la liga liga es fuerte. Si no fuera así, todavía veríamos la NBA como un mito. En cambio ahora nos permitimos el lujo de hacer artículos ninguneando la NBA. La NBA es un foco, pero también un estímulo para la cantera.
Y la cantera tiene huecos para salir porque los mejores les dejan espacio.

La famosa generación del 99 es en parte, tan buena, no sólo por el gran trabajo de formación en la base. Para trabajar la base, los niños tienen que estar estimulados, querer emular a los ídolos, querer jugar al baloncesto. ¿Y a quién pretendían emular? al Dream Team el 92, por supuesto, que tanto maravilló y que esos niños vivieron cuando tenían 8-10 años y comenzaban a dar sus primeros pasos en el deporte. Por eso han cambiado nuestro baloncesto y por eso han evolucionado nuestro baloncesto. Los niños de ahora quieren ser Kobe Bryant y LeBron James, quieren ser Pau Gasol y José Manuel Calderón. Quieren ser Chris Paul. Y se fijan en cómo chicos como Ricky Rubio luchan para conseguir llegar a la cima. Y les imitan, y tienen etapas que pasar. Y la ACB es una gran etapa que conseguir. La ACB nunca tendrá problemas para subsistir. Siempre tendrá buenos jugadores mientras haya cantera.

Echo de menos que los medios no se vuelquen con el baloncesto ACB. Pero no le echemos la culpa a la NBA, que la atención mediática tampoco es que sea mucha. Quizá habría que pensar que no interesa hacerlo. No debe competir con el fútbol. Tanto para que el fútbol no pierda el potencial económico que tiene en favor del baloncesto como por el hecho de que cambiar los gustos adquiridos y conseguir que la gente "sepa" y siga tanto el baloncesto como el fútbol es bastante complicado, en dedicación y en inversión económica. No sólo las cadenas de televisión no se interesan, los periódicos tienen bastante que mejorar. Por ejemplo, en no gastarse el dinero en enviar a sus trabajadores a cubrir ruedas de prensa de futbolistas que deben contestar, ante la absurda pregunta del día, tras un entrenamiento: "sí bueno, ¿no? La verdad es que... bueno... ¿no?" (imiten a quien quieran cuando lo lean). Y en cambio, podrían cubrir más reportajes de partidos de baloncesto y ofrecer al aficionado más información. Pero es mejor seguir teniendo periódicos que dedican el 85% de su parte deportiva al fútbol y el 15% al resto de los deportes. ¡Ah! Que no yo no puedo poner clichés. Lástima. No he podido evitarlo.

España es un mercado pequeño y no hay sitio para dos deportes nacionales al mismo nivel. No hablemos del balonmano, voleibol, waterpolo y de la atención mediática que reciben cuando las ligas y las selecciones son de las mejores del mundo.

Estados Unidos tiene 300 millones de personas y tienen sitio para 4 grandes deportes colectivos. Aquí no. No le echemos la culpa a quien no la tiene. Mirémonos el ombligo.

Muchos se quejan de que la NBA nos roba los jugadores. ¿Qué quiere la gente? Evidentemente, quiere el deseo egoísta y lógico de verlos jugar 30 minutos todos los fines de semana. Ah, pero sólo los verán los que vayan a la cancha, porque las televisiones, ni caso. Pero es mejor echarle la culpa a la NBA, que se los lleva. Y los que no vivan en Badalona, o en las ciudades con equipo ACB, que se fastidien, porque no verán a Rubio nada más que con la Selección en verano, o un par de fines de semana al año que coincida que pongan en una cadena generalista un partido del equipo. Qué le vamos a hacer. Pero la NBA nos roba jugadores y resulta que somos tontos, según el señor Moreno, porque nos dejamos deslumbrar por el brillo artificial que tiene la NBA. Claro. Echemos balones fuera.

Por último. ¿Desmontar clubes acb? Yo no he visto que el Barça se desmontase por la salida de Gasol. De hecho, ganó la Euroliga poco tiempo más tarde. Y Gasol pagó 3 millones de euros entonces por su cláusula.

Con Marc fue diferente. Acababa contrato. Y el Girona tenía otros problemas que nada tenían que ver con Marc.

Navarro no fue capaz, ni se vio capaz de pagar su cláusula. Prefirió asegurar antes de seguir luchando por mejorar su rol. E hizo bien. Vuelve a ser el de siempre ahora con un gran contrato bajo el brazo en España.

Rudy pagó su cláusula, con lo que ayudó al Joventut. Y ahora Ricky tendrá que pagar 4'7 millones de euros al club si se va. El Joventut preferiría tener a Ricky, claro, pero no puede esclavizarlo. Y va a sacar bastante dinero a cambio. Menos da una piedra.

En mi opinión, los clubes deben ser flexibles con las salidas a la NBA de los jugadores. Un acuerdo entre ambas partes para que el club reciba dinero cuando el jugador decida irse estando bajo contrato no debe ser tan dramático. El jugador debe estar dispuesto a dar (porque ir a la NBA es una inversión a largo plazo con pocos riesgos, si fallas o la cosa no funciona, te vuelves y punto) y el club a no ser totalmente inflexible. Cada jugador es libre y debe marcarse sus propias metas y plazos sin que haya tanta presión mediática alrededor. Resulta que sólo les hacemos caso cuando se van. Pero cuando juegan aquí no. Pues ahora nos tenemos que fastidiar. Teníamos que haberles hecho el caso que merecían antes.

Se puede criticar a la NBA por su tipo de juego, por su exceso de individualismo, por los malos fundamentos colectivos que tienen sus jugadores por culpa de su formación estilo "jugador franquicia" y la salida de muchos bases anotadores pero poco directores, por los equipos que no compiten cuando ven que no llegan a los objetivos y cada uno hace la guerra por su cuenta, etc. pero no mezclemos churras con merinas, por favor.




Jugadores Artículo
Ficha de Pau Gasol Pau Gasol
Ficha de José Manuel Calderón José Manuel Calderón
Ficha de Sergio Rodríguez Sergio Rodríguez
Ficha de Ricky Rubio Ricky Rubio
Ficha de Rudy Fernández Rudy Fernández
Ficha de Marc Gasol Marc Gasol