Artículos

[26/02/2012] Perfil
La Sensación que pasó desapercibida
Por Álvaro Peña Torres @ultimatenba | @AlvaroPena21

Sin hacer ruido y a base de mucho trabajo y paciencia, Nikola Pekovic se ha ganado a la afición de Minnesota y aspira a hacerse un nombre en la liga mientras compite con Jeremy Lin por ser la revelación de la temporada.

En este momento de la temporada, el fenómeno Jeremy Lin acapara todos los focos en la NBA y rellena titulares en las principales páginas deportivas de todo el mundo; tanto es así, que parece que ninguna otra cosa digna de mención haya ocurrido durante el último mes en la mejor liga de baloncesto del mundo.

Sin embargo, en un paralelismo asombroso con la historia de Lin, el pívot de Minnesota Timberwolves Nikola Pekovic ha surgido de una situación de olvido casi absoluto a firmar partido tras partido actuaciones sólo al alcance de las estrellas de la mejor liga del mundo. Mientras la atención mediática en estos días se centra en un jugador mucho más interesante desde el punto de vista comercial, la historia de Pekovic ha sido injustamente olvidada.

Pero esto no es lo importante para un Pekovic que reconoce no prestar apenas atención a la atención de la prensa. “Sólo intento hacer mi trabajo”, cuenta el montenegrino. “Ésta es la clase de baloncesto que he jugado siempre pero hasta ahora no había podido demostrarlo aquí.”

Para llegar a hacerse un sitio en la NBA, Pekovic sabe que ha tenido que trabajar mucho y esperar su oportunidad pacientemente. Su primera temporada fue especialmente dura tanto a nivel individual como colectivo y es que, a pesar de que los Timberwolves fueron el peor equipo de toda la liga, no disfrutó ni de los minutos que esperaba ni de la confianza de su entrenador, que apenas le dio 15 minutos por partido en los que el montenegrino logró unas medias de 5.5 puntos y 3 rebotes por partido.

Debió de cometer un millón de faltas en ataque durante el año pasado” cuenta Kevin McHale, el hombre que le drafteó cuando era Mánager en los Wolves. Entre los problemas de faltas y las infracciones cometidas, era muy difícil para Pekovic mantenerse en pista.

Toda mi carrera he jugado en Europa, al llegar aquí necesitaba tiempo para adaptarme a las reglas y el juego, muchas cosas son diferentes”, reconoce Pekovic.

Una temporada perdida en el fondo de un banquillo que fue muy difícil de sobrellevar para un jugador con estatus de estrella en Europa y acostumbrado a ganar y a sentirse importante en todos los equipos en los que ha militado.

Con ganas de sacudirse la frustración acumulada durante el año, aprovechó la circunstancia del lockout para volver al equipo donde empezó a brillar en Europa, el Partizán de Belgrado. Durante ese corto periodo de tiempo, Pekovic volvió a sentirse un jugador importante, pero al reanudarse la temporada en la NBA debía volver a Minneapolis y enfrentarse de nuevo a los fantasmas de la pasada campaña.

Pekovic no estaba dispuesto a pasarse otra temporada en el ostracismo y llegó incluso a solicitar a los Wolves la rescisión de su contrato para poder volver a Europa. En cualquier caso, muchos en la franquicia de Minneapolis y, en particular, su nuevo entrenador Rick Adelman no habían perdido aún la esperanza de recuperar al jugador para la causa. Finalmente, con la promesa de un rol mayor dentro del equipo, Pekovic accedió a dar una segunda oportunidad a su aventura americana.

La temporada 2011/2012 empezó para Pekovic de una forma muy similar a la anterior pero Adelman estaba dispuesto a darle la oportunidad que no había tenido hasta ahora y, ante la inconsistencia del hasta entonces pívot titular, Darko Milicic, su buen amigo Pekovic fue contando cada vez con más minutos.

No hay duda de que se ha ganado esta oportunidad” reconoce el veterano Adelman. “Al inicio de temporada arrastraba algunas molestias físicas y por eso intenté darle entrada poco a poco en el equipo”. “No iba a jugar hasta que no estuviera al 100%”.

Su momento de gloria llegó a principios del mes de Febrero cuando una nueva lesión de Milicic le abrió las puertas de la titularidad. Desde entonces Pekovic ha dejado su marca en cada partido de su equipo, consiguiendo unos promedios de 17.5 puntos y 10.5 rebotes, con casi un 60% de acierto en tiros de campo.

Sin embargo, todo esto no ha cambiado para nada la forma de pensar de Pekovic, que sigue anteponiendo el éxito colectivo ante todo lo demás.

Ahora me siento útil, puedo ayudar al equipo y por eso ahora me estoy feliz” declaró el montenegrino. “El equipo está ganando partidos, es lo único que importa, tenemos que seguir así”.

No en vano, con una plantilla muy joven liderada por Kevin Love, Ricky Rubio y el recién descubierto Pekovic, los Timberwolves están realizando su mejor temporada en siete años y, con un balance de victorias-derrotas de 17-17, parecen dispuestos a pelear hasta el final los puestos de playoffs.

La presencia de Pekovic en la alineación junto con el ala-pívot All-star Kevin Love ha permitido a los Wolves formar un juego interior potentísimo en el que ambos jugadores se complementan de forma excelente.

La simple fuerza bruta de Pekovic y sus buenos fundamentos en el poste son un quebradero de cabeza para la mayoría de defensores; esto, a su vez, abre espacios para que Kevin Love pueda jugar uno contra uno o sacar partido de su tiro de larga distancia. Como muestra queda el hecho de que Love ha aumentado su promedio anotador de 25.5 a 28 puntos por partido y sus porcentajes de acierto también han subido de un 45% a un 49% en tiros de campo.

Las cosas son más fáciles para mí jugando con Pek” reconoce Love después de conseguir 30 puntos y 18 rebotes en el partido ante los Bobcats. “Ahora las defensas tienen que estar más pendientes de él y los demás tenemos más libertad”.

También Adelman reconoce la gran labor del montenegrino en el juego de ataque de su equipo. “Es un jugador que conoce sus fortalezas y sabe sacar partido de ellas”. “Siempre está peleando la posición y ofreciéndose, aunque no reciba el balón, atrae la atención de la defensa y crea oportunidades para los demás jugadores”.

Todo eso está muy bien pero no es lo que Pekovic destaca de su juego este año. “La defensa es lo que me preocupaba, tenía que mejorar en esa faceta del juego si quería ser útil para el equipo”. 

No son sin embargo sus brillantes números ni su aportación al equipo lo único que han hecho a Pekovic uno de los favoritos para la afición de Minnesota. Su estilo de juego energético y rebosante de fuerza le ha convertido en un jugador muy querido tanto por los aficionados como por sus propios compañeros, que no dudan en alabar su entrega y su afable personalidad.

Fuera de las canchas, es una persona tranquila y divertida”, cuenta su compañero Wayne Ellington, “Es el tipo de jugador que quieres siempre en tu equipo”.

¿Qué será lo siguiente para Pekovic ahora que ha conseguido brillar con luz propia en la mejor liga del mundo? Él mismo nos da la respuesta. “Voy a aprovechar todo cuanto pueda esta oportunidad, cada momento, cada minuto en la pista y tratar de mejorar cada día y poder dar el máximo al equipo.”




Jugadores Artículo
Ficha de Nikola Pekovic Nikola Pekovic