Artículos

[25/06/2012] Historia
Historia de la NBA. Temporada 1987/88
Por Raúl Barrena @ultimatenba | @rbarrena5

Tras la enésima final disputada entre Boston y Lakers, Pat Riley hizo unas arriesgadas declaraciones: los Lakers repetirían título al año siguiente.

Sin duda alguna, se antojaba complicado, no solo porque los Lakers tendría que verse las caras nuevamente con equipo como los Celtics, sino porque ningún equipo había repetido título desde que precisamente Boston lo hiciera en la 68/69.

Para muchos, la expansión de equipos tenía la culpa de dicho hecho, diversificando el talento, pero lo cierto es que la liga se hallaba en medio de acuerdos según los cuales varios equipos engrosarían el número de franquicias de la NBA en las próximas temporadas.

Sin mayores novedades, San Antonio usaría su primer pick, como ganador de la lotería, para elegir a un jugador que no debutaría en la NBA hasta un año después. No obstante, la espera merecería la pena si tenemos en cuenta que se trataba de David Robinson.

Phoenix les seguiría con la elección de Armen Gilliam, procedente de UNLV, mientras Dennis Hopson aterrizaba en New Jersey desde Ohio State. Más nombres, los de Scottie Pippen, seleccionado en quinta posición por Seattle para ser directamente traspasado a Chicago, Kevin Johnson, seleccionado en séptima posición por Cleveland, o Reggie Miller, en undécima posición por Indiana. Por último, destacar la elección por parte de Washington de Muggsy Bogues, originando una curiosa pareja con Manute Bol, también jugador de los Bullets.

Como líder de la Atlantic Division y de la conferencia Este, no podían ser otros, los Celtics (57-25). Por detrás suya, prácticamente toda la Central Division, encabezada esta vez por Detroit (54-28), aunque con un estrecho margen sobre Chicago (52-30), Atlanta (52-30). Milwaukee (42-40) y Cleveland (42-40) lideraban el siguiente grupo, en el que también se clasificaban Washington (38-44) y New York (38-44). Indiana (38-44) se quedaba fuera con el mismo record, así como Philadelphia (36-46) y New Jersey (19-63).

Por su parte, Pat Riley y sus Lakers comenzaban con buen pie su lucha por repeat, comandando la Regular Season (62-20). Denver (54-28) vencía por poco en su guerra por el título de la Midwest Division ante la presión de Dallas (53-29), que empataba en la clasificación de la conferencia con Portland (53-29). Utah (47-35), Houston (46-36), Seattle (44-38) y San Antonio (31-51) completaban el cuadro de Play-Offs, dejando fuera a Phoenix (28-54), Sacramento (24-58), Golden State (20-62) y, finalmente, Clippers (17-65).

La ciudad de Chicago sería la sede escogida para acoger una nueva edición del All-Star Game, en la que el Chicago Stadium daría cobijo a 18.403 espectadores. Los elegidos para disputar el Partido de las Estrellas, los siguientes:

Eastern: Isiah Thomas (Detroit), Michael Jordan (Chicago), Dominique Wilkins (Atlanta), Larry Bird (Boston), Moses Malone (Washington). Suplentes: Danny Ainge y Kevin McHale (Boston), Patrick Ewing (New York), Doc Rivers (Atlanta), Charles Barkley y Maurice Cheeks (Philadelphia) y Brad Daugherty (Cleveland). Entrenador: Mike Fratello (Atlanta).

Western: Magic Johnson (Lakers), Fat Lever (Denver), Alex English (Denver), Karl Malone (Utah), Hakeem Olajuwon (Houston). Suplentes: Clyde Drexler (Portland), Kareem Abdul-Jabbar y James Worthy (Denver), Xavier McDaniel (Seattle), Alvin Robertson (San Antonio), Mark Aguirre y James Donaldson (Dallas). Entrenador: Pat Riley (Lakers).

Disputándose en Chicago, el All-Star solo podía tener un nombre y apellidos: Michael Jordan. Con 40 puntos y 8 rebotes se proclamaría MVP del Partido tras liderar a la conferencia Este a la victoria por 138-133. Además, vencería también en el concurso de mates. Mientras tanto, Abdul-Jabbar se convertía con sus 10 puntos en el máximo anotador de la historia de los All-Star Game. En los triples, Larry Bird logrando su tercer y último trofeo.

Y el premio al MVP de la temporada sería para… ¡su majestad! Michael Jordan lograba su primer MVP de la Temporada tras unas medias de 35 puntos, 5.5 rebotes y 5.9 asistencias.

Por supuesto, lo veríamos también en el First Team All-NBA acompañado de Magic Johnson (Lakers), Larry Bird (Boston), Charles Barkley (Philadelphia) y Hakeem Olajuwon (Houston). Difícil encontrar un quinteto que pudiera hacerle frente, pero de ser posible, sería el formado en el Second Team All-NBA por John Stockton (Utah), Clyde Drexler (Portland), Dominique Wilkins (Atlanta), Karl Malone (Utah) y Patrick Ewing (New York).

Acaparando premio tras premio, Michael Jordan sería también el ganador del Defensive Player of the Year. El Defensive First Team All-NBA lo incluiría junto a Kevin McHale (Boston), Michael Cooper (Lakers) y Rodney McCray y Hakeem Olajuwon (Houston). Un paso atrás, en el Defensive Second Team All-NBA quedarían encuadrados Buck Williams (New Jersey), Alvin Robertson (San Antonio), Fat Lever (Denver), Patrick Ewing (New York), Karl Malone y Mark Eaton (Utah).

Como máximo anotador, efectivamente, volveríamos a encontrarnos con Jordan, con los ya mencionados 35 puntos por encuentro. Michael Cage (Clippers) se constituía como el máximo reboteador con 13, mientras John Stockton repartía 13.8 asistencias por noche. Mark Eaton repetía con 3.8 tapones como máximo taponador, mientras que con 3.2 robos por partido, Michael Jordan de nuevo.

El jugador de los Knicks, Mark Jackson, sería nombrado Rookie of the Year tras una temporada de 13.6 puntos y 10.6 asistencias por encuentro. Armen Gilliam (Phoenix), Kenny Smith (Sacramento), Cadillac Anderson (San Antonio) y Derrick McKey (Seattle) serían sus compañeros en el First Team All-Rookie.

Alcanzando los últimos premios, Roy Tarpley (Dallas) lograba el Sixth Man of the Year. El Most Improved Player sería para Kevin Duckworth (Portland), mientras el Coach of the Year obsequiaría la temporada del entrenador de los Nuggets Doug Moe.

Llegada la post-temporada, Boston comenzaba su camino frente a los Knicks de Patrick Ewing, y lo hacía con la misma solvencia que le había caracterizado durante los últimos años. Únicamente el tercer partido pudo ganar New York, para acabar la eliminatoria por 3-1 a favor de los Celtics.

También Detroit se situaba 2-0 tras sus dos primeros partidos ante los Bullets, pero los Pistons se vieron obligados a dar el do de pecho de vuelta en casa. De cualquier manera, solventaron el quinto encuentro por una diferencia de hasta veintiún puntos, avanzando a segunda ronda.

Idénticas series sufrieron Chicago y Atlanta, situándose al borde de la victoria como locales, pero cayendo en ambos encuentros como visitantes. Finalmente, el quinto partido sitúo a Bulls y Hawks en semifinales de conferencia tras batir a Cleveland y Milwaukee respectivamente.

Una vez allí, los Celtics se vieron sorprendidos frente a los Hawks, y eso que nuevamente se colocaban 2-0 tras pasar por el Boston Garden. En esta ocasión, Atlanta no solo empataba a dos, sino que vencería a domicilio para ponerse 2-3 por delante. Sin embargo, Boston seguía siendo todo un equipazo, y todavía no había llegado su momento de caer. Tras dos auténticas machadas, vencían en siete partidos.

Más fácil lo tendrían los Pistons, a pesar de que Chicago vencía en el Pontiac en el segundo choque. A pesar de ello, los Bulls no supieron frenar a Detroit a partir de ese instante, cayendo con soltura en todos y cada uno de los encuentros siguientes. 4-1 para los Pistons.

Así llegaron las finales de conferencia entre Boston y Detroit, con máxima igualdad entre ellos. Los Pistons vencerían un encuentro en el Garden, así como los Celtics recuperaban dicho partido en el Pontiac. El quinto choque resultaría clave, y Detroit se impondría en la prórroga. Boston ya había demostrado ser capaz de darle la vuelta a la situación, pero los Pistons salieron altamente concentrados al campo y esta vez no les dejaron remontar. 2-4 para los Bad Boys, que un año atrás habían perdido en el séptimo partido precisamente ante los verdes.

En la conferencia Oeste, los Lakers se deshacían de los Spurs en apenas tres partidos, mientras el duelo entre Denver y Seattle requeriría de un quinto partido a disputar en el McNichols Sports Arena, en el que los Nuggets hicieron valer el factor campo.

Dallas tendría que remontar la victoria lograda por Houston a domicilio, pero tras ganar por un punto en la pista de los Rockets, lo harían una vez más para pasar de ronda. El último acompañante serían los Jazz, que le robaban a los Blazers el factor campo en Portland y se hacían fuertes en casa para ganar por 1-3.

El siguiente rival de Utah serían los Lakers, y no se lo pondrían nada fácil. 1-1 tras los dos primeros choques y 2-2 tras los dos siguientes, Michael Cooper anotaría la canasta de la victoria en el quinto partido. Aún así, Utah forzaría el séptimo, pero el dúo Stockton-Malone no podría lograr la campanada en California.

Su rival serían los Mavericks, que tras llegar al quinto encuentro con idéntico comienzo respecto a la otra eliminatoria de la conferencia, ellos sí lograron ganar como visitantes a Denver, de tal forma que el sexto partido ponía punto y final a la serie por 2-4.

La final de conferencia sería el penúltimo paso a recorrer por los Lakers en su camino al back-to-back. Los Lakers no lograrían ganar en Dallas, pero tenían el factor campo a su favor tras lograr el mejor record. Así, tras alcanzar el séptimo choque sin victorias a domicilio, el equipo de Magic Johnson vencía por 117-102 para repetir presencia en las Finales.

Los Pistons alcanzaban su primera final con los Bad Boys como buque insignia. Isiah Thomas, Joe Dumars, Adrian Dantley, Rick Mahorn y Bill Laimbeer eran los titulares de un equipo que contaba con Dennis Rodman como sexto hombre y Vinnie Johnson como factor microondas. Chuck Daly era el entrenador.

Por su parte, Pat Riley estaba cerca de cumplir su promesa, y lo haría con Magic Johnson, Byron Scott, James Worthy, AC Green y Kareem Abdul-Jabbar de nuevo como titulares. Mychal Thompson, Michael Cooper y Kurt Rambis seguían destacando en el banco.

Detroit no había vencido a los Lakers durante la Regular Season, pero sorprendería a todos venciendo por 93-105 tras 34 puntos de Adrian Dantley. Magic anotaría 28 puntos y repartiría 10 asistencias, pero serían insuficientes. Los Angeles necesitaba la victoria, y todos sus jugadores se pusieron las pilas. Worthy anotaba 26 tantos, Byron Scott 24 y Magic 23, dejando la victoria en casa por 108-96.

Las finales viajaban a Detroit, pero la alegría les duraría poco a éstos. James Worthy con 24 puntos destacaba ante la presencia de un Johnson con gripe, que aún así anotaría 18 puntos y repartiría 14 pases de canasta. El marcador final señalaba 86-99 para los Lakers.

Pero no todo sería un camino de rosas para ellos. Por 111-86 los Pistons empataban la eliminatoria destacando los 27 puntos de Dantley, y adquirieron una ventaja suficiente en el segundo período del quinto que perfectamente supieron administrar hasta llegar al 104-94.

Los Lakers necesitaban dos victorias esta vez, pero ambas eran en casa, y seguían siendo los actuales campeones. Los 28 puntos de Worthy parecían nada al lado de los 43 de Isiah Thomas, situando a falta de un minuto a Detroit tres arriba. Scott anotaba primero, y tras una pérdida de Thomas, Kareem Abdul-Jabbar situaba a los suyos uno arriba. Dumars no podría anotar el último tiro, y pese a que todavía habría tiempo para que Byron Scott fallara dos tiros libres, la victoria era local por 103-102.

Todo por decidir en el séptimo partido, en el que nuevamente llegaríamos a un final de infarto. Con 105-100 en el electrónico, Dumars anotaría. Worthy únicamente sumaba en uno de sus dos tiros libres siguientes, y Laimbeer encestaba de tres. 106-105. Tras un gran pase de Magic, AC Green aumentaba la ventaja a tres puntos…, que los Pistons no lograron reducir.

James Worthy, que lograra 36 puntos, 16 rebotes y 10 asistencias en el decisivo encuentro, obtenía el premio al MVP de las Finales, mientras Pat Riley lograba tras dos décadas que un equipo repitiera título.

Aún así, los Bad Boys habían llegado a la cumbre, y tendrían pronto su oportunidad de venganza.




Jugadores Artículo
Ficha de Michael Jordan Michael Jordan