Artículos

[14/06/2012] Historia
Historia de la NBA. Temporada 1986/87
Por Raúl Barrena @ultimatenba | @rbarrena5

Magic y los Lakers dominan una temporada en la que un espańol debuta en la NBA, aparece una camada de rookies maldita y Jordan promedia 37 puntos por partido

La temporada 86-87 serviría de colofón final a una rivalidad que había marcado toda la década. El enfrentamiento entre Boston y Lakers viviría su último capítulo por el momento, y lo haría en un año de muy diversos acontecimientos, algunos memorables por lo grandiosos, otros por lo triste.

Con el pick de Philadelphia, Cleveland sería obsequiado con la primera elección en el segundo draft de la era lottery, siendo el elegido Brad Daugherty, de la universidad de North Carolina. Sin embargo, la tragedia llegaría un puesto después.

Boston poseía la elección de Seattle, a la que le correspondería el número 2. De esa forma, pusieron sus miras en un chico procedente de Maryland, llamado Len Bias, que parecía encajar a la perfección con una plantilla cargada de grandísimos jugadores. Sin embargo, si hablamos de tragedia no fue por lo ocurrido en una cancha de baloncesto. Apenas dos días después, Len Bias moría en trágicas circunstancias, dejando a los Celtics huérfanos de su elección y al mundo sin la posibilidad de poder admirar su talento.

Retomando el draft, Chris Washburn sería escogido en tercera posición por Golden State, procedente de NC State, mientras que  podríamos encontrar otros jugadores de gran nivel como Ron Harper, Mark Price, Dennis Rodman, Jeff Hornacek, Chuck Person o Scott Skiles. De cualquier forma, otros dos nombres más sobresalen al analizar ese draft. Ambos europeos y ambos fueron escogidos por Portland: Arvydas Sabonis y Drazen Petrovic.

Por si fuera poco, no serían los únicos europeos en aterrizar en los Blazers. En diciembre de 1986 debutaba en la competición Fernando Martín, convirtiéndose en el primer español de la historia en jugar en la NBA.

Y si la temporada servía para dar la bienvenida a Fernando, también lo haría para despedir a todo un grandísimo jugador como Julius Erving, que pondría punto y final a su carrera.

Boston se repuso de los acontecimientos sucedidos lo suficiente como para volver a ser líder de la conferencia Este (59-23), con Atlanta (57-25) pisándole los talones. Detroit (52-30) y Milwaukee (50-32) lograrían factor campo en la primera ronda; no así Philadelphia (45-37), Washington (42-40), Indiana (41-41) y Chicago (40-42), que habrían de conformarse con mantenerse en la lucha por el trofeo. Cleveland (31-51), New Jersey (24-58) y New York (24-58) serían los últimos clasificados.

El mejor record de la Regular Season correspondería a los Lakers (65-17), deseosos de regresar a unas finales. Dallas (55-27) se haría con el título de la Midwest Division y con la segunda plaza, con un amplio margen sobre Portland (49-33) o Utah (44-38). Golden State y Houston apuraban con record positivo (42-40), mientras a Seattle (39-43) y Denver (37-45) les valía con menos. Sin el premio de los Play-Offs, nos encontraríamos con Phoenix (36-46), Sacramento (29-53), San Antonio (28-54) y unos más que decepcionantes Clippers (12-70).

El All-Star Game se trasladaría hasta el Seattle Center Coliseum, con cabida para los 34.275 asistentes al evento, con 24 protagonistas:

Eastern: Michael Jordan (Chicago), Dominique Wilkins (Atlanta), Larry Bird (Boston), Julius Erving (Philadelphia), Moses Malone (Washington). Suplentes: Kevin McHale y Robert Parish (Boston), Isiah Thomas y Bill Laimbeer (Detroit), Charles Barkley y Maurice Cheeks (Philadelphia) y Jeff Malone (Washington). Entrenador: K.C. Jones (Boston).

Western: Magic Johnson (Lakers), Alvin Robertson (San Antonio), James Worthy (Lakers), Tom Chambers (Seattle), Hakeem Olajuwon (Houston). Suplentes: Ralph Sampson* (Houston), Kareem Abdul-Jabbar (Lakers), Rolando Blackman y Mark Aguirre (Dallas), Joe Barry Carroll y Sleepy Floyd (Golden State), Walter Davis (Phoenix) y Alex English (Denver). Entrenador: Pat Riley (Lakers).

Fue necesaria la disputa de una prórroga para que la conferencia Oeste finalizara por delante en el marcador por 154-149. La baja por lesión de Ralph Sampson, seleccionado en el quinteto ideal, permitiría la inclusión de última hora del jugador local Tom Chambers, y éste respondió a las mil maravillas. Con 34 puntos, Tom fue seleccionado MVP del Partido tras ser protagonista indiscutible en la victoria de los suyos. También destacaron Rolando Blackman con 29 tantos, Magic Johnson con 13 asistencias o Julius Erving, que en el último All-Star de su carrera anotaría 22 puntos.

En cuanto a los concursos, Michael Jordan lograba ganar el concurso de mates en la noche que inauguró la mítica pose de Jordan saltando desde el tiro libre, mientras que Larry Bird lograba una nueva victoria en los triples.

Llegando a los premios de final de temporada, Magic Johnson acababa con la hegemonía de Larry Bird evitando su cuarto MVP de la Temporada consecutivo. Sus 23.9 puntos, 6.3 rebotes y 12.2 asistencias por encuentro le servían para catapultar a los Lakers a la primera posición de la liga y, además, lograr su primer trofeo al mejor jugador del año.

Su presencia en el First Team All-NBA parecía obligada, en la que compartiría conjunto con Michael Jordan (Chicago), Larry Bird (Boston), Kevin McHale (Boston) y Hakeem Olajuwon (Houston), en un quinteto que asusta solo de pensarlo. En el Second Team All-NBA tendrían cabida Isiah Thomas (Detroit), Fat Lever (Denver), Dominique Wilkins (Atlanta), Charles Barkley (Philadelphia) y Moses Malone (Washington).

Como Defensive Player of the Year, nos encontraríamos con Michael Cooper, el defensor estrella del perímetro de los Lakers. Michael vería también recompensada su trayectoria en el Defensive First Team All-NBA junto a Dennis Johnson (Boston), Alvin Robertson (San Antonio), Kevin McHale (Boston) y Hakeem Olajuwon (Houston). Mientras tanto, los protagonistas del Defensive Second Team All-NBA serían Derek Harper (Utah), Maurice Cheeks (Philadelphia), Paul Pressey (Milwaukee), Rodney McCray (Houston) y Mark Eaton (Utah).

En la tabla de máximos anotadores destacaría un nombre, el de Michael Jordan, que con 37.1 puntos por partido se convertía en el segundo jugador en la historia en superar los 3000 puntos anotados en una temporada, siendo el otro, como no, Wilt Chamberlain. Charles Barkley lideraba la de rebotes con 14.6, mientras Magic seguía al frente en cuanto a asistencias con 12.2. Pocos cambios en robos y tapones, con Alvin Robertson y Mark Eaton como  los mejores; 3.2 robos para el de los Spurs y 4.1 tapones para el de los Jazz. 

El Rookie of the Year iría a parar para Chuck Person (Indiana), autor de 18.8 puntos por noche, además de 8.3 rebotes. En el First Team All-Rookie se encontraría con John Williams (Cleveland), Roy Tarpley (Dallas), Brad Daugherty (Cleveland) y Ron Harper (Cleveland).

Entre los últimos galardones, Ricky Pierce (Milwaukee) sería nombrado Sixth Man of the Year tras varios años de dominio Celtic en este apartado. El Most Improved Player, iría a parar a manos de Dale Ellis (Seattle) y, finalmente, el Coach of the Year premiaría a Mike Schuler (Portland).

Turno de Play-Offs, donde Boston continuaba siendo ese equipo temible al que estábamos acostumbrados. Chicago se cruzaría en su camino en la primera ronda por segunda vez consecutiva, pero los chicos de Jordan volverían a caer por idéntico resultado. 3-0.

Atlanta estrenaba su condición de campeón en la Central Division recibiendo a Indiana, que únicamente podría levantar un encuentro ante los Hawks, cayendo por 3-1. Sin embargo, eso sería demasiado para unos Bullets, que vieron pasar por delante de sus ojos a los Pistons, sin poder hacer nada para evitar un sweep a favor de Detroit.

En la última serie de la conferencia Este, Philadelphia comenzó rompiendo el factor campo de Milwaukee, pero los Bucks lo recuperaron en el tercer encuentro y cerraron la eliminatoria en el quinto, lo que significaría el adiós de Julius Erving, que habría disputado así el último partido de su carrera.

Igual de disputada estaría la semifinal de conferencia entre Boston y Milwaukee, en la que con 3-1 a favor de los Celtics, los Bucks lograrían forzar el séptimo encuentro. No obstante, no lograron ganar por segunda vez en el Boston Garden, permitiendo así a Boston avanzar de nuevo.

Mientras tanto, Detroit comenzaba con victoria en Atlanta, lo que les permitía disputar sus partidos como locales con empate a 1. Los Hawks fueron incapaces de recuperar el factor cancha, sufriendo además una nueva derrota devuelta a The Omni. Los Pistons lograban imponerse por 1-4.

Por un puesto en las finales, Boston comenzó de forma segura cerrando los dos choques iniciales en casa, mientras Detroit haría lo propio en su campo. En el quinto encuentro, Larry Bird protagonizó una jugada para la historia cuando, con uno abajo y saque para Detroit, robó el pase de Isiah Thomas y dio una magnífica asistencia para Dennis Johnson que permitía a los Celtics seguir por delante. Detroit llegaría a forzar el séptimo partido, pero una vez ahí caería por 4-3.

Al otro lado del continente, los Lakers eliminaban en primera ronda a los Nuggets en tres partidos, mientras en Dallas saltaba la sorpresa. Los Sonics vencían en el segundo encuentro y no dejarían que la serie volviera a Seattle al vencer en cuatro partidos.

También Houston y Golden State vencerían a pesar de haber finalizado la Regular Season con peor resultado que sus rivales. Los Rockets vencerían en el primer partido en Portland, venciendo luego en su feudo los dos siguientes choques, mientras los Warriors forzarían el quinto partido en Utah para lograr remontar el 2-0 inicial a favor de los Jazz.

Con los Lakers como único cabeza de serie que se mantenía en liza, los Warriors tratarían de realizar el más difícil todavía, pero Los Angeles no estaba por la labor. Tras vencer los primeros tres encuentros sin dejar lugar a dudas, Golden State necesitaría del mejor Sleepy Floyd para evitar el barrido. De cualquier forma, los Lakers acabarían venciendo por 4-1.

Por su parte, Seattle continuaba saltando la banca al vencer hasta en dos ocasiones en Houston. Los Rockets vencerían en el tercer encuentro para mantenerse con vida, si bien tras caer en el cuarto necesitarían de tres victorias consecutivas. La primera de ellas se produjo, pero al llegar a Seattle en el sexto encuentro los Sonics dijeron basta. 2-4 para ellos.

Pero el sueño de los SuperSonics tenía un límite, y ese llegaría al enfrentarse al mejor equipo de la competición. Los Lakers continuaban dispuestos a todo por regresar a la lucha por el título, y fueron un auténtico rodillo. Con 2-0 en la serie, Michael Cooper colocaba la tercera victoria para los suyos y, de paso, hundía a Seattle, que sería incapaz de levantar siquiera el cuarto partido. Con un sweep, Los Angeles volvía a las finales.

Así, como habíamos avisado, tendría lugar la última final trascurrida entre estos dos superequipos por el momento. Boston lo haría con su ya famoso Dennis Johnson, Danny Ainge, Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish en la partida, bien apoyados por Jerry Sichting, Fred Roberts o Scott Wedman. Desde la banda, se mantenía K.C. Jones como entrenador.

Por su parte, los Lakers también mantenían cuerpo técnico con Pat Riley a la cabeza, así como un quinteto formado por Magic Johnson, Byron Scott, A.C. Green, James Worthy y Kareem Abdul-Jabbar. Lo mejor desde el banquillo sería Michael Cooper, Kurt Rambis y Mychal Thompson.

Es esta ocasión las finales comenzarían en Los Angeles, como les correpondía como el mejor equipo de la Regular Season. Eso lo aprovecharían los Lakers para colocarse con 2-0 a su favor antes de marchar rumbo a Boston. Con 29 puntos, 8 rebotes y 13 asistencias, Magic Johnson pondría la puntilla a los 33 puntos de James Worthy en el primer encuentro, que finalizaría con 126-113 a favor de los amarillos. En el segundo, 141-122, con 24 puntos de Byron Scott, 23 de Abdul-Jabbar y 22 puntos y 20 asistencias de Magic.

Johnson continuaría a lo suyo, con 32 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias en el tercer choque, pero en el Boston Garden, Larry Bird imponía su ley. 30 puntos y 12 rebotes llevaban su firma para colocar la serie 2-1 tras el definitivo 109-103.

Tras esa victoria, los Celtics se confiaron, creyendo que volverían a Los Angeles por delante en la eliminatoria, pero lo que se encontraron fue una derrota en el cuarto partido. Magic anotaría 29 puntos para liderar a los suyos ante unos Celtics que tendrían a McHale como su mejor hombre. 106-107 para los Lakers en un apretadísimo encuentro que situaba a los de California a las puertas de la gloria.

Tendrían que esperar para ello, ya que Boston no dejaría escapar dos encuentros consecutivos en el Garden. Con un segundo cuarto espectacular, los Celtics lograban una ventaja que a la postre resultaría definitiva. 123-108 sería el marcador, con Dennis Johnson como máximo anotador de los verdes con 25 tantos, para así forzar el sexto.

Al descanso de éste, Magic apenas tenía 4 puntos en su haber, por 18 de Dennis Johnson. Boston vencía, pero apenas por cinco tantos, y en el momento en que Magic Johnson se puso a repartir juego, se acabó. James Worthy anotaría 22 puntos y Kareem Abdul-Jabbar otros 32, aprovechando las 19 asistencias repartidas por el extraordinario base de Los Angeles. Por 106 a 93, los Lakers regresaban a lo más alto con Magic Johnson como indiscutible MVP de las Finales.

A uno de estos dos conjuntos lo volveríamos a ver en la lucha por el título muy pronto. El otro, tendría que esperar más de veinte años para tomarse la revancha.

 

* No jugó por lesión.




Jugadores Artículo
Ficha de Fernando Martín Fernando Martín