Artículos

[30/05/2012] Historia
Historia de la NBA. Temporada 1984/85
Por Raúl Barrena @ultimatenba | @rbarrena5

Kareem lleva a los Lakers a su anillo más dulce ganando en el Garden de Boston. Bird logra su 2ş MVP, Don Nelson el mejor entrenador y llega a la liga un tal Michael Jordan

Si bien la rivalidad Celtics-Lakers no había hecho más que reanudarse, quedando muchos capítulos por venir tras el reciente título de Boston, la temporada 84-85 marcaría un antes y un después en el devenir de la liga.

En primer lugar, los Clippers se mudaban a Los Angeles, dejando atrás San Diego para convertirse pronto en el hermano pobre de la liga.

Más importante todavía sería la instauración del tope salarial, cuya instauración tendría lugar durante dicha campaña buscando igualar las posibilidades de las franquicias en grandes mercados con las de otras en zonas mucho menos minoritarias.

Pero si cabe, aún más vital fue la llegada de una serie de jugadores llamados a liderar la competición en no muchos años, construyendo los cimientos de lo que años después sería la NBA durante la década de los 90.

No en vano, cuando el sorteo deparo a Houston la primera selección del draft, estaban lejos de intuir la importancia del mismo, hoy en día catalogado por muchos como el mejor draft de la historia. Proveniente de la misma universidad de Houston, los Rockets elegirían a Hakeem Olajuwon, una elección bastante clara de antemano, con el número uno. La clave vino después. Portland poseía la ronda de Indiana, con la que elegir en segunda posición, y su fama comenzaría en el momento en el que salió el nombre del elegido. Sam Bowie, de Kentucky, jugaría en los Trail Blazers, permitiendo a los Chicago Bulls seleccionar a un joven de la universidad de North Carolina que respondía al nombre de Michael Jordan.

En este mismo draft, Sam Perkins llegaría a Dallas, Charles Barkley a Philadelphia, John Stockton a Utah o Alvin Robertson a San Antonio, quedando clara la profundidad de éste.

Boston volvería a liderar cómodamente la conferencia Este (63-19), seguido de Milwaukee (59-23), que nuevamente vencía en la Central Division. La tercera posición sería para Philadelphia (58-24), con Detroit (46-36) y New Jersey (42-40) también con record positivo. Por debajo del 50% de victorias, pero en puestos de Play-Offs, Washington (40-42), Chicago (38-44) y Cleveland (36-46). Finalmente, Atlanta (34-48), New York (24-58) e Indiana (22-60) tendrían vacaciones anticipadas.

E igual que hicieron los Celtics, los Lakers comandaban en la conferencia Oeste (62-20), si bien perdían el factor campo con estos. Denver (52-30) lograba el título de la Midwest Division, con Houston (48-34) y Dallas (44-38) pisándoles los talones, tras los cuales se encontraban Portland (42-40), Utah (41-41), San Antonio (41-41) y Phoenix (36-46). Por detrás, triple empate entre Kansas City, Seattle y los Clippers (31-51), mientras Golden State finalizaba colista (22-60).

La trigésimo quinta edición del All-Star Game tendría lugar en el Hoosier Dome de Indianapolis, disputándose la victoria, ante 43.146 espectadores, las siguientes plantillas:

Eastern: Isiah Thomas (Detroit), Michael Jordan (Chicago), Larry Bird (Boston), Julius Erving (Philaldephia), Moses Malone (Philadelphia). Suplentes: Michael Ray Richardson (New Jersey), Robert Parish y Dennis Johnson (Boston), Bernard King (New York), Bill Laimbeer (Detroit), Sidney Moncrief y Terry Cummings (Milwaukee). Entrenador: K.C. Jones (Boston).

Western: Magic Johnson (Lakers), George Gervin (San Antonio), Adrian Dantley (Utah), Kareem Abdul-Jabbar (Lakers), Ralph Sampson (Houston). Suplentes: Alex English y Calvin Natt (Denver), Norm Nixon (Clippers), Larry Nance (Phoenix), Rolando Blackman (Dallas), Jack Sikma (Seattle) y Hakeem Olajuwon (Houston). Entrenador: Pat Riley (Lakers).

Muchos años después, la conferencia Oeste lograba hacerse con la victoria, por un marcador de 140-129. Con 24 puntos y 10 rebotes, Ralph Sampson se llevaría el MVP del Partido, si bien también sobresalieron Magic Johnson con 21 puntos y 15 asistencias y George Gervin con 23 tantos. En el Este, Isiah Thomas con 22 y Larry Bird con 21 fueron los líderes del equipo en anotación. En el concurso de mates, Dominique Wilkins (Atlanta) vencería en la final a un joven Jordan.

Tras mejorar sus medias hasta los 28.7 puntos y 10.5 rebotes de promedio, manteniendo sus 6.6 asistencias, además de mantener a Boston en la primera posición, Larry Bird revalidaría su título como MVP de la Temporada.

Bernard King (New York), Moses Malone (Philadelphia), Isiah Thomas (Detroit) y Magic Johnson (Lakers) serían los acompañantes de Larry Bird en el First Team All-NBA, quedando relegados para el Second Team All-NBA Terry Cummings (Milwaukee), Ralph Sampson (Houston), Kareem Abdul-Jabbar (Lakers), Michael Jordan (Chicago) y Sidney Moncrief (Milwaukee).

Mark Eaton (Utah), relegaría a Sidney Moncrief como Defensive Player of the Year, con el que compartiría presencia en el Defensive First Team All-NBA, así como con Paul Pressey (Milwaukee), Michael Cooper (Lakers) y Maurice Cheeks (Philadelphia). A su vez, los integrantes del Defensive Second Team All-NBA serían Bobby Jones " target="_blank">Bobby Jones (Philadelphia), Danny Vranes (Seattle), Hakeem Olajuwon (Houston), Dennis Johnson (Boston) y T.R. Dunn (Denver).

Los 32.9 puntos por encuentro logrados por Bernard King le permitieron alzarse con el premio al máximo anotador de la temporada, mientras Moses Malone reeditaba con 13.1 rebotes su título de máximo reboteador. Isiah Thomas sería el mejor pasador de la competición con 13.9 pases de canasta por choque, así como Michael Ray Richardson lideraba en robos con 3 por noche. Por último, Mark Eaton lograba la nada despreciable cifra de 5.6 tapones de media.

28.2 puntos, 6.5 rebotes y 5.9 asistencias fueron las estadísticas de Michael Jordan en su primera temporada, premiadas con el Rookie of the Year. En el First Team All-Rookie, Michael compartiría equipo con Charles Barkley (Philadelphia), Sam Perkins (Dallas), Sam Bowie (Portland) y Hakeem Olajuwon (Houston).

Kevin McHale repetiría como Sixth Man of the Year, mientras que el premio al Coach of the Year sería adjudicado a Don Nelson, tras volver a comandar a los Bucks a lo más alto de su división.

Como consecuencia del cambio de formato sucedido un año atrás, los Celtics comenzarían su andadura viéndose las caras con los Cavaliers en la primera ronda de Play-Offs de la conferencia Este, mientras los Lakers harían lo propio ante los Suns.

En esta primera ronda al mejor de cinco partidos, Boston se desharía de Cleveland en cuatro (3-1), tras ceder únicamente en el tercero. Mientras, Jordan se estrenaba en post-temporada ante los Bucks, obteniendo idéntico resultado que Cleveland.

Manteniendo la tónica, Philadelphia también comenzaría venciendo los dos partidos como local ante Washington, para cerrar después en el cuarto choque de la serie. Por su parte, Detroit no quiso perder un solo encuentro ante los Nets, salvando la eliminatoria en un sweep.

Desafortunadamente para ellos, un mayor descanso no fue suficiente para que los Pistons pudieran vencer en el Boston Garden, aunque lograron vencer en los dos primeros partidos en su pista. Sin embargo, tras perder en el quinto, volverían a hacerlo en el sexto, dejando a Boston como vencedor por 4-2.

A su vez, otro sweep tendría lugar entre Milwaukee y Philadelphia, pero en este caso a favor de los 76ers, a pesar de que la ventaja de campo fuera inicialmente para los Bucks.

De cualquier forma, siguieron la misma suerte que Detroit en la final de conferencia. Boston comenzó de manera fulgurante situándose 3-0, y aprovecho la vuelta a casa en el quinto encuentro para plantarse nuevamente en la final de la NBA.

Previo a todo ello, los Lakers fueron un auténtico rodillo para los Suns, que nada pudieron hacer en ninguno de los tres encuentros que les duro la eliminatoria. Mucho más complicado lo tendrían los Nuggets, que tuvieron que recuperar el factor campo en San Antonio para poder cerrar la serie en el quinto choque.

También sería preciso recurrir al desempate entre Houston y Utah tras la alternancia de victorias entre ambos, pero esta ocasión seria el visitante el que se impondría, situando a los Jazz en la siguiente ronda. Su acompañante sería Portland, que eliminara a Dallas en una serie que viviría tres prórrogas entre los dos primeros partidos, uno de los cuales aprovecharon los Blazers para hacerse con una ventaja que ya no dejarían escapar.

La suerte finalizó allí para Portland, que en semifinales de conferencia se enfrentaron ante unos Lakers que continuaban con paso firme su camino a su tercera final consecutiva. Aún así, los Trail Blazers lograron evitar la paliza al vencer en el cuarto encuentro de la serie.

Cinco partidos fue la duración también en la eliminatoria entre Nuggets y Jazz, salvo que en esta ocasión, Utah salvó el tercer choque, no siendo capaces de ganar de nuevo a Denver.

Ya luchando por las Finales, los Lakers se vieron sorprendidos en el segundo partido ante los Nuggets, de tal forma que debían ganar al menos uno de los dos siguientes en el McNichols Sports Arena para seguir manteniendo todas sus opciones. No vencieron uno, sino dos, finiquitando a su rival de nuevo en The Forum, infringiéndole una derrota por nada menos que 43 puntos.

Así volvían a encontrarse. Lakers vs. Celtics. Boston vs. Los Angeles. Larry vs. Magic. Boston buscaría el repeat con un quinteto que sus aficionados se sabían de memoria: Danny Ainge, Dennis Johnson, Larry Bird, Cedric Maxwell y Robert Parish. Kevin McHale ejercía de sexto hombre y Ray Williams y Scott Wedman colaboraban desde el banco junto a él. K.C. Jones se mantenía como entrenador del equipo.

Tampoco habría apenas cambios en los Lakers, que saldrían con un quinteto formado por Magic Johnson, Byron Scott, James Worthy, Kurt Rambis y Kareem Abdul-Jabbar, con Michael Cooper, Bob McAdoo y Jamaal Wilkes esperando su momento. Pat Riley los comandaba desde el banco.

El Boston Garden sería el primer escenario de la final, tras lograr los Celtics el mejor record de la campaña, lo que les permitió lograr la primera victoria en su cancha por 148-114. McHale y Wedman serían los máximos anotadores con 26 tantos cada uno.

En el segundo encuentro, las figuras comenzaron a aparecer. Larry Bird anotaba 30 puntos con 12 rebotes, pero los también 30 tantos de Kareem, acompañados de 17 rebotes y 8 asistencias, a las que sumar las 13 de Magic, dejaban la victoria del lado visitante por 102-109.

Estrenando formato, el todavía en liza 2-3-2, los Lakers disputarían tres encuentros en The Forum para lograr el título. El primero de ellos no tuvieron problemas. 136-111 sería el tanteo con un impresionante James Worthy, autor de 29 puntos, pero un impresionante Kevin McHale, que ya sobresaliera en la anterior derrota de Boston, lograría 28 puntos y 12 rebotes en el cuarto encuentro, manteniendo una igualdad que rompería Dennis Johnson, con una canasta final que sellaba el 105-107 definitivo.

De nuevo empatados, el quinto choque sería vital, pues una nueva victoria visitante dejaría prácticamente muertos a los californianos. Haría falta de la mejor versión de su dúo, con 36 puntos de Abdul-Jabbar y 17 asistencias de Magic Johnson, para lograr de nuevo ventaja. 120-111.

En el sexto encuentro, Kevin McHale volvería a sobresalir con 32 puntos y 16 rebotes, pero la defensa de Michael Cooper dejaría a Bird en apenas 12 de 29 en tiros de campo, mientras Kareem anotaba 29 tantos. Los Lakers vencían por 100-111.

Con 38 años, Kareem Abdul-Jabbar recibió el premio al MVP de las Finales siendo el jugador más viejo en lograrlo.

Habían hecho falta tres años, tras perder primero con Philadelphia y luego con Boston, para ver a Los Angeles coronados de nuevo, y lo habían hecho cuando, ahora ya, los Lakers no eran el único equipo de la ciudad.




Jugadores Artículo
Ficha de Kareem Abdul-Jabbar Kareem Abdul-Jabbar