Artículos

[17/04/2012] Historia
Historia de la NBA. Temporada 1979/80
Por Raúl Barrena @ultimatenba | @rbarrena5

Cambio de década e inicio de una nueva era en la NBA con la llegada triunfal de Magic Johnson y Larry Bird. Los Lakers vuelven a lo más alto de la mano de su rookie y Abdul-Jabbar logra su último MVP

Los setenta llegaban a su fin, pero traían como colofón final una temporada cargada de emoción y novedades, que sería recordada durante mucho tiempo.

La temporada 1979-80 fue la del traslado de New Orleans Jazz a Utah, donde permanecieron hasta nuestros días, así como un profundo cambio en la configuración del calendario, ya que a partir de ahora un equipo disputaría un mayor número de partidos frente a los rivales de su división respecto al resto, para reducir el número de kilómetros recorridos por los equipo.

Pero sobre todo, sería una campaña de llegadas importantes. La NBA adoptaría la línea de tres puntos que tan buenos resultados le había proporcionado anteriormente a la ABA, cambiando el baloncesto tal y como se conocía hasta entonces. Chris Ford, de Boston, sería el encargado de inaugurarla.

Aún así, los dos grandes aterrizajes tendrían nombre y apellidos. Concretamente, los de Larry Bird y Magic Johnson. El primero, sería elegido un año atrás por Boston pero no debutaría hasta esta temporada. El segundo sería escogido por los Lakers en la primera posición del draft mediante el pick de New Orleans.

Chicago, que perdiera el lanzamiento de moneda, haría uso de su ronda a través de David Greenwood, procedente de UCLA, para acto seguido ser New York quién se hiciera con Bill Cartwright, de San Francisco. Otros nombres propios de este draft serían Vinnie Johnson o Sidney Moncrief, que llegarían a Seattle y Milwaukee respectivamente.

Boston pasaba del penúltimo puesto de la conferencia a poseer el mejor record de toda la competición y, por tanto, liderar la conferencia Este (61-21). Philadelphia se quedaba a muy poco margen (59-23), pero tendría que conformarse con el tercer puesto al ganar Atlanta (50-32) la Central Division. Houston y San Antonio se quedaban con el 50% de victorias (41-41) y Washington bajaba hasta la sexta posición (39-43). New York quedaba fuera de Play-Offs por el basket-average (39-43), seguido de Indiana y Cleveland (37-45), New Jersey (34-48) y el irrisorio record de Detroit (16-66).

Y mientras Boston volvía a lo más alto, también lo hacía Los Angeles en el Oeste (60-22). Milwaukee lideraba la Midwest Division (49-33), con peor record que Seattle (56-26) y Phoenix (55-37). Kansas City (47-35) y Portland (38-44) completarían las posiciones de post-temporada, a las que no accederían ni San Diego (35-47), ni Denver (30-52), ni Chicago (30-52), ni Golden State (24-48), ni Utah (24-48), a quienes el cambio de ciudad parecía no favorecer al menos por el momento.

Con esta se cumplía la nada despreciable cifra de treinta ediciones del All-Star Game, con el Capital Centre de Landover como escenario para 19.035 espectadores. Las plantillas serían las siguientes:

Eastern: Nate Archibald y Larry Bird (Boston), John Drew, Eddie Johnson " target="_blank">Eddie Johnson y Dan Roundfield (Atlanta), Julius Erving (Philadelphia), Moses Malone (Houston), George Gervin (San Antonio), Elvin Hayes (Washington), Michael Ray Richardson y Bill Cartwright (New York). Entrenador: Billy Cunningham (Philadelphia).

Western: Magic Johnson y Kareem Abdul-Jabbar (Los Angeles), Marques Johnson (Milwaukee), Dennis Johnson y Jack Sikma (Seattle), Paul Westphal y Walter Davis (Phoenix), Otis Birdsong (Portland), World B. Free (San Diego), Kermit Washington (Portland) y Adrian Dantley (Utah). Entrenador: Lenny Wilkens (Seattle).

Haría falta de una prórroga para que finalmente la conferencia Este se impusiera por 144-136 con George Gervin como máximo artífice de la victoria, con 34 puntos y 10 rebotes, lo que le valdría para obtener el premio al MVP del Partido. Eddie Johnson " target="_blank">Eddie Johnson con 22 puntos y Moses Malone con otros 20, a los que añadió 12 rebotes, colaboraron eficazmente en la misma. Por parte de la conferencia Oeste, los mejores serían Adrian Dantley con 23 tantos y Paul Westphal con 21.

24.8 puntos y 10.8 rebotes, además de devolver a los Lakers a su lugar en lo más alto, tuvieron la culpa de que Kareem Abdul-Jabbar lograra su sexto y último MVP de la Temporada.

Kareem Abdul-Jabbar aparecería en el First Team All-NBA con Paul Westphal (Phoenix), Julius Erving (Philadelphia), George Gervin (San Antonio) y Larry Bird (Boston). El Second Team All-NBA formaba con Moses Malone (Houston), Dennis Johnson y Gus Williams (Seattle), Dan Roundfield (Atlanta) y Marques Johnson (Milwaukee).

Los mejores defensores formarían el Defensive First Team All-NBA, que contaba con la presencia de Bobby Jones " target="_blank">Bobby Jones (Philadelphia), Dan Roundfield (Atlanta), Kareem Abdul-Jabbar (Los Angeles), Dennis Johnson (Seattle), Don Buse (Phoenix) y Michael Ray Richardson (New York). Se tendrían que conformar con el Defensive Second Team All-NBA otros grandes defensores como Scott Wedman (Kansas City), Kermit Washington (Portland), Dave Cowens (Boston), Quinn Buckner (Milwaukee) y Eddie Johnson " target="_blank">Eddie Johnson (Atlanta).

Un habitual por estas lindes como George Gervin repetía como máximo anotador con 33.1 puntos por encuentro. Swen Nater (San Diego) se estrenaba como máximo reboteador con 15.0, mientras Michael Ray Richardson lideraba las clasificaciones de asistencias (10.1) y robos (3.2). Finalmente, Kareem Abdul-Jabbar era, con 3.4 tapones por partido, el mejor taponador.

La espera había merecido la pena. O eso debió de pensar Red Auerbach tras alzarse Larry Bird con el premio al rookie del año, con unas medias de 21.3 puntos y 10.4 rebotes.  Magic Johnson (Los Angeles), Bill Cartwright (New York), David Greenwood (Chicago) y Calvin Natt (Portland) le acompañaban en el First Team All-Rookie.

Bill Fitch, el entrenador que dirigiera el renacer de los Celtics, se alzaba con el premio al Coach of the Year para completar el elenco de ganadores.

Ya en tiempo de Play-Offs, Boston y Atlanta serían los equipos clasificados automáticamente para semifinales de la conferencia Este.

Washington pasaba de la final a tener que enfrentarse en primera ronda ante Philadelphia, y lo haría perdiendo por 2-0 a favor de los 76ers en una eliminatoria sin mucha igualdad. Más complicado se lo pondrían los Spurs a Houston, que requeriría del tercer encuentro para avanzar de ronda.

El cansancio pasó factura a unos Rockets que se enfrentaban a Boston en semifinales de conferencia, ya que los Celtics no pasaron ningún apuro anotándose un sweep en el que la menor diferencia fue de 17 puntos en el cuarto encuentro, en el que se completaba el 4-0 para los verdes.

Sin embargo, los 76ers no lo acusaron, si es que lo tenían. Los Hawks se vieron sorprendidos ante un rival que le arrebató los dos primeros partidos en Atlanta, y si bien lograron remontar uno en Philadelphia para seguir con vida, volvieron a ceder en casa en el quinto y definitivo encuentro.

Y con ese empuje llegaron a la final de conferencia. Boston caía en el primer encuentro y, tras ganar el segundo para empatar la eliminatoria, serían capaces de ganar de nuevo. Philadelphia vencía 1-4 y pasaba a la final, mientras los Celtics tenían que esperar un poco más para volver a la cima.

En la conferencia Oeste, Los Angeles y Milwaukee esperaban rival tras liderar sus respectivas divisiones. Mientras, Seattle y Phoenix tendrían que ganarse la clasificación en dos eliminatorias resueltas en el tercer partido frente a Portland y Kansas City respectivamente.

Los Angeles sería el próximo rival de Phoenix, pero esta vez los Suns tendrían pocas opciones de seguir con vida. Los Lakers vencieron en los dos encuentros como locales y en el primero a domicilio para, con su victoria en el quinto encuentro, salvar la serie por 4-1.

Mucho más igualada sería la ronda entre Milwaukee y Seattle, con ambos conjuntos venciendo un partido fuera de casa. Con el 2-2, de nuevo Bucks y Sonics vencían a domicilio, y finalmente en el séptimo el reciente campeón se mantenía en liza.

Tras remontar dos encuentros a los Bucks, Seattle comenzaría venciendo en el primer encuentro en Los Angeles, de tal forma que Lakers se vio obligado a igualar la eliminatoria en el segundo. Sin embargo, los Sonics fueron incapaces de levantar un solo choque frente a su público, lo que dejó a Los Angeles la oportunidad de sentenciar por 4-1 y regresar a la final.

De esta forma, dos clásicos como 76ers y Lakers regresaban a la lucha por el título. Los primeros lo hacían tras dos años de ausencia, pero todavía con Julius Erving como máximo exponente. Junto a él, Darryl Dawkins, Lionel Hollins, Caldwell Jones y Maurice Cheeks en el quinteto, y con Doug Collins, Bobby Jones " target="_blank">Bobby Jones y Henry Bibby en el banquillo dirigido por Billy Cunningham.

Por su parte, Los Lakers habían disputado su última final en el 73, pero ahora se mostraban totalmente renovados. Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson, Jamaal Wilkes, Norm Nixon y Jim Chones formaban el quinteto inicial; Spencer Haywood y Michael Cooper eran los hombres más importantes entre los suplentes para Paul Westhead, que relevaría en el quinteto tras catorce partidos a Jack McKinney.

Los Lakers comenzaron a tope desde el primer encuentro, con Kareem a un nivel estelar. 33 puntos, 14 rebotes, 6 tapones y 5 asistencias llevaban su marca, para dejar la victoria en casa por 109-102. No obstante, Nixon colaboró con otros 23 tantos, Wilkes con 20, y Magic Johnson se quedó a una sola asistencia del triple-doble.

Abdul-Jabbar seguiría dominando en el segundo partido con 38 puntos y otros 14 rebotes, pero el resto de compañeros no ayudó, y los 76ers sí reaccionaron. Dawkins anotaba 25 puntos, mientras Erving y Cheeks sumaban otros 23. 104-107 a favor de Philadelphia.

La serie se trasladaba a Philly, y Kareem seguía a lo suyo. Su equipo le necesitaba y él respondía con 33 puntos y 14 rebotes. En esta ocasión, los Lakers cogieron una pequeña renta en la primera parte que ya no dejarían escapar, venciendo por 101-111 y recuperando el factor campo.

El cuarto encuentro se antojaba por tanto vital para los 76ers, que volvieron a apoyarse sobre los hombres de Dawkins y Erving, respondiendo cada uno con 26 y 23 tantos. El 105-102 final dejaba la serie igualada a 2.

De vuelta a California, Abdul-Jabbar y Erving protagonizaron un duelo de altos vuelos. Kareem anotaba 40 puntos, pero Julius dejaba su cuenta en 36. Así pues, tendría que ser Norm Nixon quien, desde la línea de tiros libres, zanjara el encuentro por 108-103.

Fue entonces cuando, llegando al sexto encuentro, saltaba la noticia. Kareem Abdul-Jabbar estaba lesionado y, por tanto, no podría disputar el siguiente choque. Paul Westhead recurrió entonces a Magic, el joven rookie, como pivot, y éste decidió. Johnson realizaba un extraordinario partido con 42 puntos y 15 rebotes, además de 7 asistencias, para situar el marcador en 107-123.

Los Lakers volvían al Olimpo, y la leyenda acababa de nacer. Larry Bird debutaba como el mejor rookie de la competición mientras Magic se hacía con el trofeo al MVP de las Finales tras llevar a su equipo al título justo en el momento en el que más complicadas se le ponían las cosas. La rivalidad había vuelto, de la mano de dos leyendas como Larry y Magic.




Jugadores Artículo
Ficha de Magic Johnson Magic Johnson