Artículos

[29/10/2012] Opinión
Harden y los Thunder. Mi realidad
Por Pablo González Barrero @ultimatenba | @gbarrerop

Análisis de la situación actual de los Thunder y del porqué del traspaso más sorprendente del verano

El nuevo convenio colectivo estaba destinado a favorecer los intereses de las franquicias afincadas en pequeños mercados, pero durante el verano se ha demostrado que la vida sigue igual. Por una parte, los Lakers han conseguido montar un superequipo, mientras que los Oklahoma City Thunder ¿se vieron obligados? a elegir entre dos de sus pilares fundamentales, siendo finalmente ¿el sacrificado? James Harden.

Con todo, las implicaciones del traspaso del producto de Arizona State son mucho más profundas y, a la postre, demostrará que pese al hándicap del mercado, una gerencia agresiva es capaz de construir un proyecto que sea aspirante a lo máximo. Y Sam Presti es el ejemplo.

No hay que llevarse al engaño de que el factor diferencial durante todo el proceso ha sido el dinero que reclamaba Harden, porque al fin y a la postre la diferencia era de $6M a cobrar en 4 años ($54Mx4años ofertados frente a $60Mx4años de máximo que podían ofrecer los Thunder y que el jugador aceptaría), o lo que es lo mismo, millón y medio anual. Es cierto que esa cifra pondría a los Thunder en el territorio de lujo, pero no menos cierto que se podría compensar en base a marketing o con el nuevo reparto que los propietarios están intentando implementar para que haya un flujo de dinero de los grandes a los pequeños mercados o incluso con la famosa clausula de amnistía.

Luego no, dudo mucho que el dinero fuese lo que ha detonado toda la operación, y todo se basa más en actitudes. Contaba Wojnarowski desde Yahoo! que después de la victoria en el primer partido de Las Finales ‘12 que se saldó con victoria para los Thunder, en el vestuario todo era alegría salvo en el rostro de Harden que estaba apesadumbrado por sus minutos y pocos tiros, derivando esa actitud en una pequeña reprimenda por parte de los veteranos Kendrick Perkins y Derek Fisher, que pusieron de manifiesto que lo importante en esa última etapa no son las actuaciones individuales, sino dar el máximo por el bien colectivo.

Con esa pista es más fácil asimilar que la salida de Harden se ha alimentado de los deseos del jugador de demostrarse que es capaz de hacer girar una franquicia en torno suyo como jugador más determinante mientras que el dinero, importante, era algo más secundario. Y ahí aparecieron los Rockets de un Morey con mucha hambre de hacerse con una estrella desde hace mucho tiempo. Fallaron con Pau Gasol y fracasaron con Dwight Howard pero se llevaron a Harden. ¿Al precio adecuado? [Podrían ofrecerle hasta $80Mx5años, guarismos imposibles para los de OKC que hicieron esa renovación efectiva con Russell Westbrook truncando la posibilidad de extender de nuevo a otro jugador en la rookie scale por 5 años] Todo indica que no, pero no obstante, lo más interesante del traspaso es la óptica Thunder.

La franquicia capitaneada por Presti tenía hasta tres opciones para resolver este gran quebradero de cabeza.

Por una parte, ceder a las pretensiones de Harden, y llegado el momento traspasar al jugador que tenía un gran mercado y las ofertas [a la baja] no faltarían. En segundo lugar, no llegar a un acuerdo y esperar hasta el próximo verano ganando así más margen de maniobra. Con ambas soluciones, a día de hoy James seguiría siendo una parte fundamental de la familia Thunder aunque se entiende que la segunda hubiese supuesto una distracción que podría haber perjudicado los intereses de la franquicia.

Precisamente, aduciendo esos intereses justificaba Presti el traspaso, en el que ha sumado dos piezas de gran valor, además de rondas del draft. Sin lugar a dudas, lo que más se echará en falta de Harden no serán sus puntos, que bien podrán ser suplidos por un Kevin Martin al que muchos tachan de unidimensional, aunque esa dimensión sea la de anotar. El gran problema será la creación, esos momentos en los que Westbrook se atascaba y ‘el barbas’ tomaba los mandos creando para sus compañeros. Ahora bien, esa faceta también está cubierta, ya que Eric Maynor vuelve de su lesión y, por otra parte, Reggie Jackson cuenta con un año más de experiencia.

Por otra parte, Martin es expiring, y unido a las primeras rondas que ha conseguido en el traspaso, podría hacer magia nuevamente formando un pack muy jugoso para varias franquicias.

Pese a todo, parece que los Thunder no han perdido en el cambio tanto como cabría esperar a primera vista. De hecho, soy de los que considera que la pérdida es asumible, porque al final éste es el equipo de Kevin Durant, y su mejor escudero es Russell Westbrook. Pero sí, aunque quizás sea fuerte decir que son peores, lo que es lícito es decir que son diferentes, con un cambio profundo, que lo es, por lo que habrá que adaptarse a las nuevas circunstancias.

Entonces, ¿por qué el cambio justo unos días antes de comenzar la temporada en la que se supone son candidatos al título? La respuesta es fácil, en el momento menos esperado es cuando se puede realizar un cambio con menores condicionantes.

Poniendo el traspaso en perspectiva, se puede decir que el botín del siempre agresivo Presti, es mucho mayor al que alcanzaron desde las oficinas de los Magic a cambio de Dwight Howard, y lo que sí se puede decir alto y claro es que Howard es un jugador de mayores dimensiones que Harden. Y es ahí donde la agresividad de un dirigente supone grandes diferencias, mucho más que el tamaño de mercado o cualquier otro tipo de ‘cuento’ evitando así un ‘Melodrama’ o una ‘Dwightmare’.

Ahora bien, hay otro debate extendido por la red, y se habla de cómo los Thunder dieron prioridad a Ibaka, y se discute sí hicieron lo acertado o no, aunque desde mi modesta opinión, el debate no debería centrarse en Ibaka o Harden, sino en la renovación de Perkins. El mismo Perkins del que se hablaba que aplicarían la clausula de amnistía.

No obstante, sostengo que el problema no fue el dinero, sino la lucha de Harden consigo mismo por salir de las alargadas sombras de KD&RW.

Lo ha conseguido, y ahora solo falta añadir una última cosa: ¡disfrutad de la nueva temporada!




Jugadores Artículo
Ficha de James Harden James Harden