Artículos

[06/03/2017] Contracrónica NBA
Game Crasher: Los Angeles Lakers - New Orleans Pelicans
Por Oleguer Homs @ultimatenba | @OleguerHoms

Boogie & The Brow, DeMarcus Cousins y Anthony Davis, impusieron su ley en la visita de los New Orleans Pelicans a Los Angeles para medirse a los Lakers (97-105)

Segundo partido en una semana, la serie Game Crasher vuelve al Staples Center para vivir uno de los duelos de futuro en la Conferencia Oeste entre Los Angeles Lakers y los New Orleans Pelicans.

Después del gran inicio que a día de hoy sabemos que fue un espejismo, el joven conjunto de Luke Walton se encuentra inmerso en una caída libre necesaria para no perder un pick alto en el Draft. Los de Louisiana, por su parte, protagonizaron un robo a mano armada al convertir a Buddy Hield en DeMarcus Cousins, aunque el experimento "Torres Gemelas" que suma el talento de Boogie al del vigente MVP del All-Star Anthony Davis por el momento aún no haya fructificado como se esperaba...

15:14: Pocas cosas hay más extraordinarias en Los Angeles que salir de casa y percatarse de que está lloviendo. Si para más inri la lluvia amenaza con arruinarte el domingo, entonces ya más vale tener un plan a cubierto como en mi caso lo es asistir al choque entre Lakers y Pelicans.

16:33: Larry Nance Jr, Brandon Ingram y el recién incorporado Tyler Ennis se reparten como pueden un único aro bajo la supervisión de Jud Buechler. El técnico asistente con pedigrí campeón en los Chicago Bulls de Michael Jordan comparte organigrama de lujo con nombres que incluyen a Brian Shaw, Mark Madsen y, como no, al jefe supremo Luke Walton.

16:40: El ensayo del himno americano pone la nota emotiva a la entrada en pista de Julius Randle que, como no podía ser de otra manera al tratarse de un domingo, lleva calzados unos pantalones blancos. Inspirado también por la melodía patria, el alienígena Anthony Davis pisa el parquet del pabellón por primera vez.

16:49: Luke Walton nos confirma la baja de Ivica Zubac, cuya ausencia ante las torres gemelas de New Orleans brindará una oportunidad inmejorable para que Timofey Mozgov se gane en cancha el cheque que Jeannie Buss le extiende cada mes. Unos instantes más tarde, mientras su pupilo Anthony Davis lleva a cabo una sesión de estiramientos bajo nuestro mismo túnel, Alvin Gentry destaca las muestras de calidad que ha dado su nuevo dúo dinámico, aunque hay que ser prudentes y no entrar a valorar hasta que DeMarcus Cousins se haya podido aclimatar al 100%.

17:21: Físico imponente donde los haya, DeMarcus Cousins practica movimientos al poste y tiros desde todos los ángulos mientras servidor y otro colega periodista comentamos la actualidad NBA desde nuestros asientos privilegiados en primera fila. No somos VIP pero damos el pego, y si no que se le pregunten al trabajador que se acercó a pedirnos si queríamos tomar algo...

18:19: Desconozco hasta qué punto hay relación o es casualidad, pero lo cierto es que desde que Magic Johnson se convirtió en presidente de operaciones baloncestísticas de los Lakers mi situación como periodista ha mejorado. Por segundo partido consecutivo disfrutaré del choque con una perspectiva fantástica, lo suficientemente cerca del banquillo angelino para que Luke Walton sea una persona de carne y huesos en vez de un punto distante. Silbidos a DeMarcus Cousins, himno americano... ¡Listos para el despegue!

1r cuarto: Ambos equipos empiezan fuerte, aunque nadie va más revolucionado que Nick Young. La locura invade el Staples más pronto de lo costumbre tras un espectacular mate de Swaggy-P, el más inspirado frente a un DeMarcus Cousins que impone su ley a ambos lados de la cancha. Ni Tarik Black ni Julius Randle son elixir suficiente para contrarrestar la fuerza bruta de Boogie, pero afortunadamente Luke Walton tiene un as en la banca. Con Timofey Mozgov en cancha, el cuarto termina con los Pelicans bailando bajo la batuta de Jrue Holiday (20-26).

2o cuarto: Corey Brewer, Tyler Ennis y Timofey Mozgov inauguran un parcial demoledor ante el espesor de New Orleans. E'twaun Moore es lo más parecido a una solución en ataque para los de Louisiana, presa fácil para que un triple de Nick Young seguido por un dos+uno suba aún más el volumen en decibelios del pabellón. Los Lakers han firmado un gran cuarto, pero a excepción de las faltas no pitadas no hay nada ni nadie que hoy pueda parar al MVP del partido DeMarcus Cousins (59-55).

Descanso: La máquina expendedora de felicidad otrora conocida como máquina de helados ha decidido terminar su jornada antes de tiempo. Mis opciones alimenticias se limitan a hot-dogs y palomitas, snack perfecto para ver desde mi asiento a dos villanos como el hoy vestido de calle Metta World Peace y DeMarcus Cousins fundiéndose en un abrazo delante del banquillo local.

3r cuarto: Una falta durísima de Tarik Black a DeMarcus Cousins amenaza con desencadenar en pelea, pero por suerte Boogie esta calmado. Ambos conjuntos han salido adormilados del descanso, y salvo destellos como un triple de Brandon Ingram los discípulos de Luke Walton son presa fácil ante los Solomon Hill de turno. Sin hacer nada del otro mundo, New Orleans cierra el periodo mandando por diez puntos (73-83).

4o cuarto: El torbellino visitante sigue haciendo estragos de la mano de DeMarcus Cousins y Dante Cunningham. Nadie en la plantilla angelina cuenta con las décadas de experiencia desenvolviéndose entre puro caos que acumula Nick Young, hombre ideal para anotar un triple clave, robar un balón y volver a anotar una bandeja para renovar las esperanzas de un público que ya empezaba a abandonar sus asientos. Seven Nation Army de The White Stripes ruge por megafonía y acto seguido el pabellón se viene abajo con dos triples consecutivos de, quién si no, el niño prodigio D'Angelo Russell. La urgencia obliga a Alvin Gentry a volver a meter a DeMarcus Cousins en cancha, aunque Boogie no tarda en cometer su sexta personal y ser expulsado. Solos ante el peligro, ni a Anthony Davis ni a Jrue Holiday les tiembla el pulso cuando la épica requiere enterrar a quienes, por un breve instante, creyeron que la remontada era posible (97-105).

20:50: En vez de salir por el túnel de vestuarios e ir directo a la sala de prensa tomamos el camino más largo, decisión acertadísima. El no-atajo nos permite asistir a la entrevista post-partido que le hacen al héroe Jrue Holiday y disfrutar desde el mismo borde de la pista del momento en el que DeMarcus Cousins y Anthony Davis finalizan su propia comparecencia ante los micros y se dirigen a los vestuarios entre risas.

21:08: Luke Walton aún se está lamiendo las heridas en la sala de prensa. El entrenador angelino lamenta que un tercer cuarto horrendo diera alas a los Pelicans, un margen que a la postre se convirtió en un lastre. Walton sigue destacando el buen trabajo de su grupo tanto en los entrenamientos como en cancha, aunque siendo esta la séptima derrota consecutiva su ego empieza a estar necesitado de sumar una victoria.

21:23: No es Mardi Grass, pero la moral en el vestuario visitante está alta. Basta con ver a DeMarcus Cousins bromeando con algunos de sus compañeros para percatarse de la buena sintonía que, al menos de momento, se vive en la nueva casa del archivillano que terminó agotando la paciencia de los mandamases en Sacramento. Si el Boogie que intuyo hoy es el ingrediente que le hacía falta a Anthony Davis para convertir a sus New Orleans Pelicans en aspirantes, la NBA puede empezar a temblar...

¡Y hasta aquí la duodécima entrega de Game Crasher, volveremos el sábado que viene con la visita de Sergio Rodriguez y sus Philadelphia 76ers a Los Angeles!




Jugadores Artículo
Ficha de Anthony Davis Anthony Davis