Artículos

[27/10/2016] Contracrónica NBA
Game Crasher: Los Angeles Lakers - Houston Rockets
Por Oleguer Homs @ultimatenba | @OleguerHoms

Jordan Clarkson y D'Angelo Russell aguan la exhibición de James Harden y certifican la primera victoria de la era Luke Walton (120-114)

Medio año después que Kobe Bryant se despidiera del Staples Center con 60 puntazos, el pabellón volvía a teñirse de púrpura y oro para dar comienzo a una nueva era. “Juventud al poder” es el santo y seña de estos Lakers comandados por un Luke Walton que, a sus 36 años, es más joven que Metta World Peace, el “sabio veterano” de este ilusionante plantel en plena reconstrucción.

Enfrente y con el mismo balance de 0 victorias y 0 derrotas, también para los Houston Rockets el duelo suponía el inicio de algo nuevo: sin bigote pero fiel al estilo de juego ofensivo que caracterizó su paso triunfal por Phoenix, Mike D’Antoni volvía a sentarse en un banquillo y lo hacía, precisamente, como rival del último equipo al que dirigió.

14:18: Después de toda una mañana cargada de nervios, decido comer algo rápido y acercarme pronto al Staples Center. La puntualidad propiciada por las prisas a menudo acarrea premio en forma de caras famosas en los alrededores del pabellón, y hoy no va a ser menos; esta vez no es el Starbucks, sino la terraza del Wolfgang Puck la que me regala una estampa tan bonita como ver a dos comensales de lujo de la talla de Julius Randle y un recién confirmado en la plantilla Laker, Thomas Robinson.

17:07: Para Bill Walton, Los Angeles Lakers son rivales por partida doble. Como exjugador de Boston Celtics y Los Angeles Clippers (antes San Diego), solo un motivo superlativo como ver debutar a su hijo Luke en el banquillo angelino puede justificar que vista una camiseta enemiga. Igual que el rojo y negro de Portland, el azul cielo de San Diego y el verde Celtic, el púrpura y oro le sienta de maravilla al bueno de Bill.

17:23: Es todo un acierto que la NBA nos prohiba lo que el sentido común debería encargarse de evitar: periodistas haciéndose fotos con jugadores. Lo que si está permitido o, al menos, no explícitamente prohibido, es hacerse fotos con otros periodistas. Más allá del selfie con él, es un verdadero placer poder compartir un par de minutos con alguien que sabe tanto de la NBA como el periodista de ESPN Zach Lowe. Ni qué decir tiene, nuestra conversación gira principalmente alrededor del mono-tema que hoy centra la atención del universo NBA: la derrota de Golden State ante San Antonio.

17:52: Sala de prensa llena a rebosar para asistir al debut de Luke Walton ante nuestros micrófonos. Preguntado sobre la presencia de su legendario padre en el pabellón, Luke bromea y confiesa que, en realidad, está toda su familia, no solo Bill. Ya centrado en los suyos, Walton es consciente que poner los cimientos de la reconstrucción Laker va a tomar su tiempo, pero por su parte velará para que el trabajo diario no falte y los fans puedan estar orgullosos a lo largo del proceso hasta que los angelinos vuelvan a convertirse en aspirantes.

18:10: Ninguno de los periodistas amontonados a su alrededor nos acabamos de creer a Mike D’Antoni cuando afirma que guarda un buen recuerdo de su tiempo como técnico Laker. Huérfano de bigote y a cargo del juguete de Daryl Morey, Pringles reitera su confianza en las posibilidades que abre apostar por James Harden como base, luz verde para mandar en ataque como en su día la tuvo con los Suns Steve Nash.

18:19: José Manuel Calderón no va a jugar hoy, pero es un orgullo ver a uno de los nuestros enfundado en una camiseta de los Lakers, aunque sea la equipación de calentamiento. Como veterano, a Calde le tocará ejercer de mentor de bases como D’Angelo Russell y Jordan Clarkson a pesar de disputarse minutos con ellos, Louis Williams o el brasileño con pasado ACB Marcelo Huertas entre otros...

18:31: Además de lucir la que quizás sea la barba más icónica del planeta, James Harden es de estas personas que transmite algo especial nada más verla. En vez de correr en ataque y caminar en defensa, uno diría de James Harden que se desliza, incluso que levita sobre el parquet. Finura sin esfuerzo, un genio sobrado de talento que de liderar a los tejanos a un buen récord de victorias aspira a alzarse con el MVP.

19:14: Esta noche las gradas supuran un aroma especial, propio de una fecha tan señalada como es el primer partido de la temporada. Cruzarse con exNBA como Shelden Williams y Mark Jackson palidece al lado de una rutina tan arraigada como diseccionar la rueda de entradas visitante junto al sombrero de turno que luzca James Goldstein. Volviendo a Shelden Williams, ¿a qué espera Candace Parker para obligarle a ponerse su apellido?

19:35: Piel de gallina con el himno americano, abucheos a Mike D’Antoni en ausencia de Dwight Howard, introducción de los locales por todo lo alto… Señoras y señores, ¡empieza la temporada NBA 2016-17 en Los Angeles!

1r cuarto: Difícilmente un partido podría empezar mejor que éste; gran duelo de pistoleros entre James Harden y D’Angelo Russell, que se niega a dejar que los Rockets se vayan en el marcador (15-15). En plena locura llega el debut de Brandon Ingram, escuálido número 14 que nada más salir asume el reto de defender uno-contra-uno ante James Harden (28-28). Con 35-38 en el marcador, un primer cuarto como el de esta noche tenía que terminar con un triple sobre la bocina del microondas por excelencia, Lou Williams.  Al final del primer período, los 12 anotados y 2 asistencias de D’Angelo Russell no son nada comparados con la misma cifra de puntos a la que James Harden añade además 9 asistencias.

2o cuarto: Un grupo de aficionados bastante alocados animan la velada a todos los miembros de la prensa que seguimos el partido desde el techo del Staples Center. Tal y como si fueran su club de fans, los jóvenes aprovechan cualquier ocasión para corear el nombre de su idolatrado Timofey Mozgov; cuando todo el pabellón canta “Let’s go Lakers” a viva voz, ellos gritan “Let’s go Mozgov”. Agradecido, el ruso corresponde a sus fans sumando su punto número 12 y dando una ventaja a los Lakers que fuerza a D’Antoni a volver a apostar por sus titulares (53-50). Con James Harden y un acertado Ryan Anderson sobre el parquet, los Rockets consiguen llegar al descanso con ocho puntos de margen (63-71).

Descanso: El season opener es el dia en que los equipos se presentan ante su afición, algo que no se reduce solo a sus jugadores. Aparte de los nombres que forman la plantilla, esta noche también toca presentar a las integrantes del grupo de baile, las cheerleaders más famosas del mundo. Una vez concluye la introducción de las Laker Girls, me tomo un rato extra para merodear por las filas VIP, donde James Harden y los 16 puntos y 14 asistencias que lleva ya a sus espaldas conversan animadamente con una institución hollywoodiense de la entidad de Denzel Washington.

3r cuarto: Overbooking de periodistas conduce irremediablemente a mi peor pesadilla: la máquina de helados agotando existencias antes del descanso. Resignado a no sumar el helado de vainilla y chocolate a mi snack de Coca Cola y palomitas, vuelvo arriba para ver como los ex-Pelicans Ryan Anderson y Eric Gordon reemprenden su racha anotadora donde la dejaron. Houston sigue en cabeza, pero la puntería de D’Angelo Russell aprovecha cualquier oportunidad para anunciar que robarle victorias a este equipo no será tarea fácil. Desaparecido hasta ahora por problemas de faltas, Jordan Clarkson se une a la fiesta con 11 puntos en el 3r cuarto, incluído el triple que empata de nuevo el duelo (88-88). Por desgracia, Metta World Peace debe ser el único jugador NBA que no sabe que hacerle tres faltas en un minuto a James Harden supone regalarle seis tiros libres que va a anotar, dando alas para que los tejanos vuelven a alejarse (90-96).

4º cuarto: Los banquillos toman la cancha, escenario ideal para que Jordan Clarkson ponga el broche de oro a la exhibición que está firmando. Liderados por Clarkson, los Lakers agrandan un parcial de 16-6 que enciende todas las alarmas visitantes. A remolque, presionados por las urgencias, los Rockets se ven superados por la falta de alternativas ante la presión asfixiante que está consiguiendo anular a James Harden. D’Angelo Russell, Jordan Clarkson y Brandon Ingram son algunos de los jugadores Lakers a quienes hoy les ha tocado bailar con la más fea, pero ninguno pasó el test con una nota más alta que el “stopper” de Luke Walton, el último nombre que uno esperaría leer en esta frase: Nick Young. Con la defensa de Swaggy P, el hielo en las venas bajo presión de Jordan Clarkson y la guinda de un solidísimo Julius Randle, los Lakers obran el milagro y certifican la primera victoria de la era post-Kobe Bryant (120-114).

22:06: Es de agradecer que el tráfico en los pasillos sea de personas y no de vehículos, porqué de haber circulado coches la colisión habría sido múltiple. Karlie Kloss y Kendall Jenner no necesitan a nadie más que a ellas mismas para paralizar Times Square; en el hipotético caso que el destino decida juntar a las dos, en fin, dejo que seáis vosotros quienes imaginéis lo embobado que estuve durante un rato…

22:15: Caras largas frente al vestuario visitante después que los Rockets vieran como se les escapaba un partido en el que habían mandado durante buena parte del duelo. Mike D’Antoni acude ante nuestras grabadoras y quita importancia a lo sucedido, que a fin de cuentas se resume en una máxima tan simple como afirmar que los Lakers estuvieron acertados y ellos no. Ni una mención al hambre o intensidad defensiva mostrada por unos y otros, talón de aquiles al que los Rockets pondrán remedio cuando recuperen al perro de presa Patrick Beverley

22:32: Por encima de cualquier otro factor, Luke Walton destaca la predisposición de mover el balón como clave para encontrar buenas opciones de tiro y, a la postre, ganar partidos. El juego coral debe formar parte del ADN de sus Lakers desde el primer día, así como el esfuerzo en defensa y la capacidad de resolver en los tramos finales con la cabeza fría. Si su equipo absorbe estos conceptos, solo la juventud evitará que el presente de los Lakers sea tan brillante como promete ser su futuro.

22:47: El buen rollo que destila Luke Walton se cuela en cada rincón del pabellón incluido, como no podía ser menos, el vestuario angelino. La alegría por la victoria se apodera del ambiente, y ninguna anécdota ilustra mejor la camaradería de este grupo que Jordan Clarkson saliendo de la ducha y bromeando al postular a su compañero Nick Young como candidato a mejor defensor del año. Precisamente Walton nos acaba de decir que el esfuerzo en defensa es lo que le valió al reconvertido stopper Swaggy P ganarse un hueco en el quinteto, así que más les vale a Kawhi Leonard, DeAndre Jordan y Draymond Green tomarse la candidatura de Young en serio...

Y hasta aquí el 1r Game Crasher de la temporada 2016-17, nos citamos de nuevo para el debut de los LA Clippers en casa ante los Utah Jazz. Como siempre y más que nunca, I love this game!




Jugadores Artículo
Ficha de James Harden James Harden