Artículos

[09/11/2016] Contracrónica NBA
Game Crasher: Los Angeles Lakers - Dallas Mavericks
Por Oleguer Homs @ultimatenba | @OleguerHoms

Los Dallas Mavericks rompen la imbatibilidad en casa de Los Angeles Lakers en una fecha señalada, jornada de elecciones a la presidencia americana (97-109)

Los Angeles Lakers (4-3) recibían a los Dallas Mavericks (1-5) en un duelo marcado por la distracción que suponía que el partido coincidiera con el recuento electoral. Si alguien nos hubiera dicho que ambos equipos llegarían al compromiso con estos dos récords en particular, sin lugar a dudas habríamos apostado que los tejanos ostentarían el balance positivo y los angelinos, equipo joven y en crecimiento, el negativo.

En plena dinámica errática de resultados y sensaciones diametralmente opuestas a las que transmite el equipo de Luke Walton, Dallas llegaba con urgencia de victoria a pesar de presentar bajas de la talla de Dirk Nowitzki, Deron Williams y Devin Harris. Los Lakers, por su parte, afrontaban el partido con la ilusión de seguir invictos en casa y mantener un momentum tan inesperado como apasionante.

17:00: Entro a las cinco puntual, nada más abrir las puertas, para que mis compatriotas periodistas Pepe Mantilla y Fernando González puedan grabar una conversación  que van a retransmitir durante el descanso del partido. Ambos de origen mexicano, Pepe y Fernando llevan más de una década siendo la voz oficial de los Lakers en español, haciendo difusión a través de las ondas radiofónicas de ESPN Deportes de momentos tan memorables como el three-peat de Shaquille O’neal y Kobe Bryant o el back-to-back en el que colaboró de forma muy especial nuestro Pau Gasol.

17:28: Otro compatriota latino está siguiendo la evolución de las elecciones en su ordenador portátil mientras Julius Randle o D’Angelo Russell saltan a cancha para empezar a calentar músculos a dos horas del encuentro. Esta pequeña anécdota será una constante de una jornada en la que el partido más importante, las elecciones americanas, se disputa a miles de millas al este y norte del Staples.

17:47: Nada más arrancar su cita ante nuestros micrófonos, Luke Walton niega que no poder contar con Dirk Nowitzki, Deron Williams y Devin Harris para el compromiso de esta noche convierta a Dallas en un rival más débil. Al contrario, y es que, según Walton, un equipo sin sus estrellas es a corto plazo mucho más imprevisible que con ellas, puesto que el entrenador rival no ha podido preparar ninguna respuesta a los cambios tácticos derivados. En cuanto a la lenta adaptación de Harrison Barnes a su nuevo rol en los Mavericks, su ex-técnico asistente en los Golden State Warriors se muestra contundente: “tiene lo que hace falta y va a cumplir las altas expectativas depositadas en él”.

18:03: Una irrupción de lujo por parte de Metta World Peace al grito de “respetad al genio” levanta las carcajadas de todos los periodistas aglomerados alrededor de Rick Carlisle. Calmado el barullo, Carlisle nos cuenta que él y el otrora conocido como Ron Artest mantienen una gran relación desde su tiempo en los Indiana Pacers. Incluso a día de hoy, Metta llama a Rick Carlisle para hablar de baloncesto, preguntar sobre aspectos tácticos… Por muy sorprendente que nos pueda sonar a todos los que recordamos la que lío en su día Ron en el Palace de Auburn Hills, Carlisle le ve futuro en los banquillos NBA.

18:24: Andrew Bogut, a quién Rick Carlisle considera una opción más como falso base en caso que Deron y Devin no vuelvan pronto, mantiene una charla animada con Harrison Barnes y un amigo común de ambos a quién no reconozco. Andrew y Harrison se ven relajados, mucho más de lo que quizás iban a estarlo de haber caído en la prórroga ante los Milwaukee Bucks y seguir sin conocer lo que es sumar una victoria esta temporada.

18:41: La ironía quiere que, precisamente en la misma semana en la que Mark Cuban canceló las credenciales de dos periodistas de ESPN, le vea hablando con dos periodistas. Más allá de sacar una foto más del propietario más mediático y futuro presidente de los Estados Unidos para mi colección, me mantengo pegado al aro donde José Manuel Calderón está lanzando a canasta y le sigo hacia el túnel de vestuarios. A mi nadie me pide ningún autógrafo, así que espero pacientemente la oportunidad de saludarle, darle la bienvenida a los Lakers y desearle suerte en vistas a la presente campaña.

19:29: Mencionar que ví a Jimmy Goldstein equivale a estas alturas a decir que el suelo es de parquet, que hay dos canastas y que al baloncesto se juega con un balón. Quién si que merece su momento de gloria particular es Jeanie Buss, hija del Doctor Jerry Buss, esposa de Phil Jackson y tan guapa en directo como lo imagina uno al verla en fotos.

19:36: Quién más quién menos ya sabe que Trump va ganando a Hillary, algo que se traslada en un silencio sepulcral propio de un cementerio extendiéndose a lo largo y ancho de la grada del Staples. Esta noche, mientras suena el himno americano, tomo consciencia de estar viviendo algo histórico, una sensación propia de tragedias como el 11-S. Incluso el himno, ceremonia que normalmente consigue ponerme la piel de gallina, hoy suena lánguido, fúnebre como si de la misma orquesta del Titanic se tratara...

1r cuarto: Swaggy P, bautizado en su momento bajo el nombre de Nick Young, firma un microcosmos de inicio digno del gran estado de forma y actitud con las que ha llegado al arranque de campaña: dos triples suyos y los 13 primeros puntos de su equipo catapultan a los locales a una ligera ventaja (13-8). Casi tan on fire como Young, Julius Randle le toma el relevo y obliga a José Juan Barea a multiplicarse para que los angelinos no se vayan demasiado en el marcador (27-25).

2o cuarto: Tanto la realidad como la perspectiva que me ofrece mi privilegiada vista de águila desde la cabina de prensa parecen sacados del más escalofriante episodio de Black Mirror. Al menos un tercio del público del Staples Center está más pendiente de la pantalla brillante de su teléfono móvil y de los resultados de las elecciones de lo que está pasando en el parquet, donde Jordan Clarkson y Seth Curry intercambian canastas en un pique con sabor a asfalto y cuero gastado, playground. La veteranía y el haber estado en un equipo campeón es un grado, y esta es precisamente la sensación que me da ver a Andrew Bogut y Harrison Barnes escudando a Curry a velocidad de crucero para los tejanos retomen la delantera (54-58).

Descanso: Algunos de mis amigos han venido a ver el partido, motivo por el que de hecho pedí acreditación, así que me paso a verlos durante el descanso en vez de repetir de helado como haría habitualmente. Sin excepción alguna, toda la gente con la que me cruzo está comentando los resultados de las elecciones, y ni siquiera una victoria Laker podría alegrar los ánimos…

3r cuarto: Harrison Barnes cogió carrerilla ante Milwaukee y recuperó sensaciones antes del descanso, con lo cual no sorprende ver que es él quién sigue tirando del carro para que Dallas amplíe su ventaja. Nada mejor como el gigante bonachón ruso Timofey Mozgov colgándose del aro para que el Staples ruja de nuevo y D’Angelo Russell agradezca el calor sumando puntos a la fiesta (70-73). Seth Curry sigue haciendo de las suyas, pero si tuviera que apostar a estas alturas me inclinaría por los angelinos, que cuentan con muchas más armas anotadoras que el diezmado plantel que alinea hoy Dallas (77-83).

4o cuarto: El Staples Center aparca el llanto causado por las elecciones y dedica los doce minutos siguientes a empujar a los suyos para que remonten lo que para Hillary Clinton es ya imposible. 8 puntos seguidos de Jordan Clarkson confirman una vez más el valor de uno de los mejores microondas de la liga, candidatísimo en un futuro si no lo es ya a mejor sexto hombre. Liderados por Clarkson, los locales logran empatar el marcador a 89, pero los espejismos suelen ser breves. Como bien sabemos todos, el ímpetu juvenil sirve tanto para emprender tareas imposibles como para morir en la orilla por culpa de errores de novato, lección que Harrison Barnes y alguien curtido en mil batallas como José Juan Barea se encargan hoy de gravar a fuego a los jovenes pupilos de Luke Walton. Julius Randle lo intenta a la desesperada, pero el tiempo corriendo en contra y los 10 puntos de desventaja son un obstáculo insalvable. Al final, segunda victoria de los Dallas Mavericks a costa de unos Lakers que, derrota aparte, siguen pintando la mar de bien (97-109).

21:52: Luciendo unas flamantes chanclas, Seth Curry es de los pocos que cuentan con un motivo para sonreir gracias al partidazo que se ha marcado. Aparte de la media sonrisa del hermanísimo de Stephen Curry, caras largas se extienden a lo largo de un pasillo en el que todo el mundo está en shock tras darse a conocer que Donald Trump se convertirá en el próximo presidente de los Estados Unidos de América.

22:05: Después de estar atento a las impresiones de Rick Carlisle, me dirijo a toda velocidad al vestuario de los Lakers, donde he quedado con José Manuel Calderón para hacerle una breve entrevista al final del encuentro. Tan amablemente como esperaba, Calde nos narra lo vivido en sus primeros pasos como integrante de la plantilla púrpura y oro. Ver que su taquilla está situada al lado de la de D’Angelo Russell dice mucho del rol de mentor que tiene reservado el 5 de los Lakers, mismo número que, por cierto, se enfundó en su día el legendario Robert Horry.

22:13: Jordan Clarkson por un lado y José Juan Barea en el vestuario opuesto hablan frente a nuestros micros; alrededor de ambos son las elecciones, y no el partido, lo que está en boca de todos. Dando por concluído mi paso por vestuarios, me cruzo con D’Angelo Russell dirección a la salida y constato, una vez más, lo diferente que es el ambiente que rodea un vestuario joven como el de los actuales Lakers versus el entourage más familiar del entorno Clipper.

Y aquí termina la crónica de una jornada histórica, la del último partido jugado este 8 de noviembre del 2016. 32 game crashers con Barack Obama de presidente después, el próximo que escriba será en plena transición de poderes a la espera que Donald Trump lea mis artículos en el despacho oval. ¡Hasta pronto!




Jugadores Artículo
Ficha de Harrison Barnes Harrison Barnes