Artículos

[29/01/2015] Contracrónica NBA
Game Crasher: Los Angeles Lakers – Washington Wizards
Por Oleguer Homs @ultimatenba | @OleguerHoms

¡Primer back-to-back de esta serie! Los astros se alinearon y al partido entre Clippers y Nuggets le siguió un emocionante Lakers-Wizards que John Wall, medio cojo, resolvió a favor de los capitalinos (92-98).

Tras vivir un partido NBA en directo por tercera vez esta temporada el día anterior -Los Angeles Clippers-Denver Nuggets (102-98)- tocaba volver a la versión púrpura y oro del Staples Center. Unos Los Angeles Lakers lastrados por las lesiones recibían en casa a los Washington Wizards, que tampoco contaban con el 100% de su plantilla.

Kobe Bryant, que sería operado el día siguiente, no estaba como sí estuvo en el duelo que vivimos en diciembre ante los Sacramento Kings. Aquel día, Kobe llegó al partido a dos encuentros de superar a Michael Jordan como tercer máximo anotador histórico de la competición. Hoy, ya operado y habiendo dicho adiós a la temporada 2014-2015, afronta la recuperación que muy posiblemente suponga la última puesta a punto para la siguiente campaña de su carrera.

16:52: Las 24 horas que han pasado desde que abandonaba Hollywood para ir a disfrutar del Clippers-Nuggets han pasado volando. El partido transcurrió en un suspiro y, posteriormente, al llegar a casa, no había forma de conciliar el sueño. Tras dar por semi definitiva más de la mitad de mi crónica dormí un rato, me levanté para finalizar la pieza y fui a trabajar. Sin darme cuenta volvía a estar enfilando Hollywood Boulevard camino del metro que me llevaba al mejor sitio del mundo.

17:35: Hoy no llueve y los alrededores del Staples Center acogen el ambiente pre-partido habitual. Camisetas de Kobe, y alguna de Pau Gasol, son las más comunes entre los aficionados que me encuentro. No veo, de momento, ninguna de los jugadores que integrarán esta noche el quinteto de los Lakers. Robert Sacre, Jordan Hill, Ryan Kelly, Wayne Ellington y Jordan Clarkson, a buen seguro, no aparecen en ningún ranking de las camisetas más vendidas. No me hace falta entrar en la tienda para deducir que, muy probablemente, ni siquiera las vendan...

17:47: A diferencia de en mi primera experiencia en el Staples, Byron Scott hoy no ha llegado tarde. Yo, por culpa de mi rutina de seguir a mi entrada a la sala habilitada por la prensa una primera visita a la pista, sí. El técnico angelino centra la parte final de su comparecencia en loar la figura de Jerry Buss, histórico propietario Laker fallecido en febrero del 2013. Hoy, 27 de enero de 2015 el día que se jugaba el partido, habría cumplido 82 años.

17:56: Turno para compartir impresiones con Randy Wittman. El técnico de los Wizards se mostró escueto y frío en sus respuestas. Entre lo más destacado que sacamos, Wittman fue el que nos confirmó que Paul Pierce sería baja a pesar de estar en la alineación que nos facilitaron antes del partido. Además, John Wall era duda, aunque por suerte de los aficionados y del propio Wittman terminó jugando.

18:07: Tengo una hora para merodear la mar de tranquilo por la cancha. Como el día anterior ya me habían dado barra libre para pisar la pista no me lo pensé dos veces, ni siquiera una o cero, y allí que me fui directo. Jeremy Lin hacía un calentamiento suave  con los técnicos asistentes y, por un momento, soñé en vivir una explosión de Linsanity en vivo. En el lado Wizard, Bradley Beal, Kris Humphries y Drew Gooden también empezaban su puesta a punto.

18:20: La sonrisa de Nick Young ilumina el corredor en su camino hacia el vestuario; otro crack de baja que no jugaría aquella noche. En los vestuarios la taquilla de Steve Nash sigue vacía, como pronto quizás lo estará también la de Kobe Bryant. Nada a destacar salvo que las taquillas de Ryan Kelly y Jordan Clarkson, como no podía ser de otra forma, están la una al lado de la otra.

18:34: Al finalizar Marcin Gortat su calentamiento particular, no hay nada que ver en pista más allá de miembros de seguridad vestidos de rojo evitando que fans y/o yo caminemos hacia el centro de la cancha. Sabiendo lo difícil que me sería resistir las tentaciones de hacer un Jimmy Jump voy al comedor a cenar un poco. Cuatro verduras al vapor no identificadas decoran un plato lleno a rebosar de arroz y pollo. El premio al mejor catering, por aquello de compensar el infame quinteto Laker, se lo lleva de momento este partido.

18:53: Ya arriba constato lo mucho más bonito que luce el Staples Center cuando juegan los Lakers respecto a cuando lo hacen los Clippers. La iluminación del pabellón es mucho más tenue, como si sólo la pista fuera digna de estar iluminada. La grada está más a oscuras, pero el efecto es precioso, y el rojo y el púrpura le dan a todo el conjunto un aire aristocrático. No en vano Zach Lowe, de Grantland, nombró el parquet del Staples Center en versión Laker como el mejor de la NBA.

19:27: Los jugadores, incluido John Wall, ya han calentado. En homenaje a Jerry Buss la USC Band, de su alma mater, es la encargada de interpretar con sus instrumentos de viento el himno americano. Tras esto llegan las presentaciones, un aspecto en el cual los Clippers le ganan la mano a sus vecinos y rivales. Una lona desciende del jumbotron y en ella se proyectan imágenes de los jugadores Lakers. Es francamente espectacular, pero incomparable al efecto holograma que los Clippers imprimen directamente en el parquet. Otro detalle, éste triste: ninguno de los jugadores presentados ha jugado nunca en Lower Marion.

1º cuarto: Ya de inicio, afortunadamente, los Lakers disiparon el que camino del partido era uno de mis grandes miedos. Mientras que el quinteto de gala de los Wizards con Otto Porter en vez de Paul Pierce, salió dormido, la garra de los angelinos sí estaba presente. Wayne Ellington y el novato Jordan Clarkson estallaron con 11 puntos cada uno para llevar a los Lakers en volandas a finalizar el primer cuarto con ventaja (31-24). Gracias también en parte a que Marcin Gortat, Nenê Hilario, Bradley Beal y John Wall deambulaban más que jugar, había partido.

2º cuarto: Quizás sintiéndose insultado como debería sentirse Carlos Boozer por que Sacre o Hill formaran parte del quinteto titular, Ed Davis salió como un ciclón. A pesar de contar con la experiencia de Andre Miller dirigiendo la nave Wizard, los de la capital no carburaban. La reacción visitante no llegó hasta que un triple de Lin agrandó la desventaja a 19 (49-30). Fue entonces cuando John Wall se conjuró para poner fin a aquello. Un mate suyo supuso un revulsivo que, sin ser ni mucho menos definitivo, inauguró la leve remontada con la que los Wizards maquillaron el resultado antes del descanso (57-46).

Descanso: Habitualmente aprovecho los quince minutos de descanso para volver a pista y ver que se cuece en las primeras filas. Hoy el vídeo marcador ha mostrado a Metta World Peace y Cameron Díaz; ni rastro de Jack Nicholson. Pero en esta ocasión, por suerte, tengo un plan aún mejor. Una amiga mía está en un palco VIP, un rincón del Staples en el que aún no he estado nunca. El pase de prensa, hasta el momento, ha demostrado abrir todas las puertas: a ver si abre ésta.

3º cuarto: Vivo el tercer cuarto en el palco VIP, donde a pesar de la abundante comida que me rodea no como nada. Mi amiga, que a falta de Kobe Bryant, de los presentes conoce sólo a Kris Humphries por ser exnovio de Kim Kardashian, está disfrutando del primer partido NBA en directo de su vida. Mientras repasamos las normas del deporte que estamos contemplando, Ed Davis intenta mantener a flote a su equipo, pero los Wizards ya han dormido suficiente. El juego coral dirigido por Wall y concluído por Beal, Porter y Webster acerca a los de la capital hasta que una canasta de Humphries da la primera ventaja a los Wizards desde el 6-7. La ventaja de 19 puntos que habían llegado a tener los Lakers llegaba al período decisivo hecha añicos (76-75).

4º cuarto: El Staples Center y las cenicientas que ha alineado Byron Scott sueñan con una victoria que nadie esperaba. El pabellón se crece y el órgano que suena de vez en cuando marca el compás de los cánticos y latidos. Yo vuelvo a estar en mi puesto asignado como periodista tras abandonar el ordenador a su suerte durante todo el descanso y tercer cuarto. Afortunadamente sigue estando allí, y puedo disfrutar del último cuarto en vez de estar buscándolo. Con los Lakers perdiendo por un solo punto (85-86) John Wall asume, una vez más, la responsabilidad de ser el quien lleve a su equipo a la victoria; dos canastas consecutivas suyas ponen el 85-90. El reloj sigue corriendo y, una vez Bradley Beal anota su punto 19 (90-97), el golpe es definitivo. Digno partido de lo que queda no lesionado en la plantilla Laker. Wayne Ellington y Jordan Clarkson, 28 y 18 puntos respectivamente, han firmado su récord particular en este aspecto. John Wall, por su parte, se va del partido habiendo sumado 20 puntos, 9 rebotes y 13 asistencias sin ni siquiera despeinarse (92-98).

21:48: Hoy no es sólo un tema de percepción: el partido ha pasado rápido. El ascensor que lleva de lo más alto del pabellón a pie de pista es, como siempre, una odisea. Una vez abajo prensa y cheerleaders nos cruzamos. No tengo aún pruebas concluyentes para decir si, en este aspecto, ganan Clippers o Lakers.

21:54: Entrevistar a Wayne Ellington o Jordan Clarkson nunca ha estado en ninguna lista de prioridades que haya redactado. Siempre es más inteligente, por aquello del buen humor reinante, subirse a un carro ganador. Me voy al vestuario de los Wizards justo a tiempo para ver como un angelino natal como Paul Pierce abandona el pabellón. Tras Kobe Bryant, The Truth es la leyenda viva más imponente que haya tenido a menos de un metro...

22:11: Por mucho menos de lo que John Wall cojea camino de las duchas hay gente en silla de ruedas. Gortat es el primero en concedernos su tiempo deseando, aunque reconociendo que está complicado, que se premie su temporada con una nominación al All Star. Bradley Beal, que está afonico, no parece hacer muy buenas migas con la periodista de Washington cuya insistencia consigue que finalmente acceda a contestar algunas preguntas.

22:20: Habla John Wall, que felicita a los Lakers por haberles jugado de tú a tú hasta el punto de casi sorprenderles. Él, que empezó su carrera en un equipo perdedor, sabe como nadie lo que es salir en un pabellón donde nadie espera que salgas con una victoria. Sobre su lesión Wall dijo que ya se perdió suficientes partidos en sus primeros años en la liga. Si puede caminar, aunque cojeando era el caso, quiere estar en cancha ayudando a su equipo. Así como ayer Glen Davis me ganó como nuevo miembro en su club de fans, hoy lo ha hecho John Wall.

23:26: Parecía que nunca llegaría, pero tarde o temprano incluso los metros de vuelta a casa lo hacen. He vivido un sueño en directo una noche más, segunda consecutiva. Hasta la próxima entrega de Game Crasher que, por mi parte, espero que tarde menos de lo que tardó el metro de vuelta.




Jugadores Artículo
Ficha de John Wall John Wall