Artículos

[23/11/2016] Contracrónica NBA
Game Crasher: Los Angeles Clippers - Toronto Raptors
Por Oleguer Homs @ultimatenba | @OleguerHoms

Chris Paul, Blake Griffin, DeAndre Jordan y JJ Redick lideran a los LA Clippers a una victoria trabajada ante los Toronto Raptors de Kyle Lowry y DeMar DeRozan (123-115).

Los vigentes campeones del este visitaban el Staples Center como segundo plato de su ruta Californiana que empezó con mal pie, derrota con polémica ante los Sacramento Kings. Asentados en la élite de su conferencia, los Toronto Raptors llegaban al compromiso con un récord de 8 victorias y 5 derrotas y con DeMar DeRozan confirmando su estatus de estrella de la liga, una máquina anotadora capaz de endosarle 30 puntos a quién se le ponga por delante.

Los Angeles Clippers, por su parte, han sorprendido a propios y extraños convirtiéndose en el mejor equipo de la liga hasta el momento. El impresionante récord de 13-2 da esperanza a quienes, como yo, creemos que son más peligrosos que los San Antonio Spurs y que tan solo un rival les puede apartar de llegar a la final: quién si no, los Golden State Warriors.

17:20: A nuestra llegada el parquet está más lleno que de costumbre. Allí vemos, como siempre, a las cheerleaders de los Clippers practicando varias coreografías, hoy acompañadas por la créme de la créme del vestuario angelino. Chris Paul luce auriculares y afina puntería desde la línea de tres mientras Blake Griffin espera turno calentando músculos en la banda. Una vez el base da por finalizada su sesión, Blake va a por un balón y DeAndre Jordan le toma el relevo con el preparador físico antes de enfrentarse, una tarde más, a su tormento particular: los tiros libres.

17:53: Doc Rivers loa el buen momento en el que su equipo llega al compromiso ante Toronto, un récord inmejorable teniendo en cuenta que el calendario no ha permitido programar casi ninguna sesión de entrenamiento. En este sentido, el inminente road trip consistente en disputar seis partidos en la costa este no promete ofrecer tregua. Ya centrado en el rival de esta noche, Doc Rivers compara a DeMar DeRozan ni más ni menos que a un joven Dwyane Wade y reconoce que lo que los árbitros les hicieron a los Raptors la noche anterior ante los Sacramento Kings fue una injusticia.

18:08: Aún mosqueado por lo que ocurrió anoche, Dwane Casey se muestra reacio a remover las aguas, pero espera que las gestiones que están llevando a cabo desde las oficinas de la franquicia canadiense sirvan para que la NBA recapacite de cara a situaciones parecidas. Aunque no es el ambiente ideal para afrontar un back-to-back, espera que lo ocurrido sirva de motivación a los hombres que entrena.

18:16: Gran protagonista ayer por su tiro anulado, Terrence Ross calienta muñeca y al acabar firma autógrafos a las puertas del túnel de vestuarios. Por su cara de satisfacción al firmar dos camisetas con su dorsal queda claro que Ross no está acostumbrado a que los aficionados, menos aún en cancha visitante, luzcan su elástica. Jonas Valanciunas, por su parte, se relaja tranquilamente en una de las sillas VIP; lo único parecido a calentar que le vemos hacer es caminar de una silla a otra situada en el banquillo visitante.

18:31: DeMar DeRozan o Kyle Lowry son como dos gemelos, inseparables hasta el punto que emergen al mismo tiempo del túnel de vestuarios y llevan a cabo una sesión de tiro prácticamente calcada. Después de firmar un inicio de campaña jordanesco, la noche aciaga vivida ayer en Sacramento tanto a nivel individual como colectivo parece haber hecho mella en DeRozan, que está muy serio. Todo lo contrario al bonachón de Lowry que, como Chris Paul anteriormente, también calienta escuchando música en sus auriculares.

19:12: Observo durante el calentamiento de los Toronto Raptors una característica propia de vestuario maduro. Y es que mientras los equipos jóvenes convierten la rueda de entradas en un espectáculo circense y un sinfín de mates, los conjuntos aspirantes sellan el trámite al tran-tran, con bandejas sin saltar y tiros lejanos; el tiempo para desgastarse y darlo todo es una vez salten a cancha, no veinte minutos antes...

19:25: Tuve la suerte de disfrutar los ensayos tanto del himno canadiense (en honor al visitante) como del americano dos horas antes del duelo, con lo cual no me sabe tan mal haberlos no-vivido dentro de un ascensor. Ya sentado en mi cabina, el deleite para los sentidos que es la presentación con hologramas de los Clippers pone al público a tono para lo que está por venir. ¡Empieza el choque!

1r cuarto: La seña de los Clippers para el duelo de hoy queda claro desde buen principio, con Chris Paul, JJ Redick y Luc Mbah a Moute alternando turnos para desquiciar a DeMar DeRozan con su defensa pegajosa y dificultar que anote. Del lado angelino Redick empieza con el mismo acierto al que ha llegado al duelo, pero la garra de Kyle Lowry pone a Toronto arriba (15-19). Un triple de Chris Paul primero y un señor triplazo de Jamal Crawford sobre la bocina devuelven la ventaja a los locales y despiertan al Staples Center, muy callado a lo largo del 1r cuarto (23-19).

2o cuarto: Jamal Crawford en modo NBA Jam catapulta a los Clippers a flirtear con los dobles dígitos de ventaja, pero Toronto responde a los 12 puntos de J-Crossover con un parcial de 0-10. Como viene demostrando hasta el momento este continuo de alternativas, que los Raptors se hayan puesto por delante significa que ha llegado la hora para que los Clippers firmen un nuevo parcial. Un mago a la hora de repartir juego, Chris Paul se esfuerza en implicar a un Blake Griffin desaparecido hasta el momento, y el de Oklahoma responde. Luc Mbah a Moute se suma a la fiesta con su segundo triple y JJ Redick acribilla a los dinosaurios canadienses desde la línea de tres para que los angelinos lleguen al descanso con +9 de ventaja (54-45).

Descanso: Si hay algún famoso en las sillas VIP no seré yo quien lo reconozca mientras merodeo por los alrededores. Esta noche el amigo James Goldstein ha decidido venir acompañado de una supermodelo, un día más en la oficina para el bueno de Jimmy y su sombrero. La máquina expendedora de helados ha llegado viva al descanso, hito excepcional teniendo en cuenta la crisis vivida en los últimos duelos; la vida nos sonríe.

3r cuarto: A nadie le ha sentado mejor el paso por vestuarios que a Blake Griffin, que sale como si hubiera recibido un chute de adrenalina gentileza de Eufemiano Fuentes. En un abrir y cerrar de ojos, el alapívot dinamita el cuarto con 12 puntos que elevan hasta 17 su total en la hoja estadística (77-62). La maquinaria anotadora de los Clippers hace saltar todas las alarmas en el banquillo Raptor, y Dwane Casey no tiene más remedio que ordenar una táctica vil pero necesaria. Sorprendentemente, ni siquiera el hack-a-Jordan funciona en la noche en que DeAndre Jordan suma su tiro libre anotado número 1.000 en no-queráis-saber-cuantos intentos. A pesar de no cumplir con su propósito, el hack sirve al menos para matar el momentum angelino y que DeMar DeRozan pueda volver a poner a los suyos a una distancia remontable (88-79).

4o cuarto: Con Marreese Speights, Raymond Felton o Austin Rivers desaparecidos, a Toronto le basta con saltar al dos-contra-uno para contrarrestar las internadas a canasta de Jamal Crawford. El banquillo Clipper no está ofreciendo las prestaciones habituales, así que toca volver a poner la artillería sobre el parquet para evitar que Toronto empate (100-96). JJ Redick desde el perímetro, Blake Griffin completando un pick-and-roll de Chris Paul, DeAndre Jordan limpiando cristales con un mate… La fórmula angelina es archi-conocida, pero no por ello menos efectiva. Kyle Lowry lo intenta, pero es Chris Paul y su magnifico 2+1 a un minuto del final el que certifica el ganador de este duelo de bases y da la victoria a su equipo. Al final, 123-115 para los Clippers comandados por sus cuatro magníficos: Chris Paul (26p-12a), Blake Griffin (26p-7r-7a), DeAndre Jordan (17p-15r) y JJ Redick (20p).

22:25: Hago el recorrido desde el ascensor hasta la sala de prensa pasando por la cancha, donde me encuentro de bruces con Candace Parker. Recién coronada campeona de la WNBA, Parker regala sonrisas y selfies a todo el que se lo pide, igual que lo hace también Chuck the Condor. Nada más llegar al túnel de vestuarios coincido con el enérgico Steve Ballmer, a quién felicito por la victoria y por la gran temporada firmada hasta el momento con un apretón de manos. En caso que coincidáis con el accionista de Microsoft sobreexcitado tras una victoria, allá va un consejo para todo aquel a quién no le guste que le rompan los cinco dedos: no le deis la mano.

22:34: Doc Rivers quita importancia a las múltiples instancias en las que Toronto ha conseguido remontar y felicita a los suyos por el trabajo bien hecho. Cree que si en algo destacan los grandes equipos es en saber ganar con distintas fórmulas, calidad innegable a estos Clippers 2016-17. Preguntado más a nivel individual, alaba la calidad de point-forward y el salto que ha pegado Blake Griffin y se quita el sombrero ante JJ Redick y los triples imposibles que se saca de la manga partido tras partido.

22:40: Paso por el vestuario Clipper y sigo a Chris Paul hacia la sala de prensa, donde a la mitad de su comparecencia se nos une DeAndre Jordan. No hay prueba más evidente de la ambición que respira el vestuario angelino que su líder afirmando que, a pesar del excelente balance de 13 victorias y 2 derrotas, hay mucho a mejorar. Luciendo trenzas al más puro estilo Allen Iverson a su lado, se rezuma camaradería entre Chris Paul y DeAndre Jordan, aspecto al que CP3 se refiere al destacar la química del vestuario y alabar una vez más el increíble trabajo que está haciendo la segunda unidad Clipper este año.

22:47: Jamal Crawford, Chris Paul, Wesley Johnson o Blake Griffin son muy proclives a llevar a sus hijos al trabajo. Los pequeños se mueven como pez en el agua por los pasillos ante la atenta mirada de decenas de cámaras por si algún día tienen que rescatar las imágenes como hacen ahora con las de Dell Curry y sus enanos, Stephen Curry y Seth Curry. Por mi parte, recorro el pasillo al lado de JJ Redick hasta que nuestros caminos se separan al pararse a charlar con DeMar DeRozan y Chris Paul, dos jugones a los que les ha bastado un mes para ganarse un hueco entre los veinticuatro elegidos que disputarán el All-Star de New Orleans en febrero.

Y aquí termina una edición más de Game Crasher, feliz Thanksgiving y Black Friday a los que los celebréis. ¡Hasta la próxima!




Jugadores Artículo
Ficha de DeMar DeRozan DeMar DeRozan