Artículos

[22/02/2015] Contracrónica NBA
Game Crasher: Los Angeles Clippers - Sacramento Kings
Por Oleguer Homs @ultimatenba | @OleguerHoms

Los Clippers vapulean sin contemplaciones a los Kings en el segundo partido de la era George Karl. Austin Rivers consigue su récord de puntos (28) y David Stockton, el hijo de John, debuta en la NBA tras pedirme la hora (126-99)

Después del parón del All-Star vuelvo al Staples Center para disfrutar de un Los Angeles Clippers-Sacramento Kings marcado por el retorno de George Karl a los banquillos y la ausencia de Blake Griffin. Ambos equipos venían de ganar su último partido; los Clippers habían logrado una victoria de prestigio ante los Spurs el jueves y Sacramento, por su parte, había derrotado a Boston el día anterior.

Tras el partido contra Sacramento y cuatro victorias consecutivas los Clippers son quintos de la Conferencia Oeste con un balance de 37 victorias y 19 derrotas que les permiten mantener una ligera ventaja respecto a Dallas y San Antonio y estar al acecho de Houston y Portland. Sacramento, por su parte, está un año más en el pozo del Oeste con 19 victorias y 35 derrotas que hacen que Cousins se esté cansando de capitanear una franquícia que no parece encontrar forma de levantar cabeza.

Con este son ya seis partidos los que he vivido en directo. Los Clippers empatan a tres con los Lakers y Sacramento, a dos con Denver. Guardo un recuerdo especial del primer partido que ví de los Kings en el Staples, ya que fue el único en qué pude disfrutar en directo de mi jugador favorito, Kobe Bryant.

15:37: Llego mucho antes de lo que debía a Downtown y me dirijo al Starbucks de Nokia Plaza para cargar pilas. En Hollywood Boulevard todo está a punto para la gran noche de los Oscars a la que, por cierto, nadie ha creído oportuno invitarme. Tras conseguir pases para partidos NBA e inaugurar la sección Game Crasher mi objetivo para el 2016 es tener una columna similar llamada Awards Crasher.

16:11: Corliss Williamson, ex-jugador y segundo entrenador de los Sacramento Kings, también necesita su dosis de cafeína. Nadie por ahora ha prohíbido que los periodistas se acerquen en modo fan si ven a un jugador o técnico de la NBA en un sitio neutral como Starbucks, pero al final me abstengo de molestarle y pedirle una foto. En Los Angeles, en general, es de mala educación molestar a un famoso. Puede que a día de hoy Corliss esté lejos de serlo, pero me atenderé a las mismas reglas.

16:48: Tras unos días en qué llegaba justo de tiempo por venir del trabajo, es un placer poder ser de los primeros en entrar en el Staples nuevamente. Abandono el ordenador a su suerte en la Media Room y voy hacia la pista, dónde DeAndre Jordan practica tiros libres mientras las cheerleaders ensayan sus coreografías. Ni que decir tiene que las animadoras se mueven con mucha más gracia de la que tiene la ortopédica mecánica de DJ. Los tiros libres son, sin duda, el gran talón de Aquiles del gigante...

17:10: Por parte visitante, Rudy Gay y un elegante sombrero desfilan camino de su vestuario. Mientras espero delante la puerta de la sala de prensa a que llegue Doc Rivers, su hijo Austin decide lo que va a cenar antes de la que será su gran noche. También va a ser una noche especial para el chico de Sacramento que parece un utillero que me pide la hora. Son las cinco y diez cuando David Stockton, a quién le saco cinco centímetros, se interesa por saber cuánto falta para que empiece el partido que significará su debut NBA.

17:18: Doc Rivers, como siempre antes de los partidos, entra en la sala de prensa de buen humor. Nos pide si vamos a mirar los Óscars y nos deja con la incógnita de saber cual es su quiniela antes de entrar al trapo con las cuestiones referentes al partido.  Preguntado sobre George Karl, le desea mucha suerte al mando de los Kings. Rivers cree que con él en el banquillo Sacramento va a gozar de mucha más libertad en ataque y que Rudy Gay, puntualmente, actuará como cuatro. Finalmente, cuando alguien le pregunta a GM Doc a qué jugadores va a fichar para completar una plantilla que a día de hoy solo cuenta con trece miembros, Rivers pronuncia el nombre del retirado Doug Christie, también presente en la sala de prensa como parte de la expedición de Sacramento.

17:29: Se abren las puertas del vestuario de los Kings y sale George Karl, una leyenda de los banquillos, a atendernos. No puede evitar emocionarse cuando nos narra como se sintió tras dirigir su primer entrenamiento con Sacramento. Karl, a quién un cáncer apartó de los banquillos, dice que la enfermedad le enseñó a valorar que nada puede darse por sentado, el privilegio de ser entrenador NBA en su caso. Desea que el equipo siga con buena dinámica tras la victoria ante Boston y afirma que está muy contento de dirigir a la franquícia de la capital californiana, que cuenta con una de las mejores aficiones de toda la liga.

17:53: Austin Rivers, JJ Redick, Hedo Turkoglu, Glen Davis y Matt Barnes repiten rutinas que ya les conozco antes del partido. En el otro lado de la cancha sigo de cerca el calentamiento de DeMarcus Cousins, que tiene la misma cara de pocos amigos que mostrará próximamente durante todo el partido. También Rudy Gay, Omri Casspi o Ray McCallum -que será titular por la baja de Darren Collison- se ponen a punto

18:48: Nada a destacar salvo las caras de decepción de los niños cuando soy yo y no los jugadores que admiran quién camina por el pasillo de autógrafos. Una maravillosa Skylar Stecker canta el himno; no tiene perdón que aún no me conozca la letra al completo. Tras el obligado momento patrio es el turno de las presentaciones. Silbidos para DeMarcus Cousins y ovación para George Karl antes de que la pista se convierta en un holograma para la introducción angelina. Como no está Blake Griffin, Chris Paul es quién cierra la presentación del quinteto inicial Clipper. ¡Empezamos!

1º cuarto: Gay, Cousins y McCallum salen muy enchufados. En la rueda de prensa previa Doc se refirió al habitual fenómeno de los jugadores tomándose contar con un nuevo técnico como un cásting. Animados por la presencia de George Karl en la banda, unos Kings enchufadísimos logran una máxima ventaja de 10 puntos (19-29) hasta que cinco puntos consecutivos de Austin Rivers recortan distancias. Terminado el primer cuarto DeAndre Jordan lleva ya la friolera cifra de 11 rebotes, su récord en cualquier período esta temporada (24-29).

2º cuarto: Sale el veterano Andre Miller –que llegó a Sacramento a cambio de Ramon Sessions- a cancha. Él es precisamente quién corta el parcial de 16-0 que los Clippers han sumado de manos de Rivers, Davis y Crawford. Vista la debacle en cancha George Karl llama a DeMarcus Cousins para que vuelva a salir y Doc, inmediatamente, reacciona sacando a DJ. La defensa de Jordan y Big Baby frustra a Cousins, que está más pendiente de protestar faltas que de jugar. J-Crossover sigue con el acierto de los últimos partidos y Paul -a pesar de que no está anotando- asiste un alley-oop marca de la casa Lob City para que DeAndre se cuelgue del aro. Los Clippers están en un momento dulce y el Staples ruge. Cuando termina el segundo cuarto, Reddick lleva 18 puntos y los Clippers ganan por 66-47 gracias a un demoledor parcial de 42-18.

Descanso: Si en la zona VIP hay algun rostro conocido cerca, no lo es para mí. Uno de los pasillos está impracticable porque hay mucha gente, así que tampoco puedo moverme con la libertad total a la que estoy acostumbrado. En la sala de prensa, como viene ocurriendo demasiado habitualmente, ya no quedan hot dogs.

3º cuarto: La sensación general es que el partido va a durar lo que quieran los Clippers. Aunque en los compromisos previos que les he visto no es raro asistir a un momento de debacle angelina, enfrente tienen a la personificación del derrumbe llamada DeMarcus Cousins. El gigante de Sacramento suma puntos con una facilidad pasmosa, pero mentalmente ya hace mucho que está fuera. Chris Paul ha salido con instinto asesino, decidido a cerrar el choque. La ventaja siempre cercana a los veinte llega hasta 33 tras técnicas a Cousins y McLemore. Jamal Crawford está pletórico y, cuando el cuarto termina, también lo ha hecho el partido (97-65).

4º cuarto: Afortunadamente, los doce minutos de basura tienen en esta ocasión algún aliciente. Por parte Clipper, Austin Rivers lo da todo para terminar su exhibición con el récord de puntos de su carrera, 28. En cuanto a Sacramento, el principal reclamo a pesar de la humillante derrota es ver como David Stockton -hijo del legendario John Stockton- debuta en un partido NBA tras no ser drafteado y firmar un contrato de diez días con Sacramento. El duelo Rivers-Stockton remite a otra época, a los para muchos añorados ochenta. Rivers le da la bienvenida a la NBA robándole dos balones seguidos, un trato similar al que él sufrió en carne propia como rookie en New Orleans. Suena la bocina; victoria de los Clippers por 126 a 99.

21:41: Glenn Rivers cuenta con pleno de victorias cuando yo estoy en el pabellón: tres esta temporada y cinco en total si contamos los dos partidos de Playoffs que pagué por ver el año pasado, Warriors y Thunder. Preguntado sobre el mejor partido de la carrera de su hijo Austin, Doc afirma sentirse orgulloso como técnico, no como padre. También destaca el momento dulce que vive Jamal Crawford. En general Doc se muestra confiado que el grupo pueda salir reforzado de una mala notícia como es la baja de Blake Griffin, lo que fortalecerá sus opciones al título de cara a los Playoffs.

21:52: Chris Paul entra por duplicado en la sala de prensa. Y no, no va acompañado por su gemelo Cliff de los anuncios de State Farm sino por su hijo Chris II. El padre es quién contesta a las preguntas de los periodistas mientras que mini-Chris se sienta en su regazo. Chris destaca el buen partido de Austin Rivers, de quién ya sabían que era capaz de algo así. Como líder del equipo, Paul se muestra especialmente satisfecho del rendimiento de la segunda unidad formada por jugadores como Rivers, Crawford o Davis.

22:07: Austin Rivers empieza la rueda de prensa que se ha ganado en cancha en solitario hasta que DeAndre Jordan, el siguiente en comparecer, irrumpe bromeando. Jordan se sienta a su lado y manda un recado para Doc: “dile a tu padre que me dé más minutos”. Una muestra más de la buena química que parece haber en el vestuario. Austin da en el clavo cuando se refiere a la presión que viven jugadores como él o David Stockton, hijos de leyendas a los que todo el mundo intenta batir cuando salen a cancha. Afirma que necesitaba un partido como el que ha jugado para seguir ganando en confianza y demostrando que tiene un sitio en esta liga.

22:54: De regreso a Hollywood me pregunto cuánto tardarían en coserme a tiros si intento saltar la valla que me separa de la alfombra roja de los Oscars por la que el día siguiente va a desfilar la créme de la créme hollywoodiense. Como no tengo ninguna prisa para ser deportado, ya sea vivo o muerto, me abstengo de jugar con la paciencia de gatillo fácil de los guardias de seguridad americanos. En el cruce de Hollywood Boulevard con Highland Avenue han muerto ya dos personas a manos de policías desde que yo vivo por la zona.

¡Y hasta aquí una nueva entrega de Game Crasher! Volvemos el lunes con un partidazo, la visita de Marc Gasol y sus Memphis Grizzlies a Los Angeles.




Jugadores Artículo
Ficha de Austin Rivers Austin Rivers