Artículos

[23/12/2015] Contracrónica NBA
Game Crasher: Los Angeles Clippers - Oklahoma City Thunder
Por Oleguer Homs @ultimatenba | @OleguerHoms

Con las semifinales de 2014 en la memoria de todos, los Oklahoma City Thunder volvieron a romper los corazones de los aficionados de Los Angeles Clippers. Kevin Durant, con un tiro y tapón decisivos, certificó la victoria (99-100)

UltimateNBA estuvo presente en el duelo que enfrentaba a los Oklahoma City Thunder y Los Angeles Clippers, el tercer y cuarto clasificado en la Conferencia Oeste. Ambos vestuarios llegaban al partido con sensaciones opuestas. Mientras los Thunder parecen poco a poco encontrarse con su mejor versión y se perfilan como serios aspirantes al anillo, los Clippers no son capaces de sumar victorias ante la élite de la liga.

16:35: El cielo angelino amenaza con lluvia, algo a lo que no nos tiene acostumbrados. Con los niños y niñas en edad escolar ya de vacaciones, la pista de hielo enfrente del Staples Center está llena a rebosar. Solo he patinado una vez en mi vida, en el Rockefeller Center justo el mismo día de navidad que vería mi primer partido NBA, New York Knicks ante los Miami Heat de Dwyane Wade en el Madison Square Garden. A riesgo de caerme en repetidas ocasiones y tumbar niños como si fueran bolos decido no calzarme los patines.

17:09: Toda la plantilla de Los Angeles Clippers está en cancha para una sesión privada y no nos dejan entrar. Me dirijo hacia la Chick Hearn Media Room y casi lloro de emoción al ver una bandeja llena de pasteles y dulces, cortesía navideña de los Clippers. Normalmente ya me pongo las botas hasta el punto de que varios colegas periodistas me hacen bromas al respecto, pero hoy todo apunta a que voy a batir mis propios records.

17:28: Ya en el parquet saludo a un amigo periodista indio que no se queda a los partidos, sino que graba las sesiones preparatorias y luego vuelve a la oficina para seguir el duelo por televisión. Kevin Durant y su complexión física alienígena ya están en cancha, para deleite de los pocos presentes en un Staples Center que aún no ha abierto sus puertas. Las cheerleaders practicando una coreografía con bailarines disfrazados de Santa Claus y una adolescente con voz angelical ensayando el himno americano otorgan un aire surrealista a la sesión de tiro de un Durant que, más que correr por la pista, parece deslizarse.

17:47: Doc Rivers llega a la sala de prensa al mismo tiempo que lo hago yo; me quedo sin asiento. El entrenador angelino nos anuncia las bajas ya esperadas de Austin Rivers y Paul Pierce y dedica buena parte de su tiempo con nosotros a alabar la calidad de Kevin Durant y Russell Westbrook. Doc no puede evitar emocionarse al recordar como diez años atrás Billy Donovan quiso reclutar a Austin Rivers para sus Florida Gators. Minutos más tarde Billy, también con una sonrisa, nos confirma la anécdota y la buena relación que mantiene con la familia Rivers.

18:01: Justo al despedirnos de Donovan me cruzo con Russell Westbrook en el pasillo. Todo en Russell, desde la forma como camina hasta el terremoto que parece invadir su cuerpo cuando escucha música en el vestuario, emana el mismo tipo de energía que luego libera en cancha. El 0 de los Thunder es como una supernova humana, uno de los tipos más singulares y fascinantes del actual universo NBA.

18:22: Seguimos muy de cerca el entrenamiento de nuestro Serge Ibaka mientras Lance Stephenson intenta inaugurar una tradición a lo Stephen Curry en la otra canasta. Ninguno de los más de veinte intentos de espaldas desde ambos triples laterales de Stephenson rozan ni siquiera el aro, pero el controvertido escolta neoyorquino no parece desanimarse. JJ Redick es el último en pisar el parquet. Como no podía ser de otra forma anota la práctica totalidad de sus intentos y se vuelve al vestuario. La temporada pasada Glen Davis, Big Baby, era el toque de queda particular que indicaba que había llegado la hora de cenar: este año es Redick.

19:20: Sigo buena parte del calentamiento de los Oklahoma City Thunder desde la cancha, cerca de mi admirado James Goldstein. No hay mejor indicador para saber lo  joven que es un equipo que el número de mates y el grado de dificultad de los mismos que se dan cita en la rueda de entradas. Ya en la cabina vuelvo a gozar del himno americano y la maravillosa voz adolescente de una ex-paciente del Children’s Hospital de Los Angeles. La de hoy es una jornada benéfica con el fin de recaudar dinero para un centro hospitalario exclusivo para los más pequeños. Tras una ovación que hace temblar los cimientos del Staples y las presentaciones con fuego y hologramas, los titulares saltan a cancha: empieza el partidazo.

1r cuarto: El clásico acierto inicial de JJ Redick y dos mates de DeAndre Jordan dan la primera ventaja a unos Clippers comandados excelentemente por Chris Paul. Serge Ibaka y Kevin Durant mantienen a los Thunder al acecho, pero es el base angelino quien consigue llevar el duelo a su terreno con un primer cuarto de manual: los 16 puntos, bandeja en el último segundo incluida, y 4 asistencias de Chris Paul llevan en volandas a los locales (29-23).

2o cuarto: Pablo Prigioni goza de una oportunidad como base suplente gracias a la baja de Austin Rivers. Con su equipo perdiendo por 10 puntos, Donovan se gira hacia el banquillo y llama a Russell Westbrook para que acuda al rescate (36-26). La reacción visitante es inmediata, en parte ayudada por el desacierto de un Blake Griffin que por fin anota sus primeros dos puntos. Con Griffin negado de cara al aro y Lance Stephenson cometiendo un error tras otro los visitantes consiguen levantar el vuelo (52-50).

Descanso: Siempre que no esté boxeando, uno puede dar por seguro que Floyd Mayweather va a estar en el Staples Center. Caminar cerca de su zona significa desafiar el laberinto humano de miembros de su equipo de seguridad personal, cada uno de los cuales pesa cerca de 200 kilos. Hoy he comido tanto que, por primera vez tras 19 partidos, no iré a por mi combinación de hot dog y helado para afrontar la segunda mitad.

3r cuarto: Chris Paul empieza de nuevo como una moto: con 26 puntos y 7 asistencias, el genial director de orquesta del equipo angelino consigue levantar los ánimos de todo el Staples Center y contagiar al hasta entonces apagado Blake Griffin. El despertar del alapívot local es una mala noticia para los Thunder aunque, por suerte, los de Oklahoma cuentan con dos piezas imparables en sus filas: Russell Westbrook y Kevin Durant (77-72).

4o cuarto: El caos y la locura personificados en la figura de Lance Stephenson y sus genialidades imprevistas toman el parquet. Cole Aldrich y Jamal Crawford se suman a la fiesta, pero a pesar de lo bien que pinta el duelo los Clippers parecen olvidar que se enfrentan al jugador que mejor se desenvuelve en situaciones caóticas: Russell Westbrook. Un triple del base visitante inaugura un ultimo minuto de locura, seguido por un mate de Blake Griffin. Perdiendo por 97-98 y con balón para Oklahoma, Chris Paul anota su punto 32 tras recuperar la posesión. El Staples estalla en jubilo pero Kevin Durant, con un tiro digno de un agente gélido de la KGB, silencia a la afición local. Con cinco segundos por jugarse Chris Paul intenta una penetración a la desesperada que termina con tapón de Kevin Durant. El esfuerzo de Chris Paul, autor de 32 puntos y 10 asistencias, ha sido en vano; los 33 de Russell Westbrook y 24-9-7 de un Kevin Durant que ha rozado el triple doble se han impuesto (99-100).

22:08: Durante el descanso no le vi, pero esta vez el destino quiere que me cruce con el rapero Drake en los pasillos. El VIP más chaquetero del panorama NBA, fan declarado de los Toronto Raptors, el canadiense también se ha dejado ver recientemente en la cancha de los Sacramento Kings. Instantes después, frente a nuestros micros, Billy Donovan felicita a su equipo por no haberse rendido y mantenerse enganchado al partido. Los Thunder sólo han llegado a mandar en el marcador en dos ocasiones, pero tras 48 minutos de baloncesto el 99-100 ha sido suficiente.

22:24: Russell Westbrook pone a prueba la paciencia de los muchos periodistas que le rodeamos tomándose su tiempo para vestirse y enjoyarse. Muy elegante y de mejor humor, el base alaba la actitud que ha mantenido el equipo y loa especialmente la figura de su compañero y amigo Kevin Durant, cuya canasta clave les ha dado la victoria.

22:32: Como lo ha hecho Russ pocos minutos antes, Kevin Durant también extiende la responsabilidad del triunfo a Russell Westbrook y Serge Ibaka. Si Durant y Wesbrook llegan a la postemporada a este nivel, no hay otro equipo salvo los Oklahoma City Thunder que parezca capaz de hacer sombra a los Golden State Warriors o los San Antonio Spurs. Clippers, Rockets y Grizzlies parecen estar, de momento, muchos escalones por debajo.

22:49: El último en salir de la ducha es, como siempre, nuestro Serge Ibaka. El internacional español rememora los varios duelos que han enfrentado a su equipo con los Clippers en lo que ya se ha consolidado como una de las grandes rivalidades del Oeste. Serge se muestra eufórico no solo por la victoria, sino por el estado de forma y camaradería de unos Thunder al alza. Desde aquí agradecerle a Serge su cercanía y la alegría contagiosa que transmite. Si como parece los Memphis Grizzlies de Marc Gasol no remontan el vuelo, a pesar de lo mucho que me dolió lo de los Seattle Supersonics en su momento, este 2016 voy con los Thunder.

Nos vemos en 2016 para el próximo Game Crasher. Feliz navidad y prospero año nuevo, a disfrutar de las fiestas y los partidos NBA que nos regalen.




Jugadores Artículo
Ficha de Kevin Durant Kevin Durant