Artículos

[21/01/2017] Contracrónica NBA
Game Crasher: Los Angeles Clippers - Minnesota Timberwolves
Por Oleguer Homs @ultimatenba | @OleguerHoms

Los Minnesota Timberwolves se sobreponen al tirón que impidió que Ricky Rubio disputara la segunda parte con un último cuarto monstruoso de Karl-Anthony Towns (101-104)

Segunda visita semanal al Staples Center, donde nos esperaba un duelo entre unos Los Angeles Clippers (29-14) plagados por las bajas y los Minnesota Timberwolves (14-28). Los angelinos llegaban al duelo en racha, siete victorias consecutivas a pesar de no poder contar con Blake Griffin. Teniendo en cuenta que en el último duelo ante Oklahoma perdieron a Chris Paul por lesión, es difícil pensar que la serie de victorias pueda alargarse mucho más...

Minnesota, por su parte, llegaba a Los Angeles con la urgencia de seguir escalando posiciones en la lucha por el octavo puesto de Play-Offs en el Oeste. Ricky Rubio visitaba el feudo Clipper habiendo acumulado dobles dígitos de asistencias en los últimos cinco partidos, racha ensombrecida por los rumores de traspaso alrededor de su figura...

17:19: Desconozco la tortura que le estarán infringiendo los preparadores físicos de los Clippers al pobre Paul Pierce, pero me temo lo peor. El veterano alero campeón de la NBA con los Boston Celtics está sudando la gota gorda nada más empezar el calentamiento, todo lo contrario que el esfuerzo que son capaces de sobrellevar las piernas mucho más frescas del novato Kris Dunn en el otro lado.

17:32: Karl-Anthony Towns practica un sinfín de movimientos al poste dignos del mejor Hakeem Olajuwon. El preparador que ejerce de sparring repite el nombre de DeAndre Jordan una y otra vez para motivar al sophomore, cómo si hiciera falta recordarle que hoy le toca bailar con una de las más feas de la liga en el poste bajo.

17:49: A pesar de no poder contar con Blake Griffin y Chris Paul, Doc Rivers llega a la rueda de prensa con la misma sonrisa que siempre. Ni siquiera se muestra resignado por la mala suerte que parece perseguir a su equipo ya que, al menos en este caso, es preferible no tenerlos disponibles a estas alturas que en Play-Offs, como ocurrió el año pasado. La comparecencia de Doc termina con una nota emotiva, los halagos que el técnico Clipper dedica a Barack Obama, figura de quien destaca que fuera un presidente humilde, trabajador y amante del deporte.

18:04: Tom Thibodeau niega rotundamente que los jugadores secundarios de los Clippers sean una presa más fácil para los suyos, visto el nivel demostrado por hombres de banquillo como Austin Rivers, Marreese Speights, Raymond Felton... Centrándose en su equipo, afirma que la mejora del conjunto va ligada con que lo haga la defensa aunque, por otro lado, hay que tener en cuenta la juventud de sus mimbres. Por último, loa la amistad que le une con el técnico de quién fue asistente especializado en labores defensivas en aquellos Boston Celtics campeones del año 2008, Doc Rivers.

18:28: Camino de la cancha mis pasos se cruzan con los de Blake Griffin, a quien saludo con la cabeza. En el parquet, Zach LaVine, Andrew Wiggins y nuestro compatriota Ricky Rubio se encuentran en plena puesta a punto previo al partido. Terminada su rutina, Ricky es quién más tiempo dedica a firmar libretas, camisetas, gorras y cualquier otro ítem con el logo de los Wolves que caiga en sus manos. Inmortalizando la signatura de autógrafos haciendo fotos desde el túnel, aprovecho que está más tranquilo para saludar a un jugador NBA en catalán por segunda vez esta semana.

19:11: Dedico los veinte minutos de tregua entre que los jugadores se encierran en el vestuario y vuelven a salir a preparar mi cena de hoy, tacos gentileza del servicio de catering del Staples. Ya en el parquet, mientras los integrantes de la plantilla visitante llevan a cabo su rutina de calentamiento, entablo conversación con un simpático hombre de Calgary que, según me cuenta, vuela desde Canadá hasta Los Angeles para disfrutar de sus Clippers. Me disculpo ante él y su mujer por ser fan de Kobe Bryant y me despido hasta la próxima de mis nuevos vecinos favoritos en la fila VIP.

19:35: Tal y como me ocurrió al escucharlo el día en que Donald Trump ganó las elecciones, hoy el himno americano adopta un tono lúgubre, trágico. Este sentimiento se disipa enseguida al ver la buena sintonía con que los aficionados angelinos dan la bienvenida al rival de esta noche, muestra de fair play que refleja hasta qué punto equipos jóvenes con piezas de futuro brillante como los Minnesota Timberwolves caen bien a todo el mundo...

1r cuarto: Minnesota aprovecha el inicio algo tosco del quinteto Clipper, que con Raymond Felton y Austin Rivers a los mandos carece de la fluidez a la que Chris Paul nos tiene acostumbrados. Gorgui Deng y Andrew Wiggins completan jugadas a asistencias de Ricky Rubio, cuya conexión con Karl-Anthony Towns también promete prestaciones letales desde un buen principio. La otra cara de la moneda es ver como el acierto de cara al aro no parece acompañar a Ricky ni a Zach LaVine, agua de mayo para unos Clippers que empezaron oxidados pero que van ganando impulso a medida que avanza el cuarto (22-25).

2o cuarto: Con Zach LaVine y Jamal Crawford echando de menos su munición habitual, es un invitado que se coló en la fiesta como Brandon Bass el que determina el compás del cuarto. Liderados por Bass y envalentonados por un taponazo de DeAndre Jordan a Andrew Wiggins, los Clippers se alzan con una máxima ventaja de la mano de un triple marca de la casa del francotirador de Duke, JJ Redick. La diferencia favorable a los locales se va disparando en el electrónico a pesar de los esfuerzos solistas de Andrew Wiggins, que enfila camino a los vestuarios con 18 puntos ya a sus espaldas (51-44).

Descanso: Esta noche el Staples Center homenajea a la población coreana residente en Los Angeles, numerosa y renombrada hasta el punto de contar con su propio distrito, Koreatown. Como parte del tributo, el centro de la pista acoge un espectáculo de artes marciales coronado por “patadas voladoras” capaces de romper un tablón de madera alzado a unos tres metros de altura. Con los aplausos aún resonando en mis orejas vuelvo a la Media Room, donde me espera una decepción culinaria mayúscula: a falta de Korean BBQ, me conformo con un hot-dog y patatas de bolsa y me vuelvo arriba.

3r cuarto: Saltan las alarmas nada más ver a Kris Dunn en cancha en vez del base titular, nuestro Ricky Rubio, que se quedó en el vestuario por unas molestias en la cadera. Sin su playmaker manejando el timón, los Wolves deambulan al ritmo que quieren los Clippers. DeAndre Jordan está claramente ganando su duelo particular con Karl-Anthony Towns, una evidencia que por si sola parece despertar a la bestia. Harto de las debacles habituales que viene sufriendo el equipo que lidera en los terceros cuartos, Karl-Anthony Towns suma una punta de intensidad en defensa que se traslada al otro lado en forma de canasta al contraataque de Shabazz Muhammad, 2+1 de Andrew Wiggins, mate del propio Towns… Enmudecido el Staples Center, lo único que se oye ahora son los aullidos de los lobos (79-77).

4o cuarto: Tom Thibodeau responde al dúo Raymond Felton - Austin Rivers alineando a la vez a Kriss Dunn y Tyus Jones, otrora conocidos como los suplentes de Ricky. Zach LaVine, Andrew Wiggins y Karl-Anthony Towns completan un quinteto small-ball que, a pesar de su sobredosis de talento, tiene que recurrir al hack-a-Jordan para alcanzar a los Clippers en el marcador. DJ da lo mejor de sí anotando el 50% de los tiros libres en sus visitas a la línea, pero poco puede hacer tal impacto si en el otro lado un Karl-Anthony Towns desatado sigue recortando distancias anotando canastas de todos los colores. Con el marcador reflejando un empate a 98 a falta de dos minutos, no hay margen para los errores. Curtido en mil batallas, Jamal Crawford rompe su racha negativa anotando el triplazo que pone a los Clippers por delante, pero la alegría dura poco. Cerrando un cuarto de escándalo, Karl-Anthony Towns anota dos canastas consecutivas, asegurando así una diferencia por la mínima  que su compañero Andrew Wiggins eleva hasta los tres puntos. JJ Redick intenta a la desesperada llevar a su equipo a la prórroga, pero el daño infringido por Karl-Anthony Towns y sus 15 puntos en el último cuarto, al final, se demuestra irreparable (101-104).

22:03: Tom Thibodeau felicita a sus jugadores por haber dado un paso adelante, muy especialmente a Kris Dunn y Tyus Jones por aguantar el tipo ante la baja de Ricky Rubio. El técnico y máximo responsable de la franquicia de Minnesota cree que hoy se ha dado un paso importante ante un equipo de Play-Offs, objetivo que aún está a tiro de piedra a pesar de la mala primera mitad de campaña.

22:14: Entramos en el vestuario visitante y saludamos a Ricky Rubio, que nos tranquiliza asegurando que la lesión que le sacó del partido fue un simple tirón, nada importante. Hablamos un par de minutos con el internacional español sobre el buen momento de juego en que llegó al partido, tendencia al alza en forma de dobles-dobles que también parece ir mano-a-mano con la línea ascendente del equipo. Ricky es ahora el líder en cancha desde el puesto de base y todo un “veterano” con 26 años. Como tiene prisa, nos quedamos sin oír su opinión respecto a los rumores que sitúan su futuro lejos de Minnesota, la franquicia que le eligió en el Draft del año 2009 y por ahora único destino NBA que ha conocido. Desde aquí, agradecerle a Ricky Rubio que nos dedicara parte de su tiempo y desearle muchísima suerte para lo que resta de campaña...

22:26: Andrew Wiggins y Karl-Anthony Towns se lanzan florecillas mutuas en sus respectivas ruedas de prensa. No hay mejor muestra de la entidad y estatus alcanzados ya a estas alturas por el pívot de Minnesota que ver cómo el exceso de periodistas amontonados a su alrededor fuerzan al responsable de prensa visitante a trasladar la comparecencia al pasillo. Haciendo gala de su modestia, Towns felicita a todo el conjunto por haber sacado el partido adelante desde la defensa, lo que propició el escenario ideal para su explosión de 37 puntos en ataque.

22:30: Un año atrás, el 2 de febrero, mi Game Crasher se cerró en este mismo pasillo que estoy recorriendo viendo a Kobe Bryant dándole consejos al joven aprendiz ansioso por empaparse de su sabiduría, Karl-Anthony Towns. Una vuelta al sol después, es KAT quién, como hizo Kobe el año anterior, se transforma en el amo y señor del parquet y decide partidos…

¡Y hasta aquí la presente edición de Game Crasher! Febrero en Los Angeles es sinónimo de temporada de premios, con lo cual el número de partidos va a la baja y las posibilidades de volver al Staples se reducen, pero todo se andará. ¡Hasta entonces, a seguir disfrutando de la temporada NBA y del All-Star!




Jugadores Artículo
Ficha de Karl-Anthony Towns Karl-Anthony Towns