Artículos

[22/03/2012] Análisis
Futuras estrellas (II)
Por Pablo González Barrero @ultimatenba | @gbarrerop

Una nueva entrega en la que se analizarán cinco protagonistas más del próximo draft

En esta segunda se analizará a cinco jugadores más siguiendo los mismos criterios que en la primera entrega:

 Jared Sullinger
Universidad de Ohio State [20 años (sophomore) pivot/alapivot -2.06 metros y 127 kg-]

Fortalezas:

Su gran seña de identidad es su inteligencia en pista, y también demostró un carácter muy fuerte a la hora de retornar a por su segundo año en Ohio State tras haber sido proyectado como un top5 del pasado draft, pero sus ganas de mejorar su juego, y la sombra del lockout, le ayudaron a tomar esa decisión, y a largo plazo parece que le ha pagado dividendos, aunque posiblemente no se traducirá en dólares, porque podría caer más este año que en el caso de haberse presentado el pasado.

Su gran mejora viene el progreso mostrado en su juego de cara al aro, lo que el abre la posibilidad de poder ocupar el puesto de alapivot, mientras que en su pasado reciente estaba abocado al puesto de cinco tras haber mostrado un juego de pies muy avanzado para alguien de su edad, y una capacidad para definir cerca de canasta sin parangón en el baloncesto universitario. A ese juego le ha añadido un tiro desde la distancia que le abrirá puertas, y lo que parece un mejor acondicionamiento físico.

Debilidades:

Ha iniciado su transición al puesto de “cuatro” pero ésta aún no es completa, y para jugar como pívot físicamente va a sufrir por el hecho de que es demasiado “bajito”. Á esto le debemos añadir que su acondicionamiento, aunque mejorado, está lejos de ser óptimo, y más teniendo en cuenta la cantidad de problemas físicos que arrastra durante la temporada, por lo que según parece en pocos momentos ha alcanzado el que podría considerarse su pico de juego.

Esos mismos déficits físicos en cuanto a poderío físico le impedirán ser un seguro en el apartado defensivo del juego, y aunque tiene grandes instintos para el rebote, le podría costar estabilizar su posición en la pintura y perder oportunidades ate jugadores más explosivos que él.

Rango de selección:

Parece difícil que pueda acceder a la segunda selección de la ceremonia del draft, pero desde ahí cualquier posición es posible, siendo su suelo el puesto #8

John Henson
Universidad de North Carolina [21 años (junior) alapivot --2.11 metros y 100 kg--]

Fortalezas:

Cada año que ha pasado desde que aterrizó en Chapel Hill ha progresado su juego, y es que todo hace indicar que su ética de trabajo es sobresaliente, buscando siempre mejoras en su juego, y tiene la capacidad física para lograr sus objetivos. Precisamente es su físico lo que le convierte en un jugador tan especial, aunque por otra parte también pasa por ser su punto débil.

Su sola presencia en pista confiere al resto de compañeros una energía especial, luchador y capaz de sacrificarse por el equipo, algo que le da esa presencia especial. Es capaz de defender a su par, mientras que si se ve obligado a cambiar en el bloqueo directo podrá hacer un buen papel frente a un jugador más pequeño. Su capacidad para rebotear es innata, y además su envergadura y altura le permite llegar muy alto para taponar, aparte de que no está exento de habilidad, y con esos brazos llega a cualquier parte.

Debilidades:

Si bien ese físico le permite realizar muchas funciones, también es cierto que a nivel NBA sus escasos kilos le pueden pasar factura. Si los gana desmesuradamente podría perder ese punto de velocidad y agilidad para enfrentarse a jugadores más pequeños. Su caso deberá llevarse muy bien para que gane por una parte sin perder en la otra.

Ofensivamente sigue mejorando su juego, pero al siguiente nivel la mayoría de sus puntos vendrán en transiciones y tras rebote ofensivo, aunque no se descarta que siga puliendo ese gancho que tan buenos resultados le está dando, y que vaya ganando en consistencia a la hora de anotar tras postear y lanzar, desde muy arriba, a la media vuelta. Necesita trabajar, pero se puede vislumbrar un futuro esperanzador también en la ofensiva.

Rango de selección:

Era muy importante para él este torneo final, pero la lesión en la muñeca tras una mala caída hace escasas fechas le va a limitar. Aún así, si se sobrepone en lo que resta de campeonato, podría llegar incluso al #4, siendo el mínimo la posición #10.

Bradley Beal
Universidad de Florida [18 años (freshman) escolta --1.94 metros y 91 kg--]

Fortalezas:

Durante la temporada ha demostrado verdaderos fogonazos de su verdadero potencial, aunque éste no se ha desarrollado de la forma esperada debido a que se ha visto un tanto incompatible con la propuesta de juego de Billy Donovan.

Lo mejor que se puede decir de su juego es que no es para unidimensional, pudiendo crear tanto para él como para el resto de sus compañeros gracias a su entendimiento del juego. A esto debemos añadirle que aunque no se encontrará en la élite física, si es cierto que en ese apartado se encuentra bastante por encima de la media, ya no por su altura, sino por su manera de atacar el rebote ofensivo y cerrar el defensivo desde la posición de escolta.

Debilidades:

Llegaba desde el instituto con la vitola de gran tirador desde la distancia, y aunque su forma de tiro es bastante ortodoxa, no ha encontrado el ritmo para lanzar con consistencia en su acierto. No obstante, a estas alturas nadie duda de que será capaz de desarrollar una carrera sólida anotando con solvencia desde más allá de la línea de tres.

Defensivamente el jugador no brilla, y aunque parece que nunca será un seguro atrás, con el tiempo no desentonará demasiado gracias a ese entendimiento del juego al que referenciábamos con anterioridad. Dicho todo esto, tampoco podremos esperar de él nada más que un jugador capaz de bordear el All Star si aterriza en el lugar adecuado.

Rango de selección:

Sería un gran éxito para él ingresar en el top5, pero parece que le quedará un poco grande, por lo que se moverá entre la selección #6 y #14, siempre manteniéndose en la lotería.

Perry Jones
Universidad de Baylor [20 años (sophomore) alapivot --2.11 metros y 100 kg--]

Fortalezas:

Tras sentirse herido en su orgullo tras su descalificación en el último tramo de la pasada campaña, decidió retornar a la universidad para completar su temporada sophomore, y no parece que un nuevo retraso en su salto a los profesionales vuelva a producirse, por lo que definitivamente, tras esta campaña llegará a la NBA.

A simple vista Jones parece tener todo lo necesario para considerarse el jugador de baloncesto perfecto. No está exento de fundamentos y de talento, su capacidad para encarar el aro es extraordinaria, y su muñeca le permite ser una amenaza desde la distancia. Debemos añadir que todas esas capacidades las desarrolla desde un cuerpo super atlético, con una altura ideal y que muestra en todos y cada uno de sus movimientos fluidez y coordinación. Parece perfecto.

Debilidades:

Pero no lo es, ni mucho menos. A todo lo dicho, cabe destacar que el aspecto mental no acompaña al físico. En demasiadas ocasiones pierde la concentración, se le nota un tanto perezoso, y en las grandes citas se empequeñece ante las adversidades.

Por si fuese poco, es propenso a olvidarse de que su posición debe ser la de “cuatro” y empieza a ejecutar tiros y tomar decisiones como si fuese un escolta tirador. Por todo ello, se trata de uno de los jugadores más enigmáticos del próximo draft, porque el potencial está ahí, es tangible, pero no menos cierto es que puede terminar siendo un absoluto fracaso en los profesionales. Es un poco como le pasa a Drummond, pero en la posición de alapivot abierto.

Rango de selección:

A día de hoy parece haber muchos reparos en seleccionarle en las posiciones punteras, pero según vaya cayendo el riesgo será menor, y la recompensa puede ser brutal, por lo que se le podrá ver tan alto como el pick #6, pero imposible que caiga fuera de la lotería, pick #14.

Tyler Zeller
Universidad de North Carolina [22 años (senior) pívot --2.13 metros y  113 kg--]

Fortalezas:

Primer senior del ranking, y primer jugador que analizamos que sabemos que tiene el potencial para ser una verdadera estrella, aunque esto no tiene por qué ser un inconveniente, sino más bien lo contrario. Desde el primer momento, la franquicia que le seleccione va a saber que tipo de jugador es, además gracias a la madurez que da la edad podrá aportar desde el inicio.

Es un “siete pies” con una gran coordinación, capaz de correr la cancha a la perfección y que se hace fuerte en las cercanías del aro, pudiendo acabar las jugadas ahí con su suave “touch”. A todo esto aporta una gran inteligencia en pista que le hará sobreponerse a sus limitaciones físicas, y que además ha mamado en Chapel Hill una cultura ganadora que le da cierto pedigrí.

Debilidades:

A pesar de su altura, su fortaleza física no es óptima y tampoco se trata de un gran atleta en cuanto a términos de explosividad o velocidad lateral. De hecho es precisamente esa carencia física lo que mayores dudas levanta, y no ya a la hora del ataque, sino en el costado defensivo.

Podrá ser batido por jugadores más ágiles, y por otros más fuertes. En ambos casos se encuentra en la media, por lo que en principio, aparte de su intensidad y deseo, podrá sufrir. Se puede sobreponer en base a inteligencia, experiencia y un mejor acondicionamiento ffísico pero todo hace indicar que de inicio sufrirá, lo que podría marcar su carrera si no da con el entrenador adecuado. Pero como se sabe que tipo de jugador es, se puede suponer que caerá en algún lugar donde se exploten sus virtudes  y no se destapen las carencias, encajando en un buen entramado defensivo.

Rango de selección:

Es un valor seguro, y un jugador hecho, siendo abarcando su horquilla desde el pick#8 al pick#16