Artículos

[18/03/2009] NCAA
El ritmo en los Talones
Por Chaly Novo @ultimatenba

Jueves 19 de marzo. Fecha de arranque de la March Madness, el Torneo Final de la NCAA en el que North Carolina parte como enemigo a batir.

Comienza la March Madness, un Gran Baile en el que la chica más guapa, según la gran mayoría, marcará el ritmo con sus talones alquitranados (Tar Heels). La chica se llama Carolina. No es una cualquiera. Es la del Norte. La misma que ha lucido en tantos y tantos bailes. La bella entre las bellas. La que tiene un repóker de novios que la convierten en la favorita de (casi) todos: Tyler Hansbrough (21.4 puntos y 8.2 rebotes), Wayne Ellington (15.2 y 4.8), Danny Green (13.3 y 4.7), Deon Thompson (11.2 y 6.1) y Ty Lawson (15.9 y 6.5 asistencias).

Sin embargo, la mujer perfecta no existe. Y esta Carolina también tiene sus defectillos. El freshman Ed Davis (6.4 tantos y 6.8 rechaces) es el único reserva que aporta algo sólido. La lesión del tercer Ty del roster, el también novato Tyler Zeller, y la pérdida de protagonismo de Bobby Frasor y del también KO Marcus Ginyard, dejan a Roy Williams con un equipo con tanta calidad como escasez de efectivos.

La buena noticia para NC es que su camino hacia la Final Four no tiene, a priori, demasiados obstáculos. El Nº2 del Sur, la Oklahoma de Blake Griffin (21.9 puntos, 14.3 rebotes, 2.3 asistencias, 1.2 robos y 1.3 tapones), su hermano Taylor (9.6, 6.0, 1.3, 1.2 y 1.1) y Willie Warren (14.7 tantos y 3.0 pases de canasta) practica un basket más coral -siete jugadores por encima de cinco puntos de media-, pero con solo un jugador decisivo, el casi seguro Nº1 del próximo draft.

Illinois (Nº5), la Gonzaga (Nº4) de Josh Heytvelt (14.9 puntos y 6.7 rebotes) y Matt Bouldin (13.7, 3.9 y 3.4 asistencias) y Syracuse (Nº3), con dos exteriores de lujo como Jonny Flynn (17.5 puntos y 6.7 asistencias) y Eric Devendorf (15.9 y 3.1) pero escasito en la pintura, son opciones válidas, más que nada porque éste es un torneo en el que nada se puede dar por sentado. Ojo también a la Arizona State (Nº6) del fantástico James Harden (20.8 tantos, 5.5 rechaces, 4.2 asistencias y 1.7 robos).

En el Este el primer cabeza de serie se llama Pittsburgh, posiblemente el equipo más compacto del país. Sam Young (18.7 puntos), DeJuan Blair (15.6 y 12.2 rebotes), Levance Fields (10.7 y 7.6 asistencias) figuran como trío de ases de unos Panthers con profundidad y calidad de banquillo. En su debe, la falta de un '5' nato. En su favor, la versatilidad y capacidad atlética de todos sus jugadores.

Por detrás de Pitt se ha colado una irregular Duke, aunque su Nº2 regional supera ligeramente las expectativas de inicio de curso, al que Mike Krzyzewski llegó con el oro olímpico colgado al cuello. Aquí no tiene un Dream Team, pero un trío de luxe como Kyle Singler (16.7 puntos, 7.7 rebotes, 2.5 asistencias, 1.6 robos y 1.1 tapones), Gerald Henderson (16.6, 4.8 y 2.5) y Jon Scheyer (15.0, 3.7 y 2.8) y un puñado de disciplinados secundarios podría bastar para llegar lejos.

Villanova (Nº3), con Dante Cunningham (16.0 puntos y 7.2 rebotes) y Scottie Reynolds (15.5 y 3.6 asistencias) y un perfil típico de equipo bajo y corredor; una Xavier (Nº4) sin grandes nombres pero con un juego muy organizado; y la Florida State de Toney Douglas (21.3, 3.9 y 2.4), no parecen alternativas de peso, aunque conviene no perder de vista a UCLA (Nº6), Texas (7º) y la Tennessee (Nº9) del gran Tyler Smith (17.2, 5.9 y 3.4) y Wayne Chism (13.8 y 8.1).

A la cabeza del Medio-Oeste figura Louisville. Unos Cardinals perfectamente modelados al estilo de su técnico Rick Pitino. Sin un líder ofensivo de gran contudencia, pero con una asfixiante defensa y piernas prestas para salir disparados. Earl Clark (14.0 tantos, 8.8 rechaces, 3.2 asistencias, 1.1 robos y 1.5 tapones), Terrence Williams (12.3, 8.5, 5.1 y 2.5) y el freshman Samardo Samuels (11.9 puntos, 4.7 rebotes y 1.2 tapones) asumen casi todo el peso ofensivo mientras sus compañeros se encargan del (brillante) trabajo sucio.

De perfil parecido es el Nº2. Michigan State, con Kalin Lucas (14.8 puntos y 4.4 asistencias), un Raymar Morgan (10.8 y 5.7 rebotes) que no acaba de explotar y Goran Suton (9.5 y 7.6) al mando de las operaciones, el punto fuerte de estos Spartans está en la dirección desde el banquillo de Tom Izzo y la sólida aportación de los secundarios.

Un extraño final de curso regular -incluída una cuasi humillante derrota ante Maryland en semifinales del torneo de la ACC- ha relegado al Nº4 a una Wake Forest de inmejorable quinteto, donde sobresalen Jeff Teague (19.1 puntos, 3.4 rebotes y 3.5 asistencias), James Johnson (14.8, 8.5 y 2.0) y el novato Al-Farouq Aminu (12.8, 8.2 y 1.5), pero algo corta de banquillo. Por material debería ser el Nº2 o incluso el Nº1, pero parece que los chicos de Dino Gaudio no atraviesan su mejor momento.

El cuarto en discordia, aunque con el Nº3 regional, es la vigente campeona, una Kansas que se ha rehecho de maravilla -y de manera inesperada- tras la pérdida de cuatro de los artífices del título de 2008. El otro, Sherron Collins (18.2 puntos, 2.8 rebotes y 5.0 asistencias), ha tomado las riendas, secundado por Cole Aldrich (14.6 tantos, 10.6 rechaces y 2.4 tapones) y el fresh Tyshawn Taylor (10.0 y 3.2 pases de canasta). Tiene un pivot de garantías (Aldrich) y un banquillo interesante, mimbres importantes en un torneo de estas características.

Un center es el líder de la sorprendente Nº5, Utah. Luke Nevill, 218 centímetros, 16.9 puntos, 9.1 rebotes y 2.7 tapones, matiene la estirpe de hombres altos australianos en la NCAA (Andrew Bogut, A.J. Ogilvy), pero no parece suficiente motivo para la alta preclasificación de unos Utes muy justitos en el resto de posiciones.

En esta parte del cuadro está uno de los posibles sleepers, USC (Nº10). Con un estupendo interior como Taj Gibson (14.3 tantos, 9.4 rechaces y 2. tapones), un base experimentado como el internacional absoluto por Italia Daniel Hackett (12.5, 4.2 y 4.7 asistencias), un escolta interesante como Dwigth Lewis (14.1, 3.2 y 2.1) y un top-freshman como DeMar DeRozan (13.6, 5.7 y 1.4), parece mentira que los Trojans hayan firmado un curso regular de 21-12. Si DeRozan -su futuro profesional puede depender de este Torneo Final- y el banquillo -muy corto y debilitado por la lesión de Terence Green en el primer partido- dan un pasito adelante...

Lo que no admite discusión es el Nº1 de Connecticut en el Oeste. Jim Calhoun tiene a su disposición un roster talentoso, profundo y muy físico. A.J. Price (14.0 tantos, 3.3 rechaces y 4.7 pases letales),  Hasheem "the next big thing?" Thabeet (13.7, 10.9 y 4.6 tapones), Jeff Adrien (13.6, 10.0 y 1.1) y Jerome Dyson (13.2, 4.1 y 3.2 asistencias) forman un poker de reyes... roto por la lesión de este último en el 24º partido del curso. Su sustituto natural, el fresh Kemba Walker (8.7, 3.5 y 2.7), está preparado para que la ausencia se note lo menos posible.

A rebufo de los Huskies se sitúan los Memphis Déjà Vu. El año pasado llegaron a la final -sólo un milagroso triple de Mario Chalmers les apartó de la gloria- liderados por un base freshman, Derrick Rose, y éste se presentan dispuestos a mantenerse en la superelite subidos a lomos de otro PG novato, el explosivo Tyreke Evans (16.6 puntos, 5.5 rebotes, 3.8 asistencias y 2.1 robos). Acompañado por los experimentados Robert Dozier (12.8 y 7.2), Shawn Taggart (10.4 y 7.5) y Antonio Anderson (10.2, 4.9 y 4.1 pases decisivos), los Tigers de John Calipari apenas han variado su perfil en los últimos doce meses. Y eso es mucho.

No parece tan clara la adjudicación del Nº3 a una Missouri huérfana de estrellas, aunque si muy trabajadora, correosa, veloz y exterior. Sus referentes ofensivos, DeMarre Carroll (16.8 puntos y 7.3 rebotes) y Leo Lyons (14.2 y 6.0) carecen de nombre y peso en el panorama universitario y los secundarios tampoco son como para tirar cohetes. Eso sí, como tengan el día desde detrás del arco...

Su lugar debería ocuparlo Washington (Nº4). Liderados por un muy buen cuarteto, formado por otro Isaiah -nada que er con el mito- Thomas, que promedia 15.4 puntos, 3.1 rebotes y 2.5 asistencias, Justin Dentmon (15.0, 2.8 y 2.5), Jon Brockman (14.9, 11.2 y 1.1) y Quincy Pondexter (11.5, 5.7 y 1.5), los Huskies, están ante una buena oportunidad para dar ese saltito que no fueron capaces en años recientes con Nate Robinson y Brandon Roy al frente.

En el Nº5 figura Purdue, un clásico que en las últimas décadas suele despedirse antes de tiempo por la falta de un crack. Este año tampoco la tiene, aunque el trío E'Twaun Moore-JaJuan Johnson-Robbie Hummel puede buscarle las cosquillas a cualquiera. Daba mejores sensaciones la Marquette (Nº6) de Jerel McNeal (19.7 puntos, 4.6 rebotes, 4.0 asistencias y 2.1 robos)... hasta que perdió cinco de sus últimos seis partidos, eso sí, cuatro de ellos ante Top'10 del ranking nacional. A sleeper apunta una Maryland (Nº10) que llega de hacer un gran torneo de la durísima ACC -sólo cedió en la final ante Duke (66-61)- y es uno de los cuatro equipos que ha conseguido doblegar a North Carolina. Greivis Vásquez (17.2 puntos, 5.5 rebotes, 5.1 asistencias y 1.4 robos) es su indiscutible y talentoso líder.

Un último apunte. Recordad que todo lo leído anteriormente puede ser, como en el cine o la televisión, pura ficción. Lo de March Madness no es gratuito. ¡Música, maestro!