Artículos

[08/05/2015] Análisis
El final de una dinastía
Por Daniel Cano Fernández @ultimatenba | @danicanof

Capítulo 1, los comienzos.

Los Spurs llegaron a su culmen el año pasado con el quinto título en 15 años. Pese a este logro muchos les han criticado por no haber sido una dinastía capaz de revalidar dos títulos seguidos, pero el final ha llegado de una manera tan cruel como preciosa, con un inmenso Chris Paul jugando cojo todo el partido y consiguiendo una canasta ganadora en el último segundo bien defendida.

Los aficionados spurs tienen motivos para estar preocupados, por las posibles bajas para la próxima temporada de Duncan (50-50) y Manu Ginóbili (80-20) y una plantilla inestable que sólo fue capaz de maquillar el record en el último tramo de la temporada con una buena racha de partidos ganados.

Desde el primer anillo ha llovido mucho, solo Tim Duncan y Gregg Popovich han quedado indemnes e impermeables en el tiempo que ha ido erosionando y moldeando una franquicia ganadora. Aquel equipo al que apenas pude ver debido a mi niñez era un equipo rocoso, con una de las mejores defensas de la liga, recibía 84.7 puntos por partido (3º de 29) y aunque en ataque era un equipo muy mediocre 92.8 (13º de 29) es cierto que quedó primero en esa temporada empatado en average con los Jazz de Karl Malone y John Stockton. Ese año empezó tan mal, 6-8 en febrero, que la cabeza de Popovich estuvo a punto de ser cortada, pero la paciencia de los ejecutivos de entonces les hizo crear un legado que posiblemente dure más de medio siglo y sean recordados como ese equipo ganador. El único equipo durante la temporada regular que los puso contra las cuerdas fue los Lakers de Kobe y Shaq.

Un equipo basado en Tim Duncan como primera opción y como segunda David Robinson, un hombre inteligente que supo delegar en un joven nadador de las Islas Vírgenes la responsabilidad de ganar los partidos. A ellos hay que sumarles Sean Elliot, Mario Elie y un Avery Johnson que hacía las funciones de base.

Los Playoffs fueron un paseo en barca: 3-1 ante los Timberwolves, 4-0 ante Lakers, aunque los dos primeros estuvieron cerca de caer para los Angelinos los 29 puntos por partidos en esa serie de Duncan la decantó para los del Álamo, un 4-0 contra la franquicia de Oregón y el 4-1 cómodo contra unos Knicks. Sólo en el quinto partido se vio peligrar la victoria, pero una canasta de Avery Johnson a falta de 56 segundos sentenció el partido. En aquellas finales el joven isleño solo descansó dos minutos por partido, promediando 27.4 y 14 rebotes.




Jugadores Artículo
Ficha de Tim Duncan Tim Duncan