Artículos

[28/06/2006] Análisis
Draft 2006: el Análisis previo
Por Roach @ultimatenba
Se ha dicho que este sorteo que nos toca vivir en 2006 es “flojo”. A mi esa palabra no me dice nada, la verdad, yo diría más bien que es un Draft igualado.

No hay demasiados jugadores con vitola de estrella, solamente tres o cuatro, pero sí hay muchos jugadores de buen nivel, y con progresión de ser hombres medianamente importantes en la liga en los próximos años. A destacar, la camada de bases, ya que este año se han presentado antes de tiempo los bases de más calidad y progresión de la NCAA y de Europa, con lo que algunos de ellos no van a salir en la posición que podrían merecer en años posteriores.

Pero vamos ya, sin más dilación, con el análisis de los jugadores, a los que vamos a dividir en dos grupos:

Candidatos a ser Lottery Pick;

Andrea Bargnani, 2’11, Alero/Ala-pívot, Benetton de Treviso

Empezamos con el hombre que, probablemente, más rumores cause alrededor de su figura de cara al Draft de rookies. A priori, es el jugador europeo de mayor nivel este año, y aunque no es un hombre para nada hecho (sobre todo físicamente) apunta muy alto. La característica que define a Bargnani es su arsenal ofensivo. Juega como quiere en ataque y es una amenaza desde todos los lados del campo, con un gran tiro de media-larga distancia y sin problemas con el tiro de 3; además, juega también con soltura como pívot puro, dentro de la zona, y corre muy bien el contraataque. Los problemas clásicos en estos jugadores son los defensivos, y Andrea los cumple, sobretodo en el plano físico. Se trata de un jugador aún por hacer físicamente, no definido muscularmente, y del que destaca sólo su buena capacidad de salto y un más que decente timming en el 1c1 con interiores. Sin embargo, es bastante blando, a menudo se ve superado en la zona, y es buen reboteador pero le falta constancia. En conclusión, debe pulirse pero apunta a figura.


LaMarcus Aldridge, 2’09, Ala-pívot/Pívot, U. Texas Longhorns

Seguimos con hombres altos. El poste de Texas es el mejor jugador interior de este Draft en cuanto a solvencia dentro de la zona. Es un jugador con una gran presencia física, justo lo que le falta al italiano. Aldridge tiene un físico privilegiado, y ya en HS destacaba por su velocidad y capacidad de salto, anormales en un jugador tan alto. Este año ha logrado, después de sus pasadas lesiones, sumar kilos suficientes para jugar por dentro en la NBA. Aunque dotado de una buena capacidad reboteadora, no es en defensa donde destaca, pese a intimidar bastante con su presencia y sus larguísimos brazos en la pintura, sino en ataque. Se trata de un jugador fino, con un buen tiro de 4-5 metros y con capacidad para crearse sus propios tiros y anotar ahí debajo, que es donde realmente importa. Si todo va como debe, será un Allstar perenne de la NBA.

Adam Morrison, 2’02, Alero, U. Gonzaga Bulldogs

Es, sin duda, uno de los hombres mas conocidos de la NCAA, debido a su impresionante temporada liderando a los Zags a una de sus mejores campañas. Además, se trata de un jugador de raza blanca, con lo que las comparaciones siempre saltan. Morrison es un alero con mucha clase, un anotador prolífico del que lo mejor que podemos decir es que se sabe crear sus tiros y no los suele fallar. Se trata de un grandísimo tirador de media-larga distancia, y resulta letal en los momentos decisivos. Le encanta echarse el equipo a la espalda y jugar solo contra el mundo, aspecto en el que se extralimita a veces. Rebotea bastante bien, pero a nivel defensivo es un jugador limitado. Pese a que corre bien la cancha en ataque y penetra en la zona no tiene un físico destacado, y hay quien duda que pueda aguantar muchos minutos al año en la liga. Su condición física es precaria, le falta trabajar su tren inferior y mejorar su fuerza, cosa de la que sin duda se ocuparán los coaches de la NBA. Esto le limita a nivel defensivo, ya que no tiene kilos para aguantar a aleros físicos y tampoco velocidad para seguir a los escoltas de la NBA. Morrison es un jugadorazo pese a esto, y dudo que tenga problemas para ser una estrella en la liga, salvo sorpresa.

Rudy Gay, 2’02, Alero, U. Connecticut Huskies

Hablamos ahora del jugador con más posibilidades de esta camada. Sus cualidades físicas son impresionantes, nada más, al nivel de los mejores de la NBA. Es muy atlético, su capacidad de salto es enorme y sus brazos le dan una envergadura de 2’16. En cuanto a calidad o recursos técnicos, no se queda corto para nada. Es un jugador con un gran dominio de balón para su altura, y que tiene un gran concepto del juego de equipo. Hace de todo en la cancha, pasa, anota, rebotea, roba… lo único que le falla a Gay es el tiro, que debe mejorar sobretodo en la larga distancia, y la mentalidad. Su techo es el que él se ponga, pero muchas veces no es lo competitivo que debería, o que se espera de él. En defensa es un auténtico perro de presa, sale a más de dos robos y dos tapones por partido gracias a su envergadura. Aporta también mucho en el rebote ofensivo. Quizás en su primer año no destaque tanto, pero si progresa adecuadamente puede marcar una época.

Tyrus Thomas, 2’03, Ala-pívot, U. Louisiana St.

Tenemos aquí un jugador que genera amor y odio en sólo un año en la universidad. Ha sido un año tremendo para él, ya que gracias a sus soberbias actuaciones en el torneo final su universidad llego a la Final Four universitaria, eliminando a los favoritos. Thomas, sin embargo, no convence. Es cierto que sus capacidades atléticas son brutales, y que tiene algo más. Ha mostrado auténtica intuición para los tapones y los rebotes, siendo un auténtico perro de presa en defensa y realizando acciones realmente decisivas. Sin embargo, en el juego de ataque le falta tantísimo... aparte de su capacidad para correr las contras y anotar debajo de la zona (aunque no sea debido a unos movimientos de pies bien determinados), trabaja bien al poste, pero no es un estilista (no usa amagos y fintas). No cuenta con mucho más, tiene un decente conocimiento del juego, y se compenetra bien con su par en la zona pasando la bola, pero no tiene tiro y, sobretodo, no tiene kilos ni altura. Por aquí viene el aspecto polémico, y es que Thomas cree poder jugar de alero nato, de 3, en la NBA, y sinceramente o las cosas cambian mucho o aquí dudamos que vaya a lograrlo. Sus posibilidades son grandes, pero para nada parece un jugador centrado. Genera muchas dudas, más el talento y el físico están ahí. Si la cabeza estuviera en su sitio podría ser un jugador del corte de Elton Brand (sin querer entrar en comparativas), pero parece que la cabeza no está en su sitio.

Brandon Roy, 1’98, Escolta, U. Washington Huskies

Muchos héroes ha tenido este año el estado de Washington, y este es uno. Roy se ha marcado una campaña impresionante, sin más. Ha tenido que cargar con toda la responsabilidad en un equipo joven, que había perdido efectivos, y no solamente ha podido con ella, sino que ha superado las expectativas. Ahora es fácil rendirse a Brandon Roy. Hace un año hablábamos de uno de los mejores suplentes de la NCAA y de un jugador muy completo, pero ahora hablamos del mejor escolta de la liga. Tiene un físico liviano pero es un jugador fuerte, y es un autentico crack en penetrar hacia canasta, cosa que le encanta. Siempre busca el aro rival, sea aprovechando dribbling y velocidad, sea tirando, o sea buscando la jugada para un compañero. Esto, precisamente, define a Brandon Roy. Es un gran pasador del balón, puede jugar en todas las posiciones exteriores sin desentonar, y destacar en todas. Puede que falle un poco en el aspecto reboteador, pero sin duda es uno de los mejores defensores de la NCAA. Un autentico ladrón, y uno de los jugadores mas inteligentes en el 1c1. Se trata de un defensor muy pegajoso que, además, en seguida sale a la contra y golpea al rival. No hay grandes fallos en Roy, si acaso que no destaca especialmente en nada, pero eso no es un problema. Para mí, al menos, no.

Randy Foye, 1’93, Base/Escolta, U. Villanova Wildcats

Se trata de un jugador, cuanto menos, peculiar. Despierta también amor y odio porque no se encuadra en una posición. Es el típico escolta en cuerpo de base, pero tiene tanta calidad que eso casi da igual en su caso. Algunos medios (exagerando, sin duda) lo han llegado a comparar con Dwyane Wade. Foye es un jugador con carácter, no le importa fallar para tener que seguir tirando. Es el que siempre se echa el equipo a la espalda, y también el que aporta en todos los aspectos del juego. Es un anotador imparable, constante, anota muchísimo en penetraciones aprovechando su dribbling y su físico, dos de sus grandes cualidades. Le falta tal vez regularidad en su tiro exterior, pese a haberlo mejorado mucho. Además, se trata de un jugador que se deja la piel en el campo siempre. Foye nunca para, siempre está activo en ambos lados de la cancha, rebotea muy bien y también destaca defendiendo. Gracias a su físico es muy difícil superarle, y además le pone mucho corazón. ¿Cuál es el problema entonces? La dirección de juego. No se trata de un base que se dedique a hacer mejores a sus compañeros, ni a pasar el balón, aunque ha mejorado en ese aspecto y distribuye la bola. Sin embargo no es un creador de juego, es un combo-guard. Aún le queda recorrido, le sobra calidad, y sobretodo es un jugador maduro y señor, conoce sus limitaciones y sabe como explotar sus virtudes. A partir de ahí, a seguir mejorando, porque es un currante.

Rodney Carney, 1’98, Escolta/Alero, U. Memphis Tigres

Es un jugador que se ha hecho a sí mismo. No era el que mas prometía de su equipo universitario, sino su ex-compañero Banks, pero él es el que puede ser un pick de lotería, y al que más le ha cundido el periplo en la NCAA. Es un jugador muy trabajador, muy centrado en el baloncesto y en mejorar sus cualidades técnicas. Cuenta con un físico enorme, y no nos equivocamos al decir que se trata de uno de los mejores atletas de este Draft, lo que le permite ser un gran matador. En defensa, más de lo mismo. Su velocidad, brazos, fuerza e intensidad le permiten defender a jugadores diversos y aportar en todo, robos, tapones, rebotes.... en el lado opuesto, siempre ha destacado en el contraataque y las penetraciones. Ha desarrollado el tiro con seguridad desde 5-6 metros y desde el tiro libre, aunque todavía falta por mejorar su tiro de tres. Hay dudas respecto a su juego en equipo, en su capacidad para involucrar a otros jugadores en su juego, lo que puede hacer que pase sólo como un jugador más por la liga. Carney es un jugador completo, al que aún le falta algo de trabajo en ataque, pero es un jugador muy interesante y sobre todo con una gran mentalidad.

JJ Redick, 1’95, Escolta, U. Duke Blue Devils

Éste es un cañón, y los que le han visto jugar lo saben. No es que tenga una mecánica perfecta, pero es muy efectiva. El mejor tirador del College, y un gran anotador también, es capaz de meter triples desde 9 metros sin despeinarse y tiene una amplia gama de fintas para crearse sus propios tiros. En el pasado fue tachado de irregular, problema que ha dejado atrás este año, en el que ha pasado a ser un mito de la NCAA. Aunque es cierto que cuando se cansa falla bastante más, su mayor talón de Aquiles es la defensa, porque aunque algunos lo obvien es un buen pasador y penetrador. En defensa, como decíamos, sufre ante jugadores más voluminosos, y además su desplazamiento lateral no es el más rápido del mundo. Tendrá que coger algún kilo mas, pero de todas formas es un jugador que bien utilizado puede rendir mucho desde ya.

Marcus Williams, 1’91, Base, U. Connecticut Huskies

Es el mejor base puro del Draft, con una increíble lectura del juego. Sin duda está entre los 3 mejores pasadores de la NCAA. A veces tiene problemas con las perdidas, pero resulta un base completo. Es un buen jugador defensivo, sobretodo ante bases grandes, ya que por velocidad puede sufrir ante bases más rápidos y escurridizos, siendo como es un jugador fuerte. Su tiro exterior, sobre todo de tres, no es fiable del todo, pero las mete y además ha demostrado ser un gran clutch player. Debe seleccionar mejor sus tiros, ejerce de líder y es un jugador bastante maduro. Buen robador de balones y decente reboteador, destaca sobretodo su lectura del contraataque. Un jugador de los que hacen jugar a su equipo, y que tampoco absorbe demasiado balón. Chico listo que, si sigue la progresión de este año, puede ser un gran jugador.

Patrick O’Bryant, 2’11, Pívot, U. Bradley Braves

Lo más importante de este jugador es que es un 7 pies legítimo y muy joven, pero necesita coger más cuerpo para ser dominante. Es un jugador rápido, con gran capacidad de salto, el molde perfecto. Buen jugador en defensa, gran taponador y reboteador. Tiene problemas en el apartado ofensivo, donde se aprovecha mucho de su físico pero carece de movimientos, aunque se defiende para anotar con los que tiene. Buen tiro de cuatro metros y buen tiro libre, importante en un center. Tiene grandes brazos que le facilitan las cosas, y corre muy bien la cancha. Suele faltarle intensidad a la hora de llevar a cabo lo que puede dar de sí, que es mucho, y tiene que crecer como jugador aun, pero apunta alto.

Cedric Simmons, 2’05, Ala-pívot, U. NC St. Wolfpack

Interior muy atlético y muy verde. Sorprendió su candidatura al Draft después de un buen año, sí, pero en el que no ha acabado de formarse como jugador en la siempre competitiva NC St. Simmons es un freak atlético, tiene una potencia de salto brutal y un gran timming a la hora de taponar. Es un buen reboteador pero destaca por su planta, y por lo que puede llegar a ser, ya que a día de hoy sólo destaca en el apartado defensivo. En cuanto a sus capacidades al otro lado de la cancha, corre muy bien las contras, mientras que su capacidad de salto le permite anotar en la zona. Su velocidad también le ayuda, pero sin duda le falta tiro y juego de pies dentro de la zona. Quién sabe si alguna vez lo logrará, viendo casos como el de Stro. Jugador apetecible para cualquier equipo, y que sin duda acabara rindiendo a un nivel más que decente. Aunque no aspire a ser una estrella de la liga, es un buen jugador.

Ronnie Brewer, 2’01, Base/Escolta/Alero, U. Arkansas Razorbacks

Sin duda a algunos sorprenderá la posición de este jugador, pero es la realidad. Es probablemente el jugador de perímetro mas completo de este Draft (exceptuando quizás a Roy). Es capaz de crear juego, pero también tiene grandes recursos ofensivos, basados sobretodo en su físico. Es capaz de penetrar y anotar muy bien a la contra, y tiene un tiro decente de 4 metros, pero su principal punto débil es la falta de tiro exterior. Es capaz de defender muy bien y con constancia, y por su físico puede defender a bases, escoltas y aleros. Además, gracias a sus largos brazos roba muchos balones. Es un jugador fuerte físicamente y con grandes fundamentos de juego, al que le falta ese pelín de calidad que le haría ser uno de los mejores de los últimos años. No obstante, tiene recorrido, y tampoco se puede tener todo.

Rajon Rondo, 1’88, Base, U. Kentucky Wildcats

Caso curioso el de Rondo. Deslumbró en su etapa en HS, en la prestigiosa Oak Hill Academy, con actuaciones brutales como esos 55 puntos y 17 asistencias ante el Estudiantes en L’Hospitalet, pero ha protagonizado un año irregular en UK. Gran primera mitad, decepcionante final. Si le evaluamos por la buena mitad de temporada, es un jugador de otro nivel. Enorme físicamente, lo tiene todo para ser un base de primer nivel: brazos y manos enormes, probablemente uno de los mejores ladrones del mundo del basket, y atléticamente es superior a cualquier otro base, aunque todavía le falten algunos kilos. En ataque le falta tiro de tres, pero es capaz de irse de cualquiera por velocidad, lo que le hace imparable en penetraciones y a la contra. Posee, además, un buen tiro de media distancia. Destaca mucho en el rebote y es un jugador con habilidad para el pase, aunque en su equipo no pasa tanto el balón al tener que jugar de 2. Si atendemos a su segunda mitad de temporada, nos preocupamos y mucho. Ha mostrado un bajón considerable en el aspecto mental, no ha sabido tirar de un equipo del que se le suponía el líder. Esperemos que lo reconduzca en la NBA, sin duda hablamos de un jugador especial.

Shelden Williams, 2’01, Ala-pívot/Pívot, U. Duke Blue Devils

Y nos preguntaremos: ¿2 metros y es pívot? Pues sí, Williams ha basado su juego en el choque físico dentro de la zona, en la fuerza y en el trabajo. Es un hombre incansable y muy fuerte físicamente, gran capacidad de salto y gran timming para taponar. Es uno de los grandes taponadores de la NCAA. Su problema, además de los centímetros que le faltan, es su juego ofensivo. Anota en la zona gracias a su empuje, lucha y a las segundas opciones ya que es un magnífico reboteador, ofensivo y defensivo pero le falta mucho en cuanto a tiro, lectura del juego de ataque y, sobre todo, movimientos de pies. El problema es que se trata de un hombre hecho que quizás pueda mejorar pero le va a costar. Entonces, ¿por qué está aquí? Es fácil, siempre da el 120%, destaca mucho en la defensa en el 1c1 y en el apartado del juego sucio. Rebotes y tapones no son problemas para él y es un gran jugador de equipo, es otro hombre que gusta y disgusta a partes iguales. De todas formas aún no es Ben Wallace, jugador que sin duda le vendrá a la cabeza a los más avispados, ya que le falta ese juego de ayudas que tiene Wallace, esa capacidad de estar siempre en todos los sitios y tampoco tiene piernas para defender exteriores. Aun así nadie se equivocara eligiéndolo. Siempre cumple.

Futuribles First Rounders,

Hilton Armstrong, 2’11, Pívot, U. Connecticut Huskies

Jugador que ha dado el salto a la élite este año pero es que lo que ha tenido delante es mucho, E.Okafor, C.Villanueva, demasiado. Es un gran jugador defensivo, probablemente entre los 3 mejores taponadores de la NCAA, mucho instinto unido a un físico privilegiado, rápido, ágil, con gran salto y muy atlético... Sin embargo es peor reboteador que su compañero J.Boone pero tampoco es malo sobre todo cuando se trata de rebote ofensivo. El problema es que a veces parece que desaparece un poco pero si consigue unir esa intensidad a su instinto y físico puede ser letal. Su juego de ataque está por desarrollar, juega bien a la contra con su velocidad y no tiene malos movimientos, haciéndose hueco con su corpachón en la zona. Además, su lectura del juego tampoco es está mal, y tiene un decente tiro de 4-5 metros aunque tampoco se prodiga. Ése es otro factor que tiene que mejorar: su implicación en el juego ofensivo.

Jordan Farmar, 1’88, Base, UCLA

Un dato que sorprende de Farmar es su capacidad de salto. El mejor en salto vertical de todo el Draft. Impresionante, sin más. Cuando le observas, no lo parece y, sin embargo, es un jugador de mucha calidad. Buen jugador ofensivo, sobre todo a la hora de crear juego, es un base con imaginación, con buena capacidad de pase aunque es cierto que no es un jugador regular. Le cuesta rebajar sus pérdidas. En cuanto al tiro exterior, ha progresado bastante y los importantes los mete pero aun le falta regularidad. Podríamos hablar de una versión un poco peor en ataque que Marcus Williams pero sin duda, y esto es importante es mejor defensor; es una seña de identidad este año de su universidad y él ha progresado mucho en ello. Como comentaba antes, gran capacidad de salto y bastante atlético, rápido, buen robador de balones y corre bien la contra. Eso sí, es un hombre débil en kilos, frente a jugadores mas corpulentos. Buen base, le falta seguir madurando en ataque y trabajar un poco más su físico sobre todo, para poder pelear con los bases NBA en defensa, que son mas fuertes que él.

Sergio Rodríguez, 1’88, Base, Estudiantes

Todos conocemos a Sergio, es un jugador que destaca por su calidad, gran control de balón que le permite penetrar con una gran facilidad, tiene una gran visión de juego que le permite encontrar a sus compañeros en posiciones cómodas después de crear desbarajustes en las defensas con su dribbling y velocidad y practica mucho el pick 'n roll. Su tiro es decente y lo ha mejorado mucho este año. Su problema clave es el aspecto físico. Aún está por hacer físicamente ya que es un jugador liviano y necesita ganar kilos. Su defensa tampoco es nada del otro mundo pese a que roba balones con facilidad pero no es un jugador que destaque en su juego defensivo de 1c1 ni en la defensa de equipo. Otro aspecto que debe pulir son las pérdidas que genera al tener un estilo de juego tan arriesgado. Gran jugador y buena progresión la que le espera. Apunta a explosión en el Mundobasket. Estaremos atentos, nosotros y los que le elijan en el Draft. Importante, tiene experiencia a nivel profesional.

Mo Ager, 1’95, Escolta, Michigan St. Spartans

Escolta muy bueno físicamente, rápido, con capacidad de salto, intensidad, y también grandes virtudes técnicas, buen bote de balón, gran penetrador, buen tirador de media distancia, incluso de tres ha desarrollado un buen tiro. Defensivamente es el típico jugador de rachas, hay veces que se emplea a fondo y otras que ve pasar a su par. Es capaz de robar balones si se siente implicado. En ataque también sufre inconsistencia a veces, no es un jugador que destaque por jugar en equipo. A veces va un poco a su aire y toma demasiadas responsabilidades pasando de sus compañeros, y suele utilizar en demasía el tiro, con lo que desespera un poco. Debe ser más regular y mejorar su visión de juego. Aun así y todo, un talento.

Saer Sene, 2’13, Pívot, Bélgica

Enorme pívot de origen africano, simplemente brutal físicamente. Sus brazos son los más largos de este Draft con una envergadura de 2’31. Grandísimo taponador y reboteador, sus problemas son sus limitaciones en ataque, aún es joven y lleva poco jugando, pero le falta, y bastante, a la hora de anotar y crearse sus tiros. También le vendría bien coger kilos para poder imponerse en la zona. Es un proyecto a largo plazo y sin lugar a dudas muy interesante.

Mardy Collins, 1’96, Base/Escolta, U. Temple Owls

Es un jugador muy completo, buen defensor y buen jugador en ataque, buen jugador de equipo con facilidad para el pase y el rebote. Jugador bastante fuerte que tiene una gran capacidad para penetrar y jugar al poste en ataque pudiendo jugar de base aunque su evolución podría ser la de escolta pasador. Juega con intensidad atrás y pelea todos los balones. Bastante elegante jugando en ataque y, como ya hemos dicho, capaz de crear juego. Su punto débil es el tiro exterior y el tiro libre, aspectos que debe mejorar bastante para ser un jugador de perímetro. Su bote de balón también es bastante bueno aunque hay dudas acerca de jugar de base puro.

Kyle Lowry, 1’80, Base, U. Villanova Wildcats

Eléctrico y rapidísimo base que está en todos los lados. Imparable penetrando, su bote y su velocidad hacen que se vaya de quien se le ponga por delante, una autentica locomotora, corre todo el partido. En ataque le falta tiro y pase, quizás no es aún un base puro aunque deja flashes que prometen mucho. En defensa trabaja mucho en el 1c1 y su mayor pega es su estatura para defender a jugadores más altos. Salto prematuro sin duda a la NBA. Debe seguir trabajando pero es un proyecto muy bueno.

Josh Boone, 2’08, Ala-pívot/Pívot, U. Connecticut Huskies

Otro de los de Jim Calhoun. Éste ha decepcionado bastante este año, tanto, que Armstrong le supera en las apuestas. Con probabilidad, defensivamente es el mejor pívot de la NCAA detrás de Shelden Williams. Es un jugador con muy buenos instintos taponadores y reboteadores, capaz de lograr 15 ó 16 rebotes en un partido. En ataque ha ido desarrollando algún que otro movimiento, tirito y ganchos, pero aún le falta. Ha mejorado mucho su tiro libre y también ha cogido kilos para poder pelear por dentro en la NBA. Le falta tomar las responsabilidades que toma en defensa en el aspecto ofensivo, para ser un jugador interior más completo. Mucha intensidad atrás pero a veces desaparece en ataque, su lectura del juego ofensivo no es la mejor posible pero es joven, tiene un gran físico con brazos muy largos, capacidad de salto y, sobre todo, tiene el trabajo para seguir superándose.

Quincy Douby, 1’93, Base/Escolta, Rutgers

Jugador ofensivo total desde la posición de guard, buen físico con una gran velocidad y salto que le hace destacar en penetraciones. Sus movimientos ofensivos son muy efectivos, es un gran tirador desde cualquier sitio con innumerables recursos de fintas, tiene un muy buen primer paso y destacado jugador haciendo dribbling y luego tiro. Le falta desarrollar el pase porque a veces es un poco individualista. Buen jugador de equipo aunque no lo parezca, es el jugador más anotador de la mejor conferencia de la NCAA y eso dice mucho, es un líder total y se pueden esperar bastantes cosas de él. Una sorpresa de este año.

Hassan Adams, 1’95, Escolta/Alero, U. Arizona Wildcats

Se trata de un high-flyer enorme desde el perímetro. Destaca su fisico y su velocidad con lo que suele aprovecharse para anotar muchos puntos desde debajo. Debe acoplarse a la posición de escolta ya que siempre ha sido un 3. Su problema es con el tiro exterior, poco fiable aunque es capaz de anotar de 3 como demostró en su año sophmore, y el dominio de balón. La visión de juego es un aspecto en el que cumple siempre, es un hombre completo, en defensa destaca bastante, gracias a su fisico es capaz de defender muchos minutos con intensidad, buen robador de balones y taponador. Ha mejorado su tiro de media distancia, aunque a veces se obceca y falla su selección. Destaca sobre todo a la contra y en penetraciones, Tiene que adaptarse a jugar de 2, aunque es un buen jugador en el 1c1. Superatleta con margen de progresión, es sin duda un posible robo del Draft.

Daniel Gibson, 1’91, Base/Escolta, U. Texas Longhorns

Compañero de Aldridge, Gibson es un base rápido y anotador, capaz de lo mejor y de lo peor aunque este año ha estado más serio y productivo en la dirección de su equipo. Aun así, no es tan buen defensor como R.Rondo pero tampoco flojea por ahí. Su selección de tiro no es demasiado buena, pero es su mejor cualidad ya que es un tirador exterior letal. Es un jugador con unas condiciones físicas excelentes que, unidas a su calidad, si consigue tener la mentalidad adecuada puede ser brutal. Tiene un gran dribbling también. En cuanto madure algo mas, ya que es otro salto prematuro, como K.Lowry, puede ser un base Allstar. Es un posible robo.

b>Kevin Pittsnogle, 2’11, Ala-pívot, U. West Virginia Mountaineers

Ala-pívot bastante grande, tiene kilos y altura, ocupa mucho espacio en la zona y en ataque suele anotar bastante de cara al aro y desde media y larga distancia. Asiduo a la línea de tres, le faltan movimientos interiores, tiene el cuerpo pero le falta el instinto. Su principal problema es el rebote, muy poco para su altura y sus kilos, además de que aunque es fuerte no es muy atlético, ni salta mucho, ni tampoco es muy rápido, por lo que no se puede adaptar a jugar de 3. Su defensa es mala y de rachas, a veces no existe y otras puede poner mucha intensidad y aprovechar sus kilos. Buena lectura en ataque y buen jugador de equipo. Lo bueno es su capacidad de trabajo, ha logrado mejorar su velocidad bastante, lo que indica un cierto optimismo. No tiene problemas en ejercer de líder, le gusta echarse el equipo a la espalda.

Shannon Brown, 1’93, Base/Escolta, U. Michigan St. Spartans

El otro spartan del Draft (además de Paul Davis), jugador de rachas, a nivel ofensivo puede romper el solo un partido pero también puede echarlo a perder. No es un jugador seguro, su tiro de media y larga distancia es bueno pero irregular, tiene una gran capacidad física, muy rápido y con un gran salto que le hace un genial finalizador de contraataques. Su mayor problema es que es un escolta en el cuerpo de base, el tópico mas típico del baloncesto moderno. Tiene calidad y es un hombre con capacidad para seguir mejorando pero esto siempre le lastra. En el aspecto defensivo es un jugador intenso sin lugar a dudas y que puede ser determinante desde ahí, sin embargo, si mejora su capacidad de organizar juego puede ser un gran robo del Draft.

Shawne Williams, 2’06, Alero, U. Memphis Tigers

Es una pena que este jugador se presente al Draft este año porque básicamente su potencial es de allstar y hoy por hoy no va a ser elegido en la posición que podría quedar en un futuro si siguiera a las ordenes de Calipari. Eso le puede pesar en su desarrollo. Se trata de un alero con unas grandes dotes ofensivas, tiene un tiro espectacular de media-larga distancia para su altura y físico y además es un jugador ágil y rápido, le falta pulir sus fundamentos baloncestísticos, juego de equipo y demás. En defensa no destaca demasiado, es un reboteador decente desde el puesto de 3 pero poco más ya que juega por dentro en su College y su posición es la exterior. Jugador a seguir, apunta alto y sólo por ser un superclase ya merece nuestra atención.

PJ Tucker, 1’96, Escolta/Alero, U. Texas Longhorns

Escolta atípico, con alma de pívot podríamos decir, porque destaca en lo que destaca un pívot, rebote y anotación interior son sus armas, siendo compañero de Aldridge ha sido el mejor reboteador y anotador de Texas y su hombre fuerte en los momentos decisivos. Tucker es un jugador sin tiro exterior aunque puede anotar de media distancia, pero que es un grandísimo jugador en penetraciones y es en el poste donde aprovecha sus kilos, fortaleza y velocidad para ser muy difícil de parar, quizás ésa sea su mejor arma. En defensa es un jugador peleón, lo da todo y sobre todo va muy bien al rebote, ofensiva y defensivamente es un hombre completo. Debe mejorar el tiro pero sus cualidades son muy útiles para ser un jugador exterior, ya que aporta cosas distintas.

Aquí acaba todo, el análisis de los 30 jugadores más interesantes. Mi modo de ver el Draft de este año. Espero que les haya gustado.

Enlace: Todas las elecciones del Draft 2006 NBA